WorlD-RoL

siente, se, vive! un rol para ti, que comience el juego!
 
ÍndicePoRtaL-RoLCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)
Lun Jul 17, 2017 10:28 pm por Shizu

» [DD manga] Vampire Knight
Miér Ago 03, 2016 10:27 pm por Koe

» Que libro estas leyendo ??
Miér Jun 08, 2016 2:08 am por Shizu

» [SPOILER] Shuriken to Pleats (Final)
Lun Ene 18, 2016 3:06 am por Shizu

» [DD Manga] Kiss and Ride
Dom Mayo 24, 2015 8:47 pm por kaela-chin

» [DDManga] Shuriken to Pleats
Dom Mayo 24, 2015 8:43 pm por kaela-chin

» [DD Manga] Fukumenkei Noise
Jue Dic 11, 2014 4:19 am por kaela-chin

» Manga mas largo que leyeron....
Sáb Oct 18, 2014 8:18 pm por Bzzz

» Revivamos el foro!!
Mar Jun 24, 2014 11:33 pm por Shizu

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Sweet Memories Cafe

[ Copy this | Start New | Full Size ]

Comparte | 
 

 Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Abr 10, 2010 2:42 am

Capitulo 20: Bel PoV "Verguenza. Susto. Miedo"

Realmente me sorprendí por ver a los chicos en la mansión. Pero fue una sorpresa agradable, como los considero mis amigos me sentí feliz de verlos ahí. Era divertido, por no decir extremadamente gracioso, ver las reacciones de ellos frente a seres descomunales como Kim o Jared. Kal quedó obviamente embobado con Kim, y eso que él es alguien que le cuesta expresar lo que siente ante extraños, siempre mantiene una actitud fria y calculadora pero es solo una fachada. Él es alguien agradable, dulce, algo tierno si uno se acostumbra al hecho de que siempre regale dulces (¿Qué puedo decir? Soy una chica que le gustan las golosinas, en especial los chocolates.)
En cuanto a Ed y Brenda, son muy expresivos y el asombro y sorpresa estaba claramente en sus rostros. Incluso María y Lucas, que suele ser indiferente y a veces inexpresivo, perdieron el aliento un segundo al ver a Kim, Jared, Oliver, Kristin y a Logan.
Me dio vergüenza tener que ponerme el vestido blanco que Kim me dejo, pero no tuve opción ya que Oliver derramó sin querer queriendo (¬¬) el jugo de naranja sobre mi falda. Fue molesto pero tuve que ponerme el delicado vestido blanco para dar la bienvenida a mis amigos.
Me encantó que Ed y Al trajeran a Terry. Ese cachorro es hijo de la perra que me guió hasta Logan, le estoy totalmente agradecida. Ya que si ella no hubiera robado mi pañuelo nunca la hubiera perseguido y me hubiera encontrado con Logan, o al menos no tendría una excusa para correr como perseguida por el diablo hasta el callejón donde nos conocimos. Es bastante trágico lo que le sucedió a su familia, su madre y sus hermanos murieron porque unos idiotas sádicos y enfermizos tipos los golpearon y quemaron hasta que ellos murieron… Antes de que se las agarraran con el pequeño Terry, Ed, Al y yo llegamos y lo pudimos salvar. (Habíamos tomado ese camino como un atajo para llegar con los demás, a nosotros nos había tocado ir a comprar la comida para almorzar.)
Los mellizos golpearon bastante a los chicos esos, parecían tener ropa de la calle pero eran de la misma edad que Kal. Diecisiete o dieciocho años tendrían, tan jóvenes y unos sádicos enfermizos. Es claro que esos chicos luego se fueron corriendo mientras pudieron.
Enterramos a la familia de Terry en el patio trasero de lo de Kal, era el lugar más cercano al sitio en donde paso lo trágico. Solo los mellizos podían cuidar de Terry ya que en la casa de Brenda ya había demasiados animales como para mantener a uno más, a los tíos de Kal no les agradaría en los más mínimo que su sobrino se aparezca un día con un perro, en lo de María estaba disponible pero la manera en como dudo al decirlo luego de que Ed y Al se ofrecieran me dió a entender que no estaba del todo bien. Para mi fue un alivio, veo seguido al pequeño y sé que ambos hermanos lo cuidarán bien.
Era claro que no podía encargarme yo de él, ya que no sabía si estaba bien que llevara un perro a la mansión. Y ahora que sé que la mayoría de los habitantes beben sangre animal, no quisiera poner a cada segundo la vida de Terry en peligro…
Aunque creo que debería preocuparme que mis amigos estén rodeados también de vampiros y no solo por el perro. Suena a hipócrita, pero una vida no se compara con siete (mis amigos y Terry).

- Bel, en seguida te traigo ropa.- Kim ya estaba a punto de desvanecerse cuando la detuve.
- No es necesario, aún puedo usar algo de mi ropa.- le dije. Camine hasta el mueble, me saqué la campera y con sumo cuidado el vestido, y cuando me estaba poniendo un pantalón algo muy gracioso (solo para Kim, no para mi ¬¬) sucedió.
- ¿Qué sucede? ¿Por qué pones esa cara?- Kim se preocupo al ver mi expresión o quizás la falta de ella.
- Me queda suelto.- Murmure sabiendo que ella me escucharía.
- Es lógico, después de todo bajaste de peso en esta semana.- ella no comprendía porque estaba tan asustada, o quizás porque estaba como enojada ya que no suelo demostrar cuando estoy asustada y lo cubro con otra cosa.
- Hazme un favor. Toma mis medidas y compáralas con las primeras que me tomaste.- busque un centímetro en uno de los cajones.- Que sea rápido, por favor. No estaré todo el día en ropa interior. (¬//////¬)
- ¿Desde cuando te volviste tan mandona?- se quejo Kim para molestarme pero hizo lo que le pedí.
- ¿Y?- Le pregunte porque confiaba en la buena memoria de Kim para las tallas de ropa, una talla equivocada le podría quedar mal a cualquiera.-
- Dos tallas. ¿Por qué esa cara de espanto? ¿No era lo que querías?
- Kim, los –estaba a punto de decir humanos.- la gente normal no puede bajar tanto en tan poco tiempo.- ella comprendió mis palabras y mi miedo.
- No te preocupes. Samuel sabrá que hacer, él hallará una explicación.
- Genial. De niña pase a muñeca de juguete y de juguete pase a conejillo de indias. Creo que cada vez me alejo mas del nivel “persona”.- intente calmarme, relajarme, con sarcasmo, al menos intente ocultar un poco mi angustia. Kim rió un segundo y al siguiente desapareció, veinte segundos mas tarde volvió con ropa en mano
- Apresúrate, no querrás que te encuentren en paños menores ¿verdad?- me molestó ese pequeño cambio de actitud y aun mas la sonrisa que tenía como si le hubiesen dicho un chiste y al instante siguiente desapareció como si la llamaran.

Me puse rápido la ropa. Una remera verde musgo, creo, que, a pesar que daba la impresión de pegarse al cuerpo, me quedaba algo suelta. Y unos pantalones color marrón chocolate, creo, estilo de los cantaste de rap o hip hop(En pocas palabras, pantalones anchos). Me mire en el espejo…. ¿Cuándo Kim trajo el enorme espejo que esta colgado en la pared? En fin, me vi en él y me dio la impresión de usar la ropa de los artistas callejeros estilo New York (Very Happy).

- ¿Hola? Disculpen, ¡¿Bel?! – Kal estaba parado en la puerta claramente sorprendido, el pequeño Terry corrió hacía mi y ladró a mis pies, ese es su típico saludo.
- Hola.- respondí algo nerviosa, la manera en como se me quedó mirando Kal me hizo sentir incomoda.- ¿Qué hacen aquí?
- Te estaba buscando. –desvió la mirada ¿apenado?- Te estabas tardando
- ¿Y trajiste al pequeño Terry para protegerte de los monstruos que pueden aparecer en este castillo?- me agache para acariciar con ambas manos la cabeza de Terry y rascarle detrás de las orejas.- Que valiente cachorro eres.
- ¡Bel!- me llamo con cierta desesperación que me hizo alzar la vista rápidamente. Él entró en mi cuarto, se agacho y con un ágil movimiento tomo mi muñeca.- ¿Cómo te hiciste esto?- OK, fue mi error. Había olvidado por completo el vendaje.- ¿Quién te lo hizo?- Kal estaba claramente enfadado, parecía que podía golpear a alguien o a cualquiera…
- Nadie, me lo hice sola por tonta.- mi cerebro estaba funcionando rápido.- Kim exageró al vendarme, solo fue una pequeña quemadura con la cocina.
- Muéstrame.- fue claramente una orden (>.<) Cuando esta enojado es en verdad atemorizante.
- Mira.- me quité el vendaje y le mostré la herida. Extrañamente no vacile, era como si ya supiera que el corte estaba casi curado y solo había una marca roja, tirando a rosada. Como una quemadura…- ¿Ves? Nada grave.- Agradezco el saber fingir tan bien, pude ocultar mi sorpresa con normalidad.
- Es como una quemadura….- murmuró mientras tocaba dicha zona, no pude evitar estremecerme con el contacto de su piel, era calida. Pero eso se debe a que no estoy acostumbrada al contacto físico. – Menos mal.- suspiro aliviado, ¿Tanto le preocupo el vendaje? – Estaba realmente preocupado.- me sonrió con dulzura, realmente estaba aliviado, y me atrajo hacia él en un abrazo.- Realmente creí que algo te había pasado.- Me susurró.

Mi cabeza estaba en su pecho, por lo que fue fácil oír lo que dijo. Inmediatamente, luego de asimilar la sorpresa, me sonroje. Sentí claramente como la sangre corría hacia mis mejillas, sentía como el ardor de ellas aumentaba. ¿Qué parte de que no estoy acostumbrada al contacto físico no entiende? (>/////<)
- Pues aquí me ves. Sana y completa.- respondí, en un intento fallido de que el abrazo terminara, pero lo que me liberó fue el ladrido de Terry. Cuando Kal lo escuchó se despertó y se apartó de mi.
- Creo que los demás se deben de estar preocupando, mejor nos apuramos.- Dijo al pararse… ¿Ignorando lo que acaba de hacer?
- Claro.- alcé a Terry, dejé el vendaje encima de la mesa y caminé junto a Kal por el pasillo en completo silencio.

De alguna manera, el tramo de mi cuarto hasta el salón de baile se hizo mas largo de lo normal. Creo que a pesar de ser el camino que mas conozco, ya que he ido con Oliver para practicar algunas escenas de la obra, se sintió casi interminable por el silencio que había entre Kal y yo.
Era casi como que Kal estaba enfadado, y no entendía porque Sentí alivio al abrir la puerta que da al salón.

- Se estaban tardando.- Nos molestó Ed.- Estábamos haciendo un grupo de búsqueda para encontrarlos, pensamos que quizás se perdieron en esta mansión.
- ¿Y como nos iban a encontrar sin el sabueso? – Kal le respondió señalando a Terry.
- Lucas… ¿Para qué es la cámara?- pude notar al instante lo que planeaba.
- Pues para lo de siempre, grabarlos a ustedes.- Respondió tranquilamente mientras a mí me inundaba la vergüenza.
- Y yo ayudaré.- Kim levantaba la mano mostrando su cámara digital de ultima generación con toda la alegría del mundo.
- Hagamos esto rápido.- Deje a Terry en el suelo y este corrió hacia Al.
- Pensé que habías superado la etapa de la vergüenza, Bel.- genial, ahora hasta Al me tomaba el pelo.
- Una cosa es bailar enfrente de desconocidos y otra muy distinta es bailar enfrente de personas cercanas a mi.
- ¿No bailas en frente de nosotros como si nada?- Decía María mientras acariciaba a Terry.
- A ustedes los conocí prácticamente mientras bailaba. Así que teóricamente desde que empecé a juntarme con ustedes se hicieron cercanos a mí pero no me incomoda bailar enfrente de ustedes porque me acostumbre ya que los conocí mediante el baile.
- Bel, no des respuestas tan largas y complejas y mezcladas que vas a marear a Ed.- dijo Brenda para molestarlo. Ed reaccionó ofendido.
- Se se. ¿Qué tema bailaremos o cantaremos? – Pregunto Ed intentando que desviar el tema o más bien volviendo al grano.
- Bel me debe un solo.- Dijo seriamente Lucas. Yo desvié mi mirada hacia una de las tantas ventanas y puertas que dan al patio. El cielo se había cubierto de gruesas y pesadas nubes grises, en cualquier momento llovería.- No escaparas, y esta vez lo grabaré.- Lucas apareció enfrente de mi de la nada con su cámara en mi rostro. Realmente no puedo escapar de que me grabe.
- Pero, es que… ¡me da vergüenza! (>////<) – la pura verdad, me lleve las manos al rostro tapándolo.
- Bel ¿Qué te paso en la muñeca?- El tono de voz de Ed era serio, de repente todos, menos mis amigos vampiros, se acercaron.
- Lo había notado, antes la tenías vendada ¿Cierto?- María era muy observadora.
- ¿Por qué no dijiste nada?- Brenda estaba claramente preocupada.
- Porque no me dolía.- eso era verdad.- Solo fue una quemadura y Kim exageró con el vendaje.- mentira, por el corte realmente necesitaba ese vendaje.
- ¿Ahora te duele?- Al tomo mi muñeca y paso sus dedos por la marca.- ¿Te duele?- dijo preocupado al sentir como me estremecía.
- Lo tengo algo sensible, además no estoy acostumbrada al contacto físico.- dije en un tono mas alto para que todos lo comprendieran. Al rió.
- Me alegra que estés bien.- su sonrisa me dejo perpleja, con esa luz innata al sonreír es cuando se notaba que era hermano de Ed.
- Gracias, ¿puedes pedirle a tu hermano que me deje de abrazar? (-//////-) – Ed me abrazaba como si yo estuviese sufriendo mucho, con una actuación por mucho exagerada. Creo que se llevaría bien con Jared ya que son algo similares.

Luego de algunas bromas y chistes para nosotros típicos pero aun así nos reímos, los mellizos acomodaron el pequeño equipo de música, Al se acomodó la guitarra, y desgraciadamente Lucas arreglaba todo el escenario para que yo cantara y grabarlo.

- ¿Qué canción?- Pregunté mientras observaba como Kim y Jared acomodaban una mesa con algunos bocadillos y unas sillas para disfrutar mas cómodamente la actuación. Oliver estaba sentado en una silla, mirándome divertido, con una sonrisa pícara en el rostro y a la espera del show. Me hizo sentir mas incomoda.
- Tengo ganas de escucharte cantar… ¿Un tercio de puro amor del grupo Charm?- Kal miró al resto en busca de la aprobación, como buen líder que es toma en cuenta las opiniones de todos.
- Yo tenía ganas de escucharla cantar Cometa de Charm.- dijo Ed.
- Yo tenía ganas de cantar a dueto con María.- me aferre al brazo de mi amiga.- La canción Rondo o el otro opening…- ella me miro con tanta ingenuidad que yo no sabría como describirla mejor.
- Yo tenía ganas de escucharte cantar “Una Mariposa en tu hombro”.- me dijo tan sinceramente que me desmorone, no se dió cuenta de que intentaba escapar de cantar yo sola.
- ¿La versión de Rin o de Len?- Dijo Al.- Bueno, cualquiera de las dos está bien.

Rin y Len son personajes de un programa de computadora muy famoso alrededor del mundo. El programa, llamado “Vocaloid”, consiste en crear canciones siempre y cuando uno aplique las notas ritmo que uno quiera. Los personajes, son voces creadas por computadoras, quizás por eso algunas veces suenan algo “robótico”… Volviendo a mi drama.

- Quizás…- Lucas lo estaba pensando seriamente.- “Magnet”- dijo muy decidido.
- ¡No!- Brenda se asusto, no, mas bien no quería escuchar esa canción.
- ¡No quiero!- dije antes de que todos vieran confundidos a Brenda.- Me da demasiada vergüenza cantarla (¬/////¬) además esa canción es un dueto o incluso se puede cantar de a mas voces, cuatro o seis si uno quiere…
- Pero en verdad quiero escucharte cantar…- Lucas lo dijo casi en un puchero.- Bueno, luego harás un dueto con Kal entonces.- decidió por si mismo.
- Eso sería genial.- Dijo Ed con su clásica alegría, de seguro no leyó la letra que María nos paso el otro día. Podía ver como la mirada de Kim se llenaba de brillitos, ella conoce muy bien esas canciones y se divierte con mi sufrimiento.
- ¿No puede ser algo como “Parade” u otra simple? ¿Meltdown? ¿Ultimo beso de Salomé Anjarí? ¿Sincronización? ¿Long Kiss Goodbye?
- También podría ser “Spice” de Len. Quiero ver como adoptas al personaje, como lo representas.- Lucas en verdad me estaba lo está pensando. ¿Por qué se pone serio con temas algo subidos de tonos(-/////-)?
- Si Kal canta esas canciones, puede,- solo puede no prometo nada,- que yo baile. Lo mismo seria si él canta “Bad Romance”.- No me importa, cualquier cosa con tal de no cantar, por más que esa canción también sea un poco subida... Nota mental: conseguirle un novio a María y una novia a Lucas, ambos necesitan algo para bajar la calentura (¬_¬)
- Meltdown no puedes cantarla.- decía Al tranquilamente mientras tocaba algunas notas sueltas en su guitarra.- Tiene algunas notas altas a las que no puedes llegar.
- Puede que no llegue, pero si no llego queda bien igual. Si canto sin desafinar ni forzar mi voz a cierta altura.- Me defendí, ya que esa es una canción que me gustaría cantar.
- Oigan ¿Cuándo se van a decidir?, me saldrán canas de tanto esperarlos.- Oliver interrumpió nuestra charla.
- Entonces márchate y ve con tu violín a tu casa lejos de aquí.- Dije claramente enojada y de malhumor, me molestó mucho su actitud y aun siento que olvido algo importante. Lo último que necesitaba era la mala actitud de Oliver.- Si no nos quieres ver, entonces vete, niño.- Me acerque a la mesa y bebí un poco de jugo.
- No es que no quiera verte, solo es que no me gusta espertar.- Dijo con su mirada seria en mi, apoyando su mentón sobre su mano y esta cubriendo parte de su mejilla, apoyado sobre la mesa. El aire a su alrededor era… difícil de explicar.
- ¿Y si lo dejan a la suerte? Estuve escribiendo el nombre de todas las canciones que mencionaron en trozos de papeles. Los meten en una bolsa y el que saquen es la canción que cantaran.- Jared actuó de intermediario y soluciono la situación.

Todos aceptaron la idea, con más animo de parte de Ed que estaba emocionado, no tanto por mi parte ya que la mayoría de las canciones son algo vergonzosas. Así que las probabilidades de que me toque una de esas canciones es mayor a que me toque alguna como Cometa. Y lo peor fue que Lucas agregó unas canciones a la bolsa antes de sacar el papelito, por su sonrisa supuse que seria similar a Spice de Len Kagami.

- ¿Quién saca el papel?- Pregunto divertido Jared.
- Puedo hacerlo yo.- Se ofreció Brenda.
- También puedo hacerlo yo, en lo preferible que sea alguien que no tenga mala suerte que se descargue sobre mi. (^^UUu)- Brenda me miro algo ofendida, pero yo sabía que no era en serio.
- Yo no tengo mala suerte. Solo pierdo cada vez que apuesto algo vergonzoso para hacer nosotras.- Se defendió.
- Solo pido, por favor, que sea alguien como Ed o Al, cuya suerte no formula un complot en mi contra.
- Entonces yo lo haré.- dijo sonriente el mayor de los mellizos e inmediatamente saco un papelito y lo leyó.- ¿Sadistic Vampire? – mi esperanza se desmoronó completamente.
- Una buena canción.- Lucas estuvo completamente de acuerdo.
- Buena suerte Bel.- me animo María.
- ¿Cómo se supone que cante esa canción? (T__T)
- Tu solo canta y haz lo de siempre. Métete en tu burbuja.- las palabras de Kal, a diferencia de otras veces, no me tranquilizaron.
- Pero me cuesta interpretar tal personaje si no veo un ejemplo…
- Entonces si tienes problemas actúa como el niño.- Brenda señaló con su dedo a Oliver que estaba unos metros detrás de ella a su derecha.- Con actitud arrogante, falsa amabilidad, actuación para conseguir lo que se propone. Y luego le agregas un poco de lo tuyo.- me guiño el ojos tratando de darme confianza mientras se alejaba un poco de mi, para comenzar el show.
- Me voy a arrepentir tanto de esto.- dije en voz alta más para mí que para los demás. Rápidamente me acerque a Oliver.- Dame tu camisa.- todos estaban curiosos por mi acción, solo Oliver con una sonrisa de diversión aun mas grande. Maldita sonrisa picara burlona.
- ¿Quieres hacer el rapidito? ¿Enfrente de todos? Vaya, me encanta esta personalidad tuya.- dijo muy divertido.
- Oly.- dije suavemente mientras me incline sobre él y empecé a desabrocharle los botones de la camisa, uno por uno.- Nunca cederé a tus deseos, porque a mi me gusta alguien mas y lo sabes bien.- Desabroche el ultimo botón y murmuré sabiendo que él me oiría.- ¿Por qué estas insistiendo tanto en eso?- él me sonrió, con su típica sonrisa torcida llena de soberbia y se acercó a mi oído.
- Porque eres linda como juguete,- pronunció lentamente, haciéndome sonrojar levemente.- y a mi me gusta jugar con los juguetes de los demás.
- Entonces le pediré a Kim que te encargue una muñeca inflable.- Tiré de él haciendo que se levantara. Intente quitarle la camisa pero cruzó los brazos.- Jared, Kim, ¿Un ayuda por favor?
- Claro que si madame.- Dijo Jared con una sonrisa al levantarse y obligo a Oliver a poner las manos hacia arriba y le quito la camisa.- Aquí tienes.
- Gracias. – Le sonreí mientras la agarraba y me la ponía, dejando sin abrochar los primeros dos botones permitiendo que se vea la piel de mi pecho.- ¿Cómo me veo?-

Hice una pose de, no sé, chico guay. (Very Happy) Los dedos de una mano estaban en mi flequillo, como peinándolos, aunque considerando que solo eran tres dedos de mi mano izquierda creo que solo estaba quitando el flequillo de mi rostro con estilo… y la otra mano la tenía en el mentón como en pose pensativa y una sonrisa burlona y llena de superioridad (intente imitar la actitud de Oliver).
Escuche aplausos, tenía los ojos cerrados ya que era parte de la escena, y supe de inmediato que eran de parte todos a excepción de Kal, que estaba claramente sorprendido, de Al, quizás algo confuso pero sonriente, y de Oliver que estaba claramente ofendido.

- Ya tienes el papel.- me felicitó Lucas mientras me grababa. Agradecía rotundamente el hecho de que Logan no estaba presente, ahora no estoy apenada pero al pensarlo al final del día me golpeara todo como un balde de agua fría. Siempre sucede.
- Vamos, que empiece la canción antes de que se me vaya el valor o llegue la vergüenza.- Lo reconozco, mi personalidad cambio completamente. Aunque mis amigos humanos están acostumbrados a eso.

Nos acomodamos en nuestros lugares. Lucas me dió un micrófono como los de las chicas que atienden los llamados, (las operadoras), se cuelgan en el oído y el micrófono esta cerca de la boca. Me repetía a mi misma una y otra vez en la cabeza “Actúa como Oliver. Actúa como Oliver”. La música comenzó a sonar, empecé a sentir el ritmo y poco a poco me empecé a hundir en la canción.

Ven hacia mí no sientas temor
Nada malo te haría si te acercas hoy
Yo quiero, tan solo probar ya mismo tu sabor.
Yo soy un vampiro por ti, y tu eres mi objetivo mi obsesión
Apresúrate y dame ya tu fino cuello
Cant Stop lovin you.

Ya sé bien lo que deseas, ven desnúdame
Perdida en este bosque de mi miel podrás beber
Por más ingenua que termines siendo débil soy
¿Puedo devorártela o no?.

Un plan deberé elaborar
Me aburre, morder de pronto y nada más
De a poco me acercaré, cuando sea ideal.

Lucharé como tu fiel guardián
Y de las hienas yo te voy a rescatar
Intentando actuar como un niño bueno al cual amar.
A los tipos que nunca me agradan
Me los como con desgana y sin afán
Y a los chicos apetecibles me los como cuán manjar de Dios.
Y aunque tal vez algunos me causen debilidad
No sueltes mi mano nunca más.

Cabello largo y sutil
Lindos ojos que no me puedo resistir
De blanca piel
Solo acércate, apúrate, y, ven aquí
Apúrate, de, prisa

Te amo sin control
Y te haré el amor, esa es la razón
Por la que, me obedecerás
Con tu cuerpo tan deseable.
Fue tu instinto animal
El que a mí te guió, porque resistir no es buena opción
¿No piensas así, hermosa doncella de mi corazón?

Intente actuar como alguien engreído e increíblemente e insoportablemente soberbio. Intente hacer ciertos gestos que hace Len durante los tantos videos que hay en youtube de la canción Spice y otros tantos movimientos de Takami de Ouran. En definitiva imite algunos gestos de Oliver o más bien los que creía yo que él haría. Luego al ver el video sabré si tuve éxito. Solo espero haberle dado el aire de “sensualidad” a mis acciones mientras Brenda y, extrañamente, María “revoloteaban” a mí alrededor y yo las seguía hasta cierto punto como si fuesen mis presas, fingiendo interés en una y al siguiente ignorándola, como dejándome desear, mientras miraba a la otra o al público.
Si uno lo piensa mejor, y dos veces muy seriamente, es una canción que no se apega mucho a la situación. Ni soy un vampiro sediento de sangre, ni un don Juan que quiere jugar como un gato suele jugar con su presa, ya sea un lindo pajarito o una sucia rata en ocasiones.

Si en mi aburrido vivir
Corriese siquiera una brisa al fin
La sangre que corre por mis venas me excitará.
Este no es un buen lugar, para que una niña como tú esté
Aunque igual caballerosamente me comportaré.
Y seguirás sin sospechar que engañada aquí estás
Chica inocente un poco acércate y no te preocupes más.
Cuando acabe el día y la luna sonría al caer la oscuridad
La gran bienvenida te daré.

En el bosque de noche ya
En mis brazos déjate de una vez caer
Y aunque no me pueda aguantar
"Te cuidaré, todo está bien
Siempre estaré, contigo"

Si con tu suave voz, susurras este amor
Lo nuestro se romperá al final
Se fusionará, la oscuridad y la leche.
Es la oportunidad, cuando el cerebro está
En parálisis y sin actuar
Para acariciar, y morder tu cuello con suavidad...

Para el hambre satisfacer
Hoy nos convertiremos en un solo ser
Fue un banquete espléndido y lleno de mucho placer.
La muchacha que veo dormir
Con un rostro muy apacible y feliz
Fue la que agarró mi mano y entonces...

Al terminar la canción me quede viendo un segundo a más allá de donde estaban mis amigos vampiros junto con Al, cuidando de que el equipo no fallara y a su lado estaba Terry, Lucas nos estaba grabando. No sé porque sentí por un segundo que había como 20 personas observando. Sentí la presencia de Logan y voltee hacia la puerta. De inmediato la vergüenza me invadió, sentí como la sangre corría a mis mejillas convirtiéndose en un ardor casi insoportable. Nuestras miradas chocaron, pero esta vez fue algo incomodo ya que noté como antes de que nuestras miradas chocasen él miraba fijamente la camisa de Oliver.
Creí escuchar un murmullo de Kim y de Jared entre las felicitaciones de mis amigos pero luego lo ignore al creer que fue mi imaginación (como si pudiera escuchar el murmullo de un vampiro ja!)
Brenda me felicitaba como siempre, a mi y a María también ya que ella estaba muy acalorada por no estar acostumbrada (Generalmente solo se encarga de los coros sin actuar o solo moverse muy poco.)
Trate de respirar hondo para tranquilizarme. Empecé a desabrochar los botones de la camisa y me la saque, hubo un extraño y súbito silencio de parte de todos. Me percate de ello al colgar la camisa doblada sobre mi brazo.

- ¿Qué pasa?- Les pregunte al ver que nadie hablaba.- ¿Qué hice?
- Es solo que…- empezó a hablar María.
- Te sacaste la camisa con estilo.- continuó Ed algo embobado.
- ¡Lucas! ¿Lo grabaste?- Brenda estaba emocionada.
- Claro que lo hice.- dijo algo ofendido.- Señorita Kim ¿Usted?
- Desde otro ángulo.- respondió con una sonrisa y un guiño.
- Claro ¬_¬, si lo suben a Youtube los demando por difamación – dije al caminar en dirección a Oliver, que observaba todo en silencio pero con una sonrisa de estarse divirtiendo (me dio la impresión de que de se reía de una reacción de Logan.)- Toma, gracias por la camisa.- le tendí la camisa, él solo la miro y luego miro hacia mi rostro. Esos movimientos fueron muy claros. Y luego sonrió como un zorro suele hacerlo, ocultando algo con su falsa amabilidad.
- Gracias niña.- Estiro su mano para agarrarla, pero sentí que iba a hacer algo mas que solo agarrar su camisa así que me aleje un paso.
- Ya mismo la pongo a lavar, Oliver es bastante delicado con su ropa y a no ser que este limpia no se la pone.- Dijo Kim al tomar la camisa ella antes que su hermano y salir por la puerta por donde entró Logan, antes de salir le guiño a este y le sonrió como cómplice.
- ¿Y ahora que harán?- Oliver dijo luego de un largo suspiro, fue como si le hubiesen sacado la diversión a algo.
- Me gustaría cantar otra canción.- “debo solucionar la situación” pensé aunque no sé que hice mal.- Una tranquila, Al me acompañará con la guitarra si quiere.- lo miré en busca de aprobación.
- ¿Por qué preguntas si sabes la respuesta?- me respondió con una sonrisa mientras tomaba su guitarra.
- ¡Contigo hasta el fin del mundo!- dijeron al unísono Ed y Brenda. Es nuestro propio “Uno para todos y todos para uno”.
- A mi me gustaba mas “Si tu saltas yo salto” de la película de Titanic.- se lamentó María.
- Si, ¿pero la nuestra no te parece mas dinámico?- le dije mientras le guiñaba un ojo.- Además la eligió nuestro líder.- Mire a Kal.- Creo que queda bien.- me reía mientras me acercaba a Al y le susurre el nombre de la canción.
- Buena canción.- esa fue su aceptación.- Cuando estés lista.

- Quiero ver esto. Graba todo Lu.- Dijo Brenda.

Todos se acomodaron como espectadores mientas Lucas nos acomodaba en la puerta que daba al patio. A Al lo puso contra el marco (mas apoyado en la columna) del lado de adentro, sentado en el suelo. Y a mi me puso en el umbral, apoyada contra el marco de la puerta que separa el interior del patio. Podía ver el cielo, lleno de nubes grises y gruesas pero no pude evitar sonreír. El saber que pronto llovería me hacia feliz y me dejaba tranquila. Escuchaba las notas que provenían de la guitarra de Al, eso me tranquilizaba aún mas, era inevitable hundirme en esa armonía.

Oh bueno ya te has ido y me ha dolido
traté de ser fría pero me has derretido
caí una vez más...
y regresar quisiera...
Antes que llegue el final
quiero dar hasta mi vida
Nada me detendrá ni siquiera la luz divina
Mi turno es lo sé muy bien
siempre hay algo nuevo para aprender.
Ya no dudaré jamás, jamás
Hoy quiero ser... de ti


Giré mi rostro hacia a dentro, miré a mi grupo de amigos observándonos mientras que Lucas nos grababa y Jared lo hacia con la cámara de Kim. Mi mirada choco con la de Logan un leve momento, otra vez, pude sentir como me sonroje levemente y no pude evitar sonreírle mientras se me escapaba una risita (Creo que fue por los nervios mezclado con la vergüenza). Inmediatamente volví mi vista hacia el cielo gris, y aun así, inmenso.

Abre tu mente y lo podrás sentir
¡Rayos si eres libre se feliz!
Busca en tu interior y solo habrá amor...
Oye esta canción tal vez hasta la cantes junto a mí
y sentir la paz que hay en tí
Es tu derecho divino el amor...
El amor...
Así que ya no dudaré jamás, jamás
Hoy quiero ser de ti...
El tiempo corto será, por eso yo
de ti seré, amor...

Esta vez, mire fijamente y sin reparos a Logan. Sentí un leve rubor en mis mejillas, sonreía. Brenda abrazaba a María completamente feliz y emocionada, Ed tenía a Terry entre las piernas ya que estaba sentado en el suelo, Kal nos miraba fijamente y sonreía. (Estaban en mi rango de visión ya que Logan estaba parado detrás de la mesa y los humanos estaban de este lado de la mesa.) Quería darle el mensaje a mi novio, (me alegro de pensarlo, me hace sonreír aun mas.), lo que diré una y mil veces si es necesario. Lo quiero a él, él es quien me gusta a más no poder, es a él a quien amo con cada partícula de mi cuerpo.

Tanto tiempo pasé mirando solo mi reflejo
dejé todo empañado con mi aliento el espejo
y en él yo dibuje...
una cara de felicidad...
Lo que quiero decir es que no hay mejor motivo
para dejar la vanidad y ver todo sencillo
quisiera escribir hoy...
tu nombre y el mío...
Así que ya no dudaré jamás, jamás
Hoy quiero ser de tí...
El tiempo corto será, por eso yo
de tí seré, amor...
Así que ya no dudaré jamás, jamás
Hoy quiero ser de tí, amor...

Aplausos provenientes de todos, lo que me hizo sonrojar y apenarme como de costumbre y aun mas al notar la tierna mirada de Logan mientras aplaudía. Lucas seguía grabando, pasó por Kal y ahora me estaba grabando a mí.

- Este es un fandub sin fines de lucro alguno. De fans para fans. Solo somos unos chicos que nos gusta la música. Con la guitarra esta Al, mi buen amigo. Con la cámara, Lucas, futuro cineasta: - le dije guiñándole un ojo.- La letra es de nuestro gran amigo Emmanuel, ¡eres un groso! Espero que Lucas o Mari te hayan pedido permiso para la canción, sigue haciendo grandes adaptaciones amigo:- esa fue mi despedida, junto con un guiño y con la señal de “paz y amor” (los dos dedos en V de victoria)
- Te olvidaste de decir el nombre de la canción.- me susurro Al mientras reía para si.
- Cierto.- hice una clara carcajada.- Este fue un fandub de la canción I’m Yours de Jason Mraz. Ahora así, un fandub de fanes para fans sin fines lucrativos.- y esa fue la despedida final.

Habremos estado toda la tarde cantando y actuando, practicando. Kim insistió tanto en que cantáramos algunas de las canciones que estaban en la bolsa, y algunas más. Fueron duetos, solos, cuartetos e improvisación de pasos. Cuando cantábamos Long Kiss GoodBye note algo en Brenda, era un dueto con María y ella empezó a cantar también. Mire a María de reojo y ella asintió. Cuando aparezca la ocasión le preguntare que paso, creo tener una idea pero es mejor que ella me lo diga.
La lluvia se largo cuando estaba cantando Psychotic Love de Len (Este personaje me encanta!!! :P). Por la lluvia lo pude actuar muy dramáticamente sin exagerar. Terry jalo de la tela que cubría un enorme espejo que iba desde las puertas que dan al patio hasta el otro lado de la habitación donde según dijo Jared la orquesta se acomoda. Así que el espejo daría hacia la pista de baile. Me hizo recordar a la película de “Drácula, muerto pero feliz”, una comedia, que mientras era chiquita me hacia reír. Aun que ya no recuerdo si era porque a mis hermanos les gustaba y ellos reían y yo lo hacía solamente para seguirles la corriente… Últimamente empiezo a dudar sobre algunas reacciones de mi infancia, ya no sé si realmente odio el morrón solo porque uno de mis hermanos mayores no lo puede ver ni en pintura…
En un momento llegue a pensar que quizás mis amigos vampiros no se podían reflejar, tuve miedo. Mientras cantaba dude que pasaría, creo que la angustia que sentía mientras la tela se caía se reflejo en mi rostro exactamente como la angustia que siente el personaje Len durante la canción. Temí ver en el espejo cuando se cayó por completo la tela, sacudiendo una nube de polvo que se disipo con el viento que entraba por la puerta, así que no lo hice. Cerré los ojos un segundo y gire mi rostro hacia a fuera.
Por fortuna ellos se reflejaban, cuando volví mi vista al espejo vi a todos claramente reflejados. Eso me tranquilizo completamente. Cuando tuvimos un pequeño recreo para descansar, con la boba escusa de que necesitábamos algo de la cocina, fui acompañada por Brenda y estando allí le pregunte que le pasaba.
- No sé de que hablas.- se hizo la desentendida.
- Te conozco, sé cuando esquivas un tema.- fui sincera.- Además dos veces sonó el ringtone que tienes para la llamada de Darío.- su novio.- Siempre atiendes al instante.
- ¿En verdad soy tan fácil de leer?- ella hizo una triste expresión, tome sus manos para darle confianza.
- Cuéntame que paso.
- Terminé con Darío. Las cosas simplemente no funcionaban. – Era más que claro que me ocultaba algo, ella lo quería mucho y él a ella.
- ¿Qué sucedió? ¿Intentó a hacerte algo?
- No, él es muy dulce. Él no …- se le cortó la voz, la sonrisa que hizo fue totalmente forzada. Creí que iba a llorar.
– Si intentó obligarte a hacer algo que no querías es un idiota por no esperar a que estés lista.- La abrase. Estábamos solas en la cocina, no me importo que de seguro algún vampiro escuchara.- Sea lo que sea, si no estas lista y él no puede esperar no te merece.
- No importa cuantos novios tenga. Todos son iguales, al cabo de un tiempo todos quieren hacerlo… - unas lágrimas empezaron a caer por sus mejillas.
- No te preocupes. Si lo haces como obligada y no estando lista puede ser peor.- En ese momento ella me correspondió el abrazo y se aferro a mi.- Todo estará bien.

