WorlD-RoL

siente, se, vive! un rol para ti, que comience el juego!
 
ÍndicePoRtaL-RoLCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)
Lun Jul 17, 2017 10:28 pm por Shizu

» [DD manga] Vampire Knight
Miér Ago 03, 2016 10:27 pm por Koe

» Que libro estas leyendo ??
Miér Jun 08, 2016 2:08 am por Shizu

» [SPOILER] Shuriken to Pleats (Final)
Lun Ene 18, 2016 3:06 am por Shizu

» [DD Manga] Kiss and Ride
Dom Mayo 24, 2015 8:47 pm por kaela-chin

» [DDManga] Shuriken to Pleats
Dom Mayo 24, 2015 8:43 pm por kaela-chin

» [DD Manga] Fukumenkei Noise
Jue Dic 11, 2014 4:19 am por kaela-chin

» Manga mas largo que leyeron....
Sáb Oct 18, 2014 8:18 pm por Bzzz

» Revivamos el foro!!
Mar Jun 24, 2014 11:33 pm por Shizu

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Sweet Memories Cafe

[ Copy this | Start New | Full Size ]

Comparte | 
 

 Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 07, 2010 7:01 pm

wooow genial!!! :D quiero ver que pasa despues!! jajaja coooontiiiii :b
muy biuenos capis ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 12:05 am

yuki no quiere poner conti
yuuki ta deprimida

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 12:27 am

esta bien, solo este y no mas hasta el viernes proximo ...

Capitulo 16 (a): Oliver PoV “Peculiar. Rara”
Decidí seguir las ordenes de Logan, protegerla a toda costa y para eso debo vigilarla las 24hs del día. – (una sonrisa siniestra aparece en su rostro)-. Entonces el lunes a la madrugada comienza la misión. La observo desde la ventana, del lado de afuera ya que si Logan siente mi olor en su cuarto me asesinaría sin dudarlo.
Ella tiene una tranquila y serena expresión en el rostro, los negros mechones de su cabello caen sobre su rostro tapándolo levemente, se encuentra mirando hacia la ventana. Ella esta completamente dormida, aun es temprano como para que se levante, está oscuro pero dejo las cortinas abiertas tal vez esperando que el sol saliera y la despertará. Yo podía verla claramente, su pálido rostro y piel casi tan lisa como la porcelana, se movía dormida y su cabello parecía bailar sobre sus ojos mas nunca sobre sus labios, lugar que no podían alcanzar, su boca levemente entreabierta por la cual respiraba; el latir de su corazón que hacia fluir su sangre me provocaba ganas de probarla, pero aun no era el momento. Si la probaba tan rápido ya no seria divertido.
Su despertador sonó, diciendo la hora de manera ruidosa y escandalosa. Ella no abrió os ojos, solo se quejó y lo apago, a los dos minutos sonó otro despertador y no tuvo mas remedio que levantarse de la cama para apagarlo. Se quejo pero en vez de volver a su cama como una persona normal haría se dirigió hacia la ventana, y aun no había abierto los ojos.
Abrió la ventana, el frío aire golpeo su rostro e hizo bailar su largo cabello negro. Apoyo sus manos en el marco de la ventana e inclino su cuerpo un poco hacia delante. Yo me moví hacia un lado para que ella no me viera. Ella mantuvo los ojos cerrados, como si estuviera disfrutando de esa sensación. Estuvo unos segundos de esa manera hasta que abrió los ojos, pero se quedo mirando hacia el horizonte con la vista fija en algo que yo no podía ver o entender.
Ella volvió hacia adentro y cerró la ventana. Se estiró y tomo su ropa. Comenzaba a bajarse el pantalón que usa para dormir pero dudó. Se detuvo, cerro los ojos como si se estuviera concentrando. Se enderezo y tomo su ropa, se fue a cambiar al baño. ¿Ella sabía que yo la estaba espiando, digo, vigilando? ¿Ella me vio? Eso no es posible, tal vez me sintió. He escuchado de humanos que tienen un instinto muy fuerte. Samuel me contó que se había cruzado con personas que sabían al instante que él era peligroso y que escapaban sin poder entenderlo. Tal vez esta niña es una de esas personas.
Ella se cambió, peino, desayunó y salió al patio con una pequeña fuente con migas de pan. Un montón de aves la rodearon, volando a su alrededor pidiendo algo. Esto es raro, estando yo cerca o cualquier otro vampiro las aves no se tendrían que acercar, se tendrían que alejar por más comida que haya cerca.
- Esperen un minuto.- dijo la humana entre risas. Y comenzó a lanzar poco a poco el pan. Las aves se abalanzaban para llegar a su comida. Veía a los pájaros con ternura mientras estas comían. Miro su reloj y se sorprendió.- ¡Rayos! Se me hace tarde.- Lanzó al aire lo poco de pan que le quedaba y entro corriendo a la casa.
Se puso el delantal blanco del colegio, la campera y tomo su mochila. Apago y cerró todo antes de irse a la parada del autobús. Yo la seguí.

El día estaba nublado y se mantendría así durante todo el día, no tuve problemas para seguirla mientras tomaba el autobús. En el viaje ella solo miraba por la ventana, con un extraño aire de nostalgia. Al bajarse no se apresuró ni nada, solo caminaba como si estuviese llegando temprano o le importara en lo mas mínimo asistir al colegio.
Estaba llegando a una esquina cuando su expresión cambió, de estar seria y tranquila, completamente en su mundo sin importarle el resto, apareció una sonrisa en su rostro. Pero no como las sonrisas que le da a Logan, sino como la que me dio a mi ayer.
- ¡Ahí llega Romi! ¡Hola Romi!- grito una de las chicas.
- Hola ¿Cómo están?- pregunto y saludaba a todos los presentes con un beso en la mejilla.
Ahora entiendo a lo que se refería, sonríe así con todo el mundo, saluda a sus compañeras con esa falsa sonrisa sin sentimiento, falsa alegría, falsa sorpresa. Es una buena actriz, lo admito, engaña a todas las personas y hasta incluso me engaño a mi pero al decirme que siempre sonreía sin sentirlo me hizo prestarle mas atención.
Hablaba con sus compañeras, fingiendo interés cuando una chica abrazo por detrás a la niña, agarrándola por sorpresa. La chica era unos dos centímetros mas alta que la niña, tenía el cabello largo y era castaño, lo tenía atado con una simple cola de caballo pero aun así cubría la mayoría de su espalda y el flequillo caía sobre su rostro pero no tapaba por completo sus ojos.
- Buenos días Bel.- dijo con una enorme sonrisa, el resto de las chicas miraban sorprendidas la escena.
- ¡Brenda!- dijo la niña, sus mejillas se tornaron de un suave rojo. Podía ver su sangre correr, mi cuerpo gritaba por probarla, saborearla pero me contuve.- ¿Qué haces?- dijo tratando de zafar de la llave, era claro que le incomodaba eso. Aunque esa expresión estando ruborizada es provocativa. ¿Ella no sabe que vive en una casa de vampiros y que el sonrojarse de esa manera es una clara provocación para que la muerda? No, ella no lo ha notado.
- Pues abrazándote, ¿qué mas?- respondió jugando.
- Lo sé, es algo obvio.- dijo la niña al dejar de luchar y dejarse abrazar de esa manera.- Pero ¿Podrías soltarme? No estoy acostumbrada a esto.- dijo ruborizada y avergonzada porque sabia que eso era algo absurdo. Podía leer la expresión de las otras claramente, ellas pensaban “¿Cómo es que no esta acostumbrada a los abrazos?”
- ¿No estas acostumbrada a que te abracen?- pregunto la chica, Brenda, al soltarla y ponerse enfrente de la niña. La niña solo asintió con timidez y un poco más roja. Que extraño, esa reacción pareció verdadera. - ¡Eso es adorable!- se abalanzó contra la niña y la abrazo de nuevo como si fuera un peluche.
Cuando finalmente la soltó comenzaron a hablar. La sonrisa de ella parecía sincera, diferente a la que le da a Logan pero no era la misma que estaba usando hace cinco minutos. La niña parecía realmente estar feliz y emocionada por hablar con esta chica, Brenda. ¿Esta chica es alguien especial para ella? El resto las veía sorprendidas y algo curiosas, era como si fuera la primera vez que la ven actuar así o tal vez solo porque son chismosas y querían saber sobre que hablaban. Algunas actuaban con indiferencia, no habían notado el cambio en la niña.
- No sabes cuanto nos ayudaste el viernes.- le dijo Brenda con una enorme sonrisa.
- No fue nada, la verdad es que me divertí mucho.- dijo la niña con una sonrisa aun más grande, casi resplandeciente. Por un momento sentí que, después de muchas décadas, estaba viendo al hermoso sol, incluso podía sentir la calidez que emanaba
¿Qué estoy pensando? Sacudí mi cabeza para alejar ese tipo de pensamientos, soy un vampiro, acabo con la vida de las personas, soy un monstruo asesino. Y esa niña es mi próxima presa
- ¿Te gustaría unirtenos? A todos de seguro les agradaría la idea Y a mi me encantaría poder bailar muchas mas veces con vos.- le dijo Brenda con una sonrisa mientras tomaba con ambas manos una de las manos de la niña.- ¿Qué dices, te nos unes?- dijo con ojos suplicantes.
- No lo sé.- respondió.- ¿No deberías consultarlo con los demás antes de invitarme? ¿Qué pensará Kal?- ese es el nombre o apodo más tonto que jamas he oído y eso que si he oído varios nombres ridículos.- Ya que él parecía el lides...- se calló al ver como Brenda negaba con la cabeza.
- Fue él quien me tiró la indirecta para invitarte.- le guiñó un ojo para relajarla.- Le caíste muy bien a él y a todos.- su sonrisa demostraba su alegría.- Nos juntaremos hoy a la tarde, ven conmigo.
- Hoy a la tarde...- repitió la niña pensando en algo.- ¿No tenemos natación?- pregunto de manera casi incrédula.
- Pero Bel. Hoy la profe falta porque tiene licencia por maternidad. ¿No te acordaste de algo tan bueno?- le pregunto de manera que la estaba molestando un poco. Al parecer los niños de hoy no les gusta hacer ejercicio.
- Lo olvide por completo.- respondió apenada entre risas.
- ¿Entonces vienes?- le preguntó Brenda con ojos brillantes y suplicantes.
- Esta bien.- dijo luego de pensarlo unos segundos.- Pero ahora es mejor que entremos, sino nos podrán media falta.- dijo haciendo notar que ahora estaban solas en la esquina.
- No puedo llegar otra vez tarde. Vamos.- tomo la mano de la niña y comenzó a correr jalándola.

Su colegio estaba a mitad de la calle, un edificio pequeño considerando que debe ser una escuela que alberga a más de 300 alumnos solo a la mañana. Así que supongo que deben de pasar todo el tiempo apretados y chocándose unos con otros todo el día. En fin, eso es algo que no me importa en lo mas mínimo.
Observe a la niña, a Bel, la vi de lejos durante sus clases y en los recreos. Hablaba con sus compañeras, fingiendo sus reacciones, claramente se mantenía a cierta distancia con lo que decía. Solo con Brenda demostraba un poco su verdadero yo sin mascará alguna. Y durante las clases no prestaba atención a los profesores, estuvo todo el tiempo escribiendo algo.

Las horas pasaron, se hizo la una de la tarde y todos salían. Brenda salió emocionada con una radiante sonrisa en el rostro, me hizo revolver el estomago. ¿Por qué con ella siento repulsión cuando con Bel sentí todo lo contrario?...Un momento ¿La llame por su nombre? Me concentre en escuchar la conversación que tenia con Brenda y así olvidar mis extraños pensamientos.

- ¿No tienes que llamar a casa?- le pregunto.
- No hace falta.- respondió con sonrisa, falsa, que ocultaba tristeza.- MI padre no me esta esperando, él sabe que no regresaré pronto. Así que no hay nadie que me este esperando, ni siquiera en el lugar que regresaré- Brenda no comprendió lo que ella dijo, se le notaba en el rostro.
- Como digas.- se limito a decir.- Vamos.- tomó de la mano a la niña y la llevo a la entrada de un edificio vecino.
Allí se quitaron el guardapolvo y Brenda envió un mensaje con el celular a los chicos.
- Listo, nos estarán esperando enfrente de la catedral.- guardó el celular y se acomodo.
- Genial.- dijo claramente emocionada la niña.
- A ellos también les alegrará verte- le dijo Brenda comprendiendo la felicidad de la niña

Las seguí manteniendo una distancia de ochenta metros. Caminando por las sombras evitando que el sol me golpeara. Para mi mala suerte tenía el viento en contra, y este me traía el olor y fragancia de ella. Tan tentadora, provocativa, casi irresistible si uno no tenia algún control sobre si mismo le saltaría encima. Pero no, soy del tipo que le gusta jugar con su presa antes del acto final, disfrutar el momento exacto en el que el corazón deja de latir, en que la víctima da su último suspiro. Ese momento es celestial, en ese momento se puede apreciar casi por completo el milagro de la vida, en ese momento la presa lucha por seguir viviendo porque sabe lo que esta a punto de perder... tal vez no lo comprende pero es algo que sabe por instinto.
Llegaron a su destino, y tres chicos las estaban esperando. Lo supuse al ver como el más alto se enderezo al verlas de lejos.
- Esto es una sorpresa.- dijo el chico de pelo largo que estaba sentado en un escalón.- Brenda nunca llega antes de la media hora. ¿Será una señal de que el mundo pronto acabará Al?- bromeaba mirando al chico de pelo corto que estaba a su lado, con ciertos rasgos similares, tal vez su hermano.
- Cállate Ed.- dijo Brenda al acercarse y escucharlo, actuando ofendida
- Tranquila, es normal nuestra sorpresa.- dijo el chico que estaba parado, el que se había enderezado al verlas.- Siempre eres la ultima que llega, y esta vez llegaste antes que María.- dijo claramente para molestarla. El chico vio a la niña detrás de Brenda.- Hola Bel.- dijo con una tierna (repulsiva) sonrisa que le dedico a ella.
- ¿Bel vino?- dijo Ed entusiasmado y se paro para ver con sus propios ojos a la niña y asegurarse de que no era mentira. Estos humanos son tan fáciles de interpretar, leerlos es algo aburrido sin duda.- Hola – dijo con una enorme sonrisa, si esto sigue así vomitare.
- Es bueno volver a verte Bel.- dijo Al, el chico que se había mantenido callado.
- ¿Acaso no confiaban en mi? La traje como prometí.- dijo Brenda orgullosa, olvidando que estaba ofendida.
- Hola chicos.- respondió la niña al ruborizarse, no esta acostumbrada a que todos la rodeen y la miren de esa manera, fue tierna su reacción.... Debo dejar de pensar esas cosas (-.-).

Luego de unos minutos llegó otra chica, María la llamaron. También sorprendida por ser la ultima en llegar. Fueron a una plaza donde almorzaron, rieron bla bla bla. Lo interesante paso cuando Al saco la guitarra y el chico mas alto, Kal, y María comenzaron a cantar haciendo un dueto, Brenda y Ed comenzaron a bailar a un costado mientras que la niña se quedo viéndolos con ternura en los ojos, lo estaba disfrutando. Cuando se quiso dar cuenta Ed le estaba haciendo un gesto, la estaba invitando a bailar, ella acepto entre risas sin protestar y comenzó a bailar con él y con Brenda. La sonrisa en su rostro era sincera, realmente lo estaba disfrutando.
Yo... quede hipnotizado. La gracia con la que se movía era como si siempre hubiese bailado, los movimientos que hacia eran tan naturales, en un momento parecía como si hasta el viento estuviese envolviéndola bailando con ella.
Al terminar la canción, los bailarines se sentaron a descansar, y la niña, que no estaba acostumbrada, a recuperar el aire perdido. Bebieron un poco de agua y seguían charlando, sorprendidos por la habilidad de la niña.