Fue un llanto silencioso. Oía los sollozos de Brenda, sabía que estaba llorando. No podía imaginar lo que estaba sintiendo. Podría decir que entiendo lo que esta pasando pero seria una clara mentira. Lo único que puedo hacer es decirle y hacerle entender que siempre podrá contar conmigo sin importar que.

- Bien. Dejemos mi drama de lado.- se aparto de mi y se limpio las lágrimas.- ¿Cómo van las cosas con Logan?- esa pregunta me agarro por sorpresa.
- ¿Que?
- Ya le dijiste lo que sientes por él.- su afirmación en un susurro, que no fue susurro, quizás por miedo a que alguien nos escuchara me hizo sonrojar.
- ¿Tan fácil soy de leer?- me lleve una mano al rostro para tratar de ocultar mi sonrojo, pero eso lo había hecho mas obvio.
- ¿Qué dijo él?- ella estaba en verdad interesada.
- ¿Cómo lo supiste?- quería ganar tiempo para elegir las palabras justas. Digo, él aparentemente es mayor que yo. Él aparenta tener unos veintipico, yo tengo 15 y como mucho, dependiendo de la ropa, puedo aparentar de 17 (Puedo mentir y decir 18 pero quedaría mal mentir tanto.) En este país es un delito que alguien mayor de edad (mayor de 21) salga con alguien menor de edad…
- Nunca te ofreces para cantar. Además mientras cantabas y mirabas en nuestra dirección lo mirabas siempre a él.- sentí claramente como mis mejillas ardían
- Él me respondió…- dije lentamente por dos cosas: no sabía si debía responder con la verdad, aunque siendo Brenda ella se alegraría (ella acostumbra a salir con chicos mayores…) y la otra, era que la puerta se empezaba a abrir.- ¡Logan!- dije con una sonrisa y aun sonrojada, eso no se me podía quitar tan fácilmente.- Enseguida vamos con los jugos.
- Lo siento. Parece que interrumpí algo importante.- dijo algo apenado, pero me sonrió alegre por lo que supuse que no estaba nada apenado por interrumpir una charla que de seguro escuchaba desde el pasillo.
- Para nada. Solo era una charla de chicas.- Dijo rápidamente Brenda y a velocidad asombrosa para un humano llenó los vasos que había puesto en una bandeja con jugo de naranja, puso la jarra en ella y como si nada la alzó.- Yo me adelantare. Tu LUEGO lleva las galletitas que dijo Kim.- y sin mas salió por la puerta. No podía ser mas obvia.
- Déjame ayudarte con eso.- Dijo Logan tan amable como siempre, pero tenía una sonrisa de estarse divirtiendo. Se puso a mi lado, tomo mi mano y acerco su boca a mi oído.- Ella sigue en la puerta.- me murmuró. Creo que iba entendiendo. ¿”Una escena para decírselo a Brenda indirectamente”?- ¿Ya le dijiste?- hizo una expresión tan tierna, llena de ilusión, que me hizo sonrojar. No me importo pensar siquiera si era de verdad o falsa, pero sin duda me hizo ruborizar.
- No sé como. No tengo experiencia en estos casos.- uno de los dos tenía que ser sincero. Logan me abrazó por detrás, sentí como sus grandes brazos me rodeaban la cintura y como su cabeza se apoyaba delicadamente obre mi hombro.
- Es fácil.- Sentí como respiraba hondo, inhalando mi aroma.- Di “Tengo novio. Lo conoces, es Logan”- Realmente se estaba divirtiendo.
- Lo haces sonar tan fácil.- hice un fuerte suspiro.- Yo se lo diré, a mi manera.
- Esta bien.- me beso en la mejilla.- Pero si no se lo dices me enojare.- pude sentir cierta malicia en su voz, pero a la vez también diversión. Me empezó a hacer cosquillas en la panza, trate zafarme pero no pude.
- No. Para.- dije entre risas. En un momento paro, y me volvió a abrazar.- ¿Ya sé fue?- susurre sabiendo que me escucharía.
- Si, pero no te soltaré.- De este modo, quede presa entre los brazos de una estatua esculpida por los mismos dioses.- No dejas de sorprenderme.
- ¿Sobre que? – no hace falta decir que estoy, como de costumbre, sonrojada.
- Sobre todo. Eres muy lista, bailas, cantas magnifico. Haces lo que creía imposible: me haces amarte más a cada segundo.
- Tu tampoco te quedas a tras.- murmure.
- Dime como.- me dijo en un suave tono, casi… seductor.
. Decir que cada vez que me tocas, me hablas o siquiera me miras me vuelves loca es poco. Esto se esta volviendo como una adicción.- puse mis manos encima de las de él.- Quiero sentir mas, escuchar mas tu voz, perderme en tu mirada quiero…- me calle al darme cuenta de lo que decía.- Bueno, tu sabes… (¬//////¬) – el sonrojo se hizo mas que evidente. Sentí la campanilla de su risa en mi oído. Trato de que ocultarla pero fue claramente una risita.
- Eres adorable.- gire mi rostro para mirarlo y reprocharle pero no pude decir nada, él me beso por sorpresa.

Es como beber un dulce néctar: dulce, suave y adictivo. Los brazos de la escultura son un gran soporte que evita que mis piernas cedan. Es como si me derritiera, las piernas me fallan y tiemblan como si hubiera un terremoto. Todo mi piso se mueve y siento como si fuera necesario recordarme que aun estoy en al tierra. Recordarme a mi misma que el aire es esencial para mi, tratar de no parecer hipnotizada por esos ojos color cobre con un toque rojizo.

- Creo que debemos volver. No creo que tu amiga logre controlar por mucho a tus amigos.- dijo al separarse un poco por mi necesidad del aire. Pero sus brazos siguieron a mi alrededor.- Al parecer, a los chicos le interesas y mucho.
- Son mis amigos, compañeros de grupo pero por sobre todo amigos.- le dije al volver a sostener la bandeja con las galletitas. Logan guardo silencio, fue como si recordara algo.
- ¿Es cierto que Oliver te hizo un chupón?- Rayos, creía que podía escapar de esta…
- Si, pero…- no pude terminar la oración porque sentía la yema de sus dedos índice y mayor pasar por mi cuello desde detrás de la oreja hasta la clavícula por debajo de mi mandíbula. Eso me hizo perder el hilo de mis pensamientos.
- ¿Pero?.- pidió que continuara y volvía a pasar sus dedos por mi cuello. Parecía cerciorarse de que no hubiera marca alguna.
- Fue después de que se fueron.- no especifique cuando porque no lo recordaba. – Creo que lo hizo por como suele ser él ¿No? Me convertí en su objeto de burlas, bromas, etc.

¿Eh? ¿Cuándo la posición de agarre cambió? Logan me hizo inclinar mi cuello hacia un lado, tomando mi rostro con una mano. Con el otro brazo aun me tenía agarrada, cruzando desde mi cintura hasta el hombro contrario. Lo entendí al cabo de un segundo, mi cuello estaba despejado.

- ¿Logan?- lo llame. Él se relajó y beso mi cuello.
- Lo siento. Es que eres muy tentadora…- lo escuchaba arrepentido. Dejo libre mi rostro y me volvió a abrazar.
- No te preocupes, creo que es algo de simple instinto.

Podía sentirlo claramente, los sentimientos de Logan… No veía su cara ni lo escuchaba hablar, solo un silencio prolongado, pero por la manera en como me abrazaba podía saber exactamente como se sentía. Miedo por ser conciente de lo que me puede llegar a hacer si no se controla, arrepentimiento por saber que estuvo a punto de hacerlo, vergüenza por sucumbir ante su instinto como cazador, dolor de solo pensar que algo me podía pasar, sentí claramente el amor que me tiene. O al menos eso creía…

- Listo.- dijo al separarse de mi, eso me agarro por sorpresa.- Ya no tienes su olor encima.
- ¿Solo me abrazaste para quitarme el aroma de Oliver de encima? Realmente no sé si alegrarme o enojarme. – Tome la bandeja y salí. Vaya, al parecer opte por lo segundo.

Camine hasta el salón de baile. Antes de entrar un escalofrío me recorrió la espalda. Era como un mal, pero mal presentimiento. De seguro Lucas y María estaban planeando alguna otra canción vergonzosa para cantar. Abrí la puerta y entre con una falsa sonrisa.

- Perdón por la demo…- Me paralicé, perdí el agarre de la bandeja y esta cayó al suelo. Graciosamente me pareció que la bandeja caía en cámara lenta, mientras yo miraba aterrada como mis amigos yacían en el suelo, claramente inconcientes, Kal y Ed parecía que fueron golpeados con algo porque tenían una expresión de dolor. Kim estaba acorralada contra la pared por una figura negra y veía algo brillar, Jared tomado por dos figuras negras y grandes de los brazos y una tercera le apuntaba algo en el corazón, Oliver estaba en el suelo con otra pequeña figura negra encima que reía a lo loco (podía imaginarme claramente su rostro desfigurado por la locura, de manera sádica disfrutando mientras hacia un corte en el rostro de Oliver)
- No hagas ruido pequeña, de lo contrario ellos despertaran y nada bueno les pasara si lo hacen- Otra figura negra había aparecido ante mi, sujetando la bandeja antes de que chocará con el suelo. Creo que deje de respirar un segundo por la sorpresa de ver unos blancos y afilados colmillos mientras la figura me hablaba a escasos centímetros de mi rostro. Al verlos formar una media sonrisa, un escalofrío recorrió mi espalda.

****************************************************************************************

Gracias por Anguie por hacerme recordar esto xDD (casi me habia olvidado de publicar los cap ajajaja) (no me maten -.-)

creo que este no lo tenian :P....

CONCENTRENSE EN SU FACU Y NO DESCUIDEN SUS ESTUDIOS

no sigan el ejemplo de su servidora u.u

Very Happy

cuidense, nos vemos :P

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koe
caballo Lvl 3
caballo Lvl 3
avatar

Cantidad de envíos : 348
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Localización : Por ahí y por allá... pero volveré.

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Abr 10, 2010 5:19 pm

Me tome al fin el tiempo de leer el fic de ex-Yuki (creí que nunca terminaria) y wow, ¡cuanta imaginacion tienes!
Me gusta me gusta y mira que no soy de leer a menos que se me oblige.
¿Se aceptan criticas destructivas constructivas?
Pues seria bueno que en lugar de tanto dialogo, le metas un poquito más de narración y menos emoticon, todo esta super bien.
Esperare conti, aun falta mucho para que se acabe ¿verdad?

Sigue asi ex yuki-chan, explota tu imaginación y deleitanos.
Smile

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://world-rol.activoforo.com/manga-f7/dd-manga-vampire-knight
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 24
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Abr 10, 2010 7:46 pm

OMG Surprised que emocionante !!
logan !!! a mi no me importa si me muerdes !!!!
quiero conti PRONTO !!!!
te he dicho cuanto me encanta esta historia??? cara de perrito

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Abr 11, 2010 3:50 am

Surprised Surprised Surprised Surprised Shocked Shocked Shocked

waaaaaa quienes soooon.... que le hacen a Oly??!!! Mad
que va a pasar?? Suspect
waaaa no me dejes asi Yuki-chaaan!!!
Kaaaaaal!!
Olyyyyyyyy!!


necesito conti TT___TT jajajajajaja
vaya manera de dejarnos en tension Yuki-chan T_T eso es jugar sucio TT__TT
jajajaja broma broma ya te habia dicho que esperaria pacientemente la conti...
no prometo paciencia pero esperare u.u jajajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Abr 16, 2010 5:55 pm

Capitulo 21: Kal PoV “Acción involuntaria”

Es difícil explicar lo que paso, todo fue demasiado rápido y no lo pude comprender y creo que nunca lo haré. ¿Cómo perdí el conocimiento? ¿Cómo todo se volvió negro? En un momento estábamos hablando, haciendo chistes, y al siguiente solo escucho una especie de estruendo, lo que creo que fue un rayo, y caigo al suelo.
Luego recupere la conciencia, estaba muy aturdido y me dolía la cabeza. Pero eso no impidió que al menos me sentara apoyándome sobre una mano y con la otra tomarme la cabeza.

- ¿Qué demonios?- bien, al menos podía hablar. Alguien reía.
- Al parecer te pego muy duro.- Mire a mi lado, a la persona que estaba arrodillada.
- ¿Bel?- Mis ojos no me engañaban, era ella.
- Primero que nada lo siento mucho.- parecía estar realmente afligida.- No sabía que Samuel tenía la costumbre de mezclar algunas cosas para crear un licor tan fuerte. Y encima de dejarlas en la cocina. Lo siento mucho.
- Espera un segundo. ¿Me estas diciendo que perdí la conciencia por tomar un poco de alcohol? – es poco creíble, nunca escuché de algo así.
- Y no de un alcohol normal, sino de uno casero hecho por un científico loco. A todos les pasó lo mismo.- dijo mirando hacia un lado donde estaban los demás.
- ¿Ellos?- mi cabeza daba vueltas, pero podía pensar medianamente.
- Al parecer a Ed y a Al no les cayo para nada bien, es como si tuvieran una pesadilla y los demás parecen tener uno de sus mejores sueños.- Me sonrió de oreja a oreja como siempre suele hacerlo.- Pronto despertarán. Creo que mejor preparo unos baldes, quizás vomiten…
- Pero… yo ni siquiera recuerdo haber tomado algo de lo que trajo Brenda
- Eso se puede deber a los efectos secundarios de mi creación.- Eso sonó demasiado soberbio y exagerado. Estire mi cuello con cuidado, todo daba vueltas. ¿Ese era Samuel, el científico loco? Parecía más un actor de cine que un científico.
- ¿Dónde están Kim y, eh, Jared? – dude por un segundo el nombre del novio de la Diosa.
- Kim tiene un estómago delicado y no resiste el alcohol, Jared la llevó a su habitación para cuidarla.- explicó el científico.

Bel me ayudó a sentarme en una silla, los demás tenían un almohadón para apoyar la cabeza. Los mellizos parecían sufrir de un fuerte dolor de estomago. Me sentía borracho. Como aquella vez que mi jefe del minimercado se embriago y me obligo a beber con él cuando la novia lo había dejado.
Brenda comenzó a abrir los ojos.

-¿Qué paso?- miro hacia fuera y se sobresaltó.- ¡Oh no! Mi mamá me va a matar si llego tarde.- se paro de golpe y se mareo, casi mas cae al suelo de nuevo de no ser porque el científico tenía buenos reflejos.
- Ten cuidado. Estarás mareada por un rato.- le sonrió levemente, cosa que provoco que Brenda se sonrojara y asintiera obedientemente.

Los demás fueron despertando poco a poco. Al miraba muy sorprendido y hasta algo confundido a Bel. Al cabo de media hora todos concordamos que era hora de irnos, se hacía tarde y ninguna de las chicas quería preocupar a sus padres.
Aunque no recuerdo muy bien como fue, pero terminamos en un auto familiar donde entrábamos todos y llegamos a la ciudad. Dejamos a los mellizos en su casa, extrañamente Terry no se quería separar de Bel fue entonces cuando decidieron que estaba bien que se quede con ella por esta noche.
Al llegar a mi casa, ninguno de mis tíos estaba, lo cual era lo mejor, y Bel me ayudo a ir a mi cuarto. No podía mantenerme en pie, ¿Estaba realmente borracho? No podía manejar muy bien mis acciones pero era conciente de todo… o casi todo. Ni bien entre me senté en mi cama.

- Pesas demasiado.- se quejó al sentarse a mi lado en la cama.
- Tu eres pequeña, y yo soy grande.- metí la mano en mi bolsillo y saque un caramelo.
- No me refriegues en la cara que eres mas alto que yo.- fue adorable el puchero con que lo dijo.
- Solo digo la verdad.- desenvolví el caramelo de mente con chocolate.- La cruel verdad.- Como lo esperaba, Bel se quedo mirando el caramelo. Suele ser muy predecible.
- ¿Tienes otro?
- No, el único.- lo lleve a mi boca.- ¿Lo querías?
- Bueno, si pero ya está.- Desvió la mirada avergonzada y hasta algo ruborizada. Me encanta cuando hace esa expresión.- Ya lo metiste en tu boca.- eso fue claramente un reproche.
- Aun no es tarde.- le dije con una sonrisa y ella solo me miró sin entender.

Tomé su rostro con una mano desde el mentón y la bese. Pero no fue un beso común de amigos, o un beso dulce, fue un beso francés. Metí mi lengua en su boca, me encargue de que el caramelo recorriera cada parte y rincón de su pequeña boca mientras se iba fundiendo con nuestras salivas mezcladas.
Al separarnos me quede a unos centímetros de su boca y la mire a los ojos, no pude evitar sonreír al verla tan sorprendida y sin saber como actuar.

- ¿Ves? Ya tienes tu caramelo.- Le dije. Y mi cabeza comenzó a dar vueltas.
- Idiota.- se llevo la mano a la boca y salió corriendo, ella estaba toda sonrojada.

No digo que no me esperaba esa reacción, era lógico que Bel reaccionara así, lo que no comprendo es como es que caí rendido sobre la cama hasta el día siguiente sin moverme ni un milímetro. No me cambie de ropa ni me quite las zapatillas, solo me quede ahí acostado como si hubiese laburado todo el santo día..
Todo mi cuerpo estaba adolorido y todo lo sucedido el día anterior era muy borroso. Era como si tuviera una de las peores resacas de la historia.

Capitulo 22 Bel PoV “Corrida Sobrenatural. El Río de los Muertos. Burbuja de aire”

Veamos, recapitulemos. Yo iba caminando por el pasillo hacia el salón de baile lo más tranquila enojada con Logan por haberme abrazado solo para quitarme el aroma de Oliver. ¿Tendría que haberlo dejado pasar? Bueno, eso ya no importa. Ya que al entrar al salón olvide mi enojo y mis prioridades del momento cambiaron.
Vi en el suelo a mis amigos humanos, algunos con expresión de dolor o de esfuerzo, sea cual sea el motivo no importa, solo sabía que ellos estaban sufriendo y las chicas y Lucas eran quienes parecían tener un placido sueño. Kim estaba contra la pared acorralada por un o una encapuchada que le apuntaba con una especie de daga, Jared era sostenido por dos tipos que eran de su igual tamaño pero de seguro no tan fuertes ya que sino no habría un tercer tipo con una espada o algo similar apuntándole al corazón. Oliver era sometido por una encapuchada que reía sádicamente mientras le hacía un corte en la mejilla y ella estaba encima de él.
Ah, cierto. Otro encapuchado se me acercó cuando deje caer la bandeja y la tomó, me advirtió que si hacía ruido algo les pasaría a mis amigos. Me estremecí al notar sus blancos y afilados colmillos, y la manera en como me miraba con sus ojos rubíes llameantes. Yo solo era otra frágil humana que con solo un soplido o golpe de meñique de su parte me podría quitar la vida, así de fácil…

“Tranquila. Ellos no te harán daño, no pueden.”. La voz me tranquilizó, lo suficiente como para reaccionar y no gritar.

- Esta bien…- me limité a decir y estiré mis manos, estaba ofreciéndome a sostener la bandeja.
- Servicial.- dijo al enderezarse. El vampiro era más alto que yo. ¿Desde cuando tengo complejo de altura?- Me gusta. Se una buena niña y nada malo les pasará a ninguno de tus amigos.- Bueno, eso me da a entender que vinieron por mi. Sino también estaría inconciente en este momento. Y el vampiro que me hablaba era, como debe esperarse, alguien increíblemente atractivo. Cabello castaño oscuro, color café, no muy largo. Una mirada penetrante y desafiante con restos de amabilidad, una cicatriz encima de la ceja derecha.
- Vaya.- dije al sujetar la bandeja.- No se cayó ninguna galleta.- fue un intento de cumplido, mas por mi que por él. Al decir cosas que no tienen importancia me mantengo en calma. Me dejó libre el paso y caminé hasta la mesa.

Mientras caminaba noté como Jared prestaba atención a quienes lo sostenían, esperaba la oportunidad de zafarse y golpearlos, en especial note odio hacía aquel que tenía acorralada a Kim. Giré mi rostro levemente y mi mirada se poso en Oliver, este me miraba y pude oírlo claramente en mi mente. “Idiota. Al menos hubieses intentado escapar.” Estaba enojado y furioso de verme ahí, él quería que yo huyera.
Deje los platos encima de la mesa y sostenía la bandeja por solo tener la sensación de que me podría defender, aunque sabía que contra vampiros eso era completamente inútil.

- Eso no está bien perrito.- dijo la chica que estaba encima de Oliver.- Tienes que mirarme a mi, quiero que tus ojos estén fijos en mi.- le dijo y tomó su rostro con una mano y lo obligó a girarlo hacia ella.- Quiero ver la expresión que hacen tus ojos mientras agonizas.- acto siguiente lamió el corte, aún sangrante, del rostro de Oliver. ¿Por qué no se cerró? Mire más y lo noté, era un cuchillo de plata. Sentí asco y profundo odio hacia esa chica.
- ¿Es realmente necesario eso?- dije claramente indignada, dirigiéndome al vampiro que me había hablado. – Ellos.- señale a los “dormidos”.- Ya no pueden hacer nada más que dormir. Y ellos.- señale a mis amigos vampiros.- No harán nada que no sea en defensa propia.- o en mi defensa…
- Lo siento pequeña, pero no está en mi poder decidir eso. Solo soy un vasallo mas.- se lamento falsamente.
- Si ese es el caso, no tengo porque seguir hablando contigo.-Deje la bandeja y caminé hasta donde estaban los tres tipos con Jared.- Suéltenlo.- los miré de manera fria e indiferente, claramente se los ordené. “Exacto, lo comprendes. Sigue así.”
- ¿Quién te crees pequeña?- el vampiro que le apuntaba con una espada a Jared volteó hacia mi mientras se reía.- Nunca he recibido ordenes de un sucio humano y menos de una mocosa como tu.- este vampiro era físicamente mayor, de unos cuarenta años quizás, tenía el cabello castaño con claras canas blancas. La cara un poco cuadrada y tosca.- Y eso no cambiará ahora.- Estiró su espada hacia mi y con ella me hizo levantar el rostro. Mi expresión no cambió. “Estarás bien. Nada te pasará así que no tienes porque temer.”
- Suéltalo.- le volví a ordenar, los que sostenían a Jared se miraron confundidos.
- John, no hagas nada a no ser que quieras ser castigado luego.- dijo el “vasallo”.
- Esta mocosa comenzó.- su español era también tosco, su acento era un poco italiano…- Además, después del largo viaje. Será bueno comer un bocadillo. Aunque prefiero a niñas más maduras de cuerpo. Pero como dicen, la sangre de una virgen es una de las mas deliciosas que hay.- se lamió los labios, y dejo al descubierto sus colmillos. No me asusté, aunque debía hacerlo.- Además huele de manera exquisita.
- John.- lo volvió a llamar inútilmente el vasallo. No pude evitar embozar una media sonrisa.
- Solo inténtalo y verás lo que te espera.- Lo mire desafiante, como diciéndole “Vamos, inténtalo, gallina.” Me dió la impresión de que había adoptado el papel de Oliver.
- Mocosa de porquería.- dejó caer su espada a los pies de Jared y se abalanzó contra mi con la boca abierta, en un intento fallido de parecer brutal y amenazante, mostrándome sus colmillos. Que idiota.

Dos segundos pasaron. Yo no me había movido ni un centímetro, el idiota que me atacó no me había tocado. Kim y Jared tomaron ventaja de la distracción. Jared aprovechó que quienes lo sostenían aflojaron el agarre, les dio un codazo a cada uno a la vez y tomó la espada. Kim aprovecho que quien le apuntaba con la daga se distrajo con la distracción de Jared y le dio una patada, le hizo soltar la daga y la tomó. La situación de Kim se invirtió, era ella quien tenía acorralada a su atacante ahora y la pobre no podía escapar. Kim sostenía la daga en el cuello, como era de plata con el más mínimo movimiento haría un peligroso corte en aquel cuello blanco que estaba casi cubierto por una capa negra. Jared mandó lejos los encapuchados con los codazos y ahora sostenía la espada contra mi atacante quien yacía en el suelo.
¿Cómo sucedió? En ese momento mis ojos no lo captaron, pero Logan apareció de la nada contra mi espalda. Con una mano empujó a mi atacante cuando este saltó sobre mi y con la otra me rodeo en un abrazo protector. Otra mano desconocida golpeó con el revés y con gran desprecio a mi atacante también. Ambos golpes fueron los que lo dejaron en el suelo.

- John, no hace falta que te repita la razón por la que estamos aquí. ¿Verdad?- el dueño de la mano desconocida era un vampiro con clase. No llevaba una terrorífica capa negra como el resto de sus “compañeros” (a falta de otra palabra para describirlos mejor). Tenía puesto un traje blanco marfil, pantalón y saco sin abrochar, y una camisa negra debajo del saco. Cabello largo hasta los hombros, un poco debajo de ellos, color madera atado con un lazo negro. Si era un vasallo, era uno de los más cercanos al líder-jefe-maestro y con mucho mas estilo.
- Lo siento Seward.- dijo mi atacante aun en el suelo, con algo de sangre corriéndole por la boca.
- ¿Te encuentras bien Bel?- me pregunto Logan.
- Estoy bien. Gracias por aparecer.
- Layla, suelta al mocoso. Logan, ¿Puedes pedirle a tu gente que suelte a la mía? Solo venimos en busca de algo que nos pidió nuestro maestro.- pidió el vampiro Seward.
- Kim, Jared.-Los llamó Logan sin quitar de vista al vampiro que nos hablaba. Se enderezó pero me atrajo hacia él.
- Me quedaré con esto.- Dijo Kim al soltar a la chica que le amenazaba con la daga. Y se puso a nuestra izquierda. Jared también se quedó con la espada y se puso a nuestra derecha. Yo miré hacia Oliver que seguía debajo de la sádica chica.
- Layla, no me gusta repetirme.- dijo Seward más autoritario.
- En otro momento terminaremos esto perrito.- lamió la sangre de la daga y se inclinó sobre Oliver haciendo que sus rostros estén muy cerca. Volvió a lamer el corte que le había hecho con anterioridad y se le quedo unos pocos segundos cerca de su oído. Luego volvió al rostro de Oliver y lo beso, haciéndole sangrar el labio que sanó al instante.- Muy pronto.- se levanto y se paro al lado de Seward.

Le sonrió como si fuese una niña buena que regresaba con su padre o con su hermano pero con el detalle que tenía unas gotas de sangre en la comisura de los labios. Se saboreo los labios y con la lengua se limpió la sangre. Al estar en frente a mi noté que era físicamente de unos catorce o quince años. De piel tostada, bronceado natural aunque pálido por ser vampiro, cabello negro brilloso y largo, el flequillo le tapaba toda la frente y era recto. Hermosa sin duda, en especial para la edad en la que fue convertida.

- Serían tan amables de decirnos a que han venido.- Preguntó Kim con su acostumbrada poca paciencia pero con una sonrisa en el rostro.
- Nosotros también queremos saber porque los Centinelas nos honran con su presencia.- Samuel entro al tirar al suelo como alguien lanza una bolsa de basura a otro encapuchado. Se acomodó la corbata al caminar hacia nosotros.
- Y porque nos atacan por la espalda.- Kristin entró por el patio seguida de otros dos encapuchados. La lluvia había cesado, pero por el cielo solo era momentáneo. Las gruesas nubes seguían ahí a la espera de algo.- Pónganse ahí.- les indico a sus seguidores y estos cayeron encima de John.
- ¿Diez vampiros para seis vampiros?- se me escapó eso. Me callé avergonzada inmediatamente.
- En realidad solo éramos ocho, pero dos se nos colaron.- Seward les dirigió una mirada seria y amenazante a la sádica Layla y a la otra chica que tenía a Kim.- Lamento si la asustamos señorita.- se arrodillo sobre una pierna y tomo mi mano.- Soy Seward, encantado de conocerla señorita Bel.- y me besó el revés de mi mano. Me molestó que me llamara como lo hacen mis amigos, pero no tuve más opción de no demostrarlo.
- Es todo un honor conocer a otro vampiro además de mis amigos.- dije con toda una sonrisa de las que acostumbro a hacer. Pareciera que es radiante y amigable, pero es falsa.
- Usted conoce nuestro secreto.- se levanto sin quitarme los ojos de encima.
- Y después de su poca discreta demostración. Cualquiera que los viera lo sabría.
- Y si usted fuese cualquiera desde el momento en que entro estaría muerta.- Dijo el vasallo con un repentino tono de respeto. La presencia de su superior lo hizo estresar.
- Y agradezco que no lo hicieras.- hice una leve inclinación de cabeza en modo de agradecimiento.
- Ella no es la única.- Logan le dijo con un tono duro y serio, una amenaza silenciosa.
- ¿A que vinieron?- se repitió Samuel. Oliver finalmente se levanto y se acercó a nosotros. No pude evitar mirarlo preocupada. Él lo notó.
- No me mires así.- me dijo, pero en mi cabeza escuche “Estoy bien, luego sanaré.”- Si lo haces tu novio se pondrá celoso.- volvió a su papel, pero supe que era solo para cubrir su orgullo.
- Mi maestro solicita que su invitada.- respondía Seward mientras me señalaba con un cortés movimiento.- Vaya a nuestro humilde hogar.

Sentí exaltación por parte de todos los vampiros que lo acompañaban. Me dio la impresión de que ninguno sabía a que habían ido a lo de los Warren, son del tipo que siguen fielmente las ordenes. La sádica me miró con odio, con mucho desprecio.

- ¿Por qué yo?- pregunté con una sincera expresión de ingenuidad. Logan apretó con mas fuerza mi hombro. También noté que mi atacante se levantaba junto con los otros dos. Seward rió.
- Ni yo lo sé.- se encogió de hombros mostrando indiferencia. No sé si falsa o verdadera.- Mi maestro es muy serio y nunca comparte sus ideas. Solo da órdenes a diestra y siniestra, y es nuestro deber obedecer.
- Yo.- me aferre al brazo de Logan, sabía claramente la respuesta a la pregunta que aun no había hecho y eso me causaba temor.- ¿Tengo opción?
- Y, podrías negarte y que nosotros nos fuéramos voluntariamente.
- Pero eso es poco probable.- Habló el vasallo. Me asuste.- Si te niegas, le haremos algo a tus dormidos amigos.- él sostenía a María y sus colmillos estaban sobre la delicada piel de mi amiga.
- Vasallo cobarde.- dije seguido de un largo suspiro. Mi cerebro estaba funcionando muy rápido.- Iré pero bajo mis términos.- Layla y John bufaron
- ¿Cuáles, señorita?
- Yo iré con ella.- Decidió Logan por si mismo. Bueno, era parte de mis términos.
- Nosotros también.- Dijo Kim, hablando por ella y por Jared.
- Así es. No podemos permitir que nuestro juguete vaya a la boca del lobo sin protección alguna.- Al parecer, Oliver había decidido acompañarnos también.
- La princesa tiene sus guardaespaldas.- dijo asombrado, aunque creo que fue una exageración.
- No. Tengo amigos, eso es distinto.- le aclaré.- Los otros términos son que ninguno de ustedes o de su clan u orden o familia, le intentará hacer algo a ninguno de mis amigos o conocidos.- mire al vasallo.- Nada, ni morder, ni beber , ni matarlos a sangre fría solo por diversión, nada de nada.
- Entiendo, te preocupas por tus amigos.- le costó a Seward decir la ultima palabra. Escuche un gemido y gire mi rostro hacia uno de mis amigos. Al estaba luchando por despertarse y ponerse de pie. Me acerque a él con los ojos de todos encima de mi.
- Bel…- la expresión de su rostro era de claro esfuerzo, era como si luchara contra el deseo de dormir.- Huye
- Shhhh.- le pedí dulcemente que guardara silencio al arrodillarme a su lado.- Lo mejor es que duermas. Me encargaré de todo. – él miró hacia el vasallo que sostenía a María, e intentó pararse con cierta desesperación. Inmediatamente lo obligue a que me mirara.- No, duerme.- puse mi mano sobre sus ojos y le susurre en el oído.- Todo estará bien. No dejare que les pase nada.- sentí como se dejo caer en el sueño. Me levante y mire al vasallo.- Suéltala
- Ella tiene suerte de no oler tan delicioso como tu.- lamió el cuello de mi amiga.- Aun así, la sangre de una virgen es deliciosa.
- La niña te pidió algo.- Oliver lo sorprendió por detrás y lo estaba apuntando con el cuchillo que Kim tenía, en algún momento se lo quitó.
- Lamento si lo hice enojar señor.- respondió el vasallo con tono burlón un tanto serio y dejo caer a María. Antes de que cayera Kim la atrapo y la coloco gentilmente al lado de Al.
- Acepto sus términos señorita, pero no todos pueden ir.- lo sabía, tampoco iba a dejar a mis amigos completamente solos y vulnerables.
- Decidan ustedes.- Le dije a Logan cuando volví a su lado y me aferre a él, en clara señal de que sin él no me iba.
- Eso ya esta decidido.- Respondió Oliver al acercarse a nosotros de nuevo.
- Kristin y Samuel se quedarán cuidando a los chicos.- Logan poseía un repentino aire de liderazgo.- Kristin, si ellos despiertan ya sabes que hacer.- ella resopló en respuesta pero ni eso le podía sacar encanto a su rostro.
- Últimamente estas demasiado humanitario Logan.- se quejó.
- Tampoco te estoy pidiendo que te ensucies las manos o te rompas una uña. Tu con una mirada ya los tienes controlados. ¿No es así?- respondió mi novio insinuando algo que no comprendí.
- Con gusto lo haremos Logan.- intervino Samuel con una amable sonrisa.
- Se los encargo, muchas gracias.- les dije y sentí que algo me jalaba del pantalón.- ¿Terry?- me sorprendí de ver al cachorro. Me agache y lo acaricie.
- Sarah.- dijo Seward de manera severa.
- Lo siento.- era la chica que había acorralado a Kim.- Mi poder no tiene tanto efecto en animales como en humanos.- se lamento muy decepcionada de si misma.
- Eso puede ser que el cerebro de los animales es distinto al de los humanos. Distintas ondas cerebrales o incluso distinta capacidad.- dije tratando de animar a la chica. ¿Por que? Ni yo misma lo sé.
- Gracias.- tartamudeo la chica. La sádica estalló.
- ¡Sarah!- la miró de tal manera que la chica Sarah retrocedió dos pasos.- No olvides que ella es solo una humana mas.
- Si...- balbuceo en respuesta con la cabeza agacha. La capucha negra y la sombra de esta cubrieron por completo su rostro dejando solo visible la parte de la boca.
- ¿Estas bien?- le hablaba a Terry. Él me lamía la mano.- Ahora tengo que irme, se un buen chico y cuida a los demás.
- ¿Este animal también es tu amigo?- me pregunto Seward al acercarse a mi. Terry comenzó a ladrarle y a torearle.- Molesto.- le dirigió una mirada amenazante y Terry escondió su rostro entre sus patas. Fueron unos segundos, tomó valor y volvió a torearle. Se puso entre el vampiro y yo.- Y valiente, aunque idiota.
- Igual que tu amigo.- le indique al tomar a Terry entre mis brazos. Solo para calmarlo.- Tienes que ser un buen chico, quédate con la señorita Kristin y ayúdala a cuidar a nuestros amigos.- le decía al perro como si este me entendiera. Lo abrasé antes de dejarlo en el suelo y se me quedó mirando, como si me hubiera entendido y estuviese decidiendo que hacer.

Sentado en el suelo, mirándome fijo con la cabeza levemente inclinada hacia un lado. Lloriqueó un segundo y luego se fue al lado de Kristin donde se volvió a sentar pero esta vez con la cabeza en alto. Como todo un buen perro. No pude evitar sonreír.

- ¿Lista señorita?
- Eso creo…

Samuel acomodo a mis amigos. Kristin se sentó en la mesa y empezó a beber te tranquilamente. ¿Ella puede comer? ¿Hay vampiros que pueden comer comida humana? Quizás no les cause nada, ni malestar ni nada. Quizás su sistema lo digiere pero eso no les satisface en lo más mínimo… Eso es alguna de las cosas que luego le preguntaré a Logan.
Kim fue por una campera para mí. El tiempo era cambiante, llovía y paraba a cada rato. Lo mejor para mi era ir abrigada. Además me dijo que en ese lugar es necesario un abrigo por lo fresco que es. Logan me cargó. Me levantó en sus brazos como aquel día en que el laboratorio explotó.

Fue una larga ¿corrida vampírica? Fue casi como si Logan diera saltos largos en el aire sin tocar el suelo embarrado ni un momento. Al cabo de unos minutos me acostumbre al zumbido en mis oídos y al constante movimiento. Aunque no le preste mucha atención, estaba preocupada por mis amigos. Confió en que Samuel los cuidará, debo hacerlo para tranquilizarme un poco, pero también me preocupaba Oliver. En mi mente circulaban mas de diez efectos de la plata en un vampiro según películas, libros, series de televisión y versiones propias modificadas de los demonios o de los hombres lobos.
Viajábamos en una extraña formación. Logan al frente y en la punta, Oliver detrás de nosotros y a sus costados estaban Kim y Jared respectivamente. Me daba la impresión que de cierta manera lo estaban protegiendo de la sádica.

- Cierra los ojos, eso evitara que luego te sientas mal.- Me dijo Logan dulcemente y me beso en al cabeza. Le obedecí.

Temí quedarme dormida, pero el constante murmullo que oía, nada entendible, me mantuvo despierta. El sonido del viento, el de los árboles al pasar, o incluso el de la ruta. Con eso no me dormí.
Extrañamente unas imágenes aparecieron en mi cabeza. Eran como pinturas algo borrosas, fotografías gastadas por el agua. Primero una especie de bosque, luego una montaña, luego un castillo medieval durante una noche de luna llena, luego una pequeña ciudad… de vuelta el castillo, y luego una interminable lluvia en un prado… Demonios me había quedado dormida ¿Verdad?

- ¿Bel?- Logan me llamó y abrí los ojos. Podía sentir como mi corazón latía a gran velocidad.
- Estoy bien.- aun seguía la corrida vampirica.

La base estaba muy lejos. En un lugar muy apartado. De vez en cuando abría los ojos para no dormirme y veía como unas manchas, que suponía que eran árboles, se movían a gran velocidad. Otras veces podía distinguir luces a lo lejos, pero al cabo de unos minutos se desvanecía por lo que nos estábamos alejando de la ciudad o de la ruta de donde provenían esas luces. Pasamos por un prado, un cultivo de algo, un cultivo de maíz, una arboleda, otro prado, otra arboleda…
Cuando finalmente nos detuvimos, Logan me puso en el suelo frente a una vieja construcción sin finalizar. Los oídos me zumbaban y al tocar el suelo sentí como todo daba vueltas.
Fue inevitable, el aroma a tierra húmeda, la pesadez del aire, el inexplicable nauseabundo aroma que rodeaba el lugar, como si estuviéramos en una especie de pantano, la velocidad a la que íbamos, todo se mezcló. Lo repito, me excuso, fue inevitable que vomitara detrás de una roca al lado del camino de piedra en el que nos encontrábamos.

- La escoria no puede evitar devolver lo que es por dentro.- creo que quien dijo eso fue Layla. La mire de reojo.
- No soy yo quien esta sudando sangre por no soportar la velocidad.- ataqué (Very Happy), me pongo a la defensiva si estoy en condición de enferma. Todos los demás estaban levemente afectados por la corrida, el mas grave era Oliver que se notaba exhausto y respiraba con esfuerzo (al igual que un humano cuando necesita aire luego de una corrida) La única que estaba realmente mal era Layla quien sudaba claramente sangre.
- No tientes a la suerte humana.- me mostró sus dientes, si alguna vez llegue a pensar que se parecía a un ángel o a una niña buena, en este momento me retracto de eso. La imagen de mostrarme sus colmillos mientras sudaba sangre era simplemente aterradora.
- Layla, quieta. Si la llegas a tocar dejaré que Logan se encargue de ti.- esa amenaza por parte de Seward hizo que la sádica se paralizara ¿Logan da tanto miedo?
-Respira hondo y trata de calmarte.- me aconsejaba Kim de lejos.
- Intenta beber esto.- me dijo alguien al ofrecerme una botella de lo que parecía ser agua. Mire la botella un segundo. “No lo hagas.” Me decía la voz, pero también analice la posibilidad de que rechazarlo podría ser una ofensa. Entonces la agarre.
- Gracias.- dije mientras tomaba con esfuerzo la botella. Pero alguien golpeo mi mano y me hizo tirarlo.
- Idiota. No bebas cosas raras que te ofrecen los extraños.- Oliver apareció enfrente de mi. Eso me calmo.
- Pero creí que sería de mala educación rechazarlo.
- Eres una niña idiota.- tomó mi mano y me jaló hasta donde estaban los demás. Me pregunte a mi misma porque no fue Logan quien me impidió beber, pero parecía que estaba marcando (como si fuera un partido de futbol) a Seward.
- Por favor, síganme.- pidió Seward cordialmente.

Caminamos bajo un gran umbral. Oliver había soltado mi mano pero se mantenía cerca, caminaba a mi lado, a mi izquierda para ser exacto, y a mi derecha estaba Jared, a la izquierda de Oliver estaba Kim.
Estando dentro me di cuenta de algo, no era una construcción sin finalizar era alguna especie de convento, estancia, internado de roca etc que habían intentado destruir. Con algunas partes intactas, y en otras claras manchas de algún incendio que acabo con la mayor parte de tan maravilloso lugar.
Luego de caminar por varios pasillos, bajar por escaleras de piedras y subir otro tanto otra vez llegamos a una pequeña habitación, de aspecto pobre (quizás de algún sirviente o algún depósito.) Estando allí, John y los otros cuatro encapuchados (menos el vasallo) hicieron una demostración de su fuerza y levantaron el enorme muro de roca y lo movieron lo suficiente sin arrastrar para que pudieran pasar dos personas a la vez. Primero fue Seward, seguido por Logan. Yo con Oliver, y Kim y Jared detrás de nosotros.
Era una especie de pasadizo secreto, como el de las películas medievales por el cual el rey y su familia y consejo escapan de un ataque del enemigo. Antiguo y viejo, capaz de soportar muchos ataques. Caminamos y caminamos, cada vez el lugar se ponía más en penumbras y solo era iluminado por unas antorchas que tenían algunos encapuchados y Seward.

Parecía que estábamos bajando, y en un momento lo hicimos al bajar por una escalera de piedra caracol…Luego llegamos a una especie de drenaje, unas alcantarillas al parecer por donde circulaba un agua negra y de olor nauseabundo. La temperatura bajo demasiado, podía ver mi aliento claramente en un intento de calentar aunque sea un poco mis manos. Fue inútil.
Los encapuchados caminaban contra la pared, parecían tener sumo cuidado en no estar cerca del agua negra. Caminamos otro largo tramo, mientras que el circular del era similar a un constante murmullo. Llegamos a una bifurcación, a un cruce de aguas. Podíamos seguir de frente, pero debíamos atravesar el agua ya que la distancia entre una orilla y otra era demasiado grande y no creo que lo hagamos por la obvia manera en como todos parecen evitarla, podíamos ir por la izquierda e incluso hacia la derecha ya que la distancia de nuestra orilla (que estaba a nuestra izquierda) no era tan grande y podríamos saltarla.

-Jared.- Logan lo pronunció como si diera una orden silenciosa. Además de que volteó levemente hacia nosotros como si con una mirada se entendiera todo.
- Claro.- Respondió el grandote.- Discúlpeme madame
- ¿Eh?- Mi reacción fue lenta, muy lenta. En un segundo Jared me cargo y salto conmigo a cuestas hasta la orilla mas alejada.
- Espero no haber sido muy brusco- mis pies volvieron al suelo.
- Olvida eso. Definitivamente me tienen que enseñar mas de esas habilidades.- pude oír una risita de parte de Jared.
- Jay, te falto elegancia.- Kim apareció a nuestro lado, solo pude oír una especie de paso cuando cayo y caminó hasta su pareja

Aparecieron los encapuchados, el vasallo, Seward, Oliver y Logan. Saltaron de a dos o de a tres y continuamos nuestro viaje en la formación de antes. Realmente no entendía el porque tantas vueltas, era como si quisieran despistarnos o solo trataban de esquivar a alguien o a algo.
El camino era largo, y cada vez la temperatura bajaba mas. Yo le calculaba unos 10 u 8 grados. Hubo un momento en que Logan se detuvo de golpe y se giró hacía mi, los encapuchados se pusieron en guardia por las dudas pero Logan solo se quitó su saco y me lo puso. “Esto te ayudara un poco a pasar el frío.” Me dijo con una amable sonrisa en el rostro. Los encapuchados se relajaron cuando Logan volvió a ponerse detrás de Seward. No pude mas que suspirar al ver el enorme y oscuro pasillo que teníamos por delante, parecía no tener fin, lo único que me guiaba de la ubicación era que el murmullo del agua correr se hacía mas fuerte a medida que avanzábamos pero no sabría decir hacia que dirección iba.
Seguimos nuestro viaje ¿a caso nunca iba a tener fin? Después de varios minutos la oscuridad comenzó a aclararse, solo un poco, hasta llegar a una especie de… ¡¿mini puerto?!

- John, Angelo, Liang, Tetsuya, preparen el bote.- Ordenó Seward. Definitivamente un mini puerto (-.-) Ninguno de ellos era el vasallo porque este permaneció junto a las chicas.

Hubo un ruido de metal, pesado y bastante sonoro, pero fue de cuando el bote chocó contra el borde. Seward nos hizo un gesto y todos subimos. Y sin mas que con el empujón que hacían dos encapuchados al mover el bote como si fuese un bote veneciano, comenzó a moverse através del agua.
El lugar parecía dominado por una neblina o alguna clase de vapor, parecía una caverna… un río del subsuelo. Al asomar mi cabeza y verme reflejada en el agua note que era de un negro mate ahora, de apariencia profundas pero tranquilas.

- El río de los muertos…- mis palabras fueron un susurro mas claro que el cristal en esa caverna llena de humedad.
- También se lo suele llamar Aqueronte, Aquerón, o el río de los lamentos. Alrededor de todo el mundo a miles de ríos como este, pero ninguno lleva al inframundo como lo describen.- explico Seward.
- En ese caso ¿no seria el río Estigia?- él me miro sorprendido.- Me interesa la mitología, ese río termina en el inframundo… puede guiarte hasta él.
- Estigia es demasiado clemente e impaciente como para guiarte tranquilamente hasta el infierno, prefiere quitarte la vida de manera rápida y fácil.- habló como si la ¿conociera?… (o.o?)

Luego hubo un largo silencio, solo se escuchaba el ruido del agua y de pronto el toque entre el bote y la orilla. Nos dieron la orden de bajar y caminamos por un puente de piedra. Bueno, en realidad era un camino de piedra en el que, por su ancho, entraban unas cinco personas y a los costados corría el agua negra que estamos viendo desde el principio.
Logan estaba unos cuantos pasos adelante con Seward, me daba la impresión de que tenían una charla que mi oído humano no lo podía captar. Oliver estaba cerca mio y Kim y Jared a cada lado.

- ¡Ya esta aquí! ¡Ya esta aquí!- la voz de una niña pequeña me asustó, mi corazón saltó y por instinto me aferré a lo mas cercano que tenía, el brazo de Oliver.
- ¿Pretendes abrazarme como a un oso de felpa?- Oliver estaba calmado y era él mismo, ¿a caso no escuchó a la niña?
- Si con eso me convenzo de que me protegerás en caso de que el coco aparezca entonces si. Me aferraré a ti como lo haría a un peluche.- Miraba hacia los costados tratando de ver que había mas allá de la densa oscuridad o de la neblina que ocupaba todo.
- ¿Dónde donde? ¿Dónde esta?- ¿otra niña? Y un goteo…
- ¡Allí!- la misma que me dió el susto.- La que está entre los muertos

De pronto estaba flotando en el aire… no, más bien cayendo. La sorpresa mia y de Oliver era la misma, alcancé a verme reflejada en sus ojos que mas abiertos por la sorpresa no podían estar y el susto no podían estar. Sé que hizo todo lo posible para que no cayera, estiró su mano y estuvo a punto de alcanzarme, nuestros dedos se tocaron así lo sentí, pero alguien lo jaló… alejándolo de mi.
Todo se puso negro, claramente me estaba hundiendo pero me sentía jalada hacia el fondo. Yo forcejee contra lo que sea que me estaba jalando, podía ver como las burbujas de mi aire exhalado en el forcejeo subían hasta la superficie. Al cabo de unos segundos perdí todo mi aire y por completo las fuerzas que tenía.

- No te preocupes.- era una dulce voz, que nunca ni en mis sueños había escuchado pero me parecía conocida.- Solo te unirás a nosotros como prometiste

*************************************************************************

Hubo dos capitulos porque sentí pena si publicaba solo uno u.u

Bienvenido seas Koe-kun =D

Sobre la narracion, pues siento que me cuesta mucho decir algo si lo narro por eso lo dejo en hechos xDD pero hare el intento :P

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Abr 16, 2010 10:29 pm

Surprised que buenos capitulos.... quiero maas TT__TT
me tendras en intriga todo este tiempo .____.
jajajaja como smpre buen trabajo Yuki-chan!! ^^
esperare la conti :b
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 24
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Abr 17, 2010 3:22 am

OMG es genial , pero tengo mucha curiosidad , intrigas !! y y QUIERO CONTI , me da mi sindrome lo sabes bien tu yuki sadica ¬¬
espero la conti !!
es genial , me encanta , ya te lo habia dicho antes ?

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koe
caballo Lvl 3
caballo Lvl 3
avatar

Cantidad de envíos : 348
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Localización : Por ahí y por allá... pero volveré.

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Abr 17, 2010 4:08 pm

Oh ya entiendo eso del capitulo doble que mencionaste ayer… *persona que da scroll hacia abajo según lee y no mira primero cuan largo es el cap*

Por cierto, me mato eso de “No soy yo quien esta sudando sangre por no soportar la velocidad” it’s clasic XD
Oh y ¿cómo está eso de “Sólo te unirás a nosotros como prometiste”?
¡No, ¿por qué?! >-<
Pobre, se sale de una y se mete en otra 6-6
Pero bueno, quiero conti… más tardar en 1 semana ¬¬

P.D:Que sadica eres
P.D 2: Alejate de Naruto, niña Uchiha, o sabes lo que te pasara y será peor que cuando eras jedi ¬¬
P.D3:Gracias por la bienve ^-^

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://world-rol.activoforo.com/manga-f7/dd-manga-vampire-knight
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Mayo 08, 2010 6:55 pm

Capitulo 23 Oliver PoV “Réquiem para un Ángel. Concierto. Canto de aves al amanecer”



Los amigos de la niña habían llegado, creí que sería un buen momento para molestarla, acosarla para fastidiar a Logan,pero nada de eso salió como planeaba. A todas las indirectas (que mas directas no podían ser) ella respondía siempre a lo mismo. Era como chocar contra una pared una y otra vez, y yo como un idiota seguía intentado si podía provocar algo mas que un simple sonrojo de su parte. ¿Quería ver otro tipo de reacción de su parte? ¿Para qué? ¿Por qué yo querría…?

Luego, como un idiota, no me percaté de la presencia de los Centinelas, ¿Cómo no pude sentir la presencia de la loca de Layla? Le gusta torturar y llevar siempre el control. Esta acostumbrada a ser una princesa y el ombligo del mundo. Según ella, es el deber de todos mirarla, admirarla y amarla. No soy el único que hace lo posible para ignorarla pero ella está de alguna manera obsesionada conmigo. Ella no me interesa en lo mas mínimo, pero cada vez que me toca quedo paralizado por su estúpido poder.
No soy como Kristin o Kim que fácilmente pueden pelear sin tener un contacto físico, incluso el grandote de Jared puede usar un poco la cabeza para utilizar su fuerza sin tener que golpear directamente a su oponente. Odio decirlo pero yo soy el eslabón débil de la familia Warren, de nuestro clan.

Los humanos cayeron al instante en que un rayo cayó en el patio, las chicas y el chico de anteojos cedieron sin resistencia alguna ante el poder de uno de los Centinelas, en cambio el resto se resistieron ante el poder de un vampiro, cayeron pero hicieron lo posible por mantener los ojos abiertos pero finalmente cedieron. Las sombras negras entraron y rápidamente una, insoportable, quedó sobre mi tirándome al suelo sin que pudiera hacer nada; otra se encargo de acorralar a Kim mientras que tres grandes figuras sostenían a Jared. Por más fuertes que sean mis “hermanos” si alguien amenaza a su pareja no harán ningún movimiento hasta que el otro esté seguro o pueda defenderse a si mismo.

Debo resaltar algo. ¡Lo loca que debe de estar la niña para enfrentarse de esa manera tan temeraria, siendo tan solo una humana, al idiota de John! ¿En que estaba pensando? Pudo, por lo menos, haber intentado huir. Logan la hubiera ayudado para desaparecer del radar de los Centinelas hasta que sea seguro, pero no. La muy tonta entró totalmente calmada y elogiando al encapuchado que atrapó la bandeja. ¿Será simplemente una idiota temeraria o tendrá algún problema mental?

Mis intentos de quitarme de encima a Layla fueron inútiles. Su poder evitaba que yo me moviera por más deseo o intento que haga. No importa lo que diga o haga, ella no me deja en paz. Ella no comprende que no me interesa, y ahora su tacto se ha vuelto insoportable y repugnante hasta el punto de producirme nauseas.

Jamás pensé que lo haría pero cuando Logan apareció y protegió a la niña, di gracias a Dios. Si pudiera usar la expresión de “Tenía el corazón en la boca” la usaría, pero no alcanzaría a explicar la agonía que sentí al ver como John se lanzaba sobre el pequeño cuerpo de la niña. Repentínamente la ví tan frágil e indefensa, al igual que una muñeca de porcelana…

Sigo sin comprender el porque tengo estos pensamientos tan raros, el porque sentí tanto miedo al ver la pequeña posibilidad de que ella podría morir, el porque me alegró que se preocupara por mi…

Genial, lo que nos faltaba. El jefe de los Centinelas mandó a que buscaran a la niña. Fue una orden directa, de lo contrario Seward nunca hubiera hecho su acto de presencia ni siquiera para hablar con su “buen amigo, el vampiro Logan”.
Hice lo posible por dar por entendido que no dejaría sola a la niña con esos idiotas de los Centinelas, claro esta sin demostrar mis incomprensibles sentimientos. Creo que Logan comprendió, o quizás me lo encargó de manera silenciosa, porque permitió que estuviera al lado de la niña en todo momento mientras Kim y Jared eran nuestros guardias y él se encargaba de vigilar de cerca de Seward (no hay que quitarle ni un ojo de encima porque uno puede lamentarlo luego.)

La niña sentía miedo, sé que hubo momentos en los que no temblaba solo por el frío que hacía en los túneles. Por la mirada que tenía noté que estaba sorprendida del lugar, de alguna forma admirándolo y queriendo ver que había mas allá de la oscuridad. En la situación en la que está, rodeada de feroces vampiros ¿Cómo puede actuar de esa manera?
En el único momento en que dejo ver el miedo que sentía fue cuando se aferró de mi luego de bajar del bote. Algo le hizo perder la máscara que llevaba, porque se aferró a mi sin pensarlo. No pude notar nada que llegara a asustarla, pero algo hizo saltar a su corazón.
“Si la protejo del Coco, me seguiría abrazando de esa manera” esa idea me llegó a gustar sin saber yo por que. Pero en el momento en que estaba a punto de decirle algo, en otro intento de hacerla sonrojar y hacer que su deliciosa sangre comience a correr por todo su cuerpo, el agua negra que nos rodeaba la atrapó (de alguna manera) y la jaló hacia ella.

En un segundo la niña estaba aferrada a mí y a la siguiente centésima yo estaba estirando mi mano intentando llegar hasta ella mientras saltaba (para poder atraparla). Quería protegerla del agua negra que sabía bien que actuaba como un ácido desintegrando todo lo que tocaba, lo vi hacer antes cuando nos “advirtieron” de ella. Eso fue hace más de setenta años cuando yo era un reciente vampiro de solo apenas diez años de esta existencia. En esa época hubo problemas con la “creadora” de Logan que había reaparecido (Fue la primera vez que yo la vi.) y llevó a que Logan participara (sin poder hacer lo contrario) en una masacre en un pequeño y desconocido pueblo brasilero en el que, para su mala suerte, había un grupo de periodistas importantes del país. En fin, los Centinelas lanzaron a los sobrevivientes al agua para eliminar testigos y demostrar el castigo que les esperaría a Logan y a aquella mujer si volvían a hacerlo de nuevo. Entre los “testigos” había niños pequeños…

Mi mano y gran parte de mi brazo se sumergió sin que me importara el dolor que eso producía. Sentí como rocé la mano de la niña y supe que ella también luchaba por alcanzarme. Alguien tomó mi otra mano evitando que cayera por completo en el agua, era Jared actuando como ancla.
Pero hubo otra persona que me tocó y fue, desgraciadamente, Layla paralizándome. La fuerza que hacia Jared de ancla siguió su curso y me sacó del agua cuando yo no podía moverme. Logan también intento saltar al agua, pero Seward lo embistió en el aire causando que cayera lo suficientemente cerca mio para que Layla también lo tocara cuando trataba de reincorporarse para saltar y salvar a su amada…

Demonios. Demonios. Demonios. Demonios. Maldición. Demonios. Demonios. Maldición. Maldición. Eran las únicas palabras que podía pensar los primeros segundos, luego pensaba en una manera de acercarme al agua creyendo que si me quemabapodría anular el poder de Layla y podría salvar a la niña. Estaría muy herida pero si le damos nuestra sangre se salvaría, e incluso pensé en al posibilidad de transformarla… ¿Hasta qué punto he llegado? ¿Hasta el punto de pensar en trasformarla sin pensar en las consecuencias con tal de que aún esté con nosotros?

- ¡Bel!- Kim estaba horrorizada y también intentó ayudar a la niña pero dos de los encapuchados la sostuvieron, igual con Jared.

Un gruñido descomunal se escuchó en todo el lugar. Logan hacía lo posible para pararse aún bajo la influencia del poder de Layla, Seward se le sentó encima.

- Solo espera unos minutos, sus restos subirán a la superficie.- Decía Seward sin remordimiento alguno, eso provocó que Logan quisiera matarlo.- Mantenlo quieto Layla.
- Si.- respondió con esfuerzo, Logan estaba poniendo resistencia.

Logan me miró, y además de su ira y deseos de asesinar a Seward pude captar que me quería preguntar algo. Entonces lo supe. Cerré mis ojos tratando de sentir algo, dolor o miedo, lo que sea que me de una señal de que ella está aún viva y que podríamos salvarla si matamos a unos centinelas sin importar que eso cause una guerra. Pero no pude sentir nada.
Apreté mis dientes y también gruñí, forcejeé contra el control de Layla y pude moverme unos centímetros hasta que uno de los encapuchados me sostuvo. Logan me imitó aunque sabía que yo no capte nada.


- ¿Por qué luchan? – Preguntaba Seward mientras se observaba las manos. – Ella era solo una humana…
- ¿Acaso no dijiste que tu Maestro la había mandado a llamar?- Dijo Logan entre dientes intentando controlar su tono de voz.
- Así es, pero me acaba de ordenar que deje que el agua negra tenga su sacrificio.
- Ustedes saben bien que el Agua Negra es una agua mística que es capaz de matarnos incluso a nosotros los vampiros.- hablaba el tipo que fue elogiado por Bel.- Y destroza en escasos minutos un cuerpo normal de un humano adulto.
- Jajaja me pregunto en que tiempo record se desintegrará el cuerpo de una niña.- John me dio otro motivo para que cortarle la cabeza.- Aunque es una lástima, me hubiera encantado probar su sangre.- se lamió los labios, dándonos otro motivo para matarlo.
- Hace honor a su nombre, de cómo lo llaman los humanos. El río de los muertos que circula el inframundo…- la chica Sara parecía lamentar la escena. Parece que es la única que mantiene parte de su humanidad… lo dice el vampiro que creyó haberla perdido. ¿Podría ser qué la niña me cambió tanto?

Pasaron más de quince minutos y nosotros nos calmamos, quizás empezando a aceptar la idea de que la frágil humana que vivió unos días con nosotros ya no estaba o mas bien pensando en una buena muerte para los Centinelas. Conozco a Logan lo suficiente que estaba pensando en las peores torturas para Seward, Layla, John y el tipo cuyo nombre desconozco.

Kim cayó de rodillas al suelo y estaba llorando, o al menos tenía la expresión que tienen los vampiros de su clase cuando “lloran”…los de su clase no derraman lágrimas… Jared se mantenía de pie pero oprimiendo los dientes y puños, preparado para romperle la cabeza a alguien. Logan estaba cabizbajo, con su cabello sobre sus ojos con los puños oprimidos, sin duda pensaba en las maneras mas doloras para que Seward pagara.

Treinta minutos… cuarenta… más de una hora pasó finalmente y los Centinelas empezaron a impacientarse, se asomaban un poco a ver si podían ver algo en el agua negra. Kim se tranquilizó y la ira le estaba empezando a ganar, en cualquier momento todo se prendería fuego.

Logan se levantó y alzo su vista, finalmente dejo ver sus ojos, su mirada era… perdida y sin vida. Nunca vi que tuviera una mirada tan vacía como esa. Kim se horrorizo al ver y notar esa expresión en él, ella sabía que ahora no había nada que le impidiera quitarse la vida si así lo quería. ¿Él ama…amaba tanto a la niña? Quizás era algo más como que apenas estaba saboreando la felicidad que se la quitaron de pronto, demasiado.

Él se acercó a Seward, el aire a su alrededor era claramente el de la muerte. Pero se detuvo, algo le hizo dudar y no era la mirada burlona de Seward, algo hizo que un pequeño brillo apareciera en sus ojos… ¿Qué significaba ese brillo? Inmediatamente se giro hacia la oscuridad y empezó a correr.

- ¡Logan!- gritó Kim.

Yo me concentré y no podía creer lo que oía. Me levanté como pude y seguí a Logan. ¿Podría ser? El sonido que mis oídos captaban, tan leve como un susurro…

Mi velocidad había aumentado porque pude fácilmente alcanzar a Logan, es casi como si la sangre de la niña me hubiera curado de todas mis imperfecciones como vampiro. Pude resistir directamente la luz del sol, mi piel hasta la reflejaba como sucede con Kim y Jared, pude resistir la corrida que hicimos para llegar hasta aquí cosa que entes hubiera tenido que descansar o ir más despacio o hubiera acabo como Layla. Sin duda la sangre de la niña provocó un cambio en mi…

Logan no se detenía por nada, siguió corriendo por los pasillos de la guarida de los Centinelas hasta llegar a una enorme puerta doble de piedra de unos cinco metros de ancho (2,5 metros cada hoja) y más de diez metros de alto. La puerta daba la impresión de ser muy antigua y que desde hace varias décadas nadie la tocaba, plantas como enredaderas y trepadoras cubrían los rincones y bordes superiores de la roca.

- ¿Qué hacen ustedes aquí? Esta prohibido estar aquí Márchense ya.- Nos ordenó un Centinela que nos había seguido mientras corríamos.

Logan lo ignoró y empezó a empujar la enorme roca. El Centinela intentó detener a Logan pero me le interpuse y lo golpeé, lo mandé a volar unos metros lejos de nosotros con lo cual me sirvió para desquitarme un poco.

Cuando la puerta quedó abierta Kim, Jared, Seward y los demás nos alcanzaron. Era lógico saber donde estábamos por el tremendo ruido que hizo la roca al moverse, y el polvo que se levantó. Pero ninguno de nuestros ojos daba crédito a lo que observaban. Incluso los Centinelas quedaron atónitos ente la escena frente a nosotros.

Era una enorme sala, donde al otro lado de la habitación caía una pequeña pero al parecer potente cascada que no caía directamente, sino que caía en forma escalonada (tres veces para ser exacto). La manera escalonada en como esta formada la pared parecía ser natural, cubierta por completo de moho y diversas plantas en la zona más alta y solo roca y menos plantas en la parte medía e inferior de la misma (excepto cerca de la cascada donde había moho por la humedad.) Parecía ser una sala abierta, porque al levantar mi vista además de una especie de red natural de plantas pude ver el cielo oscuro de la noche iluminado por las estrellas... ahí noté que la tenue luz que iluminaba el lugar no se debía a algún

fuego o llama alguna, sino a la luz natural de la luna que atravesaba la red de plantas.

En el centro de la sala, en una especie de plataforma o un escenario rodeado de un abismo. Bajo un pequeño rayo de luna estaba la niña sentada en el suelo acariciando como si nada a un gran lobo gris que estaba acostado en su regazo y a su alrededor habían otros seis lobos del mismo tamaño pero con variantes de marrón y gris mezclados La niña ya no llevaba su ropa, ahora usaba un sencillo vestido blanco sin zapatos y tenía el cabello claramente mojado (su cabello solo agarra ese color, de un negro intenso brilloso y liso, solo luego de bañarse).

Desde la pequeña cascada, en uno de sus escalones se divide un pequeño hilo de agua constante que cubre por casi completo la plataforma Pero el agua de la plataforma no medirá más de un centímetro y en algunas zonas altas yacían grandes piedras donde los lobos estaban echados. La niña estaba en una de las rocas de menor altura.

Al dar un paso hacía adelante noté como el agua que sobraba caía hacia el abismo como un delicado desborde. Un camino de piedra unía el lugar en donde estábamos hasta la plataforma, por la que se subía por una pequeña escalera de cinco escalones. Logan ya tenía su pie en el último escalón.

- Bel- la llamó Logan en un susurro, al igual que yo no sabía si creer que realmente había sobrevivido al Agua Negra.

Los lobos reaccionaron, y los que estaban alrededor de la niña se pusieron en posición defensiva enfrente de Logan. Le gruñían, le mostraban sus feroces dientes mientras que su saliva caía sobre el agua de manera asquerosa. El vampiro alzó su mano para golpearlos y apartarlos del camino, quería llegar hasta Bel.

- No los lastimen, son mis amigos.- la niña había alzado su vista y miraba en nuestra dirección. Nos estaba hablando a nosotros…¿o a los lobos? Su mirada no era la usual…

El lobo que estaba en su regazo la miró y luego a sus compañeros, estos guardaron sus dientes pero se mantuvieron en el mismo lugar. El lobo gris se levanto del regazo y se sentó en el suelo de roca. La niña se levantó con total elegancia y caminó hasta la parte alta más cercana de donde estaba Logan, los separaba una franja de agua de poco menos de un metro.

- ¿Bel?- la volvió a llamar, lo que la niña respondió con una tierna y suave sonrisa.
- Aun no puedes pasar…- algo no estaba bien.- Tengo algo que hacer.- su mirada no era la de siempre y Logan lo supo al instante.
- Dime porque … ¡Suéltame Seward! – trato de acercarse a la niña pisando el agua pero Seward lo sostuvo.
- No puedes, si tocas el agua…

El pie de Logan rozó, solo rozó, el agua cristalina que reflejaba la luz de la luna y esta se tornó de un negro intenso… igual al agua que todos temen en ese lugar. La niña torció el gesto al ver el color del agua y alzo la vista al techo.

- El negro no le queda bien a este lugar- dijo al aire hablándole a nadie en particular. Luego miró a Logan.- Necesito de su ayuda por un momento. ¿Puede usted ser paciente hasta que termine mi deber? - ¿Estaba hablando de si misma en tercera persona?

Le sonrió de manera radiante a Logan pero en su miraba había algo extraño… no era la misma Bel. Nos dio la espalda y puso su pie sobre el agua negra. Logan, si lo pudiera sufrir, su corazón se detendría por el susto, Kim perdería el aire por la agonía y así cada uno de nosotros sufriría lo que un humano sufre al ver a un ser querido en tal riesgo de muerte… eh?... ¿Dije ser querido?

El agua inmediátamente volvió a ser cristalina al contacto con la piel de la niña. Todo el agua del lugar, desde la cascada hasta la de la plataforma. Ella parecía disfrutar de esa sensación, tenía una sonrisa mientras tenía los ojos cerrados y al abrirlos pude notar cierta confusión. Miró a su alrededor en busca de algo, hasta que vio a Logan.

- ¿Logan? ¿Qué sucedió?- Se llevó una mano a la cabeza, en clara señal de estar mareada. Logan sonrió aliviado y comenzó a caminar de nuevo hasta ella.

“¡Que no entre!” gritó la voz de su cabeza, inmediatamente tomé a Logan y lo jalé con ayuda de Seward hasta el camino de piedra por el cual habíamos entrado.

- No entres.- dijimos la niña y yo al unísono.- Aún no.- completó ella con una sonrisa algo triste. Ella quería estar cerca de Logan, quizás el único lugar donde se podría sentir en verdad a salvo era junto a él.

Ella dio una pequeña vuelta por la plataforma mirando las paredes y el techo. Fue por su curiosidad, me dí cuenta que le gusta admirar todo lo nuevo que este a su alrededor. La mirada que tenía era la misma que cuando caminábamos por el túnel, clara admiración y asombro como si fuera la primera vez que ve algo así y lo considera hermoso.

Cuando volvió al centro hizo una expresión conocida, como si entrara en algún tipo de trance… Recordé que se pone así cada vez que escucha alguna música, se sumerge en la melodía junto con la armonía y cuesta mucho sacarla de ese estado.

Comenzó a mecerse al ritmo de una melodía que solo ella podía oír.” What can I do for you? I can’t hear you”("¿Qué puedo hacer por ti? No puedo oirte")dijo en un murmullo. Era una música creada por lo más profundo de su subconsciente, sólo para ella. Su vestido ondeaba mientras se mecía y poco a poco alzó su voz y comenzó a cantar.

Far beyond the hazy borders of my heart
I could see a place
It's something like this
Every now and then I don't know what to do
Still I know that I
Can never go back
But the things I've seen
In those hazy dreams
Can't compare to what I'm seeing now
Everything's so different
That it brings me to my knees

Spoiler:
 

Fue un canto suave, casi como una nana. Pero el ritmo fue aumentando. Dio un giro sobre si misma apoyándose en su pie derecho, levantando la pierna izquierda como si estuviera bailando ballet y en un segundo algo maravilloso pasó. Mientras giraba el vestido brilló de una manera casi sobrenatural y se trasformó en una remera y un pantalón, como los que llevaba hoy en la tarde, de un blanco puro. De las paredes comenzó a brotar el agua negra cayendo desde lo mas alto hasta el abismo, cambio su color a un gris y luego se volvió cristalina también. Las flores de las plantas florecieron de pronto, hermosas flores de distintos tamaños y de un blanco marfil en cuyos pétalos parecían tener luz propia. Y la música que solo ella podía oír comenzó a escucharse en todo el lugar. Todo en un segundo.


And though I know the world of real emotion has surrounded me
I won't give in to it
Now I know that forward is the only way my heart can go
I hear your voice calling out to me:
"You'll never be alone"

Spoiler:
 

Ella bailó haciendo algunos movimientos, mirando hacia la cascada como si esta fuera el frente de un escenario. Lentamente las flores comenzaron a ceder ante el agua y fueron arrastradas por ella con total delicadeza.

What can I do for you?
What can I do for you?
What can I do for you?

I can't hear you

What can I do for you?
What can I do for you?
What can I do for you?

Era una especie de cortina de flores cayendo o sobre la plataforma o por la pared hasta el abismo sin fin. La niña salpicaba el agua al bailar sobre ella con cierta elegancia, el viento como siempre soplaba a su alrededor acompañándola haciendo que las gotas del líquido salpicado mecieran y la hagan brillar, y del agua surgieron dos figuras difusas con forma de personas que la acompañaban en el “show” que estaba montando.

I don't plan on looking back on my old life
I don't ever plan
to rely on you
Even if by chance everything should go wrong
You'd come anyway
and try to save me


Though from time to time
It's an upward climb
All I know is that I must believe
'Cause the truth I'm seeking
Always was inside of me


And when I find, the world of real emotion
Has surrounded me
The many things that you taught me then
Will always be enough to get me through the pain
Because of you I am strong enough
To know I'm not alone

Spoiler:
 

Las figuras que la acompañaban en el baile eran translúcidas y no podía ver si tenían rostro siquiera. La niña seguía cantando hacia la cascada, hasta parecía que le estaba cantando a alguien en particular.


what can I do for you?
What can I do for you?


What can I do for you?
What can I do for you?
What can I do for you?

What can I do for you?


I can hear you



Continuó bailando, nadie se preocupó. Quizás eso se debía a que la expresión de la niña era de diversión, sin miedo alguno y totalmente seria en lo que hacía. Es más, todos disfrutaban del show, incluso los Centinelas. Ella cada vez se acercaba mas a la cascada.


And if I find, the real world of emotion has surrounded me
And I can't go on
You are there, the moment that I close my eyes to comfort me
We are connected for all of time
I'll never be...


And though I know the world of real emotion has surrounded me
I won't give in to it
Now I know that forward is the only way my heart can go
I hear your voice calling out to me:
"You'll never be alone"


What can I do for you?
What can I do for you?
What can I do for you?

I can hear you


Spoiler:
 

Terminó de cantar justo enfrente de la cascada, los lobos aullaron como si estuvieran festejando su canto y las difusas figuras se desintegraron convirtiéndose en agua. Estiró su mano como si tocara una ventana y sonrío con dulzura.

- I can hear you ….- murmuro.- Ya puedo oírte....- Apoyo su cabeza en la cascada pero como no era un cristal se puso debajo de ella mojándose, antes de que la fuerza del agua la empujara hacía abajo quitó la cabeza y miró con cierta agonía. - ¿Aún no es suficiente?

Se acomodó el cabello y caminó hasta nosotros.

- ¿Alguien puede explicarme que acaba de pasar?- uno de los lobos se puso a su lado. Ella lo acarició.
- ¿No tienes idea?- le preguntó Logan al ofrecerle su mano para bajar de la plataforma.
- No.- negó con la cabeza al bajar aceptando la mano de Logan, se estremeció, no al tocar la piel de piedra de Logan sino al tocar el suelo con sus pies descalzos. ¿Acaso no es lo mismo? ¿Por qué solo se estremece cuando toca algo frío que no sea Logan?
- Nosotros esperábamos que nos lo explicaras.- Se notaba que Jared estaba relajado, Kim corrió a abrazar a Bel.
- Creía que te habíamos perdido.- le dijo mientras lloraba a su manera, sin lagrimas. Je, “habíamos” como si la niña fuera un juguete que nos pertenece a todos nosotros.
- Yo también creí que estaba muerta.- confesó la niña.- Pero no fue así.- Cuando Kim se separó un poco de ella para dejarla respirar, la niña miró a Seward.- ¿Podría explicarme porque yo sobreviví cuando nadie nunca lo había hecho?
- Yo antes quiero saber porque permitiste que eso pasara.- Logan estaba aún furioso.
- Como dije, mi maestro me dijo que dejara que el agua haga lo que deseara con ella.
- Pero Aarón no esta aquí Seward.- dijo John fastidiado de ver a la niña sana y salvo.
- Yo nunca dije que Aarón fuera mi maestro.- parecía que se estaba lavando las manos. Y cuida tu tono.- dejo en claro su alta posición a John quien se había pasado.

Aarón es el líder de los Centinelas, nadie sabe bien cuanto tiempo lleva viviendo pero si se sabe que son muchos. Mi hipótesis es que tiene unos mil quinientos años, una puesta en nuestra familia. Logan por su poder debería de saber cuanto vive, pero no tiene permitido decirlo.