- Yo simplemente me muevo según el ritmo.- confesó avergonzada.- Escucho la música y mi cuerpo se mueve solo.

Esa fue su respuesta ante las preguntas que le hacían sus amigos. Estuvieron hablando sobre distintas cosas, desde programas de televisión hasta distintas bandas de música, viejas y actuales, películas y actores. Kal le presto su mp4 a la niña para que escuchara las canciones que tenía y que viera los distintos pasos que había de distintos estilos. Se llevaba muy bien con todos, quien lo diría. De lejos parece ser una chica tímida y que le cuesta ser social pero ahí estaba lo más tranquila hablando, cantando a dueto con Kal o haciendo karaoke y bailando. El tiempo pasó y ya se estaba poniendo el sol. La niña se despidió de sus amigos y tomo el colectivo.
Ya de regreso en la mansión principal. Ella hizo su tarea rápidamente y para entretenerse limpio como pudo el salón de entrada, la cocina y su cuarto, mientras escuchaba el mp4. Puso a lavar su ropa en el lava ropas y luego la paso por el secaropas. En algunos momentos en que cantaba, desafinaba un poco, pero parece que tiene talento, si practicara un poco podría cantar mucho mejor. Luego Logan llamó, hablaron un rato y luego colgaron. Su charla no fue nada interesante, aun que me di cuenta que ella en ningún momento le contó sobre su salida al parque con sus amigos o tal vez fue porque él no le preguntó eso.
En la cena apenas comió una ensalada y luego se ducho antes de acostarse. Ella apagó todas las luces, pero no se acostó inmediatamente. Se quedo en la oscuridad de su cuarto mirando por la ventana, hacia el cielo o hacia la oscuridad que rodeaba la casa. Era como si estuviera pensando algo, meditando en silencio. Y así se quedó dormida.
La observe durante casi una hora, y no se despertaba. Hice algo de ruido, le tiraba papelitos para que se despertara pero nada. Tiene un sueño realmente profundo. Entre a su cuarto y no tendría problema con Logan ya que tenia una clara excusa, evitar que ella se enferme. Agarre una frazada gruesa y trate de envolverla en ella. Siguió sin despertarse. Me acerque sin cuidado a ella, me agache para poder levantarla, para eso era la frazada para que no se despierte con el frío de mi piel. Si me encontrará en su cuarto se exaltaría.
Me quede viendo su rostro por primera vez de cerca. Su piel es pálida pero nada en comparación a la nuestra, se nota que es alguien que no toma mucho sol; ni un solo grano ni un lunar, una piel lisa similar a la nuestra; labios rosados y carnosos, y de alguna manera provocativos; pestañas largas que esconden su profunda mirada....De nuevo comencé a pensar cosas raras. Trate de alejar esas ideas de mi cabeza y poner atención a lo que hacia.
Me acerque de nuevo para alzarla, cuando estaba a punto de hacerlo comenzó a balbucear algo que me hizo creer por un segundo que se había despertado. Pero no retrocedí, me quede ahí.
- Logan.- le logre entender, el resto no tenía sentido.
- ¿Por qué lo quieres tanto?- murmure mientras le acomodaba un mechón de cabello que caía sobre su rostro. Un segundo...... ¿Yo dije eso? ¿Cómo se me escaparon esas palabras? ¿Por qué estaba haciendo esto?
Estaba sorprendido con migo mismo, yo no soy de hacer estas cosas. Ni si quiera a mi hermana le acomodo el cabello ni la observaba mientras dormía cuando aun era humano. Ni con ella ni con nadie.
- Porque yo.- volvió a balbucear.- Siempre esperé por él, siempre... - ¿Me respondió? ¿Me había escuchado? ¿Acaso mientras duerme uno le puede hacer preguntas y ella las responde sinceramente?
Seguía sorprendido pero no me alejaba, solo enderecé mi espalda y la miraba interrogante pero seguía arrodillado. Podía salir de ahí y dejarla a su suerte, ¿Qué me importaba una simple humana? “No puedes dejarla ahí.” Decía mi conciencia “Se va a resfriar” ¿Qué me importa que se resfríe? “Hay que cuidarla, sino habrá problemas,” eso es cierto, si se resfriara tendría muchos problemas. Su sangre correría más rápido y no me podría resistir, luego Logan me mataría aun que no es mala idea que lo haga. “Hay que cuidarla.” Repetía mi conciencia.
La mire de nuevo, decidiendo que hacer. Ella entreabrió los ojos. ¿Se había despertado? No, porque no me miraba fijo a mi, ella aun seguía dormida. Ella me sonrió con ternura, o al menos sonrió a lo que creyó ver, y se inclinó sobre mí acomodando su cabeza en mi pecho.
- Es bueno verte, Oly.- Fue lo ultimo que balbuceo.

Luego de eso no dijo nada más, y yo me quede paralizado. No sabía si ella estaba dormida, si creyó que yo era parte de su sueño, si estaba soñando conmigo, o si simplemente se había despertado por unos sesenta segundos solamente y luego había caído presa del sueño nuevamente. Tal vez quiso decirme otra cosa y por estar tan dormida no fue capaz de completar su frase.
Yo no sabía ni comprendía que fue eso, tal vez ni siquiera la niña lo sabía, pero por primera vez en mucho tiempo sentí verdadero deseo por algo, desee saber que sucedió, comprender que había pasado, el porque me sonrió de esa manera y el porque se acurruco de tal forma en mi pecho.
Mire a la niña, definitivamente estaba dormida. Suspire, quien imaginaria que un vampiro como yo suspiraría de la manera en como lo hice, una mezcla entre una risa suave e incredulidad. La alce fácilmente en mis brazos y la acosté delicadamente en la cama, la cubrí con las sabanas y la frazada para que no se resfriara. La mire unos momentos, cuando me di cuenta de que ya había pasado demasiado tiempo me fui de allí. Camine bajo la noche estrellada.
Las respuestas que quería, nadie me las podría dar, no podía creer tanta ironía. Siempre me dicen que debo sentir deseo por algo y cuando lo tengo, nadie me lo puede dar ni yo conseguirlo. Los humanos no pueden recordar todos sus sueños, y aun así seria raro que yo le preguntara, sería obvio que entre en su cuarto mientras ella dormía, que la estaba vigilando. Ella no me podría responder aunque quisiera, al menos no con la verdad.

Durante el resto de la noche, me la pase buscando a algunos indigentes, mis presas. Termine alimentándome de tres de esos, y lo que quedo de ellos los oculte bastante bien. Serán desaparecidos para la ley, y por ser indigente nadie se preocupara por ellos.
Cuando regrese a mi casa me di cuenta que aun faltaba poco más de una hora para que amaneciera. Estuve practicando con mi violín, improvisando, estuve tocando de tal manera que no tenia idea del tiempo que transcurrió. Al detenerme vi la hora, la niña ya debía de estar levantada.
Me dirigí hacía la mansión principal. Entre por la puerta trasera, la que da directo a la cocina, y allí estaba ella. Desayunado y aun algo dormida, pero al parecer se despertó por completo al verme entrar, ahora tenía una expresión de no comprender que hacía yo ahí.

- Buenos días.- dijo al terminar de masticar una tostada.
- Logan me pidió que te cuidara, le preocupa que estés tu sola.- solté de una. Ella me miró e hizo una especie de puchero.
- Buenos días.- repitió. Reí en mis adentro, ella quería que yo le de un “Buenos días” también. Sonreí con malicia.
- Así que he tenido que levantarme temprano para vigilarte.- me senté enfrente a ella, apoye mi rostro en mi mano. Ella entendió que yo había comprendido su indirecta y que también no tenía pensado hacerle caso.- Espero que al menos sea divertido.
- ......- Me miro dos segundo y luego siguió desayunando sin mirarme, me estaba ignorando. Oculte mi sonrisa con mi mano. Miro el reloj y se devoró la comida en menos de dos minutos, se le estaba haciendo tarde.

Aun faltaba un poco para que tenga que irse, no entiendo porque se apuro. Fue hasta la puerta y tomo el teléfono inalámbrico, marco un numero y esperaba que la atendieran. Trago saliva, señal de que estaba nerviosa o preocupada por lo siguiente que pasaría.

- Hola, ¿Bel?- era una voz de hombre, no podía ser su padre porque esta voz sonaba a alguien joven, tal vez de unos veintitantos.
- Hola Eze.- fingió su emoción.- ¿Cómo estas?
- No me vengas con eso. Sabes muy bien que no te deje un mensaje para ponernos al corriente.- estaba claramente enojado- ¿Qué sucedió para que te fueras de casa? No, ¿qué sucedió para que te fueras de casa y vayas a la casa de un completo desconocido que apenas conociste hace unos meses y no venir a mi departamento? Vos y papá son demasiado confiados. Sabes que ese tipo puede ser un psicópata, violador, loco, criminal, fanático de “X-men” y por eso se hace llamar Logan ¿No?- eso hizo que se me escapara una carcajada, la cubrí con el ruido de una cuchara en la taza vacía de la niña, conteniendo mi risa.
- Logan no es así. Es de más o menos tu edad y una gran persona, te llevarías bien con él. No sé mucho de su pasado pero estoy segura de que no es nada de lo que dijiste.- lo defendió ella, no sé porque pero me molesto.- Además recuerda mi sexto sentido.- trato de tranquilizar un poco al joven.
- Aun no me respondiste ni la primer ni la segunda pregunta.- respondió el chico ignorando el comentario de la niña.
- Tuve que hacerlo. Luego de que discutimos, cuando Logan me llevo a casa para arreglarme él me mintió en la cara, dijo algo que diría un padre pero el no lo sentía. Esta vez no pude soportarlo.- dijo con tristeza la niña.- Por eso no puedo volver, es mejor que me quede aquí.
- Bel, todos mienten y es algo que debes de aceptar. Incluso este tipo Logan también es humano y también miente.
- Logan no me ha mentido, si hay algo que él me quiera ocultar no dice lo opuesto simplemente no me responde. Eso no es mentir, es simplemente no responder.- dijo con determinación. La mire sin que ella lo notara, así que una niña de quince años tiene esa idea sobre mentir y no responder.
-... Tendré que conocer a este tipo, si no confió en él te vendrás conmigo.- dijo muy decidido.- ¿Él se encuentra ahora?
- Esta de viaje.- dijo luego de un suspiro.
- ¿Estas sola, completamente sola?- dijo sorprendido y lleno de preocupación.
- Por aquí cerca vive un familiar de Logan, se llama Oliver y tiene mas o menos mi edad....- el chico la interrumpió.
- ¿Esta ahí contigo?- pregunto, parecía estar enfadado.
- No me ha saludado.- respondió dudando un poco.
- Eso significa que no lo has visto.- saco en conclusión. La niña estaba a punto de decirle algo pero él siguió hablando.- Tengo que irme a trabajar, si necesitas algo sabes donde encontrarme.- hizo una pausa.- ¿Quieres preguntarme algo?
- Vos y Nico lo supieron siempre. ¿No? Que entre ustedes y yo, no hay ningún lazo sanguíneo.- dijo seria.- Eran lo suficientemente grandes como para recordarlo
- ...Si.- dijo luego de un largo silencio.
- Gracias, por ahora es todo lo que necesito. Tengo que irme al cole.- se despidió.
- Adiós Bel, nos...- ella corto, no le dejo terminar su oración.

Fue hasta la mesa, tomo el control remoto y prendió el televisor. No me miraba y yo en cambio la seguía con mis ojos.

-¿Quién llamó? - ella me estaba ignorando- ¿No me vas a hablar?- ni siquiera me miraba. Ella dejo el control y tomo la taza. Yo me pare y me acerque a ella, rápidamente la acorrale contra la mesa, me acerca a su rostro tanto que nuestras respiraciones se mezclaban y atrape sus muñecas de tal forma que no pudieran escapar. - ¿Seguirás sin hablarme?- Ella me miró sorprendida, se ruborizo y estaba claramente nerviosa con mi cercanía. A esa distancia pude ver con total claridad como su sangre corría hacia sus mejillas, me dio sed. Me acerque mas, nos mirábamos fijamente y hasta me podía ver reflejado en esos profundos ojos ámbar. –Incluso en esta situación. ¿No me vas a hablar?- estaba muy cerca de ella, demasiado. Ella se estremecía, su pulso se aceleraba, estaba claramente nerviosa; tratando de zafarse, pero al tener aprisionadas sus manos le fue en vano.
Pensé en las distintas posibilidades: si no decía nada era porque quería que la besara, ya sea porque le gustaba o porque lo consideraría un simple beso como las chicas de ahora; y si me respondía simplemente no quería que la besara. Lentamente me seguí acercando, torturándola y disfrutando de las sensaciones que ella expresaba.
- ¡Era mi hermano!- confesó prácticamente gritando e inclinando su cabeza para atrás cerrando fuertemente los ojos, definitivamente no querría que la besara.
- ¿Ves? No era tan difícil.- la solté y oculte mi repentino desanimo. Le mire rápidamente y noté que le había dejado las muñecas rojas. ¿Qué es este repentino sentimiento de culpa?
- Tengo que ir al colegio.- dijo totalmente ruborizada mientras salía corriendo por la puerta hasta su cuarto, tapándose la boca con una mano. ¿Podría ser que ella...? No, lo dudo, no sería propio de esta época... ¿Verdad?

Un ardor corría mi garganta y el aun poder sentir su aroma tan solo lo aumentaba mas. Su esencia tan deliciosa, provocativa, incitando a que me alimente de ella como nunca nadie lo había hecho. El resistirme ante tal placer debería ser un pecado si es que no lo es ya. Toda la sed y el descontrol que estaba sintiendo lo dirigí hacia la una silla que tenía a mano, que termino hecha tizas por sostenerla con tanta fuerza con solo una mano.

Ella estuvo en el baño, no sé que estuvo haciendo pero estuvo casi diez minutos con la canilla abierta. Cuando finalmente salió andaba a las apuradas, mire la hora y se le había hecho tarde. Tomo sus cosas, se puso la campera y tomo el guardapolvo y su mochila. Antes de salir paso por la cocina y agarro una pequeña fuente que tenía trozos y migas de pan y se las lanzo a las aves, esta vez no jugó con ellas como lo había hecho ayer. Al regresar a la cocina el teléfono comenzó a sonar, ella lo atendió.

- Hola. ¿Se encuentra Bel?- era la voz de una mujer, no era joven, tal vez ronda los 40.
- ¡¿Madrina?!- dijo la niña sorprendida.

Ese fue el inicio de una larga conversación tratando de convencer a la niña de que volviera a casa o que al menos vaya a la casa de un pariente. Pero ella se negaba, era obvio que no quería estar cerca de ellos...almenas por ahora. Luego de casi veinte minutos ella le cortó a su madrina cuando más o menos la mujer se había dado cuenta de que lo mejor era no ir en contra de lo que la niña quería.