- ¿Tu maestro es Eslí?- preguntó la niña al sostener la mano de Logan en un intento de calmarlo.
- ¿Cómo sabes su nombre? ¿Lo has visto?
- No.- negó con la cabeza cuidadosamente.- Los espíritus del agua lo nombraron.- ¿Espíritus? No fui el único en poner una cara de WTF!
- Bien. ¿Sabes cómo funciona el agua mística?- se puso enfrente de la niña, al parecer intentaba responder su pregunta.
- Me lo explicaron, pero no lo comprendo muy bien. ¿Por qué yo soy así?- la niña hizo una expresión triste, se está dando cuenta del hecho de que ella no es normal.
- Lo explicaré para todos, ya que parece que hay algunos que quieren matarme.- le dirigió una mirada rápida a Logan.- El Agua Negra como ustedes la llaman, con poca originalidad, es simplemente un agua mágica que se encarga de determinar cuan pura o cuan corrompida es el alma de quien la toca.
- ¿Simplemente?- tenía que hacer notar el hecho de que lo estaba explicando como si fuera algo común que debíamos saber.
- ¿Agua mágica?- Kim no le creía.
- Si es así. ¿Por qué aquellos niños murieron en el acto?- Jared no podía olvidar aquella escena, es demasiado bueno para ser vampiro y es algo que siempre recordará.
- El Agua no solo juzga los “pecados” que corrompen el alma cometidos en esta vida, sino los acumulados durante todas nuestras vidas pasadas.

- ¿Reencarnaciones?
- Niño, ¿Solo puedes decir una palabra en una pregunta?- Seward me estaba molestando, lo miré con odio.
- Las almas son reciclables.- la niña lo estaba pensando seriamente.- A lo largo de la historia del planeta, las almas siguen un ciclo…
- Exacto. Por eso no importa si en una vida uno fue un excelente samaritano, el agua te juzgará por los crímenes que cometiste en todas tus anteriores vidas.
- Y al ser el planeta tan viejo, no existe un alma que sea completamente pura.- Dijo Logan al razonarlo.
- En realidad es muy difícil encontrar un alma algo reciente o no tan vieja como las demás y que no haya cometido demasiados pecados para considerarla más pura que las demás.- Explicó Seward.- Pero frente a mí veo a una niña que fue capaz de purificar todos los pecados de todas las almas de todas las personas que hemos lanzado. Tu alma es tan pura que puede contrarrestar el mal de todos esos.- dijo con claro desprecio hacia los muertos.
- ¿Cómo es que Bel…?- Kim no pudo terminar su pregunta ya que Bel soltó a Logan y se sentó en la plataforma, en el borde sin mojarse.
- No quiero saberlo, aunque creo tener una idea.- la niña jugaba con sus dedos, con la vista fija en ellos.- Aún no…- uno de los lobos se acostó a su lado.
- Tienes muchos misterios que resolver. ¿No es así?- la niña asintió sin perder de vista sus dedos a la pregunta de Seward. El lobo le lamió la mejilla a la niña y ella lo acarició.
Los Centinelas murmuraron entre ellos, considerando que Seward se había vuelto loco o que siempre lo estuvo. Kim y Jared intercambiaron miradas, diciéndose todo con sólo un gesto mantenían silencio. Logan no perdía de vista a la niña al igual que yo, no nos importaba de lo que hablara el resto solo nos interesaba que la niña estaba ahí en carne y hueso enfrente de nosotros, él se sentó a su lado.

Los lobos colocaron junto a la niña las flores que aún estaban sobre la plataforma. Ella las juntó y armó un pequeño ramo poniendo toda su atención en ello. Su cabello mojado, completamente liso, le caía hacia delante por tener la cabeza inclinada, con delicadeza se lo acomodaba detrás de la oreja pero este volvía a caer. No sé si era por su ropa blanca o que detrás de ella caía justo un rayo de luna pero parecía que la niña tenía un brillo propio. Era una imagen casi pintada de un modo celestial.

La niña de pronto levantó su cabeza y miró a Logan directo a los ojos.

- Bésame- ¿Eso fue una orden?
- Oh, ¿es la dominante?- Dijo Seward bromeado. Bel se sonrojó mientras que Logan le dirigió una mirada asesina a su “buen amigo”.
- ¿Me dirás por qué?- le preguntó con dulzura a la niña mientras le acomodaba un mechón de cabello detrás de la oreja.
- Si esto es un sueño quiero disfrutarlo antes de que termine.- le respondió con una radiante sonrisa.

Las risas estallaron en el lugar. Todas de parte de Jared y Kim, incluso Seward rió un poco negando con la cabeza.

- Encantado mi ángel.- Logan sonríe de una extraña manera y la besa sin reparos.

No niego que al ver la sangre correr de la niña de quien bebí a la mañana me provocó una inmensa sed, pero lo que más me provocó fue incertidumbre al no saber por qué me enfadé tanto de golpe al ver como Logan colocaba sus labios sobre los de la niña. Sentí… demonios, odio admitirlo pero yo… sentí deseos de estar en su lugar…

- Pero lamento decirte que no estás soñando.- le dijo luego de separarse.
- ¿No lo estoy?
- No, y me alegro.
- Vaya… entonces debo hacer algo…

La niña se levantó con el ramo en manos y camino por la plataforma hasta el centro de esta. Bajo un rayo de luna cerró los ojos, daba la impresión de que estaba rezando. De pronto de es escuchó un fuerte ruido, como algo grande y pesado siendo arrastrado, y de la cascada comenzó a asomarse algo. Todos guardaron silencio y observaron lo que sucedía. De la cascada salió una estatua del tamaño de una persona, era la estatua de una mujer estilo la Virgen María pero sin velo. Tenía el cabello largo y ondulado, y una de sus manos en el pecho y la otra estirada intentando alcanzar algo. La niña de alguna manera le ató una parte del ramo en la mano extendida y el resto lo puso a los pies. Antes de retirarse la niña acarició el rostro de la estatua.

Al regresar con Logan dejó que este la abrazara y se acurrucó en sus brazos. Ella susurró algo “Fue juzgada injustamente, y aún así aceptó su castigo.” Suspiró con cierta incredulidad “Últimamente se me da por conocer personas así…”

Seward se acerco a la estatua, sin tocar el agua en ningún momento, y la miró de manera extraña.

- ¿Injustamente?
- Así es, es lo que ví. Lo que esa roca y este lugar fueron testigos.
- ¿Entonces por qué?- no quitó sus ojos de la estatua.
- Porque por más que tu maestro se lo explicara a Aarón él no lo aceptaría. Según me dijeron solo cree lo que sus ojos ven. La escena fue muy bien montada.- la niña se quedó con una de las flores.
- ¿Puedes ayudarme?- de pronto apareció enfrente de Logan y Bel, mirándola a los ojos en busca de algo.
- La próxima semana, el sábado a la noche. Esta semana tengo exámenes y …..- guardo silencio, recordó algo.- Oh no, oh no. Oh no.

Todos la miramos sin comprender. Se separó de Logan y caminó de un lado para otro de manera histérica. Se agarraba la cabeza y solo repetía “Oh no. Oh no”. Llegó el momento en que me harté, me acerque a ella y le puse la traba mientras caminaba. Cayó de cara al suelo.

- Si no te calmas con eso te lanzo al abismo.- la miré enojado, mas bien malhumorado, ella se giró y quedo acostada boca arriba. Me miró con reproche y bufó.
- Es que lo olvidé.- dijo al sentarse en el suelo cabizbaja.
- ¿Algo importante?- a Seward parecía interesarle.
- Súmamente importante.- declaró la niña con cierto horror.- Olvidé que mañana tengo prueba de matemáticas.
- ¡Serás idiota por preocuparte por un tonto examen!- le dije enfadado
- Lo siento.- respondió apenada por ser reprendida.
- Bel, pensamos que era algo importante.- Jared tenía la sonrisa de siempre, la de estar divirtiéndose de lo que hacen los demás.
- No entiendo por qué te preocupas tanto, según Logan tú eres una genio.- Kim trataba de levantarle el ánimo.
- No la consientas, eso solo la hará caprichosa.- le dije.
- ¿Cómo vos o tu hermana?- la niña contraatacó.- Sabes Oliver tú…- algo interrumpió su frase, su mirada se perdió en algún lugar e hizo que se levantara lentamente y caminara hasta la plataforma.- Guarden silencio.- ordeno ante el murmullo de los Centinelas. Layla estaba a punto de estallar, se podía sentir el aire asesino a su alrededor.- ¿Quién eres?
- ¿Cómo puedes preguntar eso? Que cruel que eres Mel, si hace poco que nos vimos.- una extraña voz hizo eco en el lugar.Todos nos pusimos atentos para ver de donde provenía.
- ¿Mel?- repitió confusa la niña. ¿Podría ser ese su verdadero nombre? Era claro que en eso estaba pensando- ¿Puedes hacer acto de presencia?.- la voz estalló en la risa.
- Mel, mi querida Mel. ¿Cómo puedo hacer acto de presencia si siempre estoy presente?- Del agua surgió la figura de una persona, justo enfrente de la niña.- Que no me veas es otro tema.- le sonrió de manera hermosa, encantadora, y algo soberbia por algo desconocido para nosotros.

Era más alta que Bel (¿Quién no lo es? Solo un enano) quizás sea de mi misma altura. Su cabello era más largo que el de la niña, le llegaba hasta por debajo de la cintura hasta su trasero, parecían finos hilos dorados de seda con brillo propio meciéndose con la mínima brisa. Simplemente ese ser es hermoso, sumamente atractivo con un aire tan atrayente como el de nosotros. Pero este ser no es un vampiro… ¿Entonces qué es? Su vestimenta era normal, pantalones y camisa (dejando sin desabrochar los tres primeros botones, dejando ver la piel de su pecho solo las zonas que su cabello no cubría.) no llevaba zapatos. Su voz era una especie de campanilla, fina, delicada y encantadora, un deleite seria oírla cantar. Esa mujer podría incluso superar el canto de Katherine.

- Lo siento pero. ¿Nos conocemos?- la niña no la conocía, su expresión era genuina así que no ocultaba nada.

- ¿Aún no lo recuerdas?- dijo de manera severa con una expresión seria.- Oye Ray, ella aún no me recuerda.- dijo al girar su cabeza hacía atrás. Del agua surgió otra figura. – Y mira que nos pusimos esta ropa para ella. Eres fría Mel.- ¿La estaba molestando como si fueran amigos? La otra figura era de su misma altura, cabello rubio pero mas opaco y algo rustico, atado con una larga trenza que llegaba hasta su cintura.- Espero que no se te haya contagiado de aquellos tipos.- Nos dirigió una mirada rápida a cada uno de los presentes pero a mí me fulminó con la mirada en cuanto me vio.
- ¡Rush!- la niña saltó sobre ella y se colgó de su cuello. Era la primera vez que la veía abrazar a alguien tan efusivamente. - ¡Eres Rush! ¡Y él Roy!- la extraña mujer correspondió al abrazo luego de asimilar la sorpresa.
- En realidad ahora se llama Ray, pero es bueno que nos recuerdes.- Le dijo mientras la abrazaba y la miraba con ternura sin que la niña pudiera verlo.
- Pero ¿Cómo?- se separaron y la niña seguía sin comprender, al igual que todos nosotros.- Ellos son Logan, Kim, Oliver, Jared, Seward, Sarah, Layla, John, Ángelo, Liang, Tetsuya y Vasallo-kun.- dijo al señalarnos a cada uno.- Lo siento, pero desconozco los nombres de los demás.

- Carlos.- respondió uno sin pensar.
- Ernesto.- dijo seguido otro Centinela.
- Encantada.- la niña les dedicó una radiante sonrisa que los dejo atónitos un segundo.- Ellos son Rush y Roy, perdón, Ray.
- Bel ¿Los conoces?- Kim se acercó un poco a ellos, estaba siendo precavida.
- De alguna manera que desconozco.- respondió con cierta decepción, realmente le molesta no recordar algo.- ¿Qué hacen aquí?
- Este lugar es uno de nuestros templos. Alguna vez los humanos nos brindaban distintos tributos, y la sacerdotisa a cargo era nuestra voz en este mundo. Pero poco a poco las personas fueron olvidando su religión perdiendo su fe en nosotros. Por lo que fuimos quedando al margen de la historia de la humanidad.- comentó el sujeto Ray como si fuera una clase de historia.
- Y luego caímos tan bajo como para pedirle a un no muerto que mantenga en pie este lugar.- agregó con desprecio “Rush”.- Pero mientras las piedras se mantengan en pie, habrá un momento en que llegarán a hablar.- miró con nostalgia la estatua.- Tarde o temprano…Y dime Mel ¿Ya recuerdas todo?- la miró directo a los ojos.
- Lo lamento.- respondió luego de unos segundos de silencio.- Pero mi pasado no importa. ¿Verdad? Lo importante es quien soy hoy.- le dijo con una sonrisa, la otra persona la miró de manera extraña.
- Aun no estas lista…- murmuró tan bajo que la niña no la escuchó.- Ahora Mel,- se acercó a ella y tomó un mechón de su cabello- Sugiero que te marches antes de que cumpla mi promesa de hacerte mía.- la miró directo a los ojos y sonrió de manera perversa. La niña se sonrojó y tardó en reaccionar, mi deseo fue que haya tardado por un repentino recuerdo o por estar pensando sabiamente las palabras.

- Aprecio mucho el gesto de su majestad, pero debo decir que ya le pertenezco a alguien y eso no puede ser cambiado.- quitó con delicadeza la mano de “Rush”.- Ray por favor contenlo. No queremos que se malinterprete la imagen del príncipe de las hadas… - puso los ojos en blanco. ¿Volvió a recordar algo?
- ¿Te refieres a la imagen de un inmaduro, mujeriego, irresponsable e irrespetuoso Príncipe?- comentó Ray.- Así es como lo conocen todos en nuestro mundo.
- Vamos Ray, Mel no se pongan celosos. Saben que sólo me acuesto con el sexo opuesto por el simple hecho de propagar la especie. Pero ustedes son los que realmente me importan. Dejaría el reino si fuera por ustedes, en especial por tí mi Mel.
- ¿Todas las hadas tienen su misma altura?- Bel ignoró a Rush, se quedo hablando con Ray.- Creí que eran más pequeñas.
- Tenemos nuestra jerarquía. Las Hadas nobles llegan a medir entre un metro y medio a uno setenta y algo, pero no más de eso.- le explicó.- Normalmente las que están en este mundo son más pequeñas porque son las ninfas de algún tipo, de los bosques, del agua, de la tierra, etc. Ellas son nuestras mensajeras y a veces nuestras sirvientes pero nunca les ordenamos hacer algo a menos que sea estrictamente necesario
- ¡Esperen un segundo! ¿Hadas? ¿Ninfas? ¿Esta mujer es un príncipe?- el idiota de John no comprendía nada.
- ¿Eres idiota? Somos Hadas, soy un hombre, soy un príncipe descendiente directo del rey de las Hadas, soy un hombre.- Las aguas se pusieron algo turbulentas.- No vuelvas a decir que soy una mujer.
- Pruébalo. Dudo mucho que seas un hombre.- Layla tampoco estaba convencida con nada. Quizás la idea de no ser la única princesa de un imperio como lo era el antiguo egipto le molestaba.

Acto siguiente el Príncipe Rush se bajó los pantalones en el momento en que la otra hada le tapaba los ojos a la niña. Dejo al descubierto su, bien dotado, miembro.

- ¿Alguna otra prueba, Princesa? – dijo con claro desprecio el título de Layla.
- Majestad, por favor compórtese.- le solicitó su sirviente.
- Ellos querían saber si yo era o no un hombre.- se excusó mientras se levantaba los pantalones con algo de dificultad.- Esta ropa es tan molesta.
- Quejoso. ¿Cuántos años tienes? ¿Doce?- le molestó Bel mientras se alejaba de ellos.- Quiero volver a la mansión.- ahora ella actuaba como una niña de doce.
- Mel, no me des la espalda.- le dijo serio el príncipe, la niña lo ignoró y siguió caminando hacia Logan.- Mel, tu y yo no hemos terminado.- apareció detrás de la niña y le susurró peligrosamente en el oído.- ¿Acaso quieres que me deshaga de tus amigos no muertos para que me prestes atención?
- Si haces eso yo- su mirada se volvió precavida y fría. Giró su rostro para mirarlo a los ojos y sonrió, una sonrisa suave pero de alguna manera sombría.- Te mataré y sabes que lo haré. – Su mirada cambio, sentí un cambió en ella- No puedo comprender por qué me llamas Mel, incluso cuando nos conocimos. Mi nombre ahora es Bel, memorízalo si hace falta.- y sin más siguió caminando hasta Logan, tomó su mano y dándole la espalda a Rush se mordía el labio inferior. Había vuelto a ser nuestra Bel.
- Esa ropa no te queda bien.- dijo luego de un segundo el príncipe.- Prefiero verte usando un vestido como cuando nos conocimos.- y sin más la ropa de la niña brilló, se convirtió en el sencillo vestido que estaba usando cuando llegamos a la sala.- Pero sin duda el blanco puro te queda mejor que todo un vestido maltratado y sucio.
- Gracias Rush- respondió cabizbaja la niña, había recordado otra cosa que no comprendía.- ¿Podemos irnos ya? Sabes bien que de alguna forma u otra volveré la semana próxima.- no lo decía muy contenta.
- Claro. Sabes bien que no puedes escapar de mí. En donde sea que haya agua ahí estaré- le dijo de manera burlona.- Ray, teletranspórtalos a su mansión.

Hubo unos pocos cruces de palabras entre las Hadas con Seward y los Centinelas entre ellos. Seward los miró y guardó silencio, he hizo que los demás siguieran su ejemplo. Kim habló un poco con la niña pero ella respondía de manera cortante haciendo notar el hecho de que no quería hablar de eso en ese momento. Ella tenía algo más importante en mente.

Mis hermanos, la niña y yo nos agrupamos y en un segundo el agua cristalina nos rodeó y me sentí flotar. Hubo una extraña luz y alcancé a oír un conjunto de risitas pícaras y luego nada. Volví a sentir el piso bajo mis pies, al abrir los ojos ya estábamos de vuelta en la mansión. En la fuente para ser más específico. Fueron menos de dos segundos.

- Nos teletrasportaron a través del agua.- explicó la niña mientras se bajaba de la fuente. Su pies mojados tocaron directamente el suelo y se estremeció.- Iré a ducharme y a acostarme.

La niña se alejaba de nosotros con aire ausente a su alrededor. ¿Qué habrá recordado? Logan se movió velozmente y la alzó en sus brazos. La miró a los ojos sin decir nada, intercambiaron miradas unos segundos y desaparecieron.
Jared hizo un comentario sin importancia y yo comencé a correr hacia mi casa. Había algo importante que debía hacer. Al entrar a la sala tome un cuaderno y anoté todo lo que se dijo. Cada palabra era importante, ignoré a los vasallos de los Centinelas y los comentarios de Jared y Kim en su mayoría. Me concentré en la niña, Seward y las Hadas. Sus gestos y miradas, traté de descifrarlas porque solo si lo hacía podía comprender todo lo que sucedía. Por eso escribí todo esto.

No comprendo por qué pero mi acostumbrado carácter no salió para molestar e interrumpir el momento. Solo fui un espectador sin mucha intervención de mi parte. No sé por qué solo observé todo, analizando cada detalle como si fuera la primera vez que veía tal cosa magistral, aún si lo fuera como lo es no actuaría tan calculador. Sentí como alguien me detenía, ataba mi lengua y me obligaba a mirar sin intervenir.

La niña es especial sin duda, pero no tenía idea de que fuera tanto. Según las historias a las Hadas les gustan las personas de almas puras y buenas. No es necesario saber que la niña era buena, pero jamás pensé que tendría una de las almas más puras de la historia del planeta, lo suficiente como para llamar la atención de un hada de alto rango..
Aún puedo oír su canción en mi cabeza, resuena como si aún cantara enfrente de mí. Sin mencionar que puedo verla bailar al cerrar mis ojos. Es como si ese momento se hubiera detenido en el tiempo y lo reprodujera una y otra vez hasta el amanecer.
No me percaté de que cuando llegamos estaba oscuro, que la luna brillaba en lo alto y algunas nubes manchaban el cielo.Ni me percaté del malhumor de Kristin cuando vino a verme y a preguntarme que había sucedido ya que no le creía ni a Kim ni a Jared. Para mi hermana yo soy su única familia, su único apoyo, su último salvavidas. No niego que ella en verdad ama a Samuel y que daría su vida por él, pero ella me pone a mi en un pedestal mucho más alto que el de él. Yo solo la ignoré sumido en mis pensamientos.

Tampoco me di cuenta de que el sol comenzaba a salir. Escuché cantar a algunos pájaros, eso quizás fue lo que me llamó más la atención. Antes de que llegara la niña a la casa, en este lugar nunca se acercaban los animales. Por la energía de las aves, supuse que estarían reclamando su desayuno. El único lugar en donde hay comida es en la mansión principal por la niña. Me encaminé hacia allí con tranquilidad.

Al llegar encontré a la niña cabeceando mientras desayunaba. Parecía estar aún dormida. Logan estaba a su lado, parece que no la perderá ni un segundo de vista.


*****************************************************************************************


Primero que nada perdon por la tan larga demora, lo siento mucho.
Segundo, la traduccion de la cancion fue un trabajo a medias entre el traductor de google y su servidora ^^ , perdonen los errores.
Tercero, no me maten por la demora
Cuarto, no me maten por la agonia que les cause debido a mi tardanza ( pequeño demonio, lo siento u.u)
Quinto, .... gomene ^///^Uuu
Sexto, ............................................ pronto publicare el tercer cap de Normandie, ya casi lo tengo :P

Dejen comentarios~~ no preparen los tomatazos *se cubre tras una roca*

Nos vemos ^^

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 24
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mayo 09, 2010 12:40 am

Surprised Surprised Surprised
genial !!
la historia es cada vez mejor !!
pero estoy curiosa!! >.< quiero mas !!!!
quiero conti conti conti

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mayo 30, 2010 8:47 pm

Capitulo 24: Bel PoV "Memorias" Parte 1

No entiendo porque todos los Centinelas le temían al agua negra. No niego que tuve miedo al caer tan repentinamente en ella y que quería con toda desesperación sujetar la mano de Oliver para salir de allí. Pero luego de que perdí el control de mi cuerpo, como si estuviera en un extraño y asombroso sueño, me terminó gustando la sensación de paz y tranquilidad que me dominaba.
Fue como si flotara en el agua tibia de la pileta en una clase de natación, con los ojos cerrados dejándome llevar por el movimiento, en un maravilloso día en que los rayos del sol atraviesan el techo de cristal del natatorio permitiéndome ver el inmenso cielo celeste con unas pocas manchas blancas.
Podía oír un suave canto, cuyas intérpretes eran las niñas que me dieron el susto de mi vida. Decían cosas en un lenguaje que era desconocido para mi, pero de alguna manera su canto era agradable y me hizo sentir algo cálido en el pecho. Era familiar, era algo que había escuchado antes pero no recordaba de donde. Sentí una cierta agonía, desesperación, miedo de estar entrando en un mundo en el que no quería estar. Era la terrible sensación de estar mas y mas cerca, con cada vez que respiraba, de algo que no quería, un lugar o una persona, y todo lo que vendría con ellos.
Recuerdos, sensaciones, sentimientos. Todo eso y mas son la evidencia de que estas viva. No era la voz de siempre ni de las niñas, eso era un recuerdo. Aunque todo tu mundo sea dentro de estas cuatro paredes, sea todo lo que conozcas, no quita el hecho de que estas viva. Algo cálido se posó en mi mejilla, acariciaba mi rostro con amabilidad y sentí nostalgia. Sentí como desde mis ojos caían algunas lagrimas, a pesar de tenerlos cerrados y estando bajo el agua.
Lo sabía. Sabía que todo eso formaba parte de un viejo recuerdo, era algo muy importante que ya no estaba en mi memoria consciente. Debía ser algo que no tenía que haber olvidado, lo sabía, entonces ¿Por qué solo sé que es un recuerdo pero no puedo recordarlo por completo? ¿Por qué solo recuerdo las sensaciones que esa persona me provocó pero no el cómo las provocó? ¿Por qué no recuerdo a esa persona, su rostro, si sus palabras resuenan en mi mente estando aquí?.... ¿Aquí? ¿Qué es aquí? ¿Dónde estoy?

Mis párpados se sentían pesados, pero logré abrirlos y quedé deslumbrada al ver lo que parecía ser un cielo color púrpura con algunos manchones anaranjados por la causa de un ocaso o un amanecer. Era lindo, extraño, pero envolvente.
Gire mi rostro a mi derecha, con un esfuerzo sobre humano ya que sentía todo mi cuerpo entumecido. Me costaba respirar y me sentía pesada pero no tenía nada encima. Pude sentir el viento en mi piel por todo mi cuerpo como una dulce brisa de verano bajo el sol en el campo. Por eso supe que estaba desnuda, aunque no me molestaba en lo mas mínimo ya que quede maravillada al ver a un ser que no podía ser humano.
Largos cabellos dorados, brillosos con propia luz que cubrían gran parte de su cuerpo como una cascada de oro, un rostro delgado y delicado con rasgos definidos, una sonrisa encantadora y picara a la vez, ojos maravillosos de un violeta casi cristalino que me hacían sentir que podía leer fácilmente a esa persona y que ella me podía leer a mi.
El ser estaba sentado en una roca no muy lejos de mi, detestaba y me aliviaba esa distancia a la vez, disfrutando de los rayos de sol que parecían tener el privilegio de tocar su piel directamente.
De alguna manera ese color amatista me era muy familiar, lo había visto antes en algún momento pero, como todas las cosas que últimamente me parecen familiares, no recuerdo de donde. Su sonrisa se hizo más radiante y amplia al notar que yo había despertado.
Yo estaba acostada en el suelo, lo sentía frío y liso, y mis pies estaban tocando un agua tibia en una suave corriente. Parecía ser un río, el ruido del agua corriente era como el de un delicado roce entre las rocas y el agua.
Él era maravilloso, simplemente algo fuera de mi mundo que me resultaba tan atrayente como un imán que atrae el metal. Pero él era mas hermoso y elegante que un simple imán, no era para nada simple ni común. Su alta luminosidad comenzó a afectarme, era demasiado para mis débiles y comunes ojos.
Con un gran esfuerzo logre llevar mi mano a mis ojos tapándolos.

-¿No quieres verme?- su voz, al igual que su imagen, era maravillosa.
- Eres demasiado brillante… como un sol… No quiero quemarme por estar demasiado cerca del sol al igual que Ícaro por querer llegar al paraíso.
- ¿Ahora soy un sol?- escuche su risa, tan ligera y delicada como el aire mismo. ¿Había algo de este ser que no sea maravilloso?- La última vez era un foco de luz o un fluorescente.
- ¿Te he visto antes? ¿Cuando?- ¿Fui capaz de olvidar a semejante ser descomunal?
- ¿No me recuerdas?- Su voz sonó mas cerca. Mi sangre corrió a mis mejillas y me estremecí al sentir el leve roce de su piel desnuda con la mía. Se había acostado a mi lado. Sus cabellos apenas tocaban mi piel, no era más que un roce, y me producían cosquillas.- A esta altura, en este lugar deberías de recordar…
- ¿Dónde me encuentro?
- En un lugar muy especial para los de mi especie. Son unos pocos privilegiados los que pueden estar aquí…
- Gracias… por permitirme estar aquí.- pronuncie lentamente mientras destapaba un poco mis ojos. La vergüenza comenzaba a invadirme, el sonrojo ya era mas que evidente y era aun mas intenso al notar la manera en como el ser me miraba.- Necesito ropa…
- ¿Para que?
- Me apena estar desnuda enfrente de cualquier persona…
- ¿Por que?- sonrió de tal manera que parecía estar divirtiéndose
- Me hace sentir desprotegida y …- me quede en blanco, un sentimiento de miedo y extraña soledad me invadió.
- Comprendo.- dijo luego de mi silencio y cerró los ojos un segundo. Al momento siguiente pude sentir como una especie de vestido me cubría.- Pero no tienes que darme las gracias. Se te permite estar aquí para que cumplas una promesa que hiciste.- al notar mi confusión decidió aclararse.- Hace un tiempo, prometiste que cantarías con y para nosotros.

No sé como terminó sucediendo pero terminé cantando con él. Su voz era tan melódica como se imagina que es el canto de los ángeles. Nuestras voces se mezclaban en el aire y se volvían una sola, así lo sentía. Del agua brotaron unas luces que danzaban a nuestro alrededor. Eran pequeñas esferas cálidas y reconfortantes.
Luego fue como si todos formáramos parte de un pequeño coro, pero formando una sola y única voz. Mientras lo hacíamos, dos de las luces tomaron forma humana pero en una versión diminuta de unos treinta centímetros de alto. Una era una chica de una sonrisa radiante y llena de confianza, me hizo recordar a Kim, de cabellos rubios con algunos reflejos rojos y sonrisa casi de diablillo; y la otra era una chica de pelo negro y reflejos azules, de mirada tímida y se escondía detrás de la chica de rojo.
Ambas me sonreían a su manera, la de azul tímidamente y la de rojo con total confianza. Eran opuestas, pero me dio la impresión de que eran cercanas. La pequeña de sonrisa radiante voló hasta posarse en el hombro del ¿ángel? No se me ocurre otra manera de llamarlo, ya que no es un vampiro ni un humano. Es demasiado cálido para ser un vampiro y es demasiado perfecto para ser un humano
Ella le susurró algo y este asintió con una sonrisa, en ningún momento dejo da cantar. La de azul no sabía que hacer ni donde meterse, miraba en todas direcciones y con especial reproche a la de rojo. Fue inevitable sonreírle, y ella me devolvió la sonrisa.

- Esto aun no termina.- pronunció lentamente, mientras acomodaba un mechón de mi cabello que quedo sobre mi rostro,- Todavía falta la atracción principal.- muy cerca de mi cara. Eso hizo que me sonrojara- Que linda. Te sonrojas por tan poco.- Cerré mis ojos avergonzada, más roja que un tomate, y aun mas al sentir como el ángel depositaba un beso en mi frente.- Estaré observando tu actuación.- me dijo con dulzura y todo se volvió negro.

Pero no era del negro del cual uno suele temer. La sensación de calidez me dominaba, no sentía miedo alguno porque por alguna razón sabía que todo iba a estar bien.

…Y si el amor pudiera borrar esta tragedia, sería mas fácil que vivir con esta pena…

Una voz de mujer recitó ese verso en mi cabeza. Pero no me asusté ¿Qué propósito tenía hacerlo? No podía ver de donde provenía, aun así sabía que yo estaba a salvo. La sensación de estar flotando en agua, al igual que el principio, me inundo con la diferencia que esta vez parecía que era jalada suavemente por una corriente. El silencio duró hasta que la voz de aquella niña, que me había dado el susto de mi vida, se hizo escuchar.
- ¿Nos recuerdas?- me preguntaba.
- Lo siento…- respondía apenada, mas bien desilusionada por olvidar cosas que fueron importantes.
- No te preocupes, recordaras tarde o temprano.- sentí la calidez que puede brindar una sonrisa. ¿Cómo lo hacía sin tenía los ojos cerrados? En mi mente apareció el rostro de aquella chica de rojo, emanando ese tipo de energía que podía animar hasta a los mas serios y deprimidos emos.
- ¿Cómo puedo, digo, podemos hablar debajo del agua?- yo y mis preguntas sin importancias en el momento.
- No es agua común y corriente, es agua mística.- la otra chica, la de azul. Lo supe por el suave y tímido tono en que lo dijo.
- Esta analiza al alma y absorbe sus propiedades, su grado de pureza o impureza dependiendo de cual supere a la otra.- Era una voz grave, con un claro aire de sabiduría, amable pero algo frío. ¿Un hombre joven?
- ¿Mi inner inteligente?- debían de haberme pegado por mi inocente, por no decir idiota y boba, pregunta. Pero en cambio escuche las risitas de las chicas y un suspiro, medio de enfado y medio de cansancio, de parte del “chico”
- Hazme el favor de no compararme con alguno de tus alter egos.- parecía enojado.- No me degrades a tanto ¿quieres?- se calló de golpe, quizás se sorprendió de su repentina familiaridad para conmigo pero eso no me incomodo en lo mas mínimo. No pude evitar reír.
-¡No seas malo con ella! ¿No ves que ella cree que esto es un sueño?- la niña de rojo me leyó completamente. Pero lo dijo con tanto ánimo que no pareció que fuera algo malo.
- ¿Adónde estamos yendo?- se sentía como si era llevada por la corriente.
- Tu iras a uno de nuestros lugares sagrados, por así decirlo.- explicó el joven dudando un poco como llamarlo.
- “Lugar Sagrado” es la mejor manera para que comprendas su significado para nosotros.- explico la de rojo.
- Nosotros no lo llamamos de esa manera, pero es importante por eso se lo pedimos al señor Eslí que lo cuide y lo mantenga para nosotros- continuó la de azul tímidamente y con un leve tono de tristeza.
- Pero lanzando a personas, durante tanto tiempo, sin saber antes cuan puras eran sus almas o utilizando el agua mística como incinerador para “sus sobras”. El agua se terminó contaminando hasta tal punto que se hizo dañina incluso para nosotros.- comentó con pesar el chico.
- ¿Cómo es..? – la chica de rojo me interrumpió.
- ¡Oh! Ya llegamos.- dijo con demasiado ánimo.


A los pocos instantes logre escuchar el sonido del agua cayendo, en gran cantidad, me encontraba contra el suelo y había algo que me estaba lamiendo la cara. Creí que me había quedado dormida en el patio de casa y mi perro estaba tratando de jugar conmigo, que por un momento todo fue un sueño. Y por un instante creí que el ruido era el agua del tanque desbordando por haberme olvidado de apagar el motor que extrae el agua del pozo. Por un solo segundo lo creí.

- ¿Perro?- abrí lentamente mis ojos.- Tu no eres mi perro…- frente a mi se encontraba un maravilloso animal, al instante supe que era un lobo.

El animal me lamió la cara con cariño y apoyo su cabeza en mi regazo. Comencé a acariciarlo, su pelaje era muy suave y fino. No tenía la apariencia de ser salvaje, alguien debía ser su dueño. A mí alrededor estaban sus hermanos, cada uno me observaba desde una roca, a salvos del agua cristalina del piso.
El suelo era irregular, se notaba ya que en algunas partes había agua y otras zonas un poco mas altas estaban intactas. Había una cascada, maravillosa e imponente, las paredes eran de roca, como si estuviera dentro de una cueva, y la única luz del lugar provenía de la luna que con esfuerzo apenas atravesaba el techo. ¿Una especie de reja de plantas cubría la superficie impidiendo que el lugar fuera totalmente iluminado?
El lugar era algo lúgubre, debido a la tenue luz, pero era algo más… Pacífico, armonioso… Un lugar para limpiar los pecados, un lugar de descanso para aquellos que ya no pueden ser escuchados, un lugar donde poder hallar paz… un lugar compartido con esa persona que esta en aquel lugar…
La voz de aquel maravilloso ser llegó a mis oídos a través del viento como un leve susurro, pero no me asusté ni mi corazón dio un salto. Era algo a lo que me estaba acostumbrando. Voces ajenas en mi cabeza, recuerdos inexplicables que al cabo de unos segundos desaparecen dejando solo la sensación de haber tenido algo preciado unos momentos y luego perderlo, seres que creía solo un mito, algunos de ellos con una terrible y odiosa personalidad pero no por eso menos queridos por mi, escuchar cosas que no puedo ver ni saber de donde provienen con exactitud, recibir imágenes en mi cabeza con solo tocar algo, sentimientos inexplicables e incomprensibles…

“Y si el amor pudiera borrar esta tragedia
Seria mas fácil Que vivir con esta pena”

Otra vez la voz de mujer dentro de mi cabeza. ¿o proveniente de algún lugar donde mis ojos no pueden alcanzar? Mi cerebro se estaba convirtiendo en un boliche o una cafetería de moda donde poder juntarse. ¿Llegaré a perder mi privacidad? Yo seguía acariciando al lobo que parecía disfrutar mi tacto.

Bajo la luna llena
En las sombras de un viejo imperio
Reside un prisionero
Cuyo único pecado
Fue el hecho de haber amado

La luna fue testigo
del ferviente amor que sufrían
Mientras la sangre de sus compatriotas
Era derramada por sus amigos

Me dio la impresión de que era yo quien recitaba esas palabras, mi boca se movía y producía sonido, pero me sentía ajena a mi cuerpo. Fue como estar presente sin poder controlar mis acciones.

“Y si el amor pudiera borrar esta tragedia
Seria mas fácil que vivir con esta pena”


Lagrimas de un ángel caído
Derramadas sobre el muerto
Se tornaron de un rojo sangre
Al mezclarse con las del Helado
Los papeles se invirtieron
Seria agradable decirlo pero....
El ángel volvió al cielo
O fue condenado al infierno

Una avalancha de imágenes sin sentido chocó literalmente, así lo sentí, contra mi mente. Mi cerebro se lleno de fotografías, porque eso eran. Solo imágenes detenidas en algún momento. Me sentí abrumada, mientras que mi cuerpo seguía acariciando como si nada al dócil lobo en mi regazo.
Una mujer de ojos color madera y cabello largo y negro, llorando pero sonriente, trasmitía dolor y una clara despedida con la mirada. El rostro de una estatua manchado con sangre, de tal modo que parecía estar llorando también. Una pradera durante una noche oscura, con algunos matices rojos en el horizonte como si fuera el amanecer. Otras personas desconocidas, diferentes entre sí pero con la misma expresión de dolor. Un grupo de tres chicos de entre 17 años y 20, bajo la lluvia con una niña de no más de seis años a su lado, la misma expresión. Un joven rubio de 20 años, bajo la misma lluvia ya que el escenario parecía ser el mismo, lleno de ira y odio hacia alguien en particular… un río de sangre en una pradera llena de cuerpos sin vida.

“Y si el amor pudiera borrar esta tragedia
Seria mas fácil que vivir con esta pena”


Mientras que el muerto continúo existiendo
Sin querer hacerlo

Así es como paga su pecado
Que solo fue
El haber amado

Por último de nuevo el castillo. Una expresión sin vida. Un sentimiento de… vacío. Oscuridad, por mas luna llena que había en el cielo solo veía, sentía y había oscuridad… Para esa persona ya no importaba nada… ¿Quién es “esa” persona?

“Y si el amor pudiera borrar esta tragedia
Seria mas fácil que vivir con esta pena”

- Descubrieron la felicidad de tener a alguien a su lado. Alguien por quien dar la vida si fuese necesario.- el sonido de la cascada tapaba mi voz, pero lo que decía era una afirmación.
Otra serie de imágenes me atormentaron, pero estaban en secuencia como si fueran videoclip o alguna escena de una película. Una mujer de largo cabello rubio, piel blanca como la porcelana, ojos gentiles y amables, su rostro parecía esculpido por todos los grandes escultores del tiempo porque cada rasgo era perfecto. Ella estaba en, lo que parecía ser, ese mismo lugar. Tenía la cabeza agacha, su cabello ondulado cubría gran parte de su rostro, y al levantarla se podía ver una triste sonrisa y ojos que mostraban que estaba herida. Movió sus labios, no escuche que dijo, pero creo que el viento me trajo sus palabras. “Si crees que eso es lo que merezco, entonces lo acepto.” Parecía decidida aunque estuviera dolida.“Después de todo, cualquier cosa que provenga de Aarón lo recibiré con los brazos abiertos. Así lo prometí y así lo haré. Aunque sea un castigo… Porque yo te amo, Aarón. Nada cambiara lo que siento. Mi corazón de piedra, lo que queda de mi alma en este frío cuerpo…” Se llevó una mano al pecho.“…Todo te pertenece, ahora y siempre.” Estiro la otra mano hacia una figura en las sombras, su persona amada… su Aarón. Todo se puso negro sin que yo pudiera ver los rostros de las figuras en las sombras.
Las fotografías y “la película” no tenían nada que ver, el escenario y los “personajes” eran totalmente distintos. Eran distintas historias, distintas vidas

Un tremendo ruido hizo eco en el lugar, ¿la puerta se había abierto? Sonreí internamente al distinguir la figura que salía desde la nube de tierra que se había levantado. La expresión de Logan era de tener el corazón en la boca, quise sonreírle para tranquilizarlo pero no pude. Aun me sentía ajena a mi cuerpo, solo como una espectadora… ¿Por qué?

- Bel- me llamó en un susurro. Su expresión era la misma que tenía Oliver detrás de él. Quise sonreírle, responderle, correr y abrazarlo. Pero no pude.

Los lobos reaccionaron al instante, todos menos el que yacía recostado en mi regazo, saltaron de sus rocas y se pusieron enfrente de Logan. Le gruñían y querían asustarlo para alejarlo. Ellos estaban protegiendo algo.
Logan levanto su brazo, estaba a punto de golpear a los animales para ¿llegar a mi? Cuando mi cuerpo alzó su vista y su voz en un tono suave. “No los lastimen, son mis amigos” parecía que se lo decía mas bien a los lobos que a Logan como debería ser ¿Cierto?
Acto seguido los lobos guardaron silencio, como si hubieran aceptado mi petición. Quizás deba comprar comida para lobos o algo similar para agradecerles… Mi cuerpo se levantó de manera extraña, claramente no siendo yo, cuando el lobo gris se quitó de mi regazo. Dio unos cuantos pasos, atravesando el agua sin darle importancia a la baja temperatura de esta o del lugar mismo. Se detuvo en el suelo de roca mas cercano a Logan, pero aun así los separaba una franja de agua.
Él trató de alcanzarme, pero Seward lo detuvo. ¿Había algo que tenía que hacer? ¿Algo que yo debía hacer a toda costa? Una vieja promesa…Logan tocó levemente el agua y esta se tornó del mismo negro mate, negro brea o como sea (un negro sin duda) que el agua del “Río Estigia” o del Aqueronte por donde navegamos.
Mi cuerpo miró el agua negra, el gesto que hizo era de sentir tristeza ¿de ver semejante lugar con colores tan fríos y sin vida? Luego giró su rostro hacia Logan y sonrió. Dijo algo ¿En tercera persona? Entendí que necesitaba mi ayuda…Para cumplir una vieja promesa. Me sorprendí, porque aquella nueva voz en el “bar mente” era muy similar a la mía. Entonces… alguien estaba manejando mi cuerpo, a no ser que sufra de un grave problema de personalidad que despertó al sumergirme tanto tiempo bajo un agua extraña.
Pidió paciencia a Logan y le sonrió como yo suele hacerlo, pero lo sentí algo forzado. Noté que Kim, Jared y el resto de los Centinelas, que habían ido a la mansión, también estaban allí. Mi cuerpo respiró con tranquilidad, y de manera aun mas serena coloco su pie en el agua negra. Era una sensación agradable, de paz y tranquilidad como la de antes. Ahí comprendí que todo lo que mi cuerpo sentía yo también lo sentía, solo que no tenía control sobre él.
El agua se volvió a tornar cristalina. El viento soplo levemente y me trajo las risitas de las niñas de rojo y azul. Ya hice mi parte, ahora te toca a ti Bel. Es hora del show. Mi voz interior me estaba dando ánimos. Al abrir mis ojos me percate de que había vuelto a tener el control, pero me sentía algo mareada. Busque a Logan con mi mirada, me costo enfocarlo.

- ¿Logan?- no sé porque fue una pregunta.- ¿Qué sucedió?- Sentí unas punzadas en mi cabeza. Genial, lo que me faltaba. Una jaqueca. Fue inevitable llevar una de mis manos a mi cabeza.

Su sonrisa aliviada me tranquilizó, como siempre me hizo sentir algo tibio en el pecho pero me congele al escuchar aquella voz masculina tan familiar en mi cabeza. “¡Que no entre!” Me asusté, porque era la primera vez que le oía tan preocupado, me alarmó.

- No entres.- le dije a la vez que Oliver se lo decía al jalarlo hacia atrás. ¿Cómo lo sabía él? Realmente eso en ese momento no importaba.- Aun no- Había algo que debía hacer… ¿Pero que?

Recorrí un poco el lugar, observando con más precisión esperando encontrar alguna pista de lo que se supone que debía hacer. El lugar parecía más hermoso, el agua reflejaba aun más la escasa luz de luna, parecía lleno de magia.
Llegue al centro y me sentí un poco más liviana, casi como flotando. La dulce brisa chocó delicadamente conmigo y me trajo un leve murmullo. Mi cuerpo podía sentirlo tan claramente como el agua misma que me rodeaba, aquello era música. Empecé a decir lo primero que me venía, lo primero que sentía para ser exactos. Palabras en ingles...
Fue como si me separara de mi cuerpo cada vez mas con cada palabra que cantaba. Con mi cuerpo meciéndose al ritmo de la música que inundaba mi mente. Era un, maravilloso y magnifico, trance como nunca que pude disfrutar. Me sentía identificada con la letra, estar en un lugar en el que siempre soñaste y aun así sentirse perdida sin saber que hacer.Baila Me pidió el ángel y yo obedecí.
Toda la canción, durante todo el show que estaba dando me sentía tan identificada con la letra que no lo comprendía. El escuchar aquella voz siempre me hizo sentir mejor, me hacía sentir acompañada pero aun así sentía la falta de algo importante. Creo que soy egoísta, no me conformaba con saber que "esa" persona siempre iba a hacerme sentir su calidez con sus amable voz cuando la necesitara y me daría palabras de apoyo para fortalecer su presencia pero yo la quería tener a mi lado... poder sentir su calor, poder abrazarlo y reconfortarlo, poder aliviar su dolor...
Terminé cantando enfrente de la cascada, para la persona que estaba encerrada en aquella prisión... Podía verla, al instante recordé aquel sueño en el castillo medieval, y estaba en el mismo lugar. Se encontraba sentado bajo un rayo de luna que entraba por una pequeña ventana del tamaño que solo podría caber una rata o un pájaro. Llevaba las mismas ropas, los harapos, y las mismas cadenas oxidadas.
De nuevo tuve el deseo de que mi voz lo alcanzara, si él no podía salir o no lo quería así yo deseaba que mis sentimientos, todos puros y sinceros al bailar y cantar, pudieran animarlo y devolverle algo de la alegría que había perdido.

- Hermoso.... gracias.- esa persona me sonrió y no se sorprendió que pudiera oírlo. Su voz era la misma que en mi cabeza pero no era un eco o un susurro, podía oírlo. Mi reacción fue la opuesta, le devolví la sonrisa pero sentía como algunas lágrimas de felicidad amenazaban con salir. Estiré inconscientemente mi mano hacía la cascada con la esperanza de que pudiera alcanzarlo, hasta apoye mi cabeza y casi me dejaba llevar por la presión de esta.

Saque mi cabeza a tiempo, mojada y con un leve zumbido en los oídos. ¿No era suficiente? ¿Qué debía hacer para ayudarlo? ¿Aun no es suficiente para que le pueda devolver lo que me dio por tantos años?
Recobré el control de mi cuerpo. Arreglé un poco mi cabello y noté el cambio en mi ropa. ¿Cuándo mi vestido se trasformo en una remera y un pantalón? Caminé hasta donde se encontraban mis amigos, hasta donde se encontraba mi Logan. Si yo era suya ¿No era lógico que piense que él me pertenece a mi y solo a mi?

- ¿Alguien puede explicarme que acaba de pasar?- uno de los lobos se me acercó y sin dudarlo siquiera lo acaricie. Fue casi como si me lo hubiera pedido con una mirada.
- ¿No tienes idea?- me preguntó Logan mientras me ofrecía su mano para bajar del escenario.
- No.- negué con un leve movimiento de cabeza, mientras tomaba sin vacilar la tan ansiada mano de Logan. Quería su calor, lo necesitaba. Me estremecí cuando las puntas de mis pies tocaron el suelo. Hacía frió y el piso parecía hielo, mi nervios parecían estar dormidos porque no lo demostré como en verdad lo sentía.
- Nosotros esperábamos que nos lo explicaras.- Jared parecía mantener la calma, alguien debía hacerlo al ver las expresiones confundidas de la mayoría de los presentes.
- Creía que te habíamos perdido- me dijo Kim luego de dejarme sin aire en un abrazo de oso. Ella estaba preocupada, parecía que todos lo estaban. Podía sentir que estaba triste, sus fríos y delgados brazos rodeaban mi cuello y su rostro estaba enterrado en mi hombro. ¿Estaba llorando?
- Yo también creí que estaba muerta. Pero no fue así.- Trate de animarla, de que viera que estaba ahí en sus brazos en ese momento, que aun seguía viva. Kim se separó de mi y pude ver su expresión, no lloraba pero podía imaginar las lagrimas cayendo por su rostro. ¿Su especie, digo, el tipo de vampiro a los que ella pertenece no lloran? Ella me sonrió dando me confianza en una milésima de segundo. Le sonreí también y mi vista se desvió hacia Seward recordando algo importante- ¿Podría explicarme porque yo sobreviví cuando nadie nunca lo había hecho?- Aquellos seres no me explicaron eso.
- Yo antes quiero saber porque permitiste que eso pasara.- Aun sostenía la mano de Logan, no la soltaría tan fácilmente una vez que la tenía, y podía sentir la ira y el enojo que él sentía. ¿Era por mi?
- Como dije, mi maestro me dijo que dejara que el agua haga lo que deseara con ella.
- Pero Aarón no esta aquí Seward.- interrumpió el hombre de antes, John. ¿Estaba descontento de verme viva, respirando y con un corazón aun latente? ¡Ja! Yo también estoy feliz de verte idiota.
- Yo nunca dije que Aarón fuera mi maestro.- ¿Aarón? ¿Podía ser el hombre a quien aquella hermosa mujer amaba? ¿El mismo? ¿El líder de los Centinelas? Era la única explicación para que todos ellos hubieran seguido a Seward según las ordenes del “maestro”, solo que nadie pregunto que “maestro” - Y cuida tu tono.- John se había pasado y eso no le gustó nada a Seward. Una idea surgió en lo profundo de mi mente.
- ¿Tu maestro es Eslí?- pregunte dulcemente tratando de calmar a Logan acariciando su mano con las mías.
- ¿Cómo sabes su nombre? ¿Lo has visto?- Seward parecía curioso en saber como sabía yo el nombre de su maestro, sus preguntas me dieron la afirmación que necesitaba.
- No.- negué con cuidado sin quitar los ojos de él.- Los espíritus del agua lo nombraron.- Vaya, mi cerebro fue mas rápido que yo para darle unos nombres a aquellos seres.
- Bien. ¿Sabes cómo funciona el agua mística?- se paró delante mío, al parecer intentaba responder mi pregunta.
- Me lo explicaron, pero no lo comprendo muy bien. ¿Por qué yo soy así?- no pude ocultar el dolor que sentía al decir esas palabras. Al pronunciarlas estaba aceptando el hecho, haciéndolo real, de que yo no era normal.
- Lo explicaré para todos, ya que parece que hay algunos que quieren matarme.- Miró a Logan por menos de un segundo- El Agua Negra como ustedes la llaman, con poca originalidad, es simplemente un agua mágica que se encarga de determinar cuan pura o cuan corrompida es el alma de quien la toca.
- ¿Simplemente?- Oliver no comprendía y con razón, Seward lo explicaba como si fuera algo de conocimiento común y popular. Algo que todos debían saber como se sabe que el cielo es azul y que cuando el sol se pone la luna sale.
- ¿Agua mágica?- Kim tampoco creía lo que oía.
- Si es así. ¿Por qué aquellos niños murieron en el acto?- Jared parecía enfadado por algo. No, parecía estar rencoroso. ¿Qué paso para que el amable oso de chocolate mostrara esa ferocidad en sus ojos?
- El Agua no solo juzga los “pecados” que corrompen el alma cometidos en esta vida, sino los acumulados durante todas nuestras vidas pasadas.- Explicó Seward.
- ¿Reencarnaciones?
- Niño, ¿Solo puedes decir una palabra en una pregunta?- Oliver lo fulminó con la mirada por sus palabras. No le gusta que lo molesten ni un poco.
- Las almas son reciclables.- Fue a la conjetura que llegué luego de todos los textos sobre el origen del mundo que leí, de distintas creencias religiosas y distintas mitologias...- A lo largo de la historia del planeta, las almas siguen un ciclo…
- Exacto. Por eso no importa si en una vida uno fue un excelente samaritano, el agua te juzgará por los crímenes que cometiste en todas tus anteriores vidas.
- Y al ser el planeta tan viejo, no existe un alma que sea completamente pura.- Dijo Logan al razonarlo.
- En realidad es muy difícil encontrar un alma algo reciente o no tan vieja como las demás y que no haya cometido demasiados pecados para considerarla más pura que las demás.- Podía adivinar hacia donde se dirigía Seward.- Pero frente a mí veo a una niña que fue capaz de purificar todos los pecados de todas las almas de todas las personas que hemos lanzado. Tu alma es tan pura que puede contrarrestar el mal de todos esos.- dijo con claro desprecio hacia los muertos y con una mirada de científico loco fija en mi. No me gusta sentirme un experimento o un sujeto de pruebas...
- ¿Cómo es que Bel…?- interrumpí a Kim al soltar de manera casi brusca a Logan, cosa que me sorprendió a mi misma, y al sentarme en el borde de ese escenario.
- No quiero saberlo, aunque creo tener una idea- Se me ocurrían varias razones por la cual mi alma es tan pura, tan “reciente” como para purificar algo que estaba corrompido desde hace años por pecados de hace siglos.- Aún no…- si llegaba a mencionar alguna, sería hacerlo realidad y ninguna me agradaba. Simplemente tenía miedo de eso. Uno de los lobos se me acercó y se acostó a mi lado, casi fue como si supiera que necesitaba algún apoyo o algún tipo de conforte en ese momento. Por eso me gustan tanto los animales.
- Tienes muchos misterios que resolver. ¿No es así?- asentí sin mirarlo, lo que Seward decía era verdad. Muchos misterios, demasiados para mi gusto. El lobo me lamió la mejilla casi confortándome, lo acaricié en modo de agradecimiento. El hermoso animal podía percibir como me sentía con tanta facilidad que podría ser molesto, pero me gustaba eso.

Escuché murmullos, pero no me interesaron. Lo que si me interesó fue el par de miradas que sentía fijas en mi. Reí para mi adentros al sentir el alivio de esas dos personas, a quien puedo considerar mi mejor amigo quizás, Oliver, y a mi, difícil de decir en voz alta por no caer aun en al realidad, novio. Mi querido y amado Logan.
Los lobos depositaron delicadamente flores a mi lado. Inmediatamente, una acción espontanea comencé a armar un ramo aunque nunca en mi vida había hecho uno.
Pero una loca idea cruzó por mi cabeza, por segunda vez en el día. ¿Y si todo fue un sueño? ¿Y si el día que tenía planeado lanzarme a la avenida principal para suicidarme lo hubiera hecho? ¿Y si ahora solo estaba viviendo un sueño en un estado comatoso? Si los seres mas perfectos que alguien pudiera conocer, mis amigos vampiros, y mis preciados y amables amigos humanos (casi ángeles caídos). Si todos ellos... ¿Solo fueran productos de mi alocada imaginación? El terror me invadió. Aquella sola idea, producía que un escalofrío me recorriera de punta a punta y el temor de perder algo importante se adueñaba de mi.
Alcé mi vista en busca de algo real. Mire fijo a los ojos de Logan. No podía si quiera volver a pensar en aquella horrible idea. ¿Cómo viviría sin Logan? Con él mi sangre aprendió a correr, mi corazón a dar saltos con cada mínimo gesto de su parte. ¿Cómo continuar al haber experimentado eso, aunque haya sido solo un sueño? Para mi es real, no importa lo que digan es real. Pero la idea de llegar a perderlo me aterra.

- Bésame.- soné mas firme de lo que quería. En realidad eso era una suplica, algo para aferrarme a las sensaciones que él me provocaba. Seward dijo algo que hizo que me apenara, pero aun así no desvíe mi vista de los ojos color cobre que tanto amo.
- ¿Me dirás por que?- eso necesitaba para calmarme, esa dulzura y amabilidad. Esa sensación de estar abrazada sin siquiera tener sus grandes y cálidos brazos a mi alrededor. El sentirme protegida con solo una mirada y una sonrisa.
- Si esto es un sueño.- que todos lo que me rodean son parte de un maravilloso sueño.- Quiero disfrutarlo antes de que termine.- aprovechar cada instante antes de que finalice. Hice una sonrisa involuntaria, pensando que cualquier tipo de tacto con Logan estaría bien pero sus labios se habían vuelto una adicción para mi, casi mi sustento de vida.

Las risas estallaron en el lugar. Creo que resople desviando la mirada ofendida Yo pasando por otra crisis existencial y ustedes se ríen de ello. Que amigos que son.

- Encantado mi ángel.- volví mi vista hacia él para ver algo que antes no había visto.
Una sonrisa picara con un aire sensual, misteriosa y hasta algo prepotente y soberbio. Con esa sonrisa me estaba insinuando algo más. Tomo gentilmente mi rostro con una de sus manos mientras que con la otra entrelazaba nuestros dedos. Posó sus labios fríos pero deliciosos como el helado( ¿que digo?, ¡más deliciosos!) sobre los míos que temblaban un poco. No por miedo (eso nunca) ni por el frío sino por los nervios de no saber bien como reaccionar, su sonrisa me había hecho perder mi compostura y semblante.
Pero el beso fue distinto, no fue dulce y suave y hasta inocente como el primero que nos dimos (o los que le siguieron en este eterno día). Fue: dulce si ,como la miel si, adictivo sin duda, posesivo como nunca había experimentado. Lamía mis labios con cierto fervor cubriendo lo que hacía con sus labios, su lengua tanteaba como si no se decidiera si entrar o no a mi boca. Trate torpemente de copiarlo, mover aunque sea un poco mi cabeza para acoplar mejor pero él llevaba el control. Y se estaba conteniendo, por eso la indecisión de su lengua y la manera en como sujetaba mi mano.
Pensé que quizás podía molestarlo un poco, moviendo mi lengua y ver que pasaba cuando rozaban “accidentalmente”. Pero recordé donde estabamos, enfrente de quienes estabamos. Y sería injusto con él quien hacia todo lo posible por contenerse. Me sujetaba la mano con fuerza, queriendo evitar que en cualquier segundo yo desaparezca. Él también creyó por un segundo que había muerto. Además no sabría si mi cuerpo resistiría que mi sangre corriera mas rápido de lo que ya hacía. Seguía siendo mortal ¿No? De seguro tendría un limite ¿Verdad?

- Pero lamento decirte que no estás soñando.- me dijo cuando separo nuestros labios, lo mire con reproche. Quería mas..
- ¿No lo estoy?- me costaba creer eso.
- No, y me alegro.- su sonrisa me dio confianza. De algún lado pude sacar fortaleza y salir de la depresión en la que yo misma me había puesto.
- Vaya… entonces debo hacer algo…

Creo que fue por puro instinto que caminé con el ramo en mano hasta el centro del escenario. Me detuve cuando sentí como la luna golpeaba mi piel, cerré los ojos disfrutando de sus caricias y escuche un murmullo. El viento era gentil.

Pequeño ángel, haz justicia para la santa cruelmente castigada. Ella no se merece seguir mas con ese castigo. Te mostraremos como fue que realmente sucedió...

Otra serie de imágenes se clavaron en mi mientras un gran ruido de roca siendo arrastrada retumbaba en el lugar. No me asusté por ninguna de las dos cosas, lo sentí levemente como respirar. Entre abrí los ojos cuando el ruido cesó, y vi a una hermosa estatua de una mujer enfrente de mi exactamente igual a la mujer de mi visión... No, no era una estatua ni una copia de aquella hermosa mujer... era la misma. De alguna manera, por alguna magia (si existen los vampiros, los espíritus de agua y quien sabe que mas también habría magia. ¿Cierto?) aquella hermosa mujer con una belleza que solo era superada por la de aquel ángel de ojos violetas fue convertida en piedra caliza...
Vi a la estatua un segundo y sentí pena. ¿Cómo alguien de tan buen corazón, a pesar de haber vivido tanto, podía terminar así? Si tuviera enfrente a ese tal Aarón lo golpearía sin dudar. Coloqué parte del ramo en sus manos y estas casi por arte de magia se enrollaron en su muñeca como si hubiesen crecido ahí. Lo que quedó lo deposite a sus pies.
Miré fijamente los rasgos de su rostro, acariciando con mis dedos su delicado rostro. Hermosa, amable y dulce. Acepto un castigo que no se merecía solo porque no habían palabras que su amor, su querido Aarón, pudiera comprender. Al tocar la roca otros recuerdos vinieron a mi, imágenes que completaban el libro.
Sin duda había sucedido una traición. El rompecabezas no duro demasiado tiempo siendo indescifrable, y rápidamente las piezas se unieron diendo una clara imagen de una traición por ¿Pura ambición? ¿Poder? ¿Soberbia? ¿Celos? ¿Todos los malos sentimientos humanos? Es irónico, demasiado teniendo en cuenta que los vampiros se creen superiores que los humanos a pesar de tener los mismo defectos. Pero así era la situación, una traición interna entre vampiros de “clase”.

Regresé a los brazos de Logan, acomodé mi cabeza en su gran pecho mientras sentía como sus brazos cálidos me rodeaban.

- Fue juzgada injustamente, y aún así aceptó su castigo.- murmuré en un intento de dar una explicación, pero aun no era el momento adecuado. Al soportar un castigo que no se lo merecía recordé a aquella persona encerrada en aquella prisión. Suspire con cansancio.- Últimamente se me da por conocer personas así…- sin duda, era uno de los pocos pensamientos que podía decir en una afirmación sin vacilar.
- ¿Injustamente?- La voz de Seward era natural y hasta neutra, pero pude percibir algo mas muy similar a dolor.
- Así es, es lo que ví. Lo que esa roca y este lugar fueron testigos.- fui totalmente sincera.
- ¿Entonces por qué?- ¿Tampoco soportaba ver a esa mujer en ese estado? Quizás eran cercanos. Porque sentí la agonía proveniente de él al oír una confirmación de algo que ya sabía pero que no pudo probar, por mas que lo intentó.
- Porque por más que tu maestro se lo explicara a Aarón él no lo aceptaría. Según me dijeron solo cree lo que sus ojos ven.- Bueno, no me lo dijeron. Pero fue la impresión que recibí al ver la imagen del líder en una de las piezas del rompecabezas.- La escena fue muy bien montada.
- ¿Puedes ayudarme?- de pronto apareció enfrente de nosotros. Por un momento me perdí en sus ojos rojizos, pero logre percibir que quería mi ayuda para demostrar la inocencia de la “Santa”. Descubrí porque estaba yo ahí, era la clave para ayudar a un inocente.
- La próxima semana, el sábado a la noche.- no olvidaba que siendo eso un sueño o no era aun una estudiante con varias pruebas por venir.- Esta semana tengo exámenes y... – Demonios. Se suponía que el lunes siguiente tenía prueba de matemática. Y yo no abrí la carpeta en toda la semana.- Oh no, oh no. Oh no.

Parecía un disco rallado, diciendo una y otra vez lo mismo. Una idiota, por caminar de un lado para el otro alejándome un poco de Logan olvidando que estaba, en nada mas ni nada menos, en la guarida de los “Centinelas”, rodeada de vampiros. En algún momento alguien se iba a hartar, y así fue. Oliver me puso la traba, aunque lo vi venir, y caí de cara al suelo. Podía haberme apoyado en una mano o incluso en una pierna, pero me deje caer. Necesitaba sentirme estúpida, idiota y trivial. En fin, lo que necesitaba era sentirme normal aunque sean unos pocos segundos.

- Si no te calmas con eso te lanzo al abismo.- Sentí como su mirada me fulminó mientras hablaba. Me giré y quede boca arriba, de seguro la ropa blanca se lleno de polvo. Lo miré algo ofendida. Debería ser yo la enojada porque la traba que me pusiste. Pensé. Suspiré porque así es Oliver, algo intuitivo a veces pero el resto en cuanto a como se sienten los demás en igual que un chico de mi edad. A pesar de sus ojor rojos, era un buen reflejo de lo que la humanidad suele ser.

*******************************************************************

Pronto, parte 2 :P se las debía xDD

_________________


*¬* gracias Lili


Última edición por Kyra el Lun Mayo 31, 2010 6:00 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 24
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mayo 31, 2010 12:13 am

wow !! es totalmente genial !!! me encanta !! por cierto de donde sacaste los versos, me encantaron !!
y... quiero conti conti conti pronto , estoy en vagaciones y no tengo mucho por hacer -__-

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mayo 31, 2010 6:24 pm

Los versos me pertenecen Smile
Son de mi creacion xDDDD

Capitulo 24: Bel PoV "Memorias" Parte 2

- Si no te calmas con eso te lanzo al abismo.- Sentí como su mirada me fulminó mientras hablaba. Me giré y quede boca arriba, de seguro la ropa blanca se lleno de polvo. Lo miré algo ofendida. Debería ser yo la enojada porque la traba que me pusiste. Pensé. Suspiré porque así es Oliver, algo intuitivo a veces pero el resto en cuanto a como se sienten los demás en igual que un chico de mi edad. A pesar de sus ojor rojos, era un buen reflejo de lo que la humanidad suele ser.
- Es que lo olvidé.- me senté inclinando un poco la cabeza hacia adelanta haciendo que mi pelo me cubriera un poco el rostro. Repentinamente me sentía cansada.
- ¿Algo importante?- Creo que Seward temió que olvidara lo que “la roca y el lugar” me mostraron.
- Sumamente importante.- dije decidida con cierta angustia. Digo, hace unos cuantos días que había tenido matemática y desde entonces no abrí la carpeta para nada. Pero debo admitir que ver las expresiones de preocupación en unos seres que, posiblemente, han vivido mas de una vida humana causa cierta gracia y - Olvidé que mañana tengo prueba de matemáticas.- poder sobre ellos. Aun mas cuando sienten que lo que causó su preocupación no era nada menos que algo trivial.
- ¡Serás idiota por preocuparte por un tonto examen!- Oliver estalló. No pude evitar reír para mis adentros. Tan similares a los humanos que no se dan cuenta de ello.
- Lo siento.- respondí con falsa vergüenza, en realidad me estaba divirtiendo. Oliver me hacía reir, de alguna manera u otra siempre causaba una inexplicable alegría o enfado por su actitud a veces. De alguna forma, alejaba la tristeza que amenazaba con dominarme al igual que aquella voz....
- Bel, pensamos que era algo importante.- Jared una sonrisa divertida en su rostro. La seriedad de hace un rato desapareció.
- No entiendo por qué te preocupas tanto, según Logan tú eres una genio.- Kim intento animarme de mi falso estado de depresión.
- No la consientas, eso solo la hará caprichosa.- Oliver habló, como si fuera un hermano mayor o un padre dándole lecciones a alguien mas sobre crianza. La imagen en mi cabeza causo que todos mis alter egos se doblaran de la risa.
- ¿Cómo vos o tu hermana?- me molestó un poco su hipocresía ya que él y su hermana eran caprichosos, mucho mas que un simple niño de seis años según me dijo Kim.- Sabes Oliver tú…- Creí escuchar algo, una risilla al viento que me había encantado antes. Camine hasta el adentrarme al escenario con la esperanza de poder oír mejor.- Guarden silencio.- pedí a todos los presentes cuando su murmullo me impedía escuchar con mas atención. La brisa sopló pero nada fue claro, solo sabía que alguien estaba ahí divirtiéndose de la escena que había montado. - ¿Quién eres?- Por la risa, creía saber quien era pero necesitaba confirmarlo.

- ¿Cómo puedes preguntar eso? Que cruel que eres Mel, si hace poco que nos vimos.- Sentí alivió al reconocer la voz y mas aun al notar como todos podían oírla también. Eso quería decir que no estaba del todo loca. Aquella voz provenía del ángel.
- ¿Mel?- ¿Por qué me llamaba así? ¿Sería mi verdadero nombre? ¿O tendría un significado en especial?- ¿Puedes hacer acto de presencia?.- sonaba estúpido, lo sé. Pero necesitaba volver a verlo, porque si fuese un sueño quería disfrutar tales magnificas imágenes antes de que acaben.
- Mel, mi querida Mel.- y seguía llamándome así -¿Cómo puedo hacer acto de presencia si siempre estoy presente?- De uno de los acumulamientos de agua que estaba delante mio surgió la figura de una persona. Fue casi como si el agua adquiriera forma, colores y rasgos humanos pero multiplicados por cien mil para darle aquel aire mágico e inalcanzable- Que no me veas es otro tema.- Me sonrió. Si una sonrisa podía derribar barreras, aquella hermosa sonrisa de blancos dientes perfectos, quizás algo afilados pero nada peligrosos, habría derribado la muralla china unas cien veces (dejando de contar) con solo esa sonrisa.
Su imagen era perfecta aun cuando sus cabellos no brillaban con la misma intensidad de cuando lo vi con mis sensibles ojos, ni su piel emanaba esas chispas de luz como si fuese un pequeño fuego. Llevaba el cabello suelto y ropa de humanos. Sentí como si flotara un segundo, durante un respiro y del fondo de mi cerebro saque una oración... o dos: “Debo minimizar mi aura para que los colmilludos no se abalancen contra mi. Soy demasiado tentador para cualquier ser” La ultima oración fue ambigua, entre que sonó demasiado orgullosa de si mismo y que sonó con un dejo de tristeza.
- Lo siento pero. ¿Nos conocemos?- desde antes de que me vieras desnuda en tu lugar especial? No me anime a formular la pregunta completa por pena y total vergüenza ante aquel hecho. Además, tenía que conocerlo de antes para que un recuerdo viniera a mi. ¿Verdad?
- ¿Aún no lo recuerdas?- dijo de manera severa con una expresión seria. Y aun así seguía siendo hermoso. - Oye Ray, ella aún no me recuerda.- giró su rostro hacía atrás. No parecía nada contento por mi amnesia. Del agua surgió otra figura familiar. – Y mira que nos pusimos esta ropa para ella. Eres fría Mel.- Me estaba molestando porque por mi estaba usando esas ropas. ¿Acaso todos los seres mágicos se sienten superiores en cuanto a los humanos a tal punto que es degradante y un sacrificio usar ropa humana?
Me sentí ofendida, mi orgullo humano estaba saliendo a flote en ese mar de seres “superiores” y estaba a punto de retarlo por su actitud cuando me volví a tener esa sensación de estar flotando. En mi mente apareció la imagen de la otra figura, como si buscara en mi memoria alguna persona con quien relacionarlo. Era de la misma altura que el ángel, cabello rubio pero mas opaco y algo rústico, atado con una larga trenza que llegaba hasta su cintura. El nombre con cual lo llamó facilitó el efecto domino. Lo mas cercano que identifique a “Ray” era “Roy”, y de ahí lo relacione con “Rush”. Y las sensaciones de mi primer encuentro con él despertaron en modo de recuerdos algo confusos.

**Flash Back**

Seguía caminando entre los arboles. Pude apreciar por primera vez, y en paz, el olor de la madera y su tacto al apoyarme en ellos de a momentos por simple curiosidad.
Sentía el suelo húmedo a mis pies, tierra mojada en la que mis pies debían hundirse dejando huellas pero no era así. Solo barro intacto evidencia de que nada paso por ahí, solo un fantasma. Mi vista estaba nublosa, no alcanzaba a ver muy bien por donde iba pero aun así lo me movía involuntariamente. El viento gélido golpeo mi rostro mientras caminaba sin pisar, fue como recibir un baldazo de agua fría pero solo sirvió para que levantara mi vista hacia delante.
Y no tenía ánimos de eso. Me sentía cansada, como si cargara algo muy pesado en mi espalda durante ya varios kilómetros. Pero el único peso además del vestido que, se asemejaba bastante a una remera de un hombre adulto, llevaba como única prenda de vestir (el viento helado me hizo dar cuenta de ello) era el de un objeto metálico quizás, algo alargado y pesado que parecía estar goteando algo. Quise creer que era agua del rocío que caía en el bosque y que se acumulaba en su hoja pero sabía bien que era la evidencia de mis actos.
El bosque parecía que no tenía fin. El viento soplo un poco mas fuerte provocando que me detuviera al creer oír un murmullo entre los arboles. Pero solo era el ruido de las hojas golpeadas por la brisa. Aunque había algo más. Un extraño sonido proveniente de un lado del bosque, una mezcla de agua corriendo y una especie de silbido. Sentí curiosidad, era la primera vez que estaba afuera y quería ver y experimentar lo mas que podía antes de volver a aquel cuarto.
Giré sobre la punta de mis pies y perseguí ese sonido. Era dulce, atrayente y cálido. Era la primera vez que sentía eso sin que los causantes sean el señor de mis sueños, el señor Cristian o la señorita Miranda. Por eso quería saber, que o quienes hacían.
Llegué a un extraño camino de agua, que corría como si un enorme grifo hubiese quedado abierto sobre unas rocas plateadas en donde la luz de la luna se reflejaba en momentos. Vaya, me sorprendí de poder ver la luna con tanta claridad. Parecía ser otro lugar distinto al bosque.
De pronto sentí deseos de quitarme toda esa mugre, al menos de limpiarme el rostro. Me acerque al agua y me arrodille en el borde. Deje el objeto a un lado y con ambas manos cogi un poco de agua. Tendría que haber estado helada, mas que el viento, pero no fue así. Lo único que podía sentir era la calidez de aquel sonido, un extraño silbido, que oía con mas claridad. El agua limpio mi rostro y mis manos, aunque me hubiera gustado que arrastrara tambien la sensación de asco que me dominaba.

- ¿Quién eres? ¿Cómo llegaste aquí?- el silbido se cortó y fue reemplazado por una hermosa voz, aun mas cálida.
- Yo soy yo.- no tenía un nombre porque no lo merecía.- Escuché un extraño sonido y corrí hacía aquí.- levante mi cabeza y señale por donde había llegado. Luego fije mi vista en aquella persona, que no se parecía en lo mas mínimo a ninguna de las personas que había visto con anterioridad. Y en mi mente dije con total convicción que era imposible que esa persona fuese mala.
- Tu nombre.- lo mire confusa. Luego mis ojos captaron un objeto de madera de unos treinta centímetros. Por reacción me puse de pie y me aleje un paso.- Dime tu nombre.- me ordenó.
- No puedo acatar esa orden.- fue una respuesta inmediata, automática como siempre.- No poseo un nombre.- luego cedí ante un deseo.- ¿Usted puede decirme su nombre?
- Rush- dijo luego de un largo silencio, meditando y observándome de pies a cabeza enfocándose de a momentos en las manchas de lodo y algo asqueroso en mi ropa, cuando creía que no respondería.
- Es un... Encantada de conocerte, Rush.- comencé con mi clásico saludo pero cambie a la presentación que hizo el señor Cristian cuando nos conocimos, me pareció mas adecuada. Noté que había alguien en su sombra.- También estoy encantada de conocerle ehh mm ¿Señor?- no podía verlo pero lo sentía ahí.
- Él es ... Roy- dudó un segundo.- Es mi guardaespaldas
- ¿Guarda tu espalda? – mi pregunta le hizo reír.
- Es mi guardián, me protege.- me respondió con una sonrisa. Aun mas deslumbrante que la de la señorita Miranda.
- Oh.- retrocedí un paso. Es similar a mi, yo protejo a las personas buenas de los seres malos como yo. Roy es bueno y protege a Rush que también es bueno. Me aleje otro paso. Yo soy mala, no puedo estar cerca de él porque terminare lastimándolo.
- ¿Me temes? ¿Ya no quieres verme? ¿O te asusta que Roy intente hacerte daño?- me miró fijo con sus ojos violetas.
- Eres mucho mas brillante que un foco de luz o diez de ellos. Tu eres bueno, Roy también lo es porque te protege. Yo no lo soy. Yo soy mala y no merezco estar aquí ni hablar con alguien como tu.- retrocedí otro paso y mis pies chocaron con el objeto de metal. Mi vista bajo al suelo.
- Si no merecieras estar aquí simplemente no estarías aquí.- en un segundo se paro delante de mí y tomo mi rostro con sus manos, eran suaves, y me obligo a mirarlo. Se tuvo que agachar para acercar nuestras caras. A esa distancia, era aun mas perfecto.- Este es uno de los pocos lugares especiales para mi gente. Si fueses mala como dices, simplemente nunca hubieras llegado a este lugar. ¿Quién te metió tales ideas en la cabeza?
- Yo...- tome sus manos con las mías y las alejé. Retrocedí otro paso.- Simplemente no merezco esto, yo soy mala.- Y aun más después de lo que hice. Una pequeña bola de luz salió del agua y se poso en el hombro de Rush.
- Ella apesta a sangre...- dijo en un hilo de voz. Hice una sonrisa triste.
- Así es- le di la razón a la esfera de luz.- .... que hermoso sonido.- gire mi rostro al río de donde volvía a surgir un extraño y cálido sonido. No era un silbido, sino un conjunto de voces haciendo algo.
- Es un canto de ninfas del río y del bosque. Se juntan una vez al año para que su música anime y purifique el ambiente en donde viven.- explicó Roy quien apareció de la nada. Se parecía a Rush pero no era tan deslumbrante.
- Si eres capaz de escucharla definitivamente no eres mala.- Rush notó como mis ojos se fijaron en el objeto de madera.- ¿Mi flauta?
- ¿De ahí provino el extraño silbido? ¿Eso es...? ¿Cómo lo llamaste?- busque la palabra.- ¿Eso es música?- me dedico una sonrisa traviesa.
- Me gusta pensar que si. – Agarró el objeto con delicadeza y sopló.