- Ya se me hizo tarde.- dijo lamentándose al ver la hora.- Ya no llegare a tiempo por mas que me tome el colectivo.- parecía realmente triste, verdaderamente.
- ¿Quieres ir al colegio?- ella asintió en respuesta.- Niña rara, cualquier otro chico o chica de tu edad estaría feliz de no ir.
- Es que en la escuela me distraigo.- dijo algo triste. Suspire, no creía ni creo aun lo que estaba a punto de hacer.
- Toma tus cosas, yo te llevo.- dije al ponerme mi campera. Ella me miraba sorprendida.- ¿Qué esperas? Quieres ir al colegio ¿Si o no?
- ¿Tienes permiso de conducir?- me pregunto preocupada. Yo solo reí en respuesta y comencé a caminar hasta el garaje.
- Apúrate si quieres llegar a tiempo.- la moleste, ella corrió para seguirme.

Fuimos hasta el garaje, el único de mis autos que no llamaría la atención seria el 0Km de color gris con vidrios polarizados, le quite la lona que lo cubría para evitar que se ensucie demasiado y le quite la alarme. Abrí la puerta para subir, y ella me miraba como queriendo preguntarme algo.

- ¿Qué sucede?- me apoye en el techo del auto, con mi típica actitud de soberbia.
- En serio. ¿Tienes permiso de conducir?- me repitió su pregunta preocupada.
- Si lo tengo, pero solo te lo mostrare si subes al auto.- dije jugando con ella. Y en respuesta recibí un suspiro mientras subía al auto. Reí por lo bajo y también subí.
- Muéstrame.- me exigió cuando me senté. Yo la miré, cerré la puerta y le sonreí, ella se ruborizó pero con su mirada me seguía exigiendo que le mostrara mi permiso.
- El cinturón.- me limite a decir.
- ¿Perdón?- dijo sin comprender, esa expresión en su rostro me hizo sonreír levemente.
- Ponte el cinturón de seguridad.- le aclaré.
- No lo haré.- dijo rotundamente.
- Entonces te obligare.- me incline sobre ella estirando mi mano hacia el cinturón de seguridad. Pude escuchar claramente como su corazón comenzó a bombear mas sangre, como esta se dirigía a sus mejillas tornándolas de un suave rojo, como su respiración se agitaba un poco, como su pecho se agrandaba y se achicaba por el movimiento de sus pulmones para la obtención de oxigeno. Se puso tensa, tal vez creía que iba hacer lo mismo que en la cocina. Le puse el cinturón pero seguí estando cerca de ella prolongando su nerviosismo, agonía, su incomodidad o lo que sea que ella sentía. Nos miramos fijamente, ella ruborizada, cada vez me gusta más ese rojo, y yo sereno.

- ¿Quieres que te bese?- le pregunte en un susurro muy cerca de ella. Si quisiera hacerle algo, ya sea besarla, tocarla o violarla, fácilmente lo podría hacer y no preguntaría nada. En un sencillo movimiento me podría poner encima de ella, con mi fuerza por mucho que ella se resistiera seria en vano. Pero me gusta jugar, y ver como ella reacciona solo me incita más a hacerlo.
- No.- me respondió con un susurro también, era como si no quisiera romper el aire que se había formado a nuestro alrededor, silencioso y en espera de algo, el silencio y la oscuridad del garaje creaban un adecuado ambiente.
- ¿De verdad?- mi mano fue hasta su rostro, acomodando un mechón de su cabello.- Porque pareciera que lo deseas, digo, por la manera en como reaccionas es como si lo pidieras a gritos.- le acaricie el rostro con el revés de mi mano, ella se estremeció por el frío de mi piel.
- Reacciono así porque no quiero que me beses.- su mirada no tenía duda alguna, llena de determinación de lo que decía. Aunque la mire fijo, ella no bajo su mirada.
- Lo que desees.- me aleje de ella acomodándome en el asiento del conductor. Ella me miraba sin entender. Puse en marcha el auto y salimos de la mansión a toda velocidad.
- ¡Espera!- me dijo la niña y agarró del asiento por el impulso de la velocidad a la que iba.- No me mostrarte tu permiso.- me dijo cuando se acostumbro a la velocidad.
- Esta en la guantera.- le dije de manera indiferente. Ella lo buscó.
- ¡¿Tienes dieciocho?!- dijo sorprendida cuando lo encontró, me miro y luego miro de nuevo el permiso.- Esto es falso, no tienes dieciocho, diecisiete como mucho pero no dieciocho.- me dijo.
- No es falsa, es verdadera. Tengo el permiso de mis tutores para conducir.- le dije.
- Pero no tienes dieciocho.- me dijo mirándome yo reí inclinando mi cabeza hacia atrás quitando la vista del camino.- ¡Mira hacia adelante!- estaba asustada, la mire para torturarla un poco.- La edad que figura aquí es falsa.- me mostró el permiso señalándome la edad.- ¡Y por el amor de dios mira hacia delante!- ella estaba realmente asustada de que chocáramos. Me reí un poco más pero la obedecí.
- Es solo un año.- le dije.- Tengo diecisiete.- eternos diecisiete años.
- Ya veo.- dijo con una sonrisa y más ¿relajada?- ¿Te puedo preguntar algo?
- Claro, pero no sé si te responderé.- le dije con una sonrisa burlona, ella me dio una mirada en reproche.
- ¿No tenés que ir al colegio también? ¿O vas a la tarde?- me pregunto con un repentino tono muy educado.
- No asisto a clases.- le confesé, ella me miro sorprendida.- Porque soy un genio.- le dije con una clara sonrisa de superioridad.
- Mentiroso.- me dijo con una sonrisa algo engreída ¿Por qué esa sonrisa?- Si fuese un genio, habrías doblado a la derecha hace unas cinco cuadras atrás, no, perdón, seis cuadras atrás para llegar mas rápido a mi colegio.- respondió mirando por la ventana.- Estas haciendo la ruta del colectivo.- Se me escapó una carcajada, no pude evitarlo.
- Me atrapaste.- le dije y gire abruptamente el auto hacia la derecha, ella se sostuvo de donde pudo. – Pero es que me encanta hacer esto.- la mire disfrutando de su pánico, no esta acostumbrada a esta velocidad.
- Oh, pervertido, engreído, acosador sexual, soberbio, supuesto genio y amante de la velocidad y los derrapes.- me miró.- ¿Algo mas que deba saber? Digo, para prepararme psicológicamente. - me encanto ese sarcasmo, me hizo sonreír.
- Me gusta la música y toco varios instrumentos pero el violín es mi favorito.- le dije como si nada.
- ¿El violín?- repitió poco sorprendida.- ¿Tocas varios instrumentos?- dijo aun mas sorprendida.
. Que puedo decir.- me encogí de hombros.- Me encanta usar las manos.- la mire de tal modo que debía entender que tenia doble sentido lo que dije.
- Pervertido sin duda.- dijo negando con la cabeza con pesar y riéndose de lo que ella pensaba, creo...
- ¿Acaso Logan no se comporta casi de la misma manera?- le dije con cierta incredulidad, ella negó con la cabeza inmediatamente.
- Nunca dijo nada indebido, ni de doble sentido, ni me insinuó algo.- una cálida sonrisa apareció en su rostro.- Es como todo un caballero de hace dos siglos.- dijo claramente como un chiste.
- Tres en realidad.- murmure, ella no me escucho, miraba por la ventana para ver por donde estabamos.
- Supongo entonces, que no soy un caballero.- dije para que no se formara un silencio incomodo. ¿Por qué lo hice? A mi nunca me importó si se formaban o no silencios, ¿qué tiene de distinto esta niña?
- Para nada.- dijo sin dudarlo, eso me molesto aunque sea verdad.

Se quitó el cinturón de seguridad y comenzó a ponerse su guardapolvo, se dio cuenta que estabamos cerca. También se ato el cabello haciéndose una media coleta. Al parecer se había acostumbrado a la velocidad. Llegamos al colegio, estacione el auto en la puerta sin apagarlo.

- Gracias por traerme.- me dijo con una enorme, cálida y agradable sonrisa. Abrió la puerta y puso un pie en la acera.
-¡Espera!- tome su mano y la jale hacia adentro, su trasero volvió a estar sobre el asiento y tenía un pie fuera del auto, y me miraba sin comprender mi acción. Me acerque a su oído de la misma manera en que me había acercado antes, pero siendo serio con lo que iba a decir.- Lamento lo de tus muñecas.- me costó hablar, fue un susurro que la hizo estremecer y sonrojar, sentí como su pulso se aceleró.- Lo siento.- Me aleje de su oído pero deje mi rostro cerca del suyo, mirándola a los ojos demostrándole que era en serio lo que decía.
- Mis muñecas...- repitió y se miro la mano libre con la que sostenía la puerta, luego me miro y me sonrío sin duda alguna.- No te preocupes, no fue nada.- dijo para tranquilizarme.- Tengo que entrar.- dijo algo apenada luego de un pequeño silencio en que nadie dijo nada, yo solo la quede mirando. Intentó de nuevo salir del auto y yo repetí mi movimiento, pero no tire de ella muy fuerte yo solo la retuve, apenas se había levantado del asiento. Y de nuevo fui hasta su oído, pude ver por la puerta abierta que estaba la amiga de ella, Brenda, que estaba mirando sorprendida.- Adiós Bel.- le susurre de una manera algo seductora, sonreí pícaramente al ver como Brenda se sonrojo al vernos y acerque a la niña un poco mas a mi. Mis labios fueron hasta su cuello donde le dejaron una pequeña marca.
- Idiota.- me dijo totalmente ruboriza, la solté y ella salió del auto cerrando la puerta de un portazo.- ¡¡Idiota, pervertido, imbécil, idiota, sexopata, idiota!!- me insultó aun cuando ya me había alejado una cuadra. Yo reía, no podía hacer mas, creo que ella ni siquiera sabe el significado exacto de sexopata.

Di una vuelta y deje el auto por ahí. Regrese al colegio justo cuando Brenda y la niña estaban hablando de lo sucedido, era el recreo.
- Así que...- comenzó hablando Brenda- ¿Ese chico pelirrojo es tu novio?- la niña se atragantó al oírla. ¿Quién se puede atragantar con una galletita?
- No, para nada.- negó rotundamente, estando ruborizada, cuando se pudo recuperar.- Apenas lo conocí hace unos días. ¿No es rubio rojizo?
- Para mi es pelirrojo, colorado si quieres, aunque es algo rubio... No me cambies el tema ¿Por qué te dejo esa marca?- Brenda señalo la pequeña pero visible marca que le había hecho a la niña.
- Porque... - se llevo la mano al cuello tratando de taparla.-. Es un idiota, pervertido, mal nacido, imbécil que solo le gusta jugar conmigo.- dijo bastante enojada, pero por alguna extraña razón me hacía reír.
- ¿Logan le permite hacerte lo que te hizo?- le preguntó, así que Brenda conocía a Logan.
- No, no lo sabe. Y además esta de viaje. – Dijo con cierto alivio que me intrigo.
- ¿Esta de viaje?- repitió levantando una ceja.- ¿Estas completamente sola con ese pibe?- dijo, esta vez, preocupada.
- Si. Pero no te preocupes, algo me dice que no me hará nada.- dice con una sonrisa, falsa, en su rostro. Ella estaba pensando en otra cosa, me encantaría poder leerle la mente.
- ¿En que te basas para decir eso? Puede ser peligroso Bel – Brenda estaba seria, realmente preocupada.- Ven a mi casa y quédate a dormir.- casi fue una suplica.- Tu nunca has tenido novio ni hecho nada con nadie, debes de estar asustada. O al menos deberías.- un repentino sonrojo inundó el rostro de la niña.
- Yo nunca he besado a nadie ni nada.- balbuceó pero aun así se le entendió.- Por eso me incomoda un poco estar con chicos.- siguió con la cabeza a gacha, realmente le apenaba hablar de eso.

No lo podía creer, ella realmente era totalmente virgen. Por eso reaccionó como lo hizo, también explica porque su sangre huele tan deliciosamente. La sangre de una virgen es un manjar exquisito, me avergüenza decirlo pero en mis primeros años de mi vida de no-muerto probé muchas veces ese elixir. Según me han dicho algunos vampiros muchos mas viejos, igual o más que Logan, ese manjar solo es superado por la sangre de un bebe o recién nacido, eso yo no lo podría asegurar. Nunca me he atrevido ni lo haré a probar esa sangre, quitar la nueva vida de este mundo que ni siquiera se ha acomodado es algo que va en contra de mis principios (si es que tengo), nunca lo haría.

La campana sonó y Brenda tuvo que irse a su lugar, inmediatamente llego el profesor y la clase comenzó. Las horas pasaron y ya era el mediodía, hora de salir de esa cárcel. Todos los alumnos estaban desesperados, diez minutos antes de tocar ya habían guardado todo e ignoraban a la profesora de turno. Finalmente, el timbre deseado sonó y todos salieron con apenas un saludo de despedida hacia el profesor.
En la salida, las niñas se quedaron hablando.

- ¿Volverás a la mansión?- Brenda seguía preocupada.
- Iré a casa a buscar ropa, me da vergüenza que Kim me haya tenido que comprar ropa.
- Pero luego iras a esa mansión. ¿Verdad?- Brenda vio como la niña asintió con timidez y suspiro.- Eres muy testaruda. Es raro como confías tanto en ellos.-
- Es raro, no sé como explicarlo.- respondió.- Es como si los conociera de entes y sé que puedo confiarles todo, hasta mi vida.- habla en serio.- Incluso en Oliver.- comenzó a caminar hacia la avenida.
- ¿En serio?- A Brenda le costaba creerlo, hasta a mi me costaba creerlo luego de todo lo que le hice.
- Si – dijo simplemente con una enorme sonrisa, resplandeciente, que logró tranquilizar a Brenda.
- Esta bien, Pero ya sabes, si algo pasa puedes venir a mi casa.- ahora ella estaba en su animo de costumbre, y esa sonrisa que logra animar a todos a su alrededor. Lo noté, el ambiente puede estar tenso pero si ella llega y sonríe todos los demás se relajan.

Luego de eso se separaron y la niña tomó el colectivo. La seguí con el auto a una distancia adecuada. Definitivamente no iba en dirección a la mansión, se tomo otro colectivo. Llegó a un barrio de clase media baja, es decir, con varios descampados, casas sin terminar o que se caen a pedazos. Se nota que viven ladrones, de seguro estafadores y quien sabe que más. Debe ser una zona de robos, todas las casas tiene rejas o sistemas de seguridad.
La niña llegó a una casa con garaje, cuyo portón era de color azul, y tenia, además de la planta baja, otro piso en el que entraban dos habitaciones. Toco la puerta y un hombre de mediana edad le abrió. Cabello castaño, era mas alto que ella (considerando que ella mide 1,59 cualquiera es mas alto que ella) tal vez media 1,70; a pesar de tener unos cuarenta y tantos pude notar que tiene un cuerpo atlético.

- Bel.- dijo el hombre, debe ser su padre.
- Hola.- respondió la niña al desviar la mirada.- Vine a buscar algo de mi ropa, no tardaré mucho.
- Tomate todo el tiempo que necesites.- dijo con cierto pesar, estaba triste.- Pasa.- se hizo a un lado para que ella entrara.
- Gracias.- paso sin mirarlo y subió las escaleras. Pude escuchar como la madera crujía con cada paso que daba, el chirrido que hizo la puerta de su, supongo, cuarto, el ruido de los cajones y de las puertas del armario. Su cuarto daba a la calle, a través de la ventana pude ver como se movía. Yo estaba en la azotea del edificio de apartamentos de enfrente a su casa, y con mi aguda vista y oído es fácil saber que esta haciendo. Fueron unos varios minutos, ella volvió a bajar, su padre la miró.
- ¿Tienes todo lo que necesitas?- le preguntó.
- Si.-, se limito a responder. Escuche unos pasos, su padre se esta acercando a ella.
- No es necesario que te vayas. Puedes quedarte.- dijo serenamente, a través de la ventana del comedor me pareció ver como la niña hacia una mueca.
- Si es necesario, yo lo necesito.- respondió con determinación.- Gracias por todo lo que has hecho por mí.
- Bel.- sin mas abrazó a su hija.- Has lo que creas necesario.- le susurro.- Sigue tu instinto.- dijo aun mas bajo que dudo que ella lo escuchara.
- Gracias, lo haré.- dijo y luego se marchó. Cuando salió tenía una triste expresión.

Rápidamente baje del edificio y fui hasta mi auto. Luego de eso fui hasta la parada de colectivo donde la niña se encontraba. Baje la ventanilla, ella me miraba sorprendida y sin comprender que hacía yo ahí, note que en sus ojos había rastros de lagrimas.

- Sube.- le dije, ella me miraba sorprendida y no se movía.- Sube.- repetí ordenándole con una voz más autoritaria. Ella obedeció y esta vez se puso el cinturón de seguridad. El viaje fue turbulento, esas calles de tierra estaban todas poseadas. Todo mejoro cuando llegamos al asfalto, ahí pude acelerar.
- ¿Qué hacías aquí? O más bien allá....- me pregunto.
- Estaba esperando por ti. Como ya te dije, Logan me pidió que te cuidara.- le aclare antes de que piense en otra cosa.
- Gracias.- su mirada se clavo en el paisaje.

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 12:31 am

nooooooooooo sindrome de abstinencia hasta el viernes

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 12:50 am

Capitulo 16(b): Oliver PoV “Extraño. ¿Amigos? Irresistible deseo”

Fue un viaje silencioso. Ella no dijo nada, ni yo tampoco. Llegamos a la mansión, ella bajo en silencio, se fue a bañar, hizo sus tareas y se acostó temprano sin comer. Yo fui a la ciudad a buscar una nueva presa, la sed que tenia me quemaba la garganta y estaba seguro que si no la saciaba me lanzaría sobre la niña. Aunque es extraño como es que estando con ella la sed no me afecta tanto, es como si tuviera un aura o un aire que la protege y me calma.
Al regresar, fui a la mansión. No fue por alguna razón en especial, solo sentí que debía ir. Me encontré con la niña en la cocina, ella estaba viendo la tele. Ella volteo a verme, y con una expresión inexpresiva me habló.

- Creí que te habías ido a tu casa.- sus ojos estaban sin su acostumbrado brillo, ella estaba triste y hasta deprimida.
- No, salí y volví.- no le mentí, eso era la verdad.
- Oh.- dijo sin ánimo y siguió mirando la tele. ¿Qué paso con la niña de hoy a la mañana? La niña que sonreía, reprochaba, se sonrojaba... Me acerque a ella.
- ¿Qué sucede? ¿Por qué estas así?- trate que mi voz sonara amable, o al menos no irritada por su actitud.
- Nada.- me dijo sin más.- Nada que te importe. No eres nada mío, solo alguien que conocí hace poco.- sé que eso es cierto, nada mas que la pura verdad pero entonces ¿Por qué me dolió escucharlo?
- ¡Es cierto! ¡Soy un completo desconocido que apenas conoces! ¡Dame la oportunidad de cambiar eso!- ella estaba sorprendida al oírme pero no mas que yo por decirlo.- Dime que sucedió.- mi mirada se desvió ¿Por qué de repente estaba tan apenado y, encima, lo demostraba?
- El día que escape de casa.- comenzó a hablar luego de unos segundos. Yo me senté al otro lado de la mesa, enfrente de ella.- Yo había discutido con mi padre. No era nada serio, ahora que lo pienso no era grave, solo una discusión por una diferencia de opinión.- ella tenia sus ojos fijos en sus manos, que estaban apoyadas en la mesa sosteniendo un vaso con agua.- Yo me enoje tanto porque era la primera vez que decía lo que pensaba y mi padre no respeto mi pensamiento. Quería que yo compartiera su idea, su manera de pensar. Eso no lo pude soportar y empezó la discusión. Me dijo cosas como que yo era un fastidio, una carga que no quería llevar mas, que no era su hija biológica.- sus se pusieron vidriosos, parecía que estaba a punto de llorar.- Por eso tome algunas de mis cosas, plata y otras cosas, y me fui.- se froto los ojos, limpiando las lagrimas que aun no habían brotado y prosiguió.- Vagueé un rato por el centro, hasta que me encontré con Brenda.- me miro.- Es una amiga.- me esta aclarando.- Y un pequeño grupo de amigos de ella. Ed, Al, María, Kal y Estrella, aunque no hable mucho con ella porque justo cuando yo llegue ella se tenía que ir.- se dio cuenta que se estaba yendo del tema y se concentro.- Pase la tarde con ellos y luego fui a la playa, donde Logan me encontró y me convenció de hablar con mi padre. Volví a casa, Logan me acompaño y hable con él. Me dijo la verdad, que no era mi padre biológico y otras cosas, y también me mintió.
- ¿Cómo sabes que te mintió?- ella me miró y me sonrió, una sonrisa algo forzada.
- Él me decía que eran mi familia aunque no tengamos relación de sangre, eso era verdad. Pero cuando me dijo que no era necesario que me vaya, que podía quedarme allí porque ese era mi hogar, pude ver en sus ojos que estaba mintiendo.- dijo volviendo la vista al vaso.- No sé como explicarlo, pero sentía que me estaba mintiendo. Él no me quería ni me quiere ahí.
- Tu no soportas que te mienta, que diga una verdad y al otro segundo una mentira.- saque en conclusión.
- Si, algo así.- dijo riéndose de manera forzosa.- Y así fue como acabe aquí, siendo una carga para Logan, para Kim y para ti, que ahora debe trabajar como mi niñero.- trato de hacer un chiste, pero en sus ojos pude ver tristeza. Estire mi brazo hasta su rostro y lo levante suavemente para que me mirara.
- No pretendas ser feliz cuando no lo eres.- de nuevo estaba sorprendido por mis palabras, pero no me detuve.- No te obligues a sonreír cuando no tienes ni el mas mínimo deseo de hacerlo.
- Lo siento, es una vieja costumbre.
- Eres como una muñeca.- ella me miraba sin comprender.- Eres alguien que reacciona como el otro espera que reacciones, o como lo haría la mayoría de las personas; te amoldas al otro y sabes como hablarle. Pero no tienes verdaderas emociones. Cuando tienes que sentir algo y demostrarlo, no sabes como hacerlo.- ella me sonrió.
- Y yo que creí que hablabas de otra cosa.- bebo un sorbo de agua.- Aunque lo que dices es cierto.- ahora bebió un trago.
- ¿Otra cosa? Quizás... ¿Pensabas que hablaba de la belleza de las muñecas?- levante una ceja, ¿Ella había pensado eso?, si era eso en mi interior me estaba partiendo de la risa.
- Je! Me atrapaste- me sacó la lengua como jugando y volvió a tomar agua, la mire mejor. Sus mejillas estaban levemente sonrojadas; mire hacia la mesada, había una botella del mejor whisky que Logan tenía guardado para las visitas.
- ¿Cuánto bebiste?
- Solo tres vasos.- apoyo su cabeza en la mesa, se recostó sobre sus brazos.- Doy pena, ni siquiera puede beber mas que eso.- se lamento, ella estaba borracha. Me levante y fui a su lado. Tres vasos de los que ella uso, el de agua, equivalen a seis o siete vasos de los de whisky. Me sorprende que siga en pie, siendo que no esta acostumbrada a beber
- Vamos, te llevo a tu cuarto.- trate de levantarla y ella se puso empecinada y casi mas se aferra a la mesa.- Si no cooperas te violare.- le susurre en el oído de manera amenazante.- Te haré todas las cosas que hay en los mangas de Kim y mas.- mantuve el tono amenazante y lo mezcle con el seductor...
- Téneme paciencia.- dijo ella y se enderezo, comenzó a caminar a su cuarto.- Hay que apagar las cosas.- dijo tratando de volver.
- Yo lo hago, tu ve a dormir que mañana tienes clases.- le dije empujándola hacia el pasillo. Ella se apoyó en mi porque no se podía mantener en pie.- ¿Me puedes decir por que bebiste si no estas acostumbrada?
- Porque... quería saber como se siente, tener resaca, pensar en boludeces y no recordar nada...al menos con la bebida tenía una excusa.... y otra cosa mas que me da pena decirlo
- Puedes hacer otra cosa, lee, toca algún instrumento, canta, haz ejercicio que lo necesitas- la niña me hizo un puchero que me hizo reír.- ¿Qué? Es la verdad, necesitas hacerlo.
- Cállate – me dijo desviando la mirada ofendida y aun con el puchero.
- Sese, ya veremos como despiertas mañana y ahí me dices si lo disfrutaste. Te aseguro que te diré: “Te lo dije” y me reiré al estilo de Nelson de los Simpson
- Buuu, eres malo Oly.- definitivamente esta borracha.
- Por favor no me llames así.- mi sonrisa podía parecer angelical pero le apreté una de sus muñecas para que entendiera el mensaje.
- Oni.- susurro mirando para otro lado.- Oh! Es mi cuarto. Hasta aquí llego señor pervertido, estoy lo suficiente despejada como para acostarme yo sola.- se soltó de mi y entro a su cuarto. Me apoye en la pared esperando. Escuche unos ruidos, se tropezó con algo, lloriqueó un poco y siguió caminando. Un fuerte ruido se escucho, se había caído

Suspire y entre. La vi en el suelo boca arriba con las manos en el rostro. Separo un poco los ojos y me miro.

- ¿Cómo es que siendo vampiro puedes entrar sin invitación a mi cuarto?- me quede helado, si es que era posible. Ella inclinó la cabeza para atrás y respiro hondo.- A no, ese era un sueño. Debo dejar de ver anime a la madrugada, y dejar de ver series de vampiros por un tiempo.- se dijo a si misma. Eso me tranquilizo, por un momento pense que ella sabía lo que era. Me acerque y la alce.
- Es hora de dormir.- le dije amablemente.
- Gracias Oliver. Perdona, no quería causarte tantos problemas
- No te preocupes.- la acomode en la cama, le saque los zapatos y hasta la cubrí con las frazadas.- Ahora duerme.- sin pensarlo le acaricie la cabeza y ella cerro los ojos con ternura, parecía una niña pequeña.

Fui hasta su baño, deje la tapa abierta del inodoro y la puerta del baño abierta, sabiendo que lo primero que haría cuando despertara seria vomitar. Al regresar decidí hace una pequeña prueba, quería saber que si la respuesta del otro día fue solo casualidad o en verdad me respondió. Aun que estando ella ahora borracha podría ser cualquier cosa.

- ¿Qué fue lo que soñaste el otro día cuando me dijiste: “Es bueno verte Oly”?- le susurre, yo me senté a su lado. Sucedió lo mismo de antes, entre abrió los ojos y me miro sin mirarme a mi.
- Era un sueño, soñé que tu eras un amigo de la infancia.- se acomodó acostándose de un lado, como mirando hacía mi.- Un hermano tal vez, me sentía cómoda,- así que eso fue lo que sucedió...- Y luego te convertías en vampiro.- se rió divertida.- te convertías en murciélago y te ibas volando.- rió otro poco y se quedo dormida.
- Descansa.- me despedí y me fui a mi casa.

De nuevo me puse a tocar el violín, improvisando y soltando notas al azar. Al ser la hora en que la niña se debería levantar, salí corriendo para ver lo que estaba seguro de que iba a suceder, no quería perderme nada.

Llegué justo cuando sonó su despertador. Ella se quejó pero al menos se sentó en la cama, tenía cara de enferma, fue un segundo y salió corriendo al baño. Entre a su cuarto y la mire.
- Te lo dije.- mi sonrisa burlona ni mi risa contenida podía expresar con exactitud lo que sentía. Ella solo me miró y luego siguió vomitando.- Al parecer no podrás ir al colegio hoy.- me senté divertido en la cama, estaba hablando alto.
- Cállate.- logro decirme, o mas bien murmurar.- No grites por favor- dijo un poco mas alto y volvió a murmurar.- se me parte la cabeza.- volvió a vomitar.
- ¿Tenías algo importante hoy en el colegio? Puedo avisar si quieres, que faltas por resaca.- dije molestándola.
- Tenia que entregar un trabajo.- dijo ignorando la segunda parte. Se me cruzo una idea por al cabeza, una buena idea de cómo molestar a alguien.
- Yo lo llevare.- tome su mochila y fui hasta la cocina y me detuve antes de salir. Llene un vaso con agua, fui hasta el baño de uno de los cuartos para visitas y tome unas pastillas para la resaca. Se lo lleve a le niña.- Cuando dejes de vomitar tomate esto, es para la resaca, algo te aliviara.- no sé si le hará efecto pero espero que con esto deje de vomitar, el olor a vomito es horrible.

Subí a mi auto y di un par de vueltas por la ciudad. Cuando note que eran casi las nueve decidí ir hasta el colegio, en esa escuela dejan entrar a cualquiera. Dije que iba a entregar un trabajo práctico porque Romina estaba enferma. Subí las escaleras siguiendo a un preceptor y divisé el salón de clases donde Brenda se encontraba. Nuestras miradas se cruzaron, ella pidió permiso para salir y estabamos en el pasillo hablando.

- ¿Qué le pasó a Bel?- ni un “hola” ni nada, fue directo al grano.
- Ella despertó enferma.- le tendí el trabajo.- Debía entregar un trabajo ¿Cierto?
- ¿Qué le sucedió realmente?- agarró el paquete luego de dudar un poco.- Si le llegaste a hacer algo te juro que.- la interrumpí.
- No te imagines cosas equivocadas.- me acerque lo suficiente para susurrarle en el oído.- Jugué un poco con ella, pero ella decidió el whisky antes que a mi.- respire un poco de su aroma, he identifique algo. Ella ya no era virgen. - Cayó dormida y no pudimos seguir jugando.- Podía ver claramente como mi cercanía y mi sonrisa burlona le incomodaba.
- Idiota.- dio un paso hacía atrás para alejarse de mi.- Quiero hablar con ella.- Saque mi celular y marque el número de la mansión.
- Ella debe estar aun en su cuarto, dudo que atienda.- se lo di, ella espero.
- Hola, mansión Warren.- por la voz de la niña era obvio que estaba enferma, sonaba adolorida
- ¿Bel? ¿Estás bien? ¿El sexopata te hizo algo?- susurro lo suficientemente alto para que la niña lo escuchara.
- Si, estoy bien Brenda, con algo de resaca. Él no me hizo nada.- respondió.
- ¿Cómo que resaca?
- Bebí un poco de whisky para quitarme el sabor horrible de las cebollas de mi boca y luego no pude parar. Cuando me di cuenta ya iba tres vasos, empecé a tomar un poco de agua para estar algo lucida pero no funcionó.- así que era eso la otra cosa que le apenaba.
- No te levantes en todo el día, así te sentirás mejor.- dijo al suspirar- Por cierto, vino tu madrina a buscarte con su esposo.- hubo un silencio por parte de la niña- No sé que querían, vinieron a buscarte.
- Gracias Brenda, luego la llamare.- dijo luego de un silencio.- Y Brenda
- ¿Si?
- Gracias por no hablar alto.- Brenda rió en respuesta.
- No hay de que, cuídate.- recibió un adiós de parte de la niña y me paso el celular.
- Mi madrina no tiene novio ni esta casada.....- murmuro la niña pensando que yo no la oía.- ah, ¿Oly?
- Es Oliver.- dije claramente enojado.
- Gracias por llevar mi trabajo.- no sé por que, pero pude imaginar claramente en mi cabeza como ella sonreía cálidamente.- No quiero gastarte más saldo, me despido. Supongo que nos vemos cuando vuelvas.
- Así es, nos vemos pronto
- Claro, ten cuidado.- ella cortó. Mire a Brenda.
- ¿Ves? No le hice nada.
- Si, lo que digas.- no me estaba haciendo caso, ni le importaba.- Tengo que volver a clase.- se volteo y se fue, las chicas que lograron verme no perdieron oportunidad de preguntarle quien era yo y ella decía: “Un conocido de Romi” y nada más. Me quede pensando un segundo, Brenda era normal, ella ya no era virgen, ella no era interesante. La diversión que podría tener con ella desapareció.