El maravilloso sonido que ahora sabía lo que era, música, Inundaba ese sitio, las vocesillas también hacían música con su propia voz al viento convirtiéndose en una sola gran y única voz. Ellas “cantaban”. Era tan mágico que mis pies se movieron casi por voluntad propia y empezaron a seguir el ritmo de la música.
En un momento, sentí como alguien tomaba mi mano y me jalaba hacia el agua. Pero no lo hacía con fuerza ni con brusquedad, dulcemente tiró de mi y con la otra mano tomo mi cintura. Me elevo un poco y luego caí en el agua. Ese alguien era Roy, con una suave y nostálgica sonrisa en el rostro...al igual que el señor Cristian....
Todo mi cuerpo se movía con un poco de la guía de la sombra de Rush. Al poco tiempo ya me movía sin guía y Roy se había quedado mirándome desde la orilla. Con el salpicar de nuestros pasos el agua termino limpiando mi ropa y mis miembros sucios. Mis piernas estaban libres de barro, lodo, sangre y cualquier tipo de suciedad superficial al igual que el resto de mi cuerpo. Esa agua me limpio.
La música de la flauta de Rush era hermosa, sentía que casi podía tocarla, las voces provenientes del agua seguían cantando sin que mis movimientos les interrumpieran. Pero había algo mas. Algo ajeno a ese lugar pero quedaba casi perfecto sin desentonar demasiado. ¿Aquello que oía era mi voz?

**Fin del Flash Back**

- Espero que no se te haya contagiado de aquellos tipos.- Con el ángel y su sombra fue la primera vez que baile y cante libremente. Aunque solo quería imitar el sonido de las ninfas. La felicidad de recordarlo, de recordar algo de cuando era niña, mezclado con la felicidad de aquel momento de sentirme alguien fue tan enorme que no pense muy bien lo que hacía.
- ¡Rush!- salté sobre él y lo abracé con todas mis fuerzas - ¡Eres Rush! ¡Y él Roy!- fue una reacción idiota e infantil, pero recordé a mis primeros amigos. ¿Quién no sería feliz con ello? Él correspondió mi abrazo, sentí como la felicidad también emanaba de él por mas que trataba de ocultarlo.
- En realidad ahora se llama Ray, pero es bueno que nos recuerdes.- Su voz era suave y amable. ¿Ray? ¿A caso tiene la costumbre de cambiarle el nombre a su sombra?
- Pero ¿Cómo?- ¿Cómo puedo recordarlos ahora? ¿Por qué solo hasta recién no los recordaba? ¿Quién soy como para tener a unas ninfas de amigos? ¿Por qué ese día estaba cubierta de sangre? Eran demasiadas preguntas, tantas que mi cerebro solo pudo trasmitirla el “¿como?” a mis cuerdas vocales .- Ellos son Logan, Kim, Oliver, Jared, Seward, Sarah, Layla, John, Ángelo, Liang, Tetsuya y Vasallo-kun.- Los presenté ya que no era educado que estuvieran ahí sin que mis mágicos amigos supieran sus nombres. Al último le quedo ese apodo por como actuó.- Lo siento, pero desconozco los nombres de los demás.- reconocí algo apenada.
- Carlos.- respondió uno sin pensar.
- Ernesto.- dijo otro.
- Encantada.- les sonreí sin pensar.- Ellos son Rush y Roy, perdón, Ray.- Presenté a lo mas parecido físicamente a un ángel que tendría cerca nunca.
- Bel ¿Los conoces?- Kim se nos acercó, me dio la impresión de que estaba algo seria.
- De alguna manera que desconozco.- respondí algo decepcionada por no recordar del todo como fue que nos hicimos amigos. El sentimiento de amistad, de aprecio por ellos era enorme. Por ese sentimiento sabía que los había visto mas de una vez, y que se habían acercado a mi.- ¿Qué hacen aquí?- les pregunte aunque conocía su respuesta, pero mis amigos vampiros no. Por ellos pregunte.
- Este lugar es uno de nuestros templos. Alguna vez los humanos nos brindaban distintos tributos, y la sacerdotisa a cargo era nuestra voz en este mundo. Pero poco a poco las personas fueron olvidando su religión perdiendo su fe en nosotros. Por lo que fuimos quedando al margen de la historia de la humanidad.- por la expresión de Ray al hablar lo recordé. Cada vez que Ray me contaba alguna historia de su gente, su mirada se volvía nostálgica como si extrañara viejos tiempos.
- Y luego caímos tan bajo como para pedirle a un no muerto que mantenga en pie este lugar.- Rush no solo despreciaba a los humanos que habían dañado al planeta, contaminado los bosques y mares. Sino que también despreciaba y hasta odiaba a los vampiros. Causantes de la actual escasez de su gente. - Pero mientras las piedras se mantengan en pie, habrá un momento en que llegarán a hablar.- miró a la estatua sabiendo que era un vampiro, pero no como todos sino uno con un gran corazón. Un alma pura que no merecía vivir encerrada..- Tarde o temprano…Y dime Mel ¿Ya recuerdas todo?- me clavó sus ojos amatistas.
- Lo lamento.- respondí luego de pensarlo. Rush no solo se refería a mi encuentro con él años atrás sino a toda mi infancia también. Y yo no lo recordaba.- Pero mi pasado no importa. ¿Verdad? Lo importante es quien soy hoy.- le dije con una sonrisa modificando un poco las palabras que me dijo una vez. “No importa lo que te hagan creer que o quien eres, lo importante es lo que TU crees que eres. Tu propia decisión, no la de ellos, aquí y ahora. ¿Quién y que eres?”
- Ahora Mel,- antes había murmurado algo que no entendí pero creo que él se dio cuenta de que mi memoria no había vuelto por completo. Se acercó a mi y tomó un mechón de mi húmedo cabello para olerlo- Sugiero que te marches antes de que cumpla mi promesa de hacerte mía.- sus ojos amatistas se clavaron en mi revelándome sus intensiones (pervertidas intenciones). Me sonroje por darme cuenta de ello y además de recordar cuando nos vimos hace rato, estando ambos desnudos. Eso no ayudó para nada a mi imaginación, que casi tomo rienda suelta, y causó que el calor dominara mis mejillas.

**Flash Back**

- Eso fue hermoso. Creo que tengo el nombre perfecto para ti.- me dijo con una sonrisa orgulloso.
- ¿Tienes el poder de darme un nombre?- sentía curiosidad, según me dijeron no podían darme un nombre porque se necesitaba la autorización de alguien superior en poder ( empresarial o político, según comentaron una vez al viento.)
- Claro que si, después de todo soy el heredero al trono de mi gente.- dijo con mucha confianza.
- ¿Trono?- a lo único que pude relacionar era al inodoro ya que Cristian lo había llamado así una vez.
- Mi Señor es el Príncipe de las Hadas, cuando el rey muera o desee dejar de gobernar mi señor es el primero de la lista para gobernarnos. Él es el hijo del rey.- explico Roy.
- Vaya.- mi boca hizo una perfecta “o”.- Entonces tienes mucho poder.
- Así es.- se paro delante mío y desenfundó su espada que era un cristal azul casi hipnótico.- Por eso yo te otorgó. Con el poder que se me otorga al ser príncipe.- tocó mis hombros son la espada sin hacerme daño. Como si fuese un ritual.- El nombre de Melinda, Mel de cariño. – me guiño un ojo al final.
- ¿Melinda? – giré mi rostro en busca de una respuesta hacia Roy. Él me sonrió y pareció estas satisfecho.
- Mi señor, concuerdo por completo con usted. Ese nombre le queda muy bien a ella.
- ¿Roy?
- Melinda es en realidad un híbrido entre el griego melós, canto, melodía y la terminación tan usual entre los nombres germánicos -inda. Representa a la mujer caracterizada por la dulzura y la armoniosidad, significado muy acorde con la sonoridad del nombre.- no pude evitar sonrojarme.- Su significado puede ser dulce doncella o cantante de voz armoniosa.
- Muchas gracias- agache mi cabeza y mis mejillas comenzaron a arder. Estaba agradecida pero muy apenada por los cumplidos.- Gracias por ser tan buenos conmigo...- aunque no lo merezca.
- No podía permitir que mi prometida no posea un nombre por cual llamarla.- se explico Rush, causando solo mi confusión. Él se sentó a mi lado.
- ¿Prometida?- no conocía el significado de esa palabra.
- Eso significa que dentro de unos años.- sujeto un mechón de mi cabello y se lo llevo a la nariz.- Cuando crezcas y tu cuerpo se desarrolle. Yo te tomaré.- me miró fijo a los ojos siendo serio en lo que decía.
- ¿Me convertirás en agua o en algo liquido y me beberás? – no comprendía para nada a que se refería.
- Beberé un liquido de ti, además de hacerte otras cosas.- su sonrisa era extraña, me estaba diciendo algo con ella pero yo no le comprendía. Miré a Roy casi ignorando los comentarios de Rush.
- Eres demasiado joven e inocente para entenderlo. No seré quien corrompa tu pureza.- él parecía avergonzado por las palabras de su señor.
-. Es por esa misma pureza que la deseo Roy, no lo olvides.
**Fin del flash Back**

- Aprecio mucho el gesto de su majestad.- dije suavemente luego del recuerdo, la vergüenza tardía por el en especial. - Pero debo decir que ya le pertenezco a alguien y eso no puede ser cambiado.- Quité su mano con amabilidad, yo tenía que hacer notar que había encontrado a alguien especial y que no podía permitir que él siguiera con sus deseos.- Ray por favor cóntenlo. No queremos que se mal interprete la imagen del príncipe de las hadas… - Diciendo eso siendo una adolescente, dios si que sonaba raro. Y lo peor es que ellos siguen exactamente igual a mis recuerdos.
- ¿Te refieres a la imagen de un inmaduro, mujeriego, irresponsable e irrespetuoso Príncipe?- comentó Ray.- Así es como lo conocen todos en nuestro mundo.
- Vamos Ray, Mel no se pongan celosos. Saben que sólo me acuesto con el sexo opuesto por el simple hecho de propagar la especie. Pero ustedes son los que realmente me importan. Dejaría el reino si fuera por ustedes, en especial por tí mi Mel.- genial, Ray era su pareja yaoi y yo la importante como para que deje el trono. Lo mejor será ignorar sus insinuaciones y comentarios.
- ¿Todas las hadas tienen su misma altura?- Me giré y acerque a Ray.- Creí que eran más pequeñas.- No recordaba por completo todos nuestros encuentros, no recordaba si era algo que yo ya había preguntado. Y quería sacarme la curiosidad.
- Tenemos nuestra jerarquía. Las Hadas nobles llegan a medir entre un metro y medio a uno setenta y algo, pero no más de eso.- fue tan natural como si nunca nos hubiéremos dejado de vernos .- Normalmente las que están en este mundo son más pequeñas porque son las ninfas de algún tipo, de los bosques, del agua, de la tierra, etc. Ellas son nuestras mensajeras y a veces nuestras sirvientes pero nunca les ordenamos hacer algo a menos que sea estrictamente necesario
- ¡Esperen un segundo! ¿Hadas? ¿Ninfas? ¿Esta mujer es un príncipe?- John pedía una explicación a los gritos. Ni siquiera me moleste en mirarlo.
- ¿Eres idiota? Somos Hadas, soy un hombre, soy un príncipe descendiente directo del rey de las Hadas, soy un hombre.- La irritación de Rush se demostró en las aguas, parecía que necesitaba resaltar el hecho de que era un hombre. ¿Los otros lo estaban mirando como si fuese una mujer?.- No vuelvas a decir que soy una mujer.- quiere “poseer” pero no ser “poseído”. Príncipe hipócrita.
- Pruébalo. Dudo mucho que seas un hombre.- Layla parecía no estar convencida tampoco, aunque me recordó a una niña desafiando a otro para hacer algo. De esa manera infantil lo sentí.

Rush inhalo aire tan fuerte que pude oírlo. Dios, Layla había provocado el despertar de su monstruoso orgullo. Él miró a los vampiros un segundo y acto siguiente se agacho. Ray fue más rápido y tapó mis ojos con sus manos. Me dio la sensación de que él aun me ve como a una niña, y eso me alegraba por montones.
Escuche las abruptas respiraciones. Algunas quizás eran de asombro (alejo la imagen de cuando cantamos juntos), otras quizás de indignación. La leve risa de Rush me demostró que estaba orgullo de la reacción de todos. Agradecí mil veces a Ray por haberme tapado los ojos.

- ¿Alguna otra prueba, Princesa? – La vos de Rush era de alguien orgulloso. ¿Layla es una princesa?
- Majestad, por favor compórtese.- de nuevo agradecí a Ray por pedirle cordura a su señor.
- Ellos querían saber si yo era o no un hombre.- ¿Eso debía ser una excusa? Se escuchaba demasiado orgulloso para serlo. Estaba contento consigo mismo.- Esta ropa es tan molesta.- recordé porque le molestaba usar esa clase de ropa, simplemente no estaba acostumbrado a ese tipo de pantalones.
- Quejoso. ¿Cuántos años tienes? ¿Doce?- Cuando Ray quitó su mano supe que no había peligro alguno de ver algo inapropiado.- Quiero volver a la mansión.- dije al razonar que si Rush se había bajado los pantalones así de fácil, no perdería la oportunidad de hacer otra cosa. Me aleje de las hadas comencé a caminar hasta Logan.
- Mel, no me des la espalda.- Lo escuche algo enojado quizás. Pero me repetía a mi misma que no volteara que de alguna manera iba a ceder ante algo. - Mel, tu y yo no hemos terminado.- de pronto estaba detrás de mí, casi pegado a mi.- ¿Acaso quieres que me deshaga de tus amigos no muertos para que me prestes atención? – me susurro muy, demasiado, cerca de mi oído.

Sentí como si el aire se helara a mi alrededor. Mi respiración se detuvo un instante y otro recuerdo me envolvio.

**Flash Back**
Mi respiración estaba levemente agitada, como si me hubiese llevado un pequeño susto pero mantenía la calma y por completo la serenidad. Bajo mi pie derecho se encontraba el pecho de alguien que subía y bajaba en desesperación de oxigeno. Con mi otro pie sentía tierra blanda. Mi brazo derecho estaba estirado apuntando a alguien con ¿mi espada?, el otro yacía quieto pegado a mi lado.
Estaba lloviendo, o al menos caía agua del cielo mojándonos y creando aun mas barro. Cuando mi vista se enfoco vi a un Rush agitado con la chispa de orgullo en los ojos como si fueran dos grandes fogatas y con un hilito de sangre corriéndole desde su boca hasta su cuello.

- Eres demasiado buena para ser solo una niña. ¿Qué te han enseñado?
- No soy buena, soy mala y por eso soy mas fuerte que tu.- Eres frágil, por eso eres bueno. Por eso Roy te protege. Por eso no quiero hacerte daño.

**Fin del FlashBack**

- Si haces eso yo- sentí como mi mirada se volvió la misma que la de aquella noche cuando lo apunte con aquella espada. Casi sin sentimiento. Lo mire con esa mirada y además sonreí. - Te mataré y sabes que lo haré. – De nuevo me sentí ajena a mi cuerpo pero concordaba con aquella extraña presencia. Sabía que en ese entonces pude matarlo si hubiera querido, así que no tenía porque preocuparme. - No puedo comprender por qué me llamas Mel, incluso cuando nos conocimos.- En realidad si lo comprendía pero debía fingir demencia. Quizás así podría borrar la sensación que tiene Rush de que le pertenezco.- Mi nombre ahora es Bel, memorízalo si hace falta.- seguí caminando hacía Logan ignorando a Rush con clase, tomé su mano y volví a sentirme en dominio de mi cuerpo. Me mordía mi labio inferior tratando de controlar mi respiración.
- Esa ropa no te queda bien.- dijo luego de un segundo el príncipe.- Prefiero verte usando un vestido como cuando nos conocimos.- mi ropa brillo y se convirtió de nuevo en un vestido.- Pero sin duda el blanco puro te queda mejor que todo un vestido maltratado y sucio.- rayos, ya me ve como su princesa de juguete que puede cambiar a gusto. ¿Además de ser la muñeca de Kim también soy la de él?
- Gracias Rush- eso me recordó las preguntas sobre mis recuerdos ¿Por qué tenía la ropa llena de sangre? ¿De donde salió la espada? ¿De donde demonios vengo? - ¿Podemos irnos ya? Sabes bien que de alguna forma u otra volveré la semana próxima.- tuve que pedir permiso aunque ya no soportaba estar ahí y tener que cubrir mi preocupación y confusión con una sonrisa esquiva o una expresión seria. Aunque creo que sonó mas a una suplica hacia Logan.
- Claro. Sabes bien que no puedes escapar de mí. En donde sea que haya agua ahí estaré- lamentablemente así era, las aguas se comunican como suelen hacerlo las plantas del mundo. Así que Rush siempre ha estado presente y siempre lo estará.- Ray, teletranspórtalos a su mansión.

El guardián es quien posee mas conocimientos sobre todas las técnicas de pelea, historia de hechizos, historia sobre las guerras para tener un amplio conocimiento sobre estrategias. Técnicas sobre como eliminar tu presencia para no ser detectado y ese tipo de cosas. Además de poder manejar a la perfección sus poderes para así poder proteger a su señor. Quien, por lo que tengo entendido, no posee mas que lo básico en todos esas áreas debido a que es el niño mimado del rey que solo se preocupa de las fiestas y algunos pocos rituales.
Escuche varios murmullos que ignore por completo. Me sentía demasiado cansada y mis ojos se estaban cerrando casi automáticamente. Estaba esperando que Ray se concentrara para transportar a través del agua a cinco personas cuando esta acostumbrado a hacerlo con dos y con ayuda de que ambos pueden mezclarse con facilidad ya que esta en su naturaleza.
Kim me hablaba, distinguí su voz entre el murmullo, pero mis respuestas eran casi monosílabas. Llegó el momento y Ray nos transportó. Fue una sensación algo familiar, eso me dijo que no era la primera vez que Ray me transportó. Llegamos a la mansión y en lo único que podía pensar era en una cama.

- Nos teletrasportaron a través del agua.- les explique sin mucho animo, al suponer que no entenderían que había sucedido, mientras salía de la fuente y tocaba el helado suelo con mis pies descalzos.- Iré a ducharme y a acostarme.- de alguna manera tenía que sacarme el cansancio y la única forma que conocía era la de una ducha caliente.

Me aleje de mis amigos casi deseando que nada de lo que sucedió esa tarde y esa noche hubiese sucedido en realidad. Demasiadas preguntas, demasiados enigmas, mucha oscuridad en mi pasado... De pronto unos cálidos brazos me alzaron y me encontré reflejada en unos espejos de cobre. Espejos que estaban llenos de determinación sobre algo. “No te dejare sola, no después de haber creído por un segundo que te había perdido.” Sus ojos me decía eso. No podía negarme. Sonreí en asentimiento y a los pocos segundos ya estabamos en mi cuarto, para ser más exactos: en el baño. Me deposito suavemente en la bañera.

- Quítate el vestido y comienza a ducharte.- me susurro.- Te traeré ropa con la que te puedas acostar.- Tomo mi rostro con una mano y me beso en la otra mejilla. Cerró la cortina y escuché el ruido de la puerto al cerrarse.

Bueno, eso significaba que me daría algo de privacidad y tiempo. No tarde nada en desvestirme ya que no tenía nada mas que el vestido. Su tela era suave y fina, los tirantes cedieron fácilmente y en menos de un segundo el traje yacía a mis pies. Lo recogí y lo puse en el cesto de la ropa, cubriéndome con la cortina en caso de que Logan entrara.
Fue una ducha rápida. Abrí la canilla del agua caliente y me lave el cabello, eso siempre me hace sentir mejor, sin esforzarme demasiado en que el champú o el acondicionador hicieran efecto porque ya me había bañado a la mañana.... Además de cambiarme cinco veces al día me he bañado dos veces y estado bajo el agua no sé cuantas veces. ¿Mi vida cambiara tanto a partir de ahora?
Al terminar asome mi cabeza mojada para ver si Logan había entrado, y así fue pero no lo oí al parecer ya que una de mis remeras y un pantalón estaban encima del cesto y del vestido no había ni rastro. Me sequé el cuerpo con una toalla color azul marino mientras que el cabello lo tenía envuelto en una pequeña toalla color marrón. Al tomar mi ropa, lo primero que me puse fue la remera algo larga, que ahora también me quedaba bastante suelta (grande en una palabra), y noté que debajo de ella había una de mis braguitas color baige. Me puse de todos colores de solo imaginar a Logan revisando el cajón de mi ropa interior. ¿Por qué siempre encuentra la manera de hacerme sonrojar al punto de igualarme a un tomate maduro?
Me puse la prenda y el pantalón. Salí del baño con el pelo peinado pero aun mojado, no me gusta usar el secador y no tenía fuerzas para ello. Logan estaba sentado en mi cama, a los pies, esperándome. Caminé hacía él y termine hundiéndome en su pecho en un abrazo protector.
-No tienes ideas de cuanto necesitaba esto...- no quería arruinar el silencio de la habitación, por eso hable muy bajo sin saber si él me escuchaba o no.
- De seguro no mas que yo...- respondió contra mi cabeza. Lo oí suspirar.- ¿Por qué te cuesta tanto secarte el cabello? No quiero que te resfríes. – agarró la toalla que yo tenía en manos y comenzó a secarme. Acabe sentándome a su lado, dejando que él hiciera eso.
- ¿Y el vestido?- no me estaba gustando el silencio que se estaba formando.
- Lo ... tiré.- admitió luego de unos segundos, creí que no respondería.
- ¿Por que?
- Porque ese sujeto lo creo con su magia, quizás no sé, quizás....- se guardó sus pensamientos.- Ese sujeto quiere tener algo contigo- dijo al instante en que cubrió mi rostro con la toalla al secarme la cabeza.- Me dio la impresión de que ustedes comparten muchas cosas.
- Rush es un hada.- comencé por explicar un poco la situación.- Las hadas siempre se sienten atraídas por las personas que son puras y buenas.- mi alma es tan pura que hasta las hadas la quieren...- Se podría decir que él se siente atraído por lo que mi alma o mi aura es, no por quien soy...- pude sentir alivio por parte de él.- Asi es, tienes razón.- no puedo aceptar a alguien que solo me quiera por lo que soy (biológicamente o lo que sea, humano o anormal, no por mi persona)- Y tampoco te preocupes, cuando lo conocí yo era muy pequeña y él tiene cierto honor, por lo que no me hizo nada.- Es mas, creo que yo le hice algo malo a él...
- Mejor para él.- dijo inmediatamente, no pude evitar comenzar a reírme.- ¿Qué es lo gracioso?
- ¿Además del hecho de que eres adorable cuando estas celoso?- quite la toalla de mi rostro y lo mire con una sonrisa aun riendo.- Si quieres, puedes hacerme lo que quieras para demostrarle a él y a todo el mundo que te pertenezco.- me estaba calmando cuando sentí sus labios en mi oreja.
- ¿Cualquier cosa?- susurro en mi oído en un tono serio y sensual que pude sentir como mis piernas temblaron, agradecí estar sentada.
- Cualquier cosa...- comencé a decir cuando su boca bajo a mi cuello. Mi mente se puso en blanco un segundo.
- ¿Pero?- dijo contra mi piel mientras una de sus manos me sujetaba por la cintura. Negué con la cabeza
- Solo... solo si yo puedo hacer lo mismo.- alejo su boca de mi cuello y me miró fijo a los ojos.
- ¿Hacerme lo que desees para demostrarle al mundo...?
- Que eres mío.- lo mire de la misma manera en como él lo hacía, con seriedad y sin vacilar.

Él observaba mis reacciones, clavándome sus ojos color cobre y finalmente sonrió. Dejo ver sus blancos y perfectos dientes, hasta creo que pude ver la punta de sus colmillos. Su mirada se ablando, se volvió tierna y dulce. Negó con su cabeza sacudiendo sus cabellos negros cuando cerró los ojos un momento. ¿Sus pestañas siempre fueron largas? Era la primera vez que podía ver tan de cerca su rostro, y era aun mas perfecto.

- ¿Qué haré contigo? Siempre me sales con algo incrementando mis ganas de devorarte.- poso sus labios sobre los míos y me beso pausadamente. Por supuesto que no lo rechacé, trate de imitarlo.- ¿Ves? Siempre me sales con algo así.- me dijo sonriente al separarse.
- Entonces ¿Está mal que quiera hacerte cosas como esa?- él me sorprendió alzándome y colocándome en la cama. Ya tenía todo preparado.
- No, eso me encanta sinceramente.- me cubrió con las frazadas.- Pero este ya ha sido un día muy largo para ti, te mereces un descanso.- acomodo un mechón de mi cabello detrás de mi oreja.- Además dijiste que tenías prueba.- dijo de tal manera que parecía estar acusándome.
- Culpa al profesor, no a mí.- me acomodé casi dándole la espalda, pero fue jugando.- ¿Te quedarás conmigo?- le pregunte suavemente ya que sentía que no se había marchado.
- Si no quieres lo contrario.- me dijo suavemente.
- ¡Claro que no! Tu presencia....- sentía como mis ojos se humedecían, estaba reaccionando a todo lo sucedido.- tu calor. Durante todo el día...- saque un brazo y aun de espaldas lo estire hacía él.- Era y es lo único que quiero, que necesito.- Sujetó mi mano y sentí como la cama se movía. Se estaba acomodando a mi lado, acostándose a mi lado, abrazándome. Lleve la mano que le sujetaba hasta mi pecho, acurrucándome.
- Cuándo estés lista y descansada ¿Me contaras que viste? ¿Todo lo que paso durante este día?- soltó esas palabras en un suspiro, como si fuera algo difícil de preguntar.
- Cuando este descansada.- mis ojos ya estaban cerrados. Me sentía algo entumecida por lo que oprimí mas fuerte la mano de Logan, temiendo que en un segundo desapareciera.- Para ti siempre estoy lista.

Mis ultimas palabras fueron casi un balbuceo, quede presa del sueño. Con el inmenso cuerpo de Logan a mi espalda, sintiendo ese peculiar calor suyo a pesar de ser un ser frío. Rodeada por sus brazos, sintiéndome protegida y querida. Yo me quede dormida.
Soñé algo extraño: me encontraba en un cuarto blanco, de solo cuatro paredes y una puerta plateada, en el suelo jugando con ¿un rompecabezas? ¿Un cubo mágico? Mientras que distintas personas entraban y salían. Personas con el rostro borroso, no me importaban, yo estaba concentrada haciendo algo... Estaba mirando el suelo, un pequeño punto negro en los azulejos blancos también. Luego la luz se fue y las personas dejaron de entrar. Me levanté y caminé hasta una cama donde me acosté, tenía frío ya que solo había una sabana para cubrirme. En la oscuridad me acosté mirando hacia la pared, por un solo segundo me sentía segura en la oscuridad y al comenzar a dormirme pude ver una pequeña luz a través de una ventana, muy pequeña, y a una persona del otro lado de unos barrotes. Un sentimiento enorme de felicidad y cariño me domino, aunque sentía que eran sentimientos que no podía definir y cuyos nombres desconocía en ese momento... solo sabía que me hacía bien.
Al despertar sentí una mano gentil sobre mi cabeza, acariciando mi pelo o quitándolo de mi rostro, también unos besos fugaces detrás y desde de mi oreja hasta la base de mi cuello que me producían cosquillas. Escuchaba a alguien a lo lejos llamándome.

- Bel, amor, es hora de despertarse. Cariño, ya es de día...- se detuvo al verme abrir los ojos, Logan tenía una sonrisa en el rostro.
- ¿Cuántos apodos me perdí?- le pregunte mientras ocultaba un bostezo con mi mano y me estiraba para sacarme la pereza.- Quiero seguir durmiendo...- me deje caer hacia un lado hacía el pecho de Logan, se había cambiado la camisa.
- Muchos.- Respondió con cierto aire soberbio.- ¿No tenías prueba?
- Con mas razón.- me aferré a su camisa, era distinta. En algún momento se cambio.
- Bel.- me llamó la atención solo con mi nombre.- Que te parece si tenemos una cita...
- ¿En serio?- no pude ocultar la emoción, levante mi cabeza y lo mire a los ojos. Había una trampa en lo que decía.- ¿Con que condición?- mi ánimo disminuyó y note que a los pies habían algunas prendas de ropa. Kim de seguro me las trajo.
- Con la condición de que apruebes todas tus pruebas e integradoras. ¿No estas en época de finales? – me recordó muy a mi pesar. Suspire dramáticamente.
- Solo yo consigo novio en época de exámenes.- me levante, agarre las ropas y me encamine al baño.- Me voy a cambiar.

Me puse el jean que Kim había retocado con su magia, me quedaba a la perfección junto con un sostén color baige con un moño casi miniatura blanco y una remera violeta. Me mire en el espejo luego de lavarme la cara y recordé algo, me lavé los dientes y me peine alisando mi cabello lo mas que pude. Siempre que me acuesto con el cabello húmedo me despierto al día siguiente con claras ondas.
Salí del baño y vi a Logan sentado en el borde de la cama con una sonrisa picara. Igual que la noche anterior me acerque a él y esta vez lo bese.

- Buenos días... ¿cariño? ¿amor?- me sonroje al no saber como llamarlo, aunque lo decía contra sus labios.
- Buenos días mi vida.- dijo él con determinación, a diferencia de mi.- Es hora de tu desayuno. Luego te llevaré a la escuela. – hice un puchero pero termine aceptando.

En la cocina nos esperaba una alegre Kim que preparaba el desayuno mientras que la televisión estaba prendida, Jared estaba sentado observando cada detalle de su pareja. Salude a ambos con un “Buenos días” y un beso en la mejilla, para asombro de Jay y alegría de Kim.
Sin duda el sueño era mas fuerte que yo, si no fuera por el ruido del sartén al fuego y de la tele me hubiera dormido. ¿Cuándo llego un plato lleno de carne mi plato? Junto con dos huevos fritos sobre unas tostadas...

- ¿Desayuno americano?- pregunte alzando una ceja, definitivamente si comía todo eso vomitaría.
- Necesitas fuerzas para tu examen.- respondió Kim con una sonrisa, totalmente orgullosa de si misma.
- Kim...- ¿cómo decirlo?- Es un simple examen escrito de matemáticas. No es una prueba de resistencia ni un examen de ingreso a la universidad de tres o cuatro horas seguidas.- quizás soné mas dura de lo que quise.
- Te hara bien para el cerebro.- a no ser que le hayas puesto una pastilla para estar despierta lo dudo.
- Mi estomago no lo resistirá
- Por favor...
- Gomene, demo... – frente a mi desapareció el plato rebozando de carne y apareció una taza con café con leche y unas masitas que sobraron del día anterior.- Gracias.
- Logan, ella estaba a punto de decir una frase en japonés.- se quejo Kim.
- No puedo permitir que mi mujer se enferme por comer cosas a las que no esta acostumbrada en horarios inadecuados.- se justifico. Mientras tomaba el café con leche sonreí. Esas dos palabras me hicieron feliz. “Mi mujer” se repetía varias veces mientras desayunaba.

En algún momento llegó Oliver pero él no se acercó a mi. Se quedo mirándome desde la puerta. Pude sentir como quería preguntarme algo, pero parecía no encontrar las palabras o el valor para hacerlo. Casi fue como si todos hubiesen olvidado lo que paso ayer, cosa que agradecí solo un poco. Ellos lo hicieron para hacerme sentir mejor, y casi lo lograron. Pero no era idiota, recordaba todo y cada una de las cosas que sucedieron. Así que también me hacía la amnésica con eso también, y trate de concentrarme solo en mi examen.
Cuando era hora de irme me despedí de todos con un beso en la mejilla, incluso de Oliver y de Samuel quien parecía tener que hablar de algo importante con Logan pero en secreto. Me hice la idiota. Un beso en la mejilla y espere a Logan en el auto.
El viaje fue un repaso, leí mi carpeta y repase las formulas que nos iban a pedir. Llegamos rápido. Antes de bajar mire a Logan directo a los ojos y sonreí.

- Quisiera que este sueño nunca acabase.- su mano acariciando mi rostro se sentía tan cálido, desearía que nunca acabase este maravilloso sueño.
- No tiene porque hacerlo a menos que tu quieras.- me prometio dulcemente apoyando su frente sobre la mía.- Y aun así, yo estaré a tu lado cuando suceda.- me sonrió.- No te dejare escapar tan fácilmente.- me vi reflejada en esos ojos color cobre llenos de determinación.
- Si es por mi nunca escaparía, nunca.- lo bese fugazmente, agradecí los vidrios polarizados.- Pero cuando pase todo cambiará. Mas mal que para bien, mi realidad se trasformará.- él quiso hablar pero lo callé poniendo mi dedo índice en sus labios.- Por eso prometo proteger este sueño y a todos en él hasta que se me sea posible.

Le sonreí y lo volví a besar, le volví a sonreír esta vez en modo de despedida y baje del auto. El viento era aun frío, golpeo mi rostro como si fuese una cachetada de realidad despertándome y haciendo que levante mi cabeza orgullosa para no flaquear. Estabamos en primavera pero eso no quita que las mañanas sean gélidas y hasta algo tristes por el cielo gris, pero no este día. Hoy, lunes a la mañana, había un cielo celeste totalmente despejado con los arboles y demás plantas floreciendo de manera tardía pero finalmente haciéndolo. Entré al colegio sintiendo algo distinto, no podía definirlo pero había algo distinto en el aire como si estuviera lleno de tensión y no del tipo de nervios antes de un examen, era distinto. Luego de la oración a la bandera fuimos al salón apurados y todos abrieron las carpetas para una ultima y desesperada revisión. Terminé sentándome en uno de los últimos bancos junto con Brenda, como le había prometido en caso de que no le saliera nada. Pero estaba tan cansada que ni bien termine de hacer los cálculos y demás cuentas apoye la cabeza, antes de entregar, en la pared y me quede dormida

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Jun 02, 2010 5:41 am

Genial!!! Simplemente genial!!!

Me encanta como Bel fue recordando su pasado, y ese pasado es de sobra interesante, sinceramente Rush me hace reir mucho, hasta que se enoja xDD
Y la historia de la estatua, realmente es increible como todo encaja, Yuki, como siempre tu historia va de mejor en mejor ^^
Estaré esperando nuevos capis ^^

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 24
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Jun 02, 2010 3:42 pm

sip sip sip ò.ó
queremos conti conti conti , y pronto

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Jun 02, 2010 6:11 pm

Yo a eso del pronto no me uno, yo solo quiero conti cuando la escritora pueda sacarla ^^ yo espero, mira los capitulos que hace cuando la inspiracion esta, si la forzas no saldran tan buenos ^^

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koe
caballo Lvl 3
caballo Lvl 3
avatar

Cantidad de envíos : 348
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Localización : Por ahí y por allá... pero volveré.

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Sáb Jun 05, 2010 5:15 pm

Es que eso de apurarla tiene sus pros y sus contras Chisu, me consta que hay escritores que pierden su inspiración y si no estas ahí para recordarles que tienen una historia, la abandonan por que creen que a nadie le interesa su fic y deciden mejor centrarse a los proyectos nuevos que saquen. Hay un fic que hace casi 6 meses que no actualizan T^T
Así que me uno a Yuuki ¡ conti conti! ^0^/

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://world-rol.activoforo.com/manga-f7/dd-manga-vampire-knight
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Jun 06, 2010 2:34 pm

gota Yo no digo no comentarle y recordarle su historia, solo digo no apurarla porque a ella la inspiracion no le llega por la fuerza ^^uu

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Jun 23, 2010 12:04 am

Nota: Perdon por la muy tarde demora , gomene -.- , segundo este no es el capitulo ensi es solo un extra un capitulo que va en el medio Very Happy para perder mi costumbre de mandar dos pov de un mismo personaje seguidos :P el quele sigue es un pov de Bel ^^Uu pero ahora, un corto PoV de Logan ^^ mi tan preciado Logan xDDD

Logan pov Extra

¿Por qué siempre que prometo algo debe suceder alguna cosa que me obliga a romper mi promesa? Me juré a mi mismo que nunca mas la alejaría de mi lado aunque sea para vigilar de cerca de un tipo como Seward o Aaron. No soportaría el sentir perderla una vez mas, pasar por esa agonía sería demasiado para mi.
Cuando el agua negra se la tragó sentí como me tragaba también. Fue muy similar a caer por un abismo sin fondo, cayendo eternamente sin parar mientras que los sentidos se me iban borrando uno a uno hasta ya no sentir nada. Estar flotando en la nada, no sentir ni saber nada, así seria perder a mi Bel. Perder la cordura, no pensaría en las consecuencias de mis actos ni me interesaría el resultado. Todo perdería importancia para mi.
Al verla sana y sin ningún rasguño físico sentí tanto alivio, sentía que había resucitado. El escuchar el latir de su corazón, ver su sonrisa y ojos llenos de vida, aunque no eran los mismos, aun así me devolvió la vida que creía haber perdido.
Amor.... ya no es solo eso, ella se convirtió en el centro y eje de mi universo, el sentido de mi existencia que tanto estaba buscando. El sol en mi cielo brindándome calor y abrigo durante el día, la luna que brilla en la oscuridad guiándome acompañándome durante la solitaria y, por mucho tiempo, eterna noche. Ella se volvió todo aquello que me impulsa a vivir.