Salí del lugar aburrido. Por más que los diferentes aromas me mareaban un poco, incluso algunos leves olores de sangre (seguramente por la regla de las chicas) a los que me resistía o más bien no me provocaban deseos de beberlas. Extraño, pero no le di importancia. Regrese a casa, la niña estaba aun en su cuarto pero con la ventana abierta.

- Te puede hacer peor el aire fresco.- le dije en modo de saludo, ella estaba acostada boca arriba con un pañuelo cubriéndole los ojos.
- Si eso es con el resto de las personas yo soy opuesta a ellas, a mi me calmo el contacto con el aire. El sentir la suave brisa me hizo sentir como nueva.- dijo.- Bienvenido a casa Oliver- se quito el pañuelo y me miro, me sonrió como ella sabe hacerlo.
- ¿Por qué me das la bienvenida?- me quite el saco que llevaba.
- Me gusta hacer sentir a gusto a las personas cercanas a mi, y si estas regresan a casa ¿Lo mejor no es darle la bienvenida?- eso quiere decir ¿qué me considera cercano a ella?
- ¿Por qué sonríes?- ¿lo estaba haciendo?
- No lo estaba haciendo.- desvié mi mirada hacia la ventana.
- Mentiroso.- ella sonrió divertida y volvió a cubrirse los ojos.

Estuvimos un rato en silencio, no del incomodo, sino del silencio agradable, un momento en que no hay que decir nada. Las nubes se estaban disipando, los rayos del sol se hacían más fuertes. Yo retrocedía para que no me tocaran, llegue hasta la puerta. La niña se levanto de golpe y se tambaleo un poco, pero no se cayó. Llego hasta la ventana y cerró las cortinas
- Esta haciendo mucho sol, me molesta un poco.- dijo al frotarse los ojos. La habitación se volvió algo oscura, tenue, mejor para mí.

Luego de eso estuvimos un rato hablando sobre distintos temas. Le hice escuchar un disco de Mozart y otro de Beethoven. Me sorprendió que lo escuchara con tanta atención, totalmente concentrada, definitivamente es una niña rara. Estuvimos hablando sobre otras cosas, el tiempo se paso volando. Ya era hora de su comida y ella se sentía mejor. La acompañe, tirando disimuladamente los trozos de comida a la basura o en la maceta de una planta.

Sin darme cuenta le había prometido algo, ayudarla a que perdiera peso. Cuando me di cuenta no pude retractarme, sus ojos brillaban de tal manera que no podía imaginar que pasaría si le decía “no”.
Saque de la alacena y de la heladera las cosas que con muchas calorías y la comida chatarra, mientras la niña se cambiaba y salía al patio para trotar un poco. Tengo conocimientos básicos de medicina y de nutrición, después de casi cien años debía distraerme con algo y lo único que había en casa eran distintos libros de medicina y sobre la alimentación. Escribí en una hoja su dieta, lo que debe y puede comer cada tantas horas, las cosas que debe limitar al comer y todo eso. Vi tanta determinación en sus ojos que no pude evitar hacerlo.
Al salir para ver como andaba la niña la luz del sol me dañaba los ojos, a pesar de que me quede en la sombra el mirar hacía donde estaba la niña me quemaba los ojos. Ella me vio y corrió hacía mi.

- Trate de correr mas pero.- se estaba quedando sin aire, su voz sonaba un poco ronca. Se enderezo y respiró hondo por la boca.
- Respira por la nariz y exhala por la boca. Trata de apaciguar tu ritmo cardiaco, trata de calmar a tu corazón.- le dije al alejarme dos pasos de ella, podía ver como su sangre corría, escuchar su corazón, sus mejillas estaban coloradas y mucho.
- Lo intentare.- ella obedeció, y poco a poco su corazón y su respiración se tranquilizaron.
- ¿Ves? No era tan difícil.- ella no dijo nada, solo me sonrió en modo de agradecimiento.

La hice hacer abdominales, cortos oblicuos y los completos, bueno, todos los ejercicios que sabia para darle forma a su figura. Cuando terminamos ella se ducho y luego hizo sus tareas. Llego la noche y era hora de la cena, cuando le lleve su comida ella me miro como diciendo “¿Estas bromeando?”.

- Sin reproches, cómetelo todo.- le ordene. Ella dudó un segundo y luego obedeció.
- No sabe tan mal como parece.- y siguió comiendo.- Debes tener mucho tiempo libre para hacer todo esto.- levante una ceja.
- ¿Acaso te estas quejando?
- No, te estoy agradeciendo. – Ella levantó la vista hacía mi.- Gracias Oliver por todo lo que estas haciendo por mi.
- Sigue comiendo y déjate de bromas.- le ordene.- Mastica bien la comida, come lento y no te apures.
- No sé como masticar esto – dijo con cierta cara de asco.- Y no era una broma.- se llevo un bocado a la boca y trato de masticarlo.- Es como una pasta de verdura, como la verdura de la sopa.
- No me hagas repetir las cosas.- dije algo amenazante.
- Esta bien, ya me cayo.
Los siguientes dos días que le siguieron fueron aburridos, similares a este miércoles, quitando la resaca y vomitada de la niña (ja ja ja), tanto que no me apetece contarlo.
Lo interesante sucedió el viernes a la noche cuando la niña no fue a dormir a la mansión. Se había quedado en la casa de Brenda ya que si el sábado se juntaban con su banda de amigos era más fácil si iban las dos juntas. Hasta ahí todo bien, bien para mi. No tenía que cuidarla y podía quedarme en estado de trance, meditando o bien haciendo nada. Pero durante la tarde del sábado tuve el extraño, y peculiar, deseo de volver a ver a la niña bailar.
Fue inexplicable pero cuando reaccione ya estaba conduciendo mi auto en la avenida principal de la ciudad. Llegue a una plaza con muchos arboles enormes, así que estacione el auto en la sombra de alguno de ellos y baje en busca de la niña.
Camine entre las sombras de los arboles, entre las de los edificios y la ubique en una fuente rodeada de sus amigos, ella estaba con su sonrisa en el rostro, una sonrisa que no se compara a cuando esta con Logan, pero se acerca bastante. De repente se nubló, nubes grandes y grises taparon al sol. Era como si me estuvieran dando la oportunidad de acercarme a ella.
Di un paso hacía adelante y el viento trajo su olor hacía mi. Su exquisito, apetecible, raro, y delicioso aroma no fue lo único que me llego, también pude oler... su sangre...
Retrocedí hacía la oscuridad del callejón donde me encontraba. Mi garganta comenzó a arder, y la única manera de saciar esa repentina sed era beber la sangre de esa niña. Pero no podía hacerlo, la voz de Logan sonaba en mi cabeza diciéndome que no debía hacerle daño, hasta mi conciencia lo apoyaba. Retrocedí otro paso, luchando contra la sed, podía sentir claramente como mis ojos cambiaban del rojo carmesí al negro brea, tropecé con un tacho de basura y mi espalda tocaba la pared.
¿Ella se había lastimado? ¿Por qué esta sangrando? ... ¿Cómo podía pensar en eso cuando estoy a punto de perder el control?

- ¿Oliver?- Esto no estaba bien, la niña estaba parada enfrente de mí mirándome con preocupación.
- Aléjate de mí.- dije casi en un gruñido, ella no retrocedió, se acercó más y se arrodilló.
- ¿Qué te sucede? ¿Te encuentras bien?- trató de tocarme pero yo aparte su mano bruscamente. - ¡Oliver!
- Estaré mejor si te alejas de mí.- respondí. ¿Qué era lo que hacía? Fácilmente podría morderla, aquí y ahora. No hay nadie alrededor, no hay testigos, un ágil movimiento y todo habría terminado. Pero de nuevo apareen la voz de Logan, y mi estúpida conciencia.
- ¿Bel que te paso?- el chico mas alto, Kal, apareció seguido de Brenda.- ¿Quién es él?- me miro como sabiendo ya quien era, al parecer Brenda le contó lo que sucedió a sus amigos.
- ¿Qué hace Oliver aquí?- preguntó Brenda como furiosa, o tal vez en mi concentración para no matarlos lo confundí con otra cosa.
- No lo sé, y en estos momentos no importa.- contesto la niña de manera dura, ella estaba preocupada por mi. Ni siquiera miró a sus amigos, sus ojos llenos de preocupación estaban fijos en mi.- ¿Necesitas algo? ¿Alguna medicina? Algo...- dijo de manera más dulce, escuche como Kal bufó al ver como la niña solo se preocupaba por mí ¿O tal vez fue Brenda? Tal vez ambos, no me interesa.
- Estoy bien.- traté de fingir, y en verdad lo hice, pero la niña me miraba de tal modo que era obvio que no me creyó.
- Deja de mentir ¡mírate!- grito un poco, estaba enojada, pero controlo su tono de voz. Tal vez pensando que dolería escucharla gritar. – Estas sudando, con la respiración agitada.- volvió a tratar de tomar mi rostro pero la rechacé de nuevo con mi mano libre, la otra estaba tapando mi boca intentando ocultar mis colmillos.- ¡Definitivamente no estas bien! Por favor déjame ayudarte.- era una suplica, su expresión era tan conmovedora que yo solo pude verla con dolor y apreté mis dientes.
- Acércate.- dije como pude, ella obedeció y se acercó sin titubear y sin miedo a mi. Ella entendió lo que yo pensaba y sin ninguna señal acercó su oreja a mis labios.- Si realmente quieres ayudarme.- comencé a susurrarle.- Déjame ir, por favor aléjate de mi.- hablaba entre dientes, no quería que por un segundo de distracción clavara mis colmillos en su delicado cuello.- Yo no quiero hacerte daño, por favor aléjate de mi, no quiero hacerte daño.- ella alejo su rostro y me miro a los ojos.
- ¿Es lo que realmente quieres?-
- Si.- “No quiero hacerte daño” repetía en mi cabeza, tratando de controlarme.
- En tres horas llamare a la mansión, si no respondes inmediatamente iré a ver como estas y sigues mal te llevare al hospital- era un aviso, no una petición. Yo solo pude sonreír y ella me devolvió la sonrisa.- Hasta luego Oliver.- dijo sin mas y se fue, sus amigos la siguieron.
- ¿Estas segura de dejarlo ahí?- le preguntaba Kal.
- No se veía nada bien.- decía Brenda.
- Él quiere eso, no puedo quedarme junto a él si no lo quiere.- respondía.- Además creo que si me quedo junto a él solo lo haría sufrir mas, creo que mi presencia lo lastima.- decía triste.
- No te pongas así Bel.- Brenda trataba de reconfortarla.
- Ese chico es un idiota si no quiere que lo acompañes.- Kal trataba de levantarle el animo, al parecer no le gustaba verla así.
- Lo sé, es un idiota- le daba la razón.- Pero me duele no poder ayudar a un amigo que lo necesita.

Ella me consideraba su amigo. El escuchar eso me dio un impulso para correr lejos de ahí. No me alimente de nadie, solo corrí y corrí. Luego pense en mi auto, pero lo único que podía hacer era correr. Corrí entre los edificios, por los campos tratando de no pensar más en el dulce olor de la sangre de la niña y de imaginar como seria su sabor. Corrí hasta llegar a la mansión. Me quede en el jardín de mi hermana, mirando el cielo nublado, mirando como las nubes corrían por el cielo. Mi sed se había desvanecido.
Las tres horas pasaron, yo estando al lado del teléfono como un tonto perro esperando por su amo. Me sentí idiota al hacerlo, tal vez la niña ni siquiera llame. Pero no podía negarme a lo que ella me había perdido. El teléfono sonó, y velozmente levante el tubo.

- ¿Hola?- trate de usar mi típico tono de desinterés pero había algo distinto, yo me sentía distinto.
- Que alivio.- murmuro la niña, yo también sentí alivio al oírla.- ¿Cómo te encuentras?
- Mejor. Ya hice lo que necesitaba para calmarme.
- Me alegro.- en mi mente podía imaginar claramente su sonrisa amable llena de alivio.
- Aquí tienes el ibuebanol Bel, te lo dejo aquí.- escuche decir a Brenda en el fondo.
- Gracias.- respondía la niña.- Oliver, yo me quedare unos días aquí. Le ayudaré a Brenda a estudiar para algunas pruebas.- Exactamente lo que necesitaba.
- Esta bien.- respondí
- Pero llamaré todos los días a esta misma hora para asegurarme que sigues vivo.- hablaba en serio, yo reía.
- Creo que es algo imposible pero inténtalo, yo responderé a pesar de que no este vivo.- le dije.
- Idiota. Si ríes, lloras, sufres, sudas, agonizas, eso significa que estas vivo.- dijo ella, de alguna manera pude sentir como sonrió.
- Tal vez tengas razón, tal vez tengas razón.- termine dándole la razón como a los locos.
- No hagas eso, no me des la razón como a los locos.- me quede de nuevo helado y se me escapo una carcajada, comencé a reír sin parar.- ¡Oye! No te rías, no es gracioso.
- Si lo es.- dije aun riéndome.- Es gracioso como me puedes leer tan claramente, saber lo que pienso, a pesar de no estar aquí.- fui extrañamente sincero, sin pensarlo lo hice.

Seguimos hablando durante unos 5 minutos más, hasta que ella debía cortar. Yo me puse a pensar, la sangre que había olido era su sangre, y ella no estaba herida, solo le había llegado la regla de cada mes. Pensé en otra cosa, si Dios existe, ama y adora a esa niña ya que casualmente debe ayudar a su amiga a estudiar y durante su menstruación estará lejos de mí. Definitivamente el destino esta de su lado.
Los días pasaron y la niña cumplió su promesa. Llamó a la misma hora, y un rato después llamaba Logan y yo le decía que la niña se estaba bañando u otra cosa (si decía que estaba estudiando él mismo me pedía que no la molestara.) Y luego yo llamaba a la niña diciéndole que su caballero la había llamado.
Desde que ella volvió a la mansión hasta que Logan llegó no sucedió gran cosa. En el colegio la obligaron a aceptar el papel principal de una historia que ella misma había escrito, de una chica que es como una muñeca. Me reí cuando lo escuche, al parecer mis palabras le había servido de inspiración. La historia trata de una niña de sociedad que es una muñeca, actúa como tal, no tiene deseos propios, hasta que conoce a un hombre que quiere sacarla de ese papel, ese hombre desea ver la verdadera sonrisa de la niña. Los padres de la niña la comprometen con un tipo de alta sociedad, un conde o algo así, y unas semanas antes del casamiento el hombre se esmera en que la niña experimente nuevas experiencias, sus propias experiencias.
El final aun no esta escrito, pero el grupo de editores de la escuela cambiaron mucho de las cosas. Para que en vez de ser una historia que sucedía alrededor del siglo dieciocho o diecinueve, sea una historia de princesas, príncipes y caballeros, como una historia de Disney. Esa idea no le gustó a la niña, pero no pudo negarse a los profesores.
También seguimos con la dieta y el entrenamiento, la niña bajo rápidamente de peso. Eso no es algo bueno, pero ella no parece estar cansada o débil, parece estar mejor que nunca. Y yo extrañamente podía estar a su lado sin desear beber su sangre, fue casi como que al oler su sangre me hiciera más fuerte y tuviera más autocontrol. De alguna manera nos hicimos más cercanos, no entiendo como ni cuando sucedió pero cuando me percate era como si nos conociéramos de toda la vida o fuésemos amigos de la infancia. Yo podía sentir un inexplicable deja-vu, al estar con la niña yo sentía cosas raras, inexplicables. Como ella me preguntaba cosas de mi hermana, de Logan, de todos los miembros de la familia, y yo se las respondía.

Me divertí mucho cuando Logan llegó y le jugué una pequeña broma, al estar tan cerca de la niña en nuestra sesión de tango (idea de los profesores para ponerle un toque argentino a la historia.) Podía sentir claramente el aura enojada de Logan. Fue tan divertido que no sé como logré contener mi risa.
Cuando vi a Kim le di un “bienvenida a casa”, recordando lo que la niña me había dicho. Kim ha sido siempre buena conmigo, creí que se lo merecía.

***************************************************************

Tuve que acostarme luego de que Bel cenara. De repente sentí mucho sueño así que me quede varias horas en la cámara especial de mi casa donde no penetra ni un rayo de sol. Desperté por el sonido del teléfono, en ese letargo logre reconocer la voz del mensaje. Era la voz de Kristy, mi hermana, diciéndome que estaban en camino, que llegarían más a la noche. Jamás imagine que podría despertar del letargo por voluntad propia, normalmente duermo lo necesario hasta despertarme, ya sean diez días, unas semanas, meses o años (una vez llegue a dormir un año y medio.)
Pense en lo que pasaría si Kristy viera a la niña, a ella no le importa nadie más que ella. Es caprichosa y muy celosa, de seguro estallará al ver como Logan y Kim consienten a la niña. Por alguna razón me imaginaba los peores escenarios, y eso me impulsaba a dar un paso más y otro más. Estaba corriendo con esfuerzo para llegar a la mansión Lo logre y di el mensaje.

- No llegan esta noche.- dijo Logan con su aire de sabelotodo.- Llegan en 10 minutos.- ya no fingía humildad o ignorancia humana, ahora que la niña sabe lo que somos él podía actuar con su acostumbrado y detestable aire de superioridad, sabelotodo, sabiduría, es decir, el aire que demostraba ser uno de los más antiguos de la casa.
- Tsk.- ese sonido ni el gesto que hice podían representar con exactitud la frustración que sentía. Era obvio, Logan y Kim temían lo que mi hermana podía hacerle a la niña.
- ¿Alguien me puede decir que esta pasando aquí?- la pregunta de la niña saco a cada uno de su trance.
- Mi hermana Kristin, Samuel y Jared están de regreso. Llegarán en cinco minutos o menos.- le explique. Ella pareció entender, yo le había contado que mi hermana era un poco peligrosa si no la tenía de su lado.
- ¿Samuel, el científico loco dueño del laboratorio que se destruyo el primer día que vine? – Tal vez exageré un poco al hablarle de Samuel, pero jamas pensé que ella lo tomaría todo al pie de la letra.- Tu hermana Kristin. ¿Esa Kristin?- al menos recordaba lo que le había contado de mi hermana.- ¿¿Las personas que me contaste el otro día??- Ahora ella se había puesto nerviosa, tal vez cayó en la cuenta de lo peligroso que es estar rodeada de vampiros.
- Kristin es mi única hermana de sangre, Samuel es el único científico que vive en esta casa. Si, son los mismos.- sus preguntas me hicieron enfadar, o tal vez fue su repentino nerviosismo.
- ¿Piensas que Samuel pueda hacerte algo por estar presente cuando su laboratorio se destruyo?- habló el vampiro Logan tranquilamente ignorando el hecho que pronto iba a llegar una vampiresa muy peligrosa.
- No era eso, pero ahora que lo dices si.- Genial, lo único que hizo Logan fue agravar la preocupación y nerviosismo de la niña. Aun que la expresión que hizo logro que los tres riéramos un poco, ella logro calmar la tensión que se había formado.
-¿”Científico loco” es mi nuevo sobrenombre Oliver?- Y Samuel hizo acto de presencia, giré mi vista hacía la puerta donde se encontraba apoyado en el marco. Pude notar como ni bien se escucho la voz de mi cuñado la niña se calmo, o comenzó a aparentar, y mostraba serenidad. Mi hermana también entraba, con sus característicos movimientos, lentos y elegantes, moviéndose de tal manera que hacia mecer su largo y rubio cabello con elegancia también.
- ¿No te gusta? Entonces ¿Qué te parece “Asalta cunas” “Roba hermanas” o “Pederasta”?- con eso siempre comenzaba nuestra típica escenita, mi manera de saludar al tipo que me quito mi vida humana. Mi hermana se había percatado de la presencia de la niña humana, no le quitaba los ojos de encima, aun cuando se movía para darle el paso a Jared que venía con todo el equipaje. Creo que perdió una apuesta, de seguro fue eso. Logan se había parado y puesto enfrente de la niña, en clara señal de que estaba bajo su protección.
- Hola familia.- su inexplicable buen ánimo logró apaciguar un poco, solo un poco, la tensión del ambiente. - Un consejo, nunca jueguen al ajedrez con ese tipo.- señalando a Samuel con la cabeza- Es un monstruo, despiadado y maldito estratega.- dejo las maletas en el suelo y Kim se lanzó sobre él, lo abrazo de tal manera que parecía que hace mas de un siglo que no se veían.
- ¡Bienvenido a casa Jay!- Kim lo abrazó y beso, me revolvió el estomago.
- Creo que me iré de viaje mas seguido si me recibes así.- y así comenzaba su acaramelada escena- A menos que me quieras encadenar para estar siempre a tu lado.- le susurro, aunque la única que no pudo oírlo fue la niña ya que el resto éramos todos vampiros.
- Bastante tentador- Respondió Kim. Yo ya sabía que iba a pasar, ellos se volvieron a besar mas apasionado. ¡Estaban derrochando miel a más no poder!
- ¡Por Dios! ¡Vayan a un hotel!- Exclame al no poder soportar mas tal escena, y no era el único. La niña estaba apenada, no esta acostumbrada a tales escenas, y hasta Logan los interrumpió aclarándose la garganta para que ellos se separaran.
- ¿Para que ir a un hotel si arriba hay camas? No es que la necesitemos pero igual.- Me respondió, y me dio ganas de golpearlo.
- Compórtate Jared.- mi hermana finalmente había hablado.- ¿No ves acaso que tenemos una invitada?- dirigiéndose a la humana presente- ¿Cómo te llamas pequeña?- enfatizo el “pequeña”.
- Me llamo Bel, encantada de conocerlos.- dijo educadamente e hizo una leve reverencia muy respetuosa. Su rostro mantenía la calma, como toda una muñeca.- Usted es la señorita Kristin ¿Cierto? Oliver me hablo de usted, un gusto.- hizo otra reverencia hacia mi hermana.
- “Bel” ¿De Bella? – Preguntó Samuel al acercarse, en caso de que mi hermana intentara algo, por alguna razón ella parecía de mal humor.
- No señor, Samuel ¿cierto?- la niña hablaba educadamente, con naturalidad, sin nerviosismo. Samuel asintió con la cabeza.- Es Bel de Belén.
- ¿Y por que no dices que te llamas Belén? Es más simple, indicado para alguien como tu.- mí hermana utilizó su frialdad, tratando de hacer sentir incomoda a la niña.
- Pero Bel es mas corto y lindo. Y ella no es simple.- Kim la reto casi haciendo un puchero, el estar junto a su Jared la pone en un grave estado infantil.
- Ella solo deja que sus amigos la llamen Bel.- aclaré a todos los presentes, como llamando la atención a mí hermana y que el resto supiera que la niña no quería hacer mal a nadie, solo quería amistad. Mi hermana me dirigió una mirada en reproche, una mirada que yo ignore.
- No me digas que- Jared se soltó de Kim y fue hasta la niña.- Que el chiquillo de Oly y el amargado de Logan te hicieron su prisionera.- comenzó a hacer su escena dramática.- Pobre pequeña, lo que debes de haber sufrido.- ¿Cómo que “Chiquillo”? eso me hizo enfadar, y a Logan le molesto la manera en como Jared tenía a la niña y eso que apenas se conocen. - Solo tenías como refugio a mi hermosa Kim, debió ser duro estar con esas dos bestias.- la abrazo, la niña quedo perpleja, Logan estaba llegando al limite y yo estaba igual, ese repentino abrazo me molesto ¿Por qué?- Ya estas a salvo, Sir Jared esta aquí para protegerte de esos hombres pervertidos y salvajes.- en el momento en que Logan y yo dimos un paso hacia delante para golpear a Jared, la niña se zafo del abrazo y comenzó a reírse a mas no poder. Todos la mirábamos sorprendidos.
- ¿Lo dice quien acaba de insinuarle a su hermosa Kim con una clara mirada llena de lujuria junto con sus palabras provocativas?- dijo al tener al aire necesario. Todos reímos, hasta mi hermana que trataba de disimularlo.
- Me atrapaste ahí pequeña. Pero, te voy a preguntar algo.- ella lo miraba atenta con una sonrisa.- ¿Soy salvaje?- rió por lo bajo y luego miro a Kim.
- Al parecer si.- respondió calmada.- Y por la cara de felicidad de Kim creo que es salvaje del bueno.- todos reímos mas fuerte que antes, solo Kim se mantuvo callada estando apenada.
- Me agradas pequeña, eres divertida.- Jared le sonrió de oreja a oreja y la despeino un poco en modo de aceptación.
- Gracias.- respondió ella apenada como siempre, es dulce verla en ese estado.
- No te apenes. Sin duda eres divertida si hiciste reír al serio Logan y al sarcástico Oliver.- Dijo Samuel también aceptándola, mi hermana lo miró en reproche pero Samuel la ignoró.- Luego me dices como lo haces.- le guiñó un ojo para que entraran en confianza, para que la niña se sintiera mas a gusto.
- Lo siento, pero no sé como lo hago.- confeso apenada de nuevo. Logan se acercó a ella y la atrajo hacia él con un brazo.
- No tienes porque diculparte- dijo suavemente haciendo que se ruborizara un poco. Algo broto en mi pecho, el deseo por su sangre... ¿O era algo más?
- Ya entiendo.- interrumpió la voz de vidrio de mi hermana.- Así que eres el nuevo juguete de Logan.- dijo fríamente.- Logan, tu gusto esta empeorando, y mucho.- Trato de usar sus palabras para lastimarla, herir a la niña. Lo que ella no sabe es que necesitará más que unas simples palabras para hacerlo, la niña es más fuerte de lo que aparenta.
- ¿Tu crees?- Logan abrazó por detrás a la niña, tratando de reconfortarla, apoyando su mentón en el hombro de ella al agacharse bastante, inhalando el aroma de su cabello, haciendo eso solo me provocaban mas y más, y luego volviendo su mirada hacia Kristy sin despegarse la niña.- Yo creo que ha mejorado considerablemente.- La niña se puso como tomate, subiendo mi deseo.- Hacer eso es algo muy tentador para las personas como nosotros, no olvides de quienes estas rodeada.- le susurró en el oído, provocando un sonrojo aun mas fuerte.
- Lo siento, no es algo que pueda controlar.- se disculpó de nuevo.
- O tal vez quieres recibir una mordida o dos.- no pude contenerme y evitar ver a la niña con deseo, mis ojos se pusieron de un rojo carmesí.
- Te lo advierto Oliver.- Me amenazó Kim, yo solo veía como la niña sonreía sin explicación alguna, ella estaba muy calmada.
- ¿Crees que no puedo hacerlo? ¿Qué no me animaría a morderla?- moleste a mi hermana vegetariana, mire a Kim desafiándola.
- Yo sé bien que ahora no lo harás.- la niña interrumpió el intercambio de miradas.- Tus ojos se ponen negros cuando tienes sed.- ¿De donde sacó eso? ¿Cómo es que ella lo sabía? ¿Y por qué estaba tan calmada?- Sé que al menos es este preciso momento no me atacarás.- Ella me miró con tranquilidad, ella había notado algo en mi. Ese día en que casi pierdo el control ella noto que mis ojos estaban negros, como habían cambiado de color, y comprendió porque le pedí que se alejara de mí. Me calmé, ella sabía algo que podía usar en mi contra. No me gusta que sepan que le pedí (por no decir implorar) que se alejara de mi.
- Puede ser que no tenga sed, pero eso no implica que no quiera morderte solo por gusto para probarte.- me moví velozmente y me puse enfrente de ella, incliné mi cabeza y nuestros rostros quedaron nuevamente muy cerca uno del otro.- Soy capaz de hacerlo solo por diversión.- una sonrisa burlona, juguetona, invadió mi rostro. Lo podía ver reflejado en sus ojos ámbar.
- Oliver, por tu seguridad te aconsejo que te alejes de mi Bel- Logan hablaba en serio, era claro por su mirada llena de autoridad, y yo como de costumbre lo desafió, le llevo la contra. El corazón de la niña saltó un segundo, de seguro porque su caballero dijo “mi Bel”, eso debió alegrarla mucho.
- Lamento interrumpir esta ésta escena de dos salvajes peleando por la damisela.- Samuel habló interrumpiéndonos.- Pero te trajimos algo Logan, pensamos que te gustaría.
- También trajimos algo para Oliver.- dijo Jared.
- Esto.- Mi hermana sacó de su bolso un pequeño frasco y me lo mostró.- Esperamos que pueda ayudarte.- yo simplemente tomé el frasco y lo observe con cuidado.
- ¿Esto fue lo que encontraron?
- La sabia de esa hermosa planta debe ayudarte ya que el mito de la fuente de la juventud se formo cerca de la fuente donde crecían esas hermosas flores.- así que ese era el secreto de lo que buscaban, la fuente de la juventud. Y yo que pensé que seria un vampiro cerca del agua que le daba vida eterna a quien se acercara.
- Gracias, supongo.- observe curioso el frasco. La sabía era traslúcida de un color azulado, parecía gel, pero era liquido. Le quite la tapa, un pequeño corcho que tenía, y lo olí. No era desagradable, era un dulce olor pero sentía que algo iba mal, hasta en mis huesos sentí una vibración, un mal presagio. Mire a mi hermana.
- Bébelo.- me dijo, pude notar que ella no estaba segura de lo que decía, a pesar de su cara de póker para mi ella es un libro abierto. Samuel estaba ocupado con Logan, Jared con su Kim, ellos no notaron el cambio en mi al oler la sabia.