Tuve que romper mi promesa al dejarla en el colegio. Samuel quería hablarme sobre lo que encontró en la sangre de ella. Cuando la vi entrar al colegio volví a casa donde todos estaban reunidos. Kim junto con su Jared, tomados de las manos, Oliver en un sillón totalmente despreocupado, Kristin sentada en una silla con suma elegancia ocultando el hecho de que en verdad no desea estar ahí y Samuel sentado en el respaldo de un sofá.

- Logan, bienvenido.- comenzó á hablar.
- Ve al punto Samuel, quiero volver pronto a cuidarla.
- Tranquilo, tu mascota no saldrá de su guardería por nada.- molestó Oliver.
- Por favor dinos Samuel que encontraste en su sangre, ella bajo de peso muy rápido para un humano y creo que esta asustada por eso.
- No solo por eso amor.- Jared abrazó a Kim con dulzura.- Los últimos acontecimientos nos demuestran y le demuestran a ella que no es normal. Es muy lista y ya debe de estar pensando distintas posibilidades de porque, quizás eso es lo que más le asusta.
- Solo explícalo Samuel.- pidió casi molesto Oliver.
- Analicé su sangre, a simple vista parece ser normal como la de cualquier humano. Pero cuando le agregaba una sustancia ajena peligrosa reaccionaba adaptándose a esa sustancia haciéndola inofensiva para si misma y revelando una pequeña célula dentro de la célula que causaba toda esa adaptación y luego desaparecía de la vista. Como si fuese un agente que aparece cuando se lo necesita y al terminar su trabajo vuelve a como estaba antes. Me gustaría probar algo. – me clavo sus ojos pidiendo permiso.
- ¿El que?- cuando se pone en papel de científico es irritante.
- Probar como reacciona su sangre ante nuestra mordida. – me pare de golpe.
- No.- fue un claro gruñido.
- No podemos trasfórmala, ella es aun una niña- dijo Kim, ella quiere que su hermana menor disfrute de su niñez a pleno. No la quiere ver interrumpida.
- No vamos a transformarla.- no ahora cuando ella esta pasando por tanto solo la confundiría, no cuando no ha experimentado tantas cosas como humana, ahora no.
- No me digas que aun no pensaste en eso Logan.- Kristin rompió su silencio.
- ¿No pensaste en transformar el “amor de tu vida”?- dijo con tono burlón Oliver.- Si no lo haces me adelantare en tomarla.
- Al parecer tendrás que hacer fila hermano, Kim nos contó un hada también desea a esa niña y él tiene la ventaja de conocerla desde antes. Sin mencionar que Seward también le echo el ojo.
- Nadie la transformara ni la tomará.- amenace con la mirada al niño.- Ella seguirá viviendo hasta que lo pida.
- Igual no me refería a eso. – Samuel interrumpió nuestro choque de miradas.- Quise decir que si podía quitarle una bolsa o dos de sangre y luego transferirle esa sangre a algunos mamíferos para ver como es su reacción.
- Deja que ella decida.- por primera vez Oliver decía algo sensato.- Es su vida, su existencia la que se pone a prueba. No es justo que le quitemos su derecho de elegir saber o no saber, probar o no probar.- todos guardaron silencio, sorprendidos por el tono serio del niño de la familia.- Tampoco es justo que la uses como un conejillo de indias Samuel.- Oliver lo miro fijo casi amenazante.- No por saciar tu curiosidad científica.
- Eso no explica el porque perdió peso tan rápido.- Fue Samuel quien guardó silencio en cuanto oyó a Kim.
- No lo sabes.- Jared llegó a la misma conclusión que todos.
- Entonces me retiro.- No necesito estar en un lugar sin hacer nada si puedo estar cuidándola desde las sombras. Me encamine hacia la puerta cuando Kim me detuvo.- ¿Que?
- Perdona pero tienes cosas que hacer, muchos papeles que revisar sobre tus nuevas adquisiciones y los negocios que tienes ahora.- me dijo.
- Además habrá sol. ¿Cómo evitaras el sol y ser visto en una ciudad como esta?- Kristin debía agregar el factor del sol.- El invierno ya acabo, pronto tendremos que irnos.- también tiene que decir una de las terribles verdades que quería evitar, que la mayoría quería omitir.
- Iré a hacer mi trabajo.- ignore por completo a Kristin.

No creí que tuviera tanto trabajo, pero siempre me pasa lo mismo en cuanto me concentro en un solo objeto se me acumulan otros diez trabajos. Trate de hacerlo bien, pero cada diez minutos me acordaba de mi ángel y así unas veinte veces, luego el pensamiento de que si terminaba todo podría verla sin problemas me permitió seguir con mi trabajo sin interrupciones. Solo las hubo cuando recordé el beso que le di, desee tanto poder devorar su boca en ese momento y poder tocar su piel sin una tela que estorbaba por completo pero tenía que controlarme. Ella solo tiene quince años, aunque yo la desee como mujer no sé como se sentirá ella al respecto.

Las horas pasaron, cerca de las doce logre terminar todo mi papeleo. Justo a tiempo para salir a buscar a mi Bel. No dejaría que vaya a natación habiendo dormido tan poco, la traería casa donde dormiría luego de comer algo. Pase por la cocina donde Kim estaba preparando distintas comidas para que Bel pudiera elegir que banquete comer.
Al llegar la cocina tenía el horno prendido, por el aroma parecía estar cocinando un pastel de chocolate, y en la mesada había algo que debió ser alguna especie de pescado ahora todo picado. A su lado algunos vegetales y condimentos. La televisión estaba prendida pero sin sonido. Kristin entró.

- ¿Han visto a Oliver?- pregunto preocupada, como siempre se preocupa demasiado por su hermano.- No lo encuentro en ningún lado...- retorcía la punta de su rubio cabello en clara señal de desesperación.
- Que extraño que salga siendo mediodía.- respondió Kim pensando en alguna razón en particular.
- Quizás solo quiere disfrutar los rayos del sol antes que el efecto desaparezca.- decía Jared mientras se dedicaba a hacer zapping en la muda televisión.- Logan, ¿a que escuela asiste nuestra Bel?
- Instituto de Nuestra Señora de Lourdes.- respondí sin pensar al estar analizando la idea de que Bel falte unos días al colegio para que pasemos tiempo juntos...
- No... oh no.- el tono lleno de preocupación de Kim era tan sincero y serio como para dejar caer un recipiente al suelo. Jared subió el volumen de la tv.
- Los bomberos aun no logran apagar el fuego por completo pero ya lo tienen controlado.- decía la reportera.- Los edificios de alrededor ya fueron evacuados para evitar mas heridos. Los alumnos que se habían quedado atrapados en el fuego, y que los bomberos rescataron, ya están siendo atendidos en el hospital. Todos los afectados están siendo llevados para un chequeo completo ya que el fuego y el humo dejan represalias que sin un chequeo completo no se pueden notar.- la cámara enfocaba a los bomberos subiendo por las escaleras con las mangueras, a otros entrando por las aberturas que hacían, a las ambulancias saliendo con las sirenas a todo lo que daban.- Aun no se sabe como fue que ocurrió esto, como fue que se origino el incendio en una de las mejores escuelas publicas de nuestra ciudad.- mostraban el edificio que reconocí al instante, aun con las llamas y el humo además de que se estaba cayendo a pedazos literalmente.- Según algunos alumnos de Nuestra Señora de Lourdes, quienes pudieron salvarse de lo que era una muerte segura gracias a la advertencia de una de sus compañeras. El techo de un aula se desprendió y cayó, el piso no resistió el peso y también cayo sobre la caldera, lo que provoco que esta estallara y que el fuego se expandiera por los conductos de calefacción.- La ira me empezaba a dominar, mi cuerpo se tenso y escuche claramente como mi poder causó una rajadura en el piso y en la pared de la cocina.
- Logan cálmate.- Samuel uso su tono de voz suave y tranquilizador, pero no funcionó.
- Cálmate o sino destruirás la casa.- Kristin no ayudaba para nada, vi como Sam la retaba con la mirada.

No dije nada, solo oprimía mis puños con fuerza tratando de controlarme y pensar que hacer. Destruir la casa no, a María le gustaba mucho y no quería ponerla triste (Si Charles es como mi hermano mayor, como mi padre, ella es lo mas cercano a una madre que tengo en esta vida de vampiro). Golpear a Kristin, podría pero el recordar que es una mujer me lo impide por mas que se lo merezca. Lo primero, luego de la ira, es ir a buscar a mi ángel. Gruñí y unos vasos se rompieron. Me encamine hacia la puerta.

- ¡Logan no puedes salir! ¡Es un día soleado!- Ignore a Kristin.- ¡En su escuela hay cámaras! ¡Si te graban me será imposible borrarle la memoria a medio país!
- Ella tiene razón Logan, espera un poco. Si ella esta lastimada tampoco podrás acercarte ni mucho menos acercarte a un hospital donde la sangre es común.- ¿Por qué demonios tenia que tener razón Samuel?
- Aun así tengo que ir, aunque sea de lejos quiero verla.- lo empuje para salir por la puerta y Jared ya me estaba sosteniendo.- Suéltame Jared. No quiero tener que usar mi poder sobre ti.- lo mire furioso y este retrocedió, porque sin advertencia use mi poder.- Tu también Kim.- le dije antes de que usara su fuego y crucé la puerta principal, mi auto seguía ahí. Salte los escalones y abrí la puerta de mi auto.
- ¡Logan atrápalo!- Kristin me lanzó algo que lo atrape por reflejo. Era su celular.- Quiere hablar contigo.- me dijo claramente molesta. Vi el numero y solo aumento mas mi enojo.
- Oliver, no estoy de humor para tus bromas ni nada. Si tienes que decir algo importante dilo antes de que rompa el teléfono.- Ni siquiera me moleste en calmar mi tono de voz siquiera, era un continuo gruñido que a cualquier humano le costaría entender.

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Jun 23, 2010 3:27 am

Yo queria mas!!!!!!!!!!

Para ser un extra está excelente!!! Supongo que habrá continuación no??? Es decir ya sea en el PoV de Bel u otro de Logan u Oly continuará con lo que pasó en el colegio y luego del fuego cierto???

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 24
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Jun 23, 2010 3:49 am

OMG Shocked
no es justo !!! debes de poner conti pronto !!!

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Jul 09, 2010 1:15 am

Capitulo 25: Bel PoV: "Familia. Hogar"

Todo estaba oscuro, pero podía escuchar algo... era un continuo goteo... sentí frío, una brisa helada en mi rostro y algo caliente a mis pies que se iba enfriando cada vez más. Mi cuerpo paralizado y unas voces alrededor que eran como ecos, era como si no pudiera oírlas por que estaba mas atenta a otra cosa.... veo mis manos rojas... caigo al suelo de rodillas al sujetar mi cabeza y un grito desgarra mi garganta.... Ira, odio, furia, mas ira, tristeza... mucha tristeza... Mis lagrimas se mezclaban con aquel liquido rojo a mis pies, con la sangre, y solo podía oír que todo a mi alrededor se derrumbaba. Incluso tuve la sensación de poder oír el ruido de mi corazón al romperse... junto con el ruido que hizo mi alma al querer desprenderse de mi cuerpo...

Crack.... Crack Crack........ Crack............ El sonido de algo rompiéndose... ¿Una rajadura?

- ¡Romina! – el llamado de atención de la profesora me despertó, no me di cuenta que estaba en la escuela hasta que mis ojos enfocaron el lugar.
- Lo siento profe...- mi sangre corrió a mis mejillas de la vergüenza, trate de ocultarlo al frotarme los ojos pero estaba muy cansada.
- Termina el examen y luego sigue durmiendo si quieres.- suspiraba enojada, yo mire mi hoja y se la tendí. Ella me miro sorprendida.- ¿Lo terminaste?
- Si. - di una de mis mejores sonrisas, radiante y orgullosa para callar cualquier cosa que quiera decir.
- Ahora te la corrijo... sigue durmiendo si quieres...- volvió a su escritorio claramente sorprendida y vi como Brenda me miraba sorprendida.
- Tengo un buen profesor particular .- dije apenada sabiendo que ella sabría que habló de Logan.
- Suertuda, ojalá yo tuviera a alguien así.- hizo su clásico puchero y continuó haciendo su prueba... la mire unos momentos y supe que no tenía problemas, al parecer ella si había estudiado esta vez.

Apoye de nuevo mi cabeza y dormí. Soñé con Rush, tocando su flauta y con Ray usando sus poderes para dominar el agua del río transformándola en finos hilos de plata que danzaban al compás de la música. Era hermoso, tan mágico hasta que me desperté con el corazón a mil por que sentía... miedo.
Sentía que no debía estar en ese lugar, que debía irme lo mas pronto posible. “Debes irte... pronto” me decía aquella voz, la primera de tantas que me salvó y me guió hacia mi amado Logan.

- Brenda, tenemos que irnos.- Le susurre, ella río un segundo.
- No vamos ni dos horas ¿y ya quieres irte? Te estas contagiando de mi.- detuvo su carcajada al ver mi miedo, mi expresión era algo que no podía controlar. Estaba luchando contra cada célula de mi ser que me impulsaba a correr.- Bel ¿qué sucede?
- Solo sé...- agache mi cabeza, trate de controlar mi respiración que empezaba a agitarse.- que tenemos que dejar el edificio.- trate de razonar para saber cual era el problema, y solo venía a mi mente aquel ruido de algo rompiéndose.
- ¿Es algo tan serio? – asentí con la cabeza aun baja, estaba sudando en frío de la tensión que sentía mi cuerpo.- Déjamelo a mi.- dijo con confianza antes de pararse y caminar hasta el escritorio de la profesora.

Estuvo hablando unos segundos y luego salió del salón. Al cabo de unos minutos volvió y me saco del salón con la excusa de sentirme mal, mi expresión lo confirmaba. Al caminar por el pasillo nos cruzamos con la preceptora que entro a nuestro salón. Al cabo de unos minutos se escucho un gran estruendo en toda la escuela. Brenda y yo nos miramos asustadas pero yo corrí hacía el salón. Todos mis compañeros estaban afuera viendo por la puerta el curso. Me metí entre ellos para ver el yeso del techo cubriendo el suelo, deformando las mesas y sillas, por completo.... todos nos salvamos de una muerte segura.
Brenda me miraba algo asustada, mas de seguro por pensar en como era posible que yo supiera que algo así iba a suceder. Mire hacia todos lados y mis compañeros estaban bien. La preceptora estaba hablando con la profesora intentando calmarse mutuamente sin resultado alguno. Los alumnos de los otros cursos se asomaban por sus respectivas puertas y sus profesores les ordenaban silencio. Me acerque a mi profesora.

- Tenemos que evacuar el edificio.- les dije intentando sonar seria pero pude ver claramente como notaron mi miedo.
- No creo que haga falta...- decía indecisa la preceptora... sin una orden del director no hace mucho.
- ¡ Ese suelo no resistirá mucho!- trate de controlar mi tono de voz.- Hay que evacuar el edificio....

En el momento en que vi a las dos adultas intercambiar miradas me escabullí y corrí hasta la alarma de incendios más cercana. La toque y la campana resonó en el lugar. Un profesor salió de su curso y me miro preocupado.

- ¿Por qué tocaste la alarma?- se acerco a mi porque la campana complicaba cualquier conversación.
- El techo de mi salón cayo por completo... tengo miedo de que todo el lugar se desmorone... dudo mucho que el suelo resista...- estaba realmente asustada, estaba segura que el lugar se iba a desmoronar.
- ¿Es un simulacro? – preguntaron unos alumnos junto con su profesora que se acercaba a nosotros.
- No es un simulacro.- el profesor se puso entre nosotros, cubriéndome.- El techo de un curso se desmoronó, por precaución es mejor evacuar el edificio.- con mi vista fija en el suelo, con mi flequillo tapándome mi rostro. Vi sus pies moviéndose y alejándose.

Lentamente todos iban bajando las escaleras, salían de sus salones como si fuera algo tranquilo y normal. Fue demasiado lento ese proceso... en un momento se volvió a escuchar un gran estruendo, hubo un pequeño temblor por lo que algunos chicos cayeron al suelo causando un efecto domino. Aquellos que se salvaron de caerse se tiraron al suelo para esquivar algunas llamaradas que salían de la ventilación.
Vi todo en cámara lenta... si tuviera algún don de pintura podría pintarlo pero no es así. Las llamas no alcanzaban el suelo, rozaron a varios estudiantes pero no serian quemaduras graves... solo quedarían traumatizados por un tiempo ya que la mayoría aquí son niños mimados. Tres chicos en el suelo cubriéndose sus cabezas con los brazos se tiraron al suelo en el momento justo. Otros al lanzarse sobre el suelo se lastimaron el rostro y aun mas si alguno les caía encima como les paso a algunos. Yo estaba ahí, contra la pared como una simple observadora, en primera fila viendo detenidamente las expresiones de confusión y miedo en ellos, ignorando el grito de las chicas casi exactamente igual que el de las películas. Fino y agudo, tanto que te taladra los oídos. No noté que encima mío había una ventilación... una ranura de los conductos de calefacción por la cual una llamarada salía.
El profesor me cubrió con su cuerpo e hizo que ambos cayéramos al suelo, él encima de mi recibiendo de lleno el fuego. Sentí todo su peso y no pude moverme, mi respiración se cortó un segundo en el momento en que una nube de hollín salió de la ventilación cuando la llamarada desapareció. Cuando pareció calmarse la situación, solo unos segundos luego, logre moverme y ver al profesor.
Me miro con una tierna sonrisa, tratando de ocultar el dolor de su espalda que pude ver claramente quemada. Acto siguiente cerró los ojos cansado. Sentí un grito ahogado en mi garganta, mi cuerpo empezaba a estremecerse y a temblar sin control, y los ojos empezaron a lagrimear. “No, contrólate.” Me decía aquella voz. Yo no podía hablar y ni siquiera pensar algo “ No pierdas la compostura. Piensa bien que hacer” Me aconsejaba.
Apreté los ojos para evitar llorar, trate de respirar lo as posible para calmar mi agitado corazón. Agradecí los consejos de Oliver sobre como tranquilizarme, me sirvieron de mucho. Escuche algunos sollozos de aquellos chicos que tenían miedo. Los mas valientes se levantaban con sumo cuidado mirando detenidamente hacia todos lados e intentaban ver como estaban aquellos a su alrededor. Coloque a mi salvador en una pose que no le haga sufrir aun más y sentí como su corazón aun latía. Su cuerpo estaba en shock por eso perdió la conciencia. Otros alumnos desertaban con tos pero se esforzaban por levantarse.
Rebusque en los bolsillos del saco del profesor, no encontré lo que buscaba. Lo levanta un poco y encontré su celular en un estuche negro agarrado a su cinturón. Lo tome y marque el 911.

- Hola, operadora. ¿En que...?- la interrumpí, no sabía cuanto tiempo teníamos-
- Necesitamos ambulancias... hay muchos heridos – no podía hablar con claridad, sentía un nudo en la garganta. – La caldera explotó... bomberos por favor... – hice mi mayor esfuerzo en tranquilizarme.
- Tranquilízate niña.- ella notó que yo aun era joven, ¿es algo morboso reír por eso en esta situación?- Dame la dirección y mandare las ambulancias y los bomberos. No temas.
- El Instituto de cofcofcof ...- empecé a toser, pero aun así continúe.- Nuestra Señora de Lourdes....- llegue a responder.
- En unos minutos llegará la ayuda. No te preocupes. No pierdas la conciencia.... no

Mi mano se sintió muy débil y deje caer el teléfono. Escuche como la amable mujer me llamaba hasta que ya no pude oír nada... ni siquiera los gritos de las chicas al despertar o algo. Pero eso sí, veía todo. Entre nubes de polvo o ceniza, la mala luz del pasillo veía a los chicos revisando y ayudando a levantarse. Cierto, debíamos salir de ahí pronto.
Un chico de tercero se me acercó, vi su expresión de preocupación y también noté que él estaba ileso. Me hablaba pero yo tenia los oídos tapados, además de sentirme mareada aun estando sentada. Razoné que el chico entro para ayudar hasta que lleguen los bomberos... ¿tendría complejo de héroe? No importa.

- Ayúdame...- me levante con esfuerzo.- A cargarlo... llevarlo a la ambulancia... – dije al intentar levantar al profesor.

Él chico captó mi idea y me ayudó. Bajamos las escaleras con algo de dificultad pero lo hicimos. En el camino vimos que varios chicos se ayudaban entre sí para salir. Amistad, compañerismo, solidaridad con un chico de otro curso con el que nunca te hablaste. Se vio todo eso.
Afuera era un caos, varias personas chismosas se acercaron a ver que sucedía. Los profesores que habían salido antes llamaban por celular a la policía para poder controlar la escena. Ya que se acercaban estorbos, chusmas que querían ver que sucedió.
Cuando otros profesores notaron el estado de su compañero de trabajo se acercaron y hablaron... no sé que decían pero yo solo podía decir una cosa. “Él me protegió.... recibió el fuego en mi lugar...” ellos notaron mi expresión de estar a punto de llorar y el esfuerzo que hacía por no hacerlo como una niña pequeña. Ellos cargaron a su compañero hacia una ambulancia que acaba de llegar.
El chico se mantuvo a mi lado, pero al mirarlo note una total determinación en sus ojos clavados en el edificio. Sujete su mano con fuerza para que me mirara, sus ojos que eran verdes me miraron algo confundidos. Le sonreí y asentí, ahora su rostro reflejaba mas confusión. Al soltar su mano corrí hacia el interior del edificio.

No sé a cuantos de mis compañeros saque del pasillo, incluyendo a Brenda quien estaba ilesa pero la obligué a que se quedara afuera esperando las ambulancias. Los bomberos habían llegado y nos pedían que les dejáramos el trabajo a ellos. Nadie les hizo caso. Fue un acuerdo silencioso en que todos decidimos ayudar a aquellos que podíamos, si había alguien bajo escombros o muy quedamos se lo dejaríamos a los bomberos y a los paramédicos que tenían mas conocimiento en esos graves casos. Pero si había alguien inconsciente en el pasillo o salón los sacaríamos. Me cruce con algunos profesores, y otros chicos mas grandes, también con aquel chico de ojos verdes.
Cuando entre por ultima vez, estaba sola en el pasillo, que se quemaba un poco y seguida escuchando aquel “crack” de algo rompiéndose. Pero también escuché algo que me hizo concentrar, algo similar a un sollozo.

- Por favor... ayúdenme...- una chica lloraba. La voz provenía de un curso derrumbado...

Asome mi cabeza y vi mesas y sillas destrozadas, caños doblados de estas o partidos. También ví algo que se asemejaba a un bulto, pero se movía. La chica de cabello corto castaño, cubierta de polvo, cuyo la mitad inferior de su cuerpo estaba debajo de unos trozos de yeso suplicaba ayuda.
Salte por sobre una mesa que se mantenía en pie pero los caños que la sostenían se rompieron y termine haciéndome un corte en mi pierna. Contuve mi grito, desde la llamada no dije ni una palabra e iba a seguir así porque sé bien que si decía algo mas me derrumbaría y entraría en shock. Me levante a pesar del dolor, sentía como la sangre manchaba mi jean en la cara interna de mi muslo derecho. Camine hasta la chica y le sonreí. Sus ojos café me miraron ilusionados un segundo, creyendo que yo la salvaría, y al otro asustados al notar la sangre en mi.
Tome un fierro de una mesa, me costo sacarlo pero lo hice, y lo acomode de tal manera para usarlo de palanca. Hice tres intentos, colocando todo mi peso para quitar los trozos de techo, y el fierro termino doblándose. Sin duda una basura.

- ¿Cuál es tu nombre?- dije calmada para mi sorpresa.
- Ma- Maya.- respondió tartamudeando.
- ¿a que año vas?- revisé sus piernas para ver si había daño alguno. No vi sangre... solo la mía.
- Primer año –dijo y vi como la parte superior de sus piernas, esa que no estaba debajo de la roca, se estremecia. No perdió la sensibilidad, eso es bueno.
- Yo también ¿De que división? – Dije como si estuviéramos en un café contentas y emocionadas.
- Segunda...¿Tu? – la chica se esforzaba por mantener una conversación.
- Séptima.- la chica rió.
- Segundo piso, con razón casi nunca te vi en el recreo.- rió, a pesar de esa situación rió con incredulidad pero alegre. En esa situación aprecie su risa.
- Voy a mover la roca... cuando lo haga arrástrate hacia atrás para liberar tus piernas... no sé cuanto tiempo la podré mantener levantada.
- ¿Lo harás con las manos? ¿Sin nada?- me pregunto asustada, le sonreí para calmarla.
- No te dejare aquí, Maya. Te sacaré e iras al hospital.

Me puse en una posición algo dolorosa e hice fuerza, mucha fuerza, y la roca apenas se movió. Volví a intentarlo, y en mi tercer intento sentí un fuego en mi interior. Una llama que se hacia mas grande con cada deseo de ayudar a Maya, de tener la fuerza suficiente para quitarle la roca. Lo próximo que oí es el ruido de la roca al caerse sobre el suelo cuando ya no la podía sostener más. Sentí como tenía las manos lastimadas, de las cuales ligeramente brotaba algo de sangre. Y vi a Maya lejos de la roca cuando esta cayó, se deslizo bien lejos para no volver a quedar atrapada.
Hice que se colgara de mi cuello, se apoyara en mi para caminar si es que podía y la lleve hacía afuera. Me costo bastante, pero llegamos a unos bomberos que la cargaron y la llevaron a la ambulancia... yo me quede agachada respirando un aire que no era noventa por ciento humo y gases tóxicos.
Personas caminando de un lado para el otro, bomberos entrando y saliendo del edificio, madres que vivían cerca buscando desesperadas a sus hijos, policías dándoles información. Gente yendo y viniendo, eso veía mientras en la ambulancia una paramédico me daba oxigeno. El viento sopló y unos papeles del suelo revolotearon en remolino. Sentí que alguien me miraba... en el momento en que el paramédico me dejo sola en la ambulancia me quite las vendas de las manos y me escabullí hacia una sombra. Sentí como caía en los brazos de alguien, cálido y familiar, debido a que mis piernas fallaron.

- Idiota. Te llamaba y no me escuchabas.- decía con los dientes apretados, conteniendo sus deseos.- Estas herida.- me abrazaba con fuerza, como si quisiera protegerme y devolverme la fuerza.
- No tienes idea de cuan feliz estoy de que estés aquí Oliver.- dije en un suspiro contra su pecho. Feliz, alivio. ¿Hay diferencia?- ¿Puedes sacarme de aquí? Necesito cambiarme de ropa para quitarme la sangre, ducharme para sacarme todo de encima, escapar de este caos....- dije aferrada a su pecho.- Por favor....- termine suplicando.
- ¿A que crees que he venido? ¿A que un rayo de sol me pegara? Idiota...- me levanto cargándome en sus brazos con total facilidad, como si yo pesara lo mismo que una pluma.

Me sentí segura con él, quien me cargaba hasta su auto que dejo estacionado en la sombra. Me sentó en el asiento del copiloto y me puso el cinturón de seguridad con extraño cuidado. Lo sabía, estaba llena de sangre de otras personas y además de la mía, sangre que probo con anterioridad, y eso le daba mucha sed. Pude ver sus ojos que brillaban de un rojo carmesí.
Condujo algo acelerado, lejos de la escuela, y finalmente se metió en un edificio donde estaciono. Cuando bajo él del auto y me hizo bajar a mi, me dio su chaqueta para cubrir un poco las manchas de sangre y me volvió a cargar en sus brazos, vi el cartel del lugar.

- ¿Un telo?- lo miré alzando una ceja.
- Perdona que no sea un hotel cinco estrellas de lujo, pero en esos te hacen muchas preguntas y tu apariencia destaca demasiado.- Me clavo sus ojos rojos por sobre las gafas oscuras que usaba para ocultarlos. – Aquí si muestras mucho dinero son más silenciosos que los muertos.- dijo con una media sonrisa.

Subimos por un ascensor plateado, en el cual pude verme reflejada en el espejo. Me veía desastrosa, cansada y sucia. Pero me veía diferente, aun con toda la suciedad me veía un poco mayor. Hasta me pareció por un segundo que la tonalidad de mis ojos se había hecho mas oscura, pero desistí de tal idea porque no quería otra prueba de que no era humana.
Llegamos a la recepción, que era mas o menos elegante. Agradecí internamente a Oliver por no haberme llevado a un telo cualquiera con arañas y el papel tapiz desprendiéndose de la pared. El lugar parecía tener clase, incluso la recepcionista estaba vestida elegante pero atrevido a la vez sin ser demasiado llamativo. Era una mujer de cabello rizado, que usaba lentes para leer un libro de... ¿”Kamasutra”?

- La mejor habitación.- exigió Oliver con su acostumbrada superioridad.
- Por favor....- complete apenada al ver las imágenes del libro. La mujer nos miró con demasiado interés, como analizándonos.
- Este no es lugar para niños.- nos dijo ella con cierto desprecio hacia nosotros. ¿Por qué no van a jugar a la casita a otro lado?- volvió si vista a su pervertido libro.
- No somos niños.- respondió Oliver y me sentó en el mostrador, buscó algo en el bolsillo de su pantalón mientras su cuerpo se acercó demasiado al mío y su boca a mi oído. Todo mi cuerpo reaccionó estremeciéndose.- Pórtate bien.- me susurro suavemente. Y le dio a la mujer un manojo de billetes sin quitar sus ojos de mi.- La mejor habitación por favor.
- Como ordene señor.- escuche unos cliks sobre el teclado de la pc y luego el tintineo de una llave.- La doscientos quince.
- Gracias señora.- Oliver resaltó el “señora”, tomo la llave y me volvió a cargar mostrando su fuerza.
- Oiga señor.- le llamó la recepcionista antes de llegar a otro ascensor, esta vez con las puertas pintadas de un color dorado.- Esa niña tiene la pinta de no resistir ni un round.- le escuche decir.- Si necesita a una verdadera mujer estaré aquí hasta las cinco de la tarde.- le insinuó sutilmente. ¿Dónde hay un tarro para vomitar?
- ¿Por qué crees que ella esta así? – Oliver sonrío con malicia de una extraña manera sensual. Antes de que se cerrará la puerta del ascensor él hundió su rostro en mi cuello, acto que la mujer vio a la perfección.- Quiero devorarte.- dijo contra mi piel mientras el ascensor subía.
-Concéntrate.- le pedí.- Recuerda porque estamos aquí.- cosa que yo me estaba empezando a preguntar.
- Cierto, venimos a que te limpies y a curar tu heridas.- me sonrió al salir del ascensor como un diablillo y en sus ojos vi un resplandor de deseo... desee que fuese por mi sangre y no mi cuerpo como me daba la impresión de que era en realidad.


En el ultimo piso no habían muchas habitaciones, y había una gran distancia entre una puerta y la otra. En menos de un segundo estabamos ya del otro lado del largo e inmenso pasillo enfrente de la puerta que tenia los numero “215” en grande y dorado. Entramos.
El interior era entre ostentoso y elegante además de ser muy amplio, casi como un apartamentos de varios ambientes (creo que eso es lo mas cercano a una suite privada de lo mejor en un hotel cinco estrellas que llegare a conocer). Una cama gigante con sabanas que parecían ser de las mas caras de un tono anaranjado suave. Unos extraños jarrones que no quise mirar demasiado tiempo. Una chimenea cerca de unos sofás y una alfombra que parecía ser muy suave enfrente a ella. Había velas por todos lados, de seguro para que cuando las luces se apagaran les dieran un toque romántico al ambiente. También había un televisor pantalla plana y un DVD junto con una peculiar colección.

En fin, el punto aquí es que ni bien entramos Oliver me llevó al baño, en la ducha donde coloco un banco de madera que ahí había para que pudiera limpiarme sin tener que mantenerme de pie. El cuerpo me dolía con cada mínimo movimiento que hacía, por eso me rendí con sacarme apenas el saco que llevaba encima y el guardapolvo todo sucio y algo roto.

- ¿Quieres una ayuda?- Oliver estaba claramente divirtiéndose con lo que veía desde la puerta, no puedo tener ni un poco de privacidad cuando él esta cerca... pero en estos momentos le agradezco que no me deje sola. Sin nadie alrededor me desmoronaría.- Te ayudare a quitarte la ropa.- sonrió con malicia al acercarse.

Con sus dedos desató los cordones de mis zapatillas con un extraño cuidado, deslizo mis medias hasta que salieron suavemente provocándome algo de cosquillas con el leve roce de su piel helada contra la mía. Rodeo la zona de mi talón y tobillo derecho con toda su mano casi de la misma forma delicada en la que sujeta su violín. Con la otra mano, al cabo de un segundo en el que pensaba en algo con una leve sonrisa en el rostro y sus ojos cerrados, comenzó a acariciar mi pierna por debajo del pantalón subiendo cada vez más hasta llegar a mi rodilla.

- Oliver...- mi corazón no debía comenzar a latir tan rápido ni bien comenzó a acariciarme ¿Verdad? Lo comprendo, estoy sensible por todo lo que pase pero aun así que alguien que no sea Logan me haga sentir esto me hace sentir.... culpable...
- Shhhh.- me hizo callar, pero no de manera agresiva sino mas bien de una manera dulce y tierna. Mientras me acariciaba escuche el ruido de la tela del pantalón rompiéndose. Torcí el gesto.
- Me gustaba este pantalón.- le reproche. Él me sonrió con malicia.
- A mi no, es horrible.- me dijo al comenzar a acariciar desde mi rodilla hacia arriba. Yo estaba temblando y a él no le importaba. Llego hasta mi herida, que toco con suavidad haciendo que me estremezca del dolor. Se volvió a escuchar el ruido de tela rompiéndose, dejando toda mi pierna descubierta dejando ver parte de mis bragas.- mmm, lindo color. Combina con tu piel.- dijo al ver mi ropa interior.- Voy a limpiar y curar un poco tu herida para que no vuelva a sangrar mientras te bañas.- me sonrió mostrándome sus colmillos y acerco su boca a mi herida.
- ¡Oliver!- exclame al sentir su lengua en la herida, en esa extraña zona. Él no dijo nada, continuo lamiendo con cuidado y pausadamente. Cerré fuerte mi boca para contener cualquier cosa que quisiera salir de ella. Esa extraña sensación hizo despertar un extraño hormigueo en mi estomago. Luego de unos minutos se detuvo y se lamió los labios.- Si te excitas tan fácil me tientas a que continúe niña.
- Idiota, sería mas anormal si no me excitara por sentir tu lengua sobre mi piel herida.- admití totalmente sonrojada y solo recibí una adorable y melodiosa risa en respuesta.

Él repitió su tarea de romper mi pantalón con la otra pierna, acariciando y dándome algo de fiebre. Con un rápido movimiento rompió mi suéter y mi remera. Me torturó al acariciarme en la zona de mis abdominales inferiores con movimientos circulares y subiendo poco a poco. Le llame la atención y exigí que saliera del baño, él obedeció entre risas y se marchó.
Me duche allí sentada. En ningún momento creí que Oliver entraría mientras me estaba limpiando por lo que me quite la ropa interior y disfrute el agua limpiando mi cuerpo. El agua caliente parecía aliviar todos mis problemas, además de quitarme toda la sangre seca y tierra que tenia en mi cabello y rostro.
Al salir tuve un pequeño problema, no tenía ropa alguna mas que mis interiores. Rodeada por una toalla, salí hacia la habitación para encontrar a un violinista serio con una bolsa de farmacia en mano. Lo mire alzando una ceja a una distancia prudente.
- Te vendare la herida, a no ser que quieras estar emanando a cada segundo el aroma de tu deliciosa y deseosa sangre. Si es así lo tomare como una indirecta y te tomare como lo hace un vampiro y un humano.- me insinúo.
- Idiota, sabes como me siento. Véndame de una vez para vestirme e irnos.- le dije lo mas firme que pude pero su mirada me incomodaba.
- Siéntate en la cama.- uso su tono de voz autoritaria para conmigo. De repente me sentí muy pequeña, tanto que obedecí sin chistar. Creo que poco a poco va perdiendo la resistencia para no morderme...

Me senté en el borde de la enorme cama, él se arrodillo enfrente mío y comenzó a trabajar sin jugar como antes lo había hecho. Sin manos traviesas y juguetonas, limpio mi herida con agua oxigenada y luego con un poco de gasa. Luego la vendo rodeando mi pierna. No sabía si sentirme aliviada o....

- ¿Desilusionada?.- pregunto divertido al ver mi expresión.
- Aliviada.- no sabía cuan cierto era eso.- Estaba asustada porque creí que te aprovecharías de mi en esta situación en este estado
- No tienes idea de cuan tentado estoy.- puso su mano en mi mejilla, acariciándola.- Viendo tu cuerpo semidesnudo, que seguro Logan no vio.- sonreía triunfante.- Beber de tu deliciosa sangre.- recorrió mi cuello con su dedo índice, viendo algo mas allá de la piel.
- Pero sabes que eso solo haría que te odiara, que te tuviera miedo. Y no quieres eso... porque tu y yo somos amigos.- él rió en respuesta.
- ¿Amigos? Te equivocas. Te tomare cuando tu también lo desees, cuando mi cercanía aumente tu calor corporal y tu corazón lata tan rápido que sientas que te vas a romper, cuando solo yo te interese, cuando te obsesiones conmigo, – acercó su rostro al mío y luego se desvío hacia mi cuello. Sus labios dejaron un pequeño camino de besos y entre ellos hablaba.- Cuando con un solo beso...- rozó mis labios.- un solo tacto te humedezca y me pidas que te tome. – dijo a milímetros de mi boca.- Cuando estés tan excitada que me exijas que te tome.
- Si ya terminaste ¿me dejas que me cambie?- trate de aparentar que sus palabras no me afectaron, pero un traicionero rubor dominó mis mejillas. Él volvió a sonreír triunfante.
- Te compre ropa de mi gusto, es lo único decente que encontré.- su sonrisa traviesa era una clara evidencia de que eso era una mentira.- Espero que no te moleste usar falda, esta en la caja.- Me señalo con la cabeza la caja de considerable tamaño con un lazo rosa y salió sonriente de la habitación.