Lo bebí. El líquido me quemó la garganta, sentí más sed que cuando olí la sangre de la niña. Oh, mi error. No debí recordar lo bien que olía. Sentí, otra vez, deseo de beberla y esta vez no podía negarme. Todo mi cuerpo se estremeció al oler el aroma directo de la niña. ¿Cuándo yo salté y quede encima de ella? “Necesitas beber su sangre”, definitivamente estaba entrando en la locura. Esa voz no era de mi conciencia, yo no lograba reconocerla.
Logan y Jared me quitaron de encima de la niña, me lanzaron hacía la pared o al menos eso me pareció porque sentí como mi espalda chocaba contra la pared, mas no sentí nada. El sonido del corazón de la niña tapaba mis oídos, era lo único que escuchaba, lo único que deseaba.
¡Oh! De nuevo vino el recuerdo de su sangre, el aroma y dulce fragancia, el recuerdo de cuando la hice sonrojar por primera vez, como su corazón late, cuando la vi bailar por primera vez. Lo libre que se veía, sus movimientos, su cálida sonrisa, la calidez de su piel, su profunda mirada. ¿Cómo se sentirá clavar mis colmillos en su delicado y blanco cuello y que su sangre corriese por mí...? ¡No! “Debes beber su sangre, lo sabes” ¡No! ¡No, lo haré! “La necesitas” No es cierto “Tu cuerpo la pide a gritos” Puedo soportarlo, no la lastimaré “Entonces ¿Por qué la miras con tanto deseo, tus ojos se ponen negros y tu cuerpo se prepara para saltar de nuevo sobre ella?”
Yo ya estaba de pie, preparando para saltar sobre ella, el dolor de cabeza era insoportable. O más bien oír una y otra vez el “La necesitas y lo sabes. Bebe de ella, bebe su sangre” era lo que no podía soportar, sentía como que me taladraba el cerebro. Pensé en algo, si antes había olido su sangre, había soportado estar cerca de ella y tuve varias oportunidades para morderla. ¿Por qué justo ahora me es imposible controlarme? No lo sé, lo único que sé en este momento es que su sangre es lo único que me puede calmar ahora.
- Necesito su sangre.- dije entre dientes, pero todos entendieron. Me lancé de nuevo hacía la niña, mi hermana se interpuso y yo la lancé hacia la pared, lo único que deseo es la sangre de la niña. Samuel amortiguó la caída de mi hermana. Yo seguía avanzando.

Logan me agarro del cuello y me llevo hasta la pared, su propósito era alejarme de la niña, Jared me sostuvo las piernas evitando que le diera unas cuantas patadas a Logan intentando zafarme.

- Kim, llévate a Bel lejos de aquí.- ordeno Logan.

Con mis manos trataba de que Logan me soltara, estaba desgarrando su piel hasta el punto que cayeran gotas de sangre sobre el suelo; pude zafar una pierna del agarre de Jared y lo patee haciéndolo volar hasta la pared donde choco con un mueble y una de sus patas lo atravesó el estómago, Kim corrió en su ayuda dejando desprotegida a la niña.
Samuel tomó el lugar que Jared había dejado y sostenía mis piernas pero lo lancé contra Logan antes de que pudiera acomodarse. Quede libre y de nuevo me encamine hacía la niña. “Debes beberla” repetía esa voz en mi cabeza “La necesitas”. Mi hermana me observaba desde al lado de Samuel, preocupada y culpable, impotente por no poder hacer nada como siempre sucede.
La niña estaba contra la pared, chocó contra una mesita al tratar de retroceder pero no veía temor o miedo en sus ojos, al igual que aquel día en el callejón solo veía preocupación. Observé con cuidado, al alcancé de su mano había un abrecartas de plata. Si ella valoraba su vida, se defendería, y si no, yo disfrutaría de un gran manjar. Aunque lo mas seguro es que no la mate, no podría hacerlo. Lo que a Logan más le preocupa no es que la asesine, sino que la convierta en alguien como yo. Él no soportaría ver a su Bel como un vampiro que debe alimentarse exclusivamente de humanos, y no creo que la niña sea lo suficientemente fuerte.
Lo noté en Samuel, que ya no se movía, ese brillo en los ojos, el brillo de un maldito científico que esta a punto de descubrir algo. Saber si mi mordida pudiese convertir a alguien y en que clase, eso es lo que le gustaría descubrir. Satisfacer su curiosidad científica. Maldito científico loco de pacotilla...
Me acerque mas a la niña, tan solo nos separaba un paso.

- Incluso en esta situación, ¿no harás nada?- la sonrisa burlona que me caracteriza apareció en mi rostro, no es que lo hiciera a propósito, es que no sabía que más hacer. No podía correr, la necesidad de beber su sangre me impedía huir.
Ella inexplicablemente se relajó y suspiro. Logan se estaba levantando en el otro extremo de la habitación, el golpe lo aturdió mas de lo que pensaba ¿Mi fuerza estaba tan descontrolada? ¿Acaso la sabía había aumentado mi fuerza como a la de un recién convertido? Mire a la niña, y ella me sonrió con ternura.
- Soy una muñeca ¿Recuerdas?- tomó el abrecartas y con un rápido movimiento se hizo un corte en la muñeca. Su sangre comenzó a brotar y el deseo por ella me invadió, lo que me despertó un poco fue el ruido que hizo Logan al detenerse en seco.- Si la necesitas bébela.- ¿Ella realmente me estaba ofreciendo su sangre con una amable sonrisa en el rostro? Estiraba su brazo ofreciéndome su muñeca, me estaba dando lo que yo necesitaba.
- Eres rara niña, muy rara.- tome su brazo, no dejaría que se arrepintiera o me lo ofreciera dos veces.

Logan gruño pero no se pudo acercar. Si lo hacía corría el riesgo de lanzarse sobre la niña ya que era la primera vez que olía su sangre, era la primera vez en meses que olía sangre humana desde que se volvió vegetariano.
Me tomé mi tiempo, inhale el dulce aroma de ese elixir, pasé mi lengua por encima de la herida y lo saboree. Su sangre era simplemente deliciosa, no encontraba palabras para explicar todo lo que sentía con solo una lamida. Ella se estremeció no con el contacto de mi piel, de mis frías manos, sino con el contacto de mis labios y en especial con el contacto de mi lengua.
Era extraño como era de amable con ella, si fuera otra persona simplemente la mordería sin tenerle compasión. Pero con la niña estoy siendo gentil y hasta lo estaba disfrutando, sus reacciones, como se estremecía y el latir de su corazón, que a pesar de todo se mantenía calmo. Ella mantenía la calma, yo disfrutaba y hasta me excitaba
Mis colmillos salieron, no, siempre estuvieron fuera. Los rocé sobre su piel, ella se tensó, los rocé sobre la herida y ella intento quitar su brazo.

- Dije que bebas si lo necesitas, no que me muerdas.- me retó, no pude evitar sonreír.
- En estos momentos morderte es una necesidad, debo saciar mis instintos.- la miraba a los ojos, yo estaba siendo serio. “Debes beber” repetía otra vez esa voz.
- Bebe mas no muerdas.- ella estaba enojada y me lo estaba ordenando. Ella no quiere ser convertida, ese pensamiento me lo transmitió claramente.
- No prometo nada.- fui sincero, pero lo dije con cierta ironía

En realidad no sé si yo le estaba hablando o solo trasmitiendo mis pensamientos, o si ella podía oírme; si esos eran solo pensamientos vagos, frases que dije alguna vez y se repetían ahora en mi cabeza, no sabía nada. Lo único que sabía era que necesitaba ese elixir, ya sea por instinto de un depredador, de un demonio o de un hombre por saciar sus deseos.
Mi boca fue hasta la herida, comencé a succionar. Quede inmerso en ese placer, no presté atención a nada mas y a la vez estaba consciente de todo a mi alrededor, es curioso como era diferente beber esa sangre a la de todas mis anteriores víctimas. Ja, de ser simples presas pasaron a ser víctimas... Su sangre corriendo dentro de mí, dándome vida y calor, pasando por mi garganta calmando el ardor y saciando mi sed, era simplemente exquisita.

Las piernas de la niña comenzaron a fallar así que lentamente nos deslizamos hasta quedar sentados en el suelo. Me acosté entre sus piernas, apoyando mi cabeza en su estomago y disfrutando de lo que bebía cuidadosamente.
Kim se había acercado a nosotros, lo oí, pero no tenía intención de separarnos, tal vez notó que no la había mordido, en cambio Logan estaba luchando consigo mismo para no lanzarse sobre la niña y tomar mi lugar; Samuel y Jared, que se recupero rápidamente (por suerte el golpe no fue fatal, sino cargaría siempre el hecho de haber matado a un hermano.), estaban atentos por si Logan intentara algo, como matarme por ejemplo.
Sentí algo en mi cabeza, ¿Una caricia? La niña me estaba acariciando... Su gentil toque me tranquilizaba, su calidez me calmaba y despertó algo en mi Un vago recuerdo vino a mi mente: una tarde de verano acostado sobre el césped bajo la sombra de un árbol en los campos de mi familia, aun estando en la sombra se podía sentir la calidez del sol, el calor de la niña me lo recordó con tanta claridad.
El corazón de la niña latía sin anomalías, respiraba calmada y no parecía estar asustada. Creía escuchar algo, preste más atención en el sonido que provenía de la niña. Ella estaba tarareando una canción, la había escuchado antes, creo que su nombre era “Friends”. Me separé de su muñeca e incliné mi cabeza hacía atrás para poder mirarla.

- Incluso tarareando desafinas.- la molesté, ella sonrió o mas bien rió. Ella estaba pálida, parecía enferma, yo no había bebido tanto ¿Entonces porque estaba así? Volví a mirar la herida y de ella seguía brotando sangre.

La muy tonta se hizo un corte demasiado profundo, quien diría que un abrecartas tendría tanto filo. O tal vez, su sangre no coagula lo suficiente, quizás el hecho de hacerle bajar de peso tan rápido en pocos días debilitó su masa muscular... No pense en ello...
De nuevo puse mi boca sobre su herida, pero esta vez comencé a lamer. Lengüetazos lentos, pausados, tratando de usar mi saliva y así detener el sangrado. La saliva de los vampiros tiene cierta, ¿cómo decirlo?, propiedad curativa; gracias a ella se podía alimentar de los humanos y dejarlos con vida, robarles lo necesario y luego borrarles la memoria. Matarlos era una elección del vampiro.
Su corazón dio un brinco cuando lamí por primera vez, al cabo de unos segundos el movimiento ya era inconsciente y hasta un poco excitante. Lo seguí haciendo, pero era inevitable que bebiera unos sorbos.

- Oliver, ya es suficiente.- el tono de Kim era amable, suave. No me detuve.
- Estas bebiendo demasiado Oly.- Jared trataba persuadirme, pero eso nunca funciona conmigo.
- Déjalo. Si tiene que saciar su sed que lo haga.- la indiferencia de mi hermana en cuanto a la vida de las personas como siempre me molestaba. Me detuve, pero la sangre seguía brotando, comencé a lamer de nuevo. Succionando a veces la sangre para que mi saliva hiciera efecto.
- ¡Aléjate de ella! ¡La vas a drenar por completo!- Logan me separo de la niña lanzándome lejos, Samuel me atrapo, Jared agarro a Logan y Kim se acerco a la niña para ver como estaba.
- No deja de sangrar, la herida no se cierra.- escuche como tomo una toalla he hizo presión sobre la herida.
- ¿La mordió?- Logan hablaba entre dientes, aguantándose las ganas de lanzarse sobre la niña y de matarme.
- No, no lo hizo.- Kim estaba aliviada, Logan también.
- Logan, yo...- Intente pararme. ¿Y hacer que? No lo sé, solo me pare.
- No digas nada. Desaparece de mi vista.- me ordeno, obedecí sin replicar, con la cabeza agacha salí velozmente de la habitación.

Fui a la biblioteca más alejada de la mansión. No tome ningún libro, el silencio de ese lugar era lo que necesitaba. Todo estaba igual, el mismo podrido mundo, el mismo tiempo, los mismos colores, pero me sentía distinto. Era como si todo tuviera un distinto resplandor, una tonalidad distinta. Jamas me paso esto, nunca el beber la sangre de una persona me cambió tanto y mucho menos me hizo recordar cosas de cuando era un humano.
Luego vino un sentimiento de culpa y varias preguntas: ¿La niña estaría bien? ¿Perdió mucha sangre? ¿Bebí demasiado de ella? Y la que más me preocupaba, que despertaba cierta desesperación. ¿Me odiará por lo que le hice?

- Si aun tienes sed puedes beber de mi.- mi hermana tan inoportuna como siempre.- Necesitas recuperar las fuerzas.
- Estoy satisfecho.- dije cortante, y era la pura verdad.
- ¿Entonces por qué estas tan preocupado?- ella malinterpretó mi expresión, la segunda opción “preocupación” era la correcta. ¿Por qué creyó que aun tenia sed?- ¿Es por la humana?- un gesto me delato.- No entiendo el porque te preocupas tanto por el juguete de Logan.- hizo notar las ultimas tres palabras.- Después de todo ella te ofreció su sangre, se nota que no es muy leal a Logan.
- Aunque no me la hubiese ofrecido la hubiese bebido de todas formas.- lo dije enojado, no porque sea cierto lo que dije, sino por la actitud de mi hermana. Y eso me hizo pensar en algo. ¿Por qué me ofreció su sangre? Esa tonta, idiota, infantil, llorona, ¿Por qué tiene que ser tan dulce y bondadosa?
- Y eso hubiese estado bien, después de todo es lo que hacemos. Somos vampiros, si no te has dado cuenta.
- ¡Deja de ser tan hipócrita! ¿Quieres? ¡Tú y los demás pueden vivir sin tener que quitar vidas humanas! ¡Pueden vivir de animales! ¡Yo no! ¡Yo debo alimentarme exclusivamente de humanos!- estalle, nunca le dije a nadie como me sentía, a ella o a nadie, nunca.
- Eso nunca te importó Oly, ¿Por qué te ha de importar ahora?
- ¡Importa y mucho cuando estuve a punto de matar a la única persona que nunca me tuvo miedo de mi, aun cuando estuve bebiendo de ella o a punto de matarla! ¡La única persona que nunca me miro sintiendo pena o tristeza por mi! ¡La única persona que se ha convertido en mi amiga!- Tal vez fue un error decir eso, pero me sentí mejor que nunca. Ahora entiendo cuando las personas decían que uno se sentía mejor al ser honesto, es muy cierto.
- Ella es solo una humana ¡No puede ser tan distinta! ¿No eras tu quien decía que todos eran iguales?
- Ella acepta lo que somos, nunca nos miro con temor ni sintió miedo de nosotros. ¿Tú la viste? Ella nunca me tuvo miedo, solo estaba preocupada.
- O quizás sea alguien que anhele la muerte. ¿Por qué se juntaría con unos monstruos como nosotros?
- Porque quizás ella también sea un monstruo.- dije burlón. Ella no era completamente humana, eso era obvio ya que su sangre era muy distinta.
- Te has enamorado.- murmuro.- ¡Te has enamorado del juguete de Logan!- me acusó
- ¡No me he enamorado!- lo negué inmediatamente, rotundamente.- Si estuviese enamorado se la quitaría a Logan, la haría mía sin importar que.
- Claro, nunca conociste el amor. – me miraba con tristeza, estaba sintiendo pena por mi.
- No es amor, de eso estoy seguro. Así que por favor, déjame solo.- se lo pedí con dureza.
- Como digas.- ella se sintió dolida, nunca le dije que se fuera, no con palabras tan claras.

Ella obedeció, y me quede solo en al oscuridad de la noche. Pensando en distintas cosas. ¿Cómo es que la niña me hizo recordar algo que yacía olvidado? ¿Por qué me siento tan satisfecho y que podría pasar semanas sin beber?, ¿Por qué veo todo tan distinto? ¿Por qué aun siento la caricia de la niña sobre mi cabeza?

****************************************

listo
no mas
:P
hast nuevo aviso ¬¬ o terminen el actual pov que estoy escribiendo :P
(el anterior me tarde unas tres semanas o mas ^^UUU)

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 1:59 am

oliver o logan oliver o logan ??
kyaaaaaaaaaaaaaaa genial !!!


ahora aguantar el sindrome de abstinencia

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 2:13 am

jajaja vaya que eres manipuladora Yuuki XDDD lograste que actualizara dos veces en un dia jajaja
lastima qe yo podre leer hasta mañana... si no no acabo con este ensayo -_________- sabia que no lo tenia que dejar para el ultimo ^^Uu
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 2:39 am

Surprised como que manipuladora ???
creo que ya podemos decir que hemos derrocado a noe XD
muajaja somos las adictas # 1

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 3:02 am

jajaj manipuladora en algun buen sentido, digo conseguiste que nos diera dobble actua!! :D jajaja
wiiiii derrocamos a Noe!!! lo logramos!! jajajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 3:07 am

Niñas que no comente no quiere decir que no haya leido, asi que lamento decepcionarlas pero sigo siendo la fan nº1, ademas yo los comments se los mando por mail :P

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Mar 08, 2010 3:12 am

¬¬
noe sabes que lo haremos, te derrocaremos !!!! ò.ó
muajajajaja

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 7:21 am

Niñas (que son mas grandes que yo :P ) tienen suerte de que tenga borrachera y este aburrida, que vengo a traerles este cap .. o algo ... no sé que es ....
mas vale que les haya ido bien en sus examanes ¬¬~~~~

"¡No lo entiendo! ¡No lo entiendo! ¿Como fue que esto pudo pasar? El olor oxido de la sangre, ese color carmesi..."
"Interesante. ¿Existe persona alguna que pueda hacer eso? ¿Entregarse en cuerpo y en alma a alguien que no es su persona mas importante? ¿O será que ella no lo sabe aun?"
"Sentí sed, mucha sed como nunca en toda mi existencia. Pero lo que superaba mi sed era el odio que sentía por la persona de la cual provenia la sangre"
"¿Donde estoy? La sensación de haber estado antes... no una ni dos veces... sino muchas... ¿Una guarida? Un fuerte... ¿Para defenderme de que? ¿Para proteger a quien?... "
"Me jure a mi mismo que nunca permitiría que no se derrame ni una gota de su sangre ¿y a cinco segundos de hacer ese juramente sucede esto? ¿Es una cruel broma del destino que me dice que sin importar lo que yo haga, o juramentos que diga, a los cinco segundos de hacerlo sucedera algo para demostrar mi error, mi ineficacia e ineficiencia?"
"Esa persona es importante para mi, no me puedo quedar de brazos cruzados al ver como sufre. Haré lo imposible para ayudar a alguien importante para mi, para ayudar a alguien a quien amo... ¿Aun si hiero a la persona a quien digo amar?"
"La amo. Al principio solo era curiosidad, su personalidad sin duda me atrajo. Pero despues se fue volviendo una obsecion... una necesidad de tenerla a mi lado. no podría soportarar ver a alguien mas a su lado, aun si eso signifique su felicidad...doleria demasiado... el perderla... tanto que no podría controlarlo"

PD: No sé para cuando va a estar el siguiente PoV, el lunes comienzo las clases y no sé bien cuando podre actualizar, tengan paciencia que mi tortura apenas comienza ;____; (mi comienzo de clases) *suspiro* en fin, eso es todo, no sé cuando actualizare ^^UU

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 12:00 pm

me fue bien en mis examenes, y ahora me dejas con el sindrome de abstinencia ??? ¬¬

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 12:26 pm

Yuu-chan, sabes? tengo multiple personalidad y una de ellas es Dark ^.^ *sonrisa como la de Kyoya con truenos de fondo*
en una noche de trasnochar muchas cosas suceden Cool

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 12:39 pm

Surprised Shocked Mad waaaaa me has engañadp !! dijiste conti el viernes T.T
sindrome Crying or Very sad no es justo ¬¬

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 1:18 pm

dije que como minimo el hasta viernes ¬¬ que quizas mas hasta que termine el actual pov que estoy escribiendo

Pd: es posible tener una resaca de azucar??? con lo que comi hoy y ayer, creo que en el cole no voy a andar muy bien ^^UUU

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 3:12 pm

No lo se, lo mas probable es que estes hiperactiva por exceso de azucar Very Happy

Nee Yuki-chan como yo tambien regreso a clases te puedo pedir que me mandes al mail los capis?? Como antes?? Asi los puedo leer en la facu ^^

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 14, 2010 8:14 pm

wuuu al fin pude leer!!! ^o^ jajajaja
Olyyyyy!!!! nooo yo lo ameee!! jajaja diablos me la pones dificil Yuki... Logan u oly? mmm me esta ganando un poco mas Oliver :b jaja
quiero conti jajaja
pero sere buena y esperare a que actualices u.u jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Mar 19, 2010 1:42 am

Si tiene errores, que de seguro los tendra, es que me dio fiaca revizar -.- (soy haragana :P ) y postee el cap por... por que lo hice?? ah, porque creo que alguien se tomaria un avion para lanzarme tomates en persona Very Happy
espero que lo disfruten ^^y no traten de matarme

Noticias: empece la escuela, tengo un profesor buena onda y una porfesora que esta loca Very Happy Ultimo año de secundaria y luego viene el infierno como me dicen que será Very Happy
*suspiro*
La letra que aparece en este cap y tan ansiado Very Happy, se trata del fandub del ending de Soul Hunter, la cancion "Friends".

Singer:Pamela Vargas

Lyrics:Marianne



Me gustan mucho los fandub ^///^ las letras apareceran bastante XD a no ser que ponga alguna poesia o poema propio ... Cool

Bueno, me retiro porque ya le estoy enmpezando a escribir mal XD

Capitulo 17, Bel PoV: "¿Sueños? Demostración. Lazo"

Un sueño... Era un hermoso día soleado, bajo la sombra de un árbol, bastante caluroso pero soportable y hasta agradable por estar allí. La suave brisa, mecía las ramas y hacía que los pastizales alrededor y los pastos estuvieran moviéndose como olas en el mar, en un movimiento de ir y venir... Era obvio, ese lugar sin duda era un campo. Y en mi cabeza sonaba una melodía, muy lejana...
Noté que alguien estaba a mi lado, era Oliver. Él estaba acostado sobre el pasto, con los ojos cerrados pero no estaba dormido (de alguna forma yo lo sabía.) Tenía una serena sonrisa, era linda. Con el viento meciendo su cabello de ese extraño color rojizo, al parecer su tonalidad depende de la luz, y esa hermosa sonrisa parecía un ángel, algo pícaro y travieso quizás pero un ángel sin duda.
Esa sonrisa transmitía tanta tranquilidad y tanta paz que sentía que podía quedarme mirándola todo el día. Todo lo que sentía y podría sentir se desvanecería; dolor y tristeza, nada de eso importaría pero aun así un extraño sentimiento aparecía.
Antes que pudiera definir ese extraño sentimiento, la música en mi cabeza se hizo más y más fuerte, sin más comencé a cantarla.

Yo siempre traté de encontrar
ese mismo mirar
y esos sueños que
me brindo tu amistad.
Y todas aquellas lágrimas
en el pasado quedarán.
Solo hay que pensar
en las risas que vendrán
El temor y el dolor
que sentías en tu interior
ya no tendrán que preocuparte nunca más

¿Era a Oliver a quien le cantaba? ¿Era para Logan? ¿O simplemente cantaba al aire? No, le cantaba a alguien, mi voz... Quería que mi voz lograra alcanzar a alguien en particular, ¿Una persona? ¿Dos? ¡¿Quiénes eran?! ¿A quien le canto?

Quiero ser
la que te pueda proteger
Darte mis alas para así recorrer
todo el cielo a la vez.
Atravesar
cualquier barrera hasta llegar
a un futuro mejor
para así poder regalártelo
Sé bien que enfrentaré
los obstáculos para poder
vivir contigo para siempre sin temor

El sentimiento se hacia mas y mas fuerte, cantando para esa persona, deseando que nos volvamos a encontrar.... Esa persona... muy lejos esta... ¿Por qué deseo tanto verla?

“Encontrar tu amistad
fue un milagro que algún día estará
escrito en la historia de la humanidad”

Hablo aquella voz dentro de mi cabeza, me reí para mis adentro. Se había adelantado, esa parte iba un poco mas adelante. Mire a Oliver, sus ojos estaba ahora abiertos y clavados en mi, sin perder ni un segundo su hermosa sonrisa.

- ...Desafinas.- me dijo sin mala intención.

“Tus manos llenas de calidez
cubren todo de luz.
Lo que este mundo más necesita eres tú.”

No pude evitar reír, lo que Oliver me dijo, solo para molestarme y por lo que esa voz me decía. Los dos son dulces.
La escena comenzó a ponerse borrosa, y poco a poco a desvanecerse. Oliver seguía sin perder su sonrisa, y no quito sus ojos de mí nunca

Quiero ser
la que te ayude a vencer
todo lo triste que estés
y el dolor lo haré desaparecer

Esa persona se siente solo ¿O soy yo quien se sentía sola? El sentimiento de soledad es más que obvio, y yo quiero aliviarlo. No, yo no quiero que ninguno de mis amigos se sienta solo. Oliver, por mas que trate de aparentar otra cosa ha experimentado la soledad; Logan, no quiero que vuelva a sentirse solo ni abandonado; Kim, no quiero que ella conozca la verdadera soledad, no quiero que caiga en ese pozo que conozco tan bien; Brenda, por mas que sonría todo el tiempo y que tenga una cálida familia (bastante numerosa: su padre y su madre, tres hermanos mayores, tres hermanas mayores, dos hermanos menores, y dos hermanas menores... ni hablar de sus primos y sobrinos.. ), a veces noto en ella cierta soledad, como una burbuja a su alrededor; María, ella es dulce, tierna e inocente, no sé mucho de ella, ni de su familia ni de su pasado, pero yo de todas formas la considero mi amiga, el talento que tiene para cantar es inigualable, pero a veces parece que se esta reprimiendo, parece un ave enjaulada; Ed y Al, ellos se tienen uno al otro y por eso su mundo debería ser limitado, pero no lo es, son dos personas por separado, diferentes en ciertos aspectos, y cada uno tiene sus amigos, sus círculos sociales... Aun así cada uno siente que tiene el deber de cargar con la pena del otro, si uno es castigado el otro quiere cargar con todo, es decir, que con tal de que el otro este feliz y bien son capaces de hacer cualquier cosa...Logan, daría lo que fuera para que no piense de nuevo en quitarse la vida, quiero estar a su lado y darle motivos para vivir, ya que hoy en día, actualmente en el presente, él me los da a mi

“Yo cruzaré
todos los mares para ser
la luz del amanecer
y guiaré tu camino otra vez
Y verás que al final
de este largo viaje lograré
vivir contigo por toda la eternidad”

Empecé a sentir que caía, todo se estaba poniendo tan negro que parecía un abismo... un pozo...Yo ya no sabía si él cantaba, yo lo hacía o ambos cantamos esos versos a dueto..... “siempre me tendrás contigo. Aun que no este físicamente a tu lado...” Esa voz me decía....podría ser que esto ¿Esto fuera un recuerdo? “Debes ser fuerte, como siempre lo has sido.” Esas palabras, ya las había oído antes ¿Pero en donde?
“Entonces no lloraré más.” Yo… ¿Esa era mi respuesta? “No les daré ese gusto”
“Exacto, no demuestres tu debilidad frente a ellos. Hazle creer que te tienen controlada y cuando llegue el momento saldrás.”
“ ¿Cómo es afuera? Es que por más que hago lo que me dijiste, actuar como si no me importará y que estoy conforme en ese lugar, yo tengo curiosidad. La señorita Miranda y el señor Cristian me contaron un poco de algo llamado mar, y de la lluvia pero se callaron inmediatamente ya que esta prohibido hablarme de esas cosas...”
“¿Leíste algo en tus libros? “Sentí que había asentido con la cabeza, con cierto miedo. ”Bien, cuando lo experimentas con tus propios sentidos no se compara en nada. La sensación es inexplicable.” Me pareció sentir que esa persona me sonrió con ternura, no podía verlo pero yo lo sentía así”No debes sentirte mal por querer ver lo que hay ahí afuera, el tener curiosidad no esta mal. Así que no tengas miedo...”
Mi cabeza esta en blanco, no sé que pensar. Si esto era un recuerdo, o solo un producto de mi loco cerebro....
“Cuando salgas experimentaras muchas cosas. Veras el mar, el cielo, podrás ver todo el mundo con tus propios ojos. Y podrás también comer las distintas clases de chocolates y dulces.” Esa persona rió, pero yo solo estaba mas confundida.
“¿Chocolate? ¿Qué es eso?” mi pregunta fue inocente, al menos creo que era mi pregunta....
Esa persona me miró con tristeza, yo no lo podía ver pero la sensación de que me miro así era intensa. Las voces se detuvieron... ¿El recuerdo había terminado? Luego de eso no hubo mas nada. Solo silencio, oscuridad, y la sensación de estar flotando en la nada...

**** **** **** **** **** **** **** **** **** **** **** **** **** ****

No sé cuanto tiempo paso, horas, minutos o solo unos pocos segundos. La nada fue tomando forma, y yo escuchaba un goteo, enormes rocas como ladrillos conformaban la pared, barrotes de metal estaban frente de mi... ¿Una jaula? No, era una prisión...una celda. Alguien estaba del otro lado de los barrotes, dentro de la celda contra la pared, sus ropas eran viejas muy pordioseras, su cabello desarreglado y polvoriento como si no se bañara, no podía ver su rostro, llevaba una capa estilo Jedi y la sombra de esta sobre el rostro me imposibilitaba verlo con claridad, extrañamente podía ver su cabello....

- ¿Puedo ayudarte en algo? – Por fin pude hablar, entonces ¿Esto no es un sueño? Esa persona me miró sorprendido, creo que se sobresalto al oírme, yo seguía sin poder ver claramente su rostro, solo una mancha negra.
Él solo negó con la cabeza.
- ¿Puedes acercarte? Me gustaría poder verte mas de cerca...- sentía deseos de tenerlo más cerca.
Él estiró uno de sus brazos hacia mí, escuche el sonido de pesadas cadenas. Estaba encadenado.
- Disculpa, yo no sabía...- me sentí muy apenada, culpable y mal por haberle preguntado eso.
Negó con la cabeza, ¿Intentaba decirme que no me ponga así?
- ¿Puedo darte algo?- quería ayudarlo.
El miró hacia una especie de tazón, tamaño mediano, él no podía alcanzarlo aun estando de su lado