Mis dedos recorrieron la tela del vestido rojo con bordados de flores y mariposas negras y blancas. Suave, delicada, atrayente, fina pero cálida, especial... Me lo puse y se deslizó con suavidad tomando mi forma como si hubiese sido diseñado y confeccionado para mi. Mangas largas rojas y un poco de volado negro en el borde de ellas. Me llegaba hasta por encima de la rodilla, un volado también negro con algunos destellos de blanco como si fueran pequeños copos de nieve sobre el oscuro carbón. El escote era maravilloso, no dejaba ver la línea que separa mis senos pero si me dejaba completamente descubierto el pecho para que me agarre una neumonía y el cuello para tentar a cualquier succionador de sangre (imaginen mi sarcasmo e ironía al pensar estas palabras). También había una especie de liga negra a simple vista, que me provoco el deseo de golpear a Oliver. Pero al tomarla note el tamaño y la pequeña cinta negra para atar, era algo para cubrir mi cuello. Me lo puse y lo ate con un moño torcido, no soy buena para esas cosas.
El violinista entro con dos bolsas en mano y prácticamente me devoró con la mirada. Se acercó a mi con gracia y elegancia.

- Perfecto... – vio mi cuello y torció el gesto.- ¿No sabes hacer un simple moño? – dejo las cosas sobre la cama y me arreglo la cinta.- mejor, faltaría que te peines.
- ¿Qué hay en las bolsas?- no le iba a agradecer.
- Zapatos y algo de comida para ti.- dijo al alejarse un paso notando mi malhumor.
- Gracias por eso.- agarre la bolsa de los zapatos y me fui al baño.

Eran unas botas de cuero negro con algo de taco no demasiado, solo lo justo para elevarme unos dos centímetros. Con cierre a los costados y de mi talla. Me mire en el espejo, debo admitir que Oliver tenia muy buen gusto además de que no me sentía nada incomoda en esa ropa, a diferencia que suele pasar con los trajes de Kim.
Cierto, casi lo había olvidado. Busque la chaqueta de Oliver y la encontré cerca de mis ropas rotas. Revisé sus bolsillos y encontré lo que buscaba. Saque el celular y busque en la agenda el número de Kim o de la casa. Pero nada. O se los acuerda de memoria o no le interesa para nada tenerlos agendados. Solo había un numero, me arriesgue a pensar y a apostar que era de su hermana y que esta se lo obligo para que así que solo discando un numero la llamara si algo pasase. No lo dude, contuve la respiración y llame a ese numero, al instante me atendieron.

- ¡Oliver! Por el amor de Dios ¿Dónde te has metido?- por primera vez escuche la voz de Kristin preocupada y no en un tono frío como suele tenerlo conmigo. Realmente quiere mucho a su hermano.
- ¿Señorita Kristin?- era una idiota por hacerlo sonar como una pregunta pero simplemente salió así.
-....- ella guardó silencio.- ¿Qué haces con mi hermano?- voz de hielo.
- Sufrí un accidente y él apareció para ayudarme... ¿Logan esta cerca tuyo? De seguro esta preocupado...- ella rió un segundo.
- Llamas en el momento justo.- Escuche bastante ruido, como gruñidos creo. -¡Logan atrápalo!- creo que ella lanzó el teléfono y alguien lo agarro. Me hablaron pero no entendí nada de lo que dijo.
- ¿Logan?- me arriesgue. La persona al otro lado hizo un silencio sepulcral.
- ¿Bel? ..... ¿En serio eres tu?- por la incredulidad en su voz supe que de nuevo pensó que me había perdido o que estaba muy demasiado preocupado por mi.
- Si, estoy bien. Creo que ya sabes lo que paso en la escuela.- trate de sonar alegre y despreocupada para calmarlo.
- ¿Cómo fue que paso? ¿Estas bien? ¿Dónde estas? Voy por ti.- me dijo casi de manera autoritaria.
- Estoy con Oliver en un... hotel. Estoy bien, no me paso nada y Oliver tampoco trato de hacerme nada. Pronto iremos a casa.- mire a mi amigo violinista quien estaba en la puerta apoyado contra el marco. Por su expresión no le gusto la idea.- Alli te contare todo, todo lo de hoy y lo de ayer. Espera por mi...- lo ultimo fue casi como una suplica. Lo escuche suspirar aliviado.
- Siempre. Pero si te tardas demasiado te iré a buscar.- me dijo y pude imaginar su sonrisa calmada y serena.- Pásame con Oliver.- sonó mas serio.
- Si, claro... ¿Logan? – Quería decirle algo antes de que Oliver le cortara como iba a hacer.
- ¿Si?
- Te amo.- el decirlo me hizo sentir mejor, mas cálida y con mas fuerzas.
- Yo también te amo mi vida.- me respondió. Y le pase el celular a Oliver.

Mi amigo salió del baño para hablar con mi novio. Yo me mire en el espejo, mi cabello era un desastre por lo que me peine un poco con mis dedos, vi que Oliver me dejo un peine y lo use. Salí del baño con la chaqueta de Oliver en mano y mis ropas rotas en la otra. Él estaba de malhumor, me lanzo una bolsa y en ella puse mi ropa, se puso su chaqueta y me dio a entender que era hora de irnos.
Él tiró mi ropa en un cesto cualquiera de basura del pasillo y tomamos el ascensor. Me sorprendí a mi misma que podía caminar sin problemas, apenas sintiendo el vendaje en mi pierna. Al llegar a la recepción Oliver tomo mi mano libre y entrelazo nuestros dedos al sonreírme con malicia.
Entendí que quería hacer y le seguí el juego. Caminamos por el pasillo sin mirar a la recepcionista, mirándonos a los ojos con unas suaves sonrisas como si hubiésemos pasado un momento de total felicidad. Oliver cálido y sensual, casi con ganas de mas y yo mordiéndome el labio inferior resistiendo un deseo de hacer algo ahí y en ese momento.
Dejo la llave sobre la mesa mientras llevaba mi mano entrelazada a su boca para depositar un dulce beso en ella. Vi como la mujer sonreía de manera forzada, completamente irritada. Me despedí con una sonrisa triunfante al entrar el ascensor para ir al estacionamiento. Subimos al auto y nos marchamos a casa.

Durante el viaje abrí la otra bolsa que Oliver había traído, era una caja de masitas dulces y una gaseosa para beber. No pude evitar sonreír la ver el gesto gentil del serio violinista por lo que empecé a comerlas una por una mientras charlábamos sobre unas canciones de la radio. Realmente fue como si ignorásemos todo lo que nos paso últimamente.
Al llegar a la mansión el cielo estaba con algunas nubes y el sol intentaba salir de detrás de una de ellas. Abrí la puerta y una suave brisa golpeo mi rostro acariciando mi cabello. Puse mis pies en el suelo y baje por completo del auto cerrando la puerta detrás de mi. Un segundo, solo un segundo en que baje del Cero Kilometro y sentí unos grandes brazos familiares rodeándome.

- Logan.- correspondí completamente a ese abrazo.
- Bel, jamas creí sentiría que moría dos veces en un mismo día.- me levanto del suelo y sentía que me quedaba sin aire.
- No puedo respirar.- dije contra su pecho y me dejo en el suelo, aflojó su agarre permitiéndome respirar de nuevo sin soltarme por completo.- El oxigeno sigue siendo necesario para mi.- trate de hacer un chiste y él me miraba totalmente preocupado.
- Bel...- acaricio mi rostro, cerciorándose de que no estuviese herida y me beso con la misma pasión que en la guarida de los Centinelas. Nos separamos luego de un minuto, sentí mis labios algo hinchados.- Disculpa, necesitas oxigeno.
- Y ahora una silla de ruedas.- dije al fingir tambalearme y él me sostuvo.- Creo que me iré al borde de la muerte mas seguido.
- No.- sostuvo mi mano y me miro de pies a cabeza.- Prefiero que permanezcas a mi lado.- beso gentilmente mi mano y me hizo girar. – Hermoso vestido ¿Cómo lo conseguiste?- claramente cambiaba el tema para evitar algo.
- Lo consiguió Oliver.- dije apenada y susurre.- creo que tiene mejor gusto que Kim.
- ¡Oye! ¡Te escuche!- me grito Kim ofendida desde la puerta, mantenía la distancia para ¿no interrumpir la escena? Logan torció el gesto.
- Perdón Kim, pero es la primera vez que me siento tan cómoda.- sin soltar la mano de Logan le mostré el vestido.
- De verdad te queda bien.- admitió con un puchero.

Entramos y me acomode en un sofá, con Logan a mi lado abrazándome por la cintura, besando y oliendo mi cabeza de a ratos. Kim me preparo algo caliente para tomar, chocolate caliente junto con las masitas de Oliver. Todos estaban a mi alrededor y les conté todo: lo que viví y reviví en la guarida de los Centinelas, las voces, los sueños, los recuerdos sin sentido, como conocí a Rush y a Ray y el resto de mis recuerdos relacionados con ellos, todo lo que sucedió en la escuela. Se los conté como la narración de una libro, tratando de que mi cuerpo no reviviera las sensaciones que me costo contener pero hubo momentos en los que temblé, momentos en los que me calme por tener el calor de Logan a mi lado.
Al terminar mi relato Kim sostuvo mi mano orgullosa de mi fortaleza, Jared y Samuel estaban impresionados e incluso Kristin me miraba con un poco mas de respeto por haber soportado todo. Logan me seguía abrazando, y me depositaba dulces besos en mi cabello, su manera de darme fuerzas. Oliver me observaba desde el sillón y logre vislumbrar una leve sonrisa. ¿Quizás por no contarles a todos lo que paso en el baño? Eso es algo que se lo diría solamente a Logan en un lugar donde pueda calmarlo antes de que escape para matar o golpear a Oliver.
Respire hondo, llenado mis pulmones de oxigeno y me sentí diferente. Estando allí, rodeados de todos ellos, y volviendo a respirar me sentí cómodo y por sobre todo fuerte. Con todas las cosas que me habían pasada, esas cosas inexplicables y hasta cierto punto dolorosas, yo aun podía reír y sonreír junto a ellos sin tener que forzarme.
Escuché el motor de un auto, claramente entre nuestras risas, y de pronto una frenada. Alguien había llegado a la mansión Warren.

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koe
caballo Lvl 3
caballo Lvl 3
avatar

Cantidad de envíos : 348
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Localización : Por ahí y por allá... pero volveré.

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Jul 26, 2010 5:44 pm

Wow para ser un pov, en verdad estuvo largo o.o
Interesante +w+ mi querer más y asi de largos como este 83

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://world-rol.activoforo.com/manga-f7/dd-manga-vampire-knight
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Ago 09, 2010 5:46 pm

Capitulo 26 Logan PoV "Visita inesperada. Sesión de... ¿dibujo?"



Escuchando sus palabras, sintiendo como temblaba en ocasiones por lo que nos revelaba a nosotros, unos vampiros y prácticamente desconocidos para ella. Pero nos tenía confianza, por eso nos contó todo y no solo por la necesidad de hablar o desahogarse que uno puede llegar a tener. Quería abrazarla, rodearla con mis brazos y trasmitirle el calor que ella le trasmitía a mi helado cuerpo detenido en el tiempo. Cuidarla de todo lo malo, protegerla contra cualquier cosa que intente o incluso planee hacerle daño.
Pero debía contener mis deseos, no debía interrumpir su relato una vez que había tenido valor para decírnoslo. Sabía que antes no me dijo nada, por dos razones, cansancio y miedo. Y respete su decisión, sabía que cuando estuviese lista me lo contaría... o nos lo contaría, como sucedió finalmente.
El chocolate caliente no pudo evitar que ella temblara en algunas partes de su relato. Todo lo que resistió en esos momentos, lo que contuvo, poco a poco se iba revelando. Sin embargo, aun así ella no deja de sorprenderme. Sonrió con normalidad, sin que pareciera forzada, rió con entusiasmo y sincera alegría, además de mostrarnos su confianza hacia nosotros también demostró que se siente a gusto... que una familia de vampiros no le asusta en lo mas mínimo. Ella nos aceptaba, nos quería y confiaba en nosotros.
Al finalizar su odisea, omitiendo claramente algunos detalles relacionados con Oliver (cosa que luego pediré amablemente que me cuente), todos sintieron mas respeto hacia ella. Incluyendo Kristin, asintió en silencio sin decir algún comentario hiriente o algo similar.
Lamentablemente nuestra felicidad se vio interrumpida por unas visitas inesperadas. El ruido molesto de un auto, cuyo motor no parecía estar en optimas condiciones, y su frenada casi desesperada nos hizo guardar silencio a todos. Un golpe casi desesperado contra la puerta junto con el timbre sonando dominó la sala. Sabía quien era, oía las voces detrás de la gran puerta y distinguí una al instante. Me levante a los pocos segundos y fui a abrir la puerta.
Ni bien lo hice un hombre de unos cuarenta y tantos años, castaño y de una altura de 1,76 entro sin invitación buscando a alguien con la mirada.

- ¿Ella esta aquí, Logan? Por favor dime que ella esta aquí.- se notaba alterado, preocupado, nervioso y no se molestaba en ocultarlo. Un hombre y una mujer entraron siguiendo el paso.
- ¿Papá? ¿Qué haces aquí?- Bel se había levantado de la sorpresa y dejado la taza de chocolate en la mesa.
- ¡Oh! ¡Bel!- la mujer fue la única que se acercó a mi ángel, la abrazó con fuerza.- ¿Por qué no llamaste o algo?- Su padre la observó y se relajo, suspiro aliviado, sincero alivio. El otro hombre observaba con indiferencia.
- Madrina... por favor suéltame, necesito respirar.- respondió ante la cercanía de la mujer, pero le molestaba eso. Note que se irritaba por esa escena...
- Bel...- la llamó su padre, sin embargo si iba a decir algo más guardó silencio.
- Papá.- ella, en cambio, lo nombró con una sonrisa mientras se acercaba a él y lo abrazo con cariño. Por mas peleados que estén, ella se alegraba de ver a su padre.
- Por Dios, ¿por qué no fuiste al hospital?- correspondió al abrazo sin dudar, aunque sus palabras en un susurro parecían no ser tan sinceras.- Me preocupe mucho cuando no te encontramos.- eso puedo jurar que fue sincero.
- Yo no estaba tan mal como el resto.- le respondió al separarse y darle una sonrisa tranquilizadora.- Oliver estaba cerca y escuchó las sirenas.- hablaba serenamente.- Me encontró y me trajo aquí.
- ¿Y porque no a un hospital?- su madrina, una mujer de cabello negro, claramente teñido de negro ocultando sus canas, largo y rizado cubriendo toda su espalda. Parecía enojada y caminó apresuradamente hacía mi quien aparentaba sorpresa humana por el tono de ella.- ¿Tu eres Oliver? ¡Que adulto poco responsable! En esos casos hay que ir al hospital, hubieras dejado que el paramédico la llevara.- sus ojos negros se clavaron en mi mostrando su enojo mientras me señalaba con un dedo como una vieja maestra que le dice a sus alumnos sus errores en un discurso a toda voz.
- Madrina, por favor...- Bel se interpuso entre nosotros, sonrojada y avergonzada por la escena, eso me dio a entender que no fui el único que escucho las risas contenidas de Jared, Kim y Oliver.- Él es Logan.- me señaló para que ella entendiera. Se acercó a ella y rodeo su hombro con un brazo, la hizo girar en dirección hacia el sofá.- ¿Ves a ese chico rubio, con aire prepotente, engreído, demasiado canchero, sonrisa picara, extremadamente soberbio?- señalo al niño. Su descripción hizo reír a todos menos a la hermana del sujeto.
- Es lindo.- susurró su madrina.- Tiene linda pinta, es atractivo, parece meramente educado y también tiene cierto aire elegante. Un chico malo quizás, pero los que aparentan serlo son los mas dulces ¿Le echaste el ojo? – esa insinuación hizo que Bel se sonrojara y que la sonrisa de Oliver se agrandara.
- Ese es Oliver – respondió mi ángel con una sonrisa, sabiendo la reacción de su madrina.
- ¿Oliver? – la, si se puede clasificar, mirada de admiración desapareció cuando Bel terminó de hablar.- ¿Un niño irresponsable te trajo a su casa?- volvió a estar enojada.
- Por favor, puede continuar diciéndole las cosas que desee a Oliver pero será una lista larga, lo mejor será que se siente. Traeré café.- Kim decidió con una sonrisa y caminó con su extraña y peculiar gracia hacia la cocina.
- Ya conoces a Logan.- Bel comenzó con las presentaciones.
- Disculpe mi comportamiento, joven. Pero la seguridad de mi ahijada es lo primero en la lista.
- No se preocupe, para mi la seguridad y bienestar de Bel también es lo principal.- es lo único que me importa.
- Ya conoces a Oliver. Y él es Jared.- Dijo rápidamente ignorando al niño y abrazando a la pareja de mi hermana quien se levantaba para darle un apretón de manos a la señora.
- Es un gusto conocerla.- Jay brindó una de sus mejores sonrisas, esas que agradan a todo el mundo.- Ha sido y es un completo placer cuidar a este pequeño ángel.- mientras que con una mano saludaba con la otra abrazaba a Bel como suele hacerlo un hermano mayor.
- Encantada.- respondió la señora mirando fijamente cada detalle de Jared, en especial ese abrazo fraternal.- Un completo ángel sin duda.
- Tanto que tiene complejo de héroe- interrumpió su padre.
- Cinco segundos, termino las presentaciones y me dicen todo lo que tienen que decirme.- Dijo Bel con un extraño aire de confianza alrededor.- Ella es Kristin, la hermana mayor de Oliver. Y él es Samuel, el doctor de la familia y miembro de la familia. La chica que fue por el café se llama Kim.- rió con picardía como si fuera un chiste.- Él es mi padre, Santiago Barneche, y ella mi madrina, Gimena Rodríguez.- ¿Santiago?- Bueno, Bernardo Santiago Barneche. Pero para mi Santiago le queda mejor.- se explicó Bel al notar mi confusión.
- Siempre me cambias el nombre.- le dijo su padre al despeinarla cuando pasaba hacia el sofá.- Lindo vestido. ¿Dónde lo conseguiste?
- Kim me ha convertido en su muñeca.- gira mostrando el vestido.- Diseña y confecciona vestidos y esas cosas. Pero este fue un regalo de Oliver.- la ultima oración hizo que su padre la mirara con cautela. Ella rió pícaramente- Fue una compensación por el día que tuve.
- Hablando de eso. Tu complejo de héroe.- dijo de manera acusante.- Explícanos eso.- clavo una mirada severa y como un juez esperó la declaración de su hija.
- Al igual que otros chicos, ayude a sacar a algunos compañeros de la escuela.- dijo inocentemente.- Siempre me enseñaste a hacer lo correcto, padre. Y eso fue lo que hice. Tenia el poder para ayudarlos, salvarlos, y eso hice.- repitió con la misma inocencia de antes.
- Bel...- su madrina la llamó y ella se giro para escuchar lo que tenía que decir.- Tenias que haber ido al hospital para que te revisaran. Algunos chicos que te vieron notaron que estabas herida, vieron sangre y...- Bel la interrumpió acercándose a ella y mostrándole sus manos.
- Solo fueron unos raspones, nada serio.- dijo con una sonrisa y giró hacia su padre, se acercó a él a un paso danzante.... Era raro verla tan alegre y enérgica, tan expresiva y no era el único que se percato de eso. Su padre también lo hizo, por eso la miraba fijamente analizándola.
-¿Has tomado algo? Digo, alguien debió revisarte y curar tus heridas.- dijo su padre con una mirada fría. Levantó una ceja ante la risa de su hija en respuesta.
- Oliver me dio los primeros auxilios.- Rió sin notar que su padre pasaba su mirada de Oliver a ella y así sucesivamente, parecía que se estaba controlando con respecto a algo.
- ¿Y que hay con el corte en la pierna? Una chica en el hospital preguntaba por vos, estaba preocupada ya que te habías lastimado ayudándola.- claramente estaba controlando su tono de voz; Kim entró y les dio una taza de café a cada uno. El hombre que los acompaño, que no se presento y guardó silencio, se negó cordialmente con un gesto.
- ¿Maya?- ella reaccionó, se preocupo por esa chica.- ¿Cómo esta?
- Agradecida de que la salvaras... Los médicos la atendieron y no es demasiado grave, podrá caminar una vez que las piernas sanen... Ahora respóndeme.- su mirada era severa, era la de un padre que quiere que su hija le diga la verdad.
- Oliver hizo los primeros auxilios.- dijo con una sonrisa inocente y levantó su falda, mostrando un perfecto vendaje en su pierna derecha además de parte de su ropa interior.
- ¡Bel!- grito su madrina.
- Digo la verdad.- dejo caer su falta cubriendo sus piernas, blancas con algunos moretones por lo sucedido en la escuela.
- No es eso...- su padre se levantó y con una mano sujeto el rostro de su hija obligándola a que lo mirara.- ¿Te dieron algún medicamento o algo?- olió su aliento.
- Ella bebió chocolate caliente al llegar...- respondió Kim algo preocupada.- ¿Oliver tu le diste lago por sus heridas?
- Nada, no se quejo del dolor en ningún momento como para que tuviera que callarla.- su respuesta fue sincera. Por más brusca que fue.
- ¿Chocolate?- dijeron al unísono el padre y la madrina. Él se carcajeó y se sentó con una sonrisa.
- Con razón.- volvió a reír y negaba con la cabeza.- Y apuesto a que era un buen chocolate. ¿De Bariloche quizás?
- Del mejor...- asintió Kim con cierta vergüenza...
- ¿Papá?- Bel estaba tan confundidos como nosotros.
- Estas hiper activa por el chocolate.- dijo finalmente.- Desde pequeñas has sido así, es casi como alcohol para ti
- A ella y a todos los niños.- dije riendo levemente.
- También puede ser por las pastillas que Samuel puso en su chocolate.- Oliver nos hizo callar.
- Fueron unos analgésicos para su herida, creí que de seguro debía de estar soportando mucho dolor...- confesó apenado Samuel.- Estas fueron las pastillas que le di.- se adelanto a la pregunta de la señora Rodríguez y le tendió el pequeño frasco amarillo. Eso era claramente una mentira, él luego me dirá porque mintió.
- Por eso mi chocolate sabía raro.- Bel meditaba las palabras de Samuel. Acto siguiente se escabullo hacía la cocina.

Tomó una manzana con total despreocupación, mi oído capto el sonido que hizo la fruta al ser mordida. Ella pasó unos minutos en la cocina. En la sala Samuel intercambiaba palabras con la señora, demostrando su conocimiento en medicina y que estaba preparado para cualquier problema que Bel llegara a tener; Kim y Jared, hablaban con el señor Barneche de distintas cosas, todas relacionadas con Bel (allí escuche que, antes de conocer a Kim, Bel nunca había usado vestido); Oliver observaba fijo al padre de Bel analizando, lo que creo, sus expresiones de la misma manera en que Kristin vigilaba –porque esa es la palabra justa, vigilaba,- al señor contra la pared que nadie había presentado. En cuanto a mi, además de ser un observador silencioso en el cuarto, estaba pensando en las diferentes torturas para Oliver. Él no vendaría la herida de Bel sin antes jugar un poco con ella, tocando su piel desnuda, teniendo la oportunidad de hacerle lo que deseara en un hotel.
Hice un esfuerzo por sonreír y tratar de ocultar mi creciente aura asesina. Me las pagará, le agradezco que ayudara a Bel pero de seguro se aprovecho de alguna manera de ella. Me las pagara, no saldrá ileso de esta. Si juro, algo pasará para que yo no cumpla mi promesa. Así que en vez de jurar, me limitare a anotar mentalmente en romperle todos los huesos a Oliver por su atrevimiento y hacerlo lejos de Bel para que ella no se entere... Si, esto puede llegar a funcionar.
Escuche el ruido del grifo abriéndose y luego cerrándose; un ¿ladrido? y las risas de Bel. Mi ángel regresó, unos minutos después, limpiándose los labios con una servilleta de papel con Terry a su lado y se sentó en el sillón frente a su padre, junto a Oliver. Miro a Kristin con una dulce sonrisa.

- Gracias por bañar y cuidar de Terry, señorita.- dijo con sinceridad. El animal estaba acostado a sus pies.
- No lo hagas, estaba mugriento y no podía permitir que ensuciara todo el lugar con el barro de sus patas.- la dama de hielo respondió con cierto enfado.- Cuesta demasiado mantener este lugar limpio.- se quejó.
- Gracias de todas formas.- le volvió a sonreír y suspiro al escuchar una especie de resoplo de parte de Gimena.- Madrina ¿De qué querías hablar?- miro a su padre.- ¿De qué querían hablar?- no sé si lo hizo a propósito o no, pero se acomodo en el asiento poniéndose un poco mas cerca de Oliver. Y su padre notó eso.
- Esta claro, volverás a casa con nosotros.- respondió sin titubear su madrina.- Te extrañamos, tu padre te extraña. No es bueno que te aproveches de la bondad y amabilidad de estas personas. – no le dio tiempo a que el señor hablara.
- Yo...- Bel paseo su mirada por la habitación, en cada uno de nosotros, yo le sonreí igual que Kim y Jared y ella sonrió.- Parece que no soy un problema – una sonrisa tierna y dulce.- Tampoco quiero volver, me gusta estar aquí. Esto es lo que necesito.- dijo decidida.
- ¿Este chico es tu novio?- el señor Barneche logro hablar antes de que lo hiciera Gimena. Bel se sonrojo en respuesta, bajo la vista apenada.
- ¿Novios?- murmuró, sus manos se pusieron nerviosas y su vista no se despegaba del suelo. Ella estaba fingiendo esa reacción, su corazón estaba sereno, solo bombeaba un poco más rápido debido al sonrojo.
- Si lo somos, o al menos eso tratamos.- respondió Oliver con un falso pero creíble aire de sinceridad.
- ¡Oliver!- Bel alzó su vista sorprendida hacia él, su sonrojo se hizo mas fuerte. Estaba apenada.
- Perdona.- su mirada se suavizó al mirarla directo a los ojos, sujeto su mano y entrelazo sus dedos.- Lo mejor es darle una razón por la cual debes permanecer aquí.- llevo su mano entrelazada a su boca y la beso con ternura. “Contrólate, no ahora. Luego le rompes la mano” me repetía a mi mismo.
- .... Una explicación, mejor dicho.- dijo bajando la vista, siendo vencida por él y sin dejar de estar roja.
- Menos aún.- su madrina estaba furiosa.- ¡Eres muy joven! Solo tienes quince años Bel. No tienes edad para escaparte con tu novio.- vaya, acepto que sean novios muy rápido.
- ¿Y cual es esa edad, madrina?- ella no quitaba sus ojos de Oliver, tardó pero finalmente lo miro con casi la misma ternura y con una suave sonrisa. Recibió silencio en respuesta.- Yo lo quiero, sin importar la edad yo lo quiero y quiero estar con él. Madrina, yo lo quiero.- miró a su padre y luego a su madrina con determinación.- Lo quiero...

Hubo silencio, no sé si segundos o minutos pero yo me esforzaba por no saltar, en ese momento, sobre Oliver. Su madrina suspiró y se llevó la mano a la cabeza. “Entonces tendrás que aprender de tus errores” dijo con una expresión de cansancio. Su padre miró seriamente a Oliver y luego a Bel. “Si eso es lo que quieres... Creí que Logan te gustaba... “ murmuro con ¿pesar?. Agarró a Oliver del brazo y lo jaló hacia fuera. Pude oír lo que le dijo. “Si la llegas a tocar, en contra de su voluntad, o si la obligas a algo te dejare tan mal que ni tu madre te reconocerá. Tócala, dáñala, siquiera un rasguño y tendrás que salir del continente para huir. Tengo muchos contactos, solo un llamado y eres hombre muerto aquí y en Tokyo.” Y sin mas volvió a la sala, beso la frente de Bel y le entrego una pequeña bolsa con dulces. “Es para tu recuperación.” Dijo con una media sonrisa y se marchó.
Se subieron al viejo auto, que arrancó al quinto intento, y dejaron la propiedad. Se cerró la puerta y Bel corrió hacia mi; Oliver sonreía triunfante, pude leerlo en su cara “Piensan que somos novios. Para el mundo ella es mi novia”; Kim y Jared se dieron cuenta de mi animo y se ponían en el medio de la batalla; Sam y Kristin se marcharon a los pocos segundos, cansados de esa escena y con otras preocupaciones, ella sobre como controlar a su hermano o como manejar la situación y él con su deber científico.

- Llévame a tu cuarto.- ella me exigió, ¿o suplico? No hay diferencia. La alcé en mis brazos y en menos de cinco segundos estabamos donde pidió.
- Aquí estamos...- la iba a bajar pero ella se aferró mas a mi. Camine hacia la cama.
- Acepte eso porque sé que si sabían lo nuestro nos harían la vida imposible. Es un delito ya que tu aparentas ser mayor de edad y yo solo una niña de quince...- no me miró, hablaba contra mi pecho. Por eso supe que le dolió mentir sobre eso.- Oliver capto mi idea... yo lo pense un segundo, no llegue a razonarlo y él decidió por mi.... Perdón...
- Bel...- me senté en la cama, la hice sentar sobre mis piernas y acaricie su rostro.- Lo comprendo, me dolió pero luego me descargare con el violinista.- dije en tono de chiste por mas cierto que sea.
- Pero yo no quería.... no quería mentir sobre lo único real que siento, sobre aquello que a pesar de todo es lo mas real....- la calle con un beso, uno tierno y dulce.
- No estoy enojado contigo... no lo estoy. Luego me encargaré de Oliver... Pero contigo nunca podría estar enojado.- junte nuestras frentes, sus ojos estaban vidriosos.- Te amo.- la volví a besar.
- No puedo dejar de sentirme culpable Logan... ¿qué puedo hacer?- Ella esperaba que yo ¿la castigara? No, una respuesta. Lo medite, acaricié su cabello e inconscientemente lo quite de su cuello. ¿Por qué tenía que ser tan linda? Ese vestido dejaba completamente al descubierto su cuello, solo ese extraño collar lo cubría apenas. Su blanca piel, lisa... la acaricie con el revés de mi mano. Escuche como su corazón bombeo mas sangre y que esta corrió a sus mejillas, pero nunca se quejó.
- Quizás podría...- estaba jugando con ella, disfrutando de esas reacciones: el sonrojo, su sangre corriendo, sus leves temblores... Mi boca se acerco a su cuello y la bese allí.- Hacerte esto...- la volví a besar, dejando una marca.- Por el beso de Oliver mientras estuve de viaje....- volví a besar su cuello, subiendo lenta y pausadamente. Con un grácil movimiento le quite esa tela que cubría su cuellos y la puse a nuestro lado. La bese detrás de su oreja, su respiración comenzaba a agitarse, su corazón latiendo a toda marcha como si su vida dependiera de eso. Recorrí su mandíbula, con besos dulces y tiernos, y llegue a su boca. Apenas rocé sus labios y sonreí.- Quizás podría dibujarte.- Corte todo el ambiente que había creado. Fue cruel hacerle sentir esas cosas, pero me gusta ver su expresión de inexplicable decepción
- ¿Dibujarme?- dijo luego de calmar su respiración y un poco su corazón, aunque no dejaba de mirarme con reproche.
- Se mi muñeca hoy.- y siempre.- Deja que te acomode y que te dibuje.
- Esta bien.- dijo luego de suspirar.


Se dejo que la acomodara en un sofá que tenía allí, de terciopelo bordó y unos cojines con bordados de hilos dorados hechos por un gran artesano. Los acomode detrás de su espalda como apoyo y la recosté; le hice cerrar los ojos; pase mis manos sobre sus piernas, disfrutando del tacto, e hice flexionar un poco una de ellas mientras que la otra permanecía estirada, su falda se elevaba solo un poco tentando a la vista pero sin mostrar algo importante; uno de sus brazos se acomodo automáticamente sobre su cuerpo doblándose sobre su estomago y el otro caía haciendo que su mano rozara el suelo sin tocarlo. La bese, probé de nuevo sus labios ante esa visión tan angelical, tan desprotegida, podía y quería aprovecharme de ella... pero debía encontrar mi limite. Con mis dedos acomode sus labios para que quedaran levemente entre abierto, sus ojos ámbar me volvieron a mirar con reproche pero se cerraron, ella estaba rendida ante mi. Me aleje de ella, siendo su cabello lo ultimo que acaricie y acomodé.
Tome el carboncillo y uno de mis cuadernos de dibujo. Sin perderla de vista un segundo comencé a dibujarla. Tenía la apariencia de estar durmiendo, de estar desprotegida para un depredador como yo y eso hizo que un ardor recorriera mi garganta, pero debía concentrarme en dibujarla y en nada mas... eso logro que ignorara mi sed. Ella se quedó quieta mientras hacia mi trabajo.
Termine haciendo varios bocetos, con pequeñas diferencias: su rostro girando hacia su derecha, mostrando su mejilla izquierda, o al revés; su mano o sus dedos doblados o estirados; sus labios cerrados o entre abiertos y en diferentes tamaños; sus ojos, detallando sus largas pestañas, cerrados, abiertos, entreabiertos, mirando hacia el suelo, hacia el techo, hacia mi.... La dibuje de todas las maneras que se me ocurrieron, pequeños gestos que dicen mas de mil palabras y ella no se quejo en ningún momento.
Cuando terminé, y deje mi cuaderno con todos los dibujos dispersos, me acerque silenciosamente hacia ella quien tenía los ojos cerrados. La observe de cerca sin respirar, guardando en mi memoria cada uno de sus rasgos, y finalmente la bese. Ella abrió los ojos y me regalo una sonrisa al separarnos. No pronunció ni una palabra, pero creí escuchar un claro “Te quiero” en mi cabeza.
La volví a besar, lento y pausado pero trasmitiéndole todo mi amor. Cuando quise reaccionar ya estaba encima de ella, podía sentir su caliente y frágil cuerpo debajo de mí y no me importaba que podía llegar a pasar. Solo me molestaba en besarla, mas profundo que antes y con la mano izquierda entrelacé nuestros dedos mientras que con la otra me apoyaba en un cojín.
Su boca era dulce, deliciosa. Podía sentir un rastro leve del sabor de la manzana y no era desagradable. Sentía deseos de dejarla marcada, para que Oliver no se vuelva a atrever a tocarla, para que nadie lo haga.

- Logan...- dijo al separarse con desesperación por su necesidad de oxigeno. Había olvidado que ella necesita respirar.- Logan...- dijo un poco mas calmada su respiración, pero su pecho subía y baja al ritmo de su corazón.
- Discúlpame.- quite mi mano de suya y le acaricie el rostro. Sus mejillas estaban calientes.
- No lo hagas.... es solo que me sorprendió...- estaba avergonzada, y bastante ¿excitada?.- Logan... ¿sabes donde esta tu mano derecha? – roja como tomate murmuró. Le iba a responder en el acto, pero contra mi mano derecha sentía algo suave y tibio de un lado y del otro la tela del sofá. Sin pensarlo lo apreté al levantarlo solo un poco del sofá; ella arqueó su espalda y reprimió un gemido.
Mi mano estaba en su trasero. Había levantado su falda, acariciado su pierna y, recién lo recuerdo, con énfasis en su muslo izquierdo; llegando hasta su ropa interior donde se desvió hacia sus pompas acariciando por encima de ella hasta que finalmente se metió debajo de su ropa como si tuviera vida propia...
-Perdóname.- me aparte lo más rápido que pude, saltando lejos de ella.
- Yo...- ella trataba de calmar su sonrojo, se acomodó su vestido, bajando la falda , y se abrazo a un cojín ocultando su rostro.- No creí que tuvieras tantos deseo de eso... creí que solo mi sangre te atraía.- rió como si fuera un chiste.
- Bel...- hice un gran esfuerzo y me acerque a ella, me senté a su lado y me limite a acariciar su cabello.- Te amo, lo que me atrae a ti no es solo una cosa es todo un conjunto de cosas: tu calor, tu sangre, tu personalidad, tu dulzura, tus gestos, tus ojos, el aroma de tu cabello, todo de ti me atrae. No solo tu sangre, tu me atraes... Te amo y no me cansare de repetirlo.- termine con una sonrisa. Ella levantó su vista hacia mi, seguía sonrojada.
- También te amo, te quiero a ti...- estiró una de sus manos y entrelazo nuestros dedos.- Sólo a ti.


Nos quedamos charlando por un largo rato; me contó mas detalladamente lo sucedido en la escuela, en la guarida de lo centinelas, sus recuerdos y sus preocupaciones, también hablo sobre todo lo sucedido durante mi viaje... Me dijo todo, se abrió completamente hacia mi.
Finalmente se quedó dormida, recostada en mi pecho con unas pocas lagrimas en sus ojos, que limpie con delicadeza, y agradeciéndome por estar a su lado. Me quedé un rato viéndola dormir, abrazada a mi, disfrutando de su calor, de su aroma, maravillado con el suave ritmo de su corazón.
Cuando creí que mi baja temperatura le afectaría la acosté en el sofá. La tape con una fina frazada para que no tenga frío. Me quede con ella pensando... Es tan pequeña y frágil, pero a su vez fuerte y resistente.

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Koe
caballo Lvl 3
caballo Lvl 3
avatar

Cantidad de envíos : 348
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Localización : Por ahí y por allá... pero volveré.

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Ago 09, 2010 6:16 pm

Wow o-o

Pero yo no quería.... no quería mentir sobre lo único real que siento, sobre aquello que a pesar de todo es lo mas real....- la calle con un beso, uno tierno y dulce.


So romatic ;u;
Gran capitulo ex-Yuuki, creo que este es mi favorito de todos.
Gracias por actualizar y sigue así

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://world-rol.activoforo.com/manga-f7/dd-manga-vampire-knight
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   

Volver arriba Ir abajo
 
Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» Torreón Maciel (Archivo V)
» Todos Vampiros, Todos Enemigos ((SasuSaku))
» Historia FM 08
» Historia del Real Burgos CF
» ¿Debo empezar ya una historia?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
WorlD-RoL :: .::RinCoN ArTistiCo::. :: FaN-Fic-
Cambiar a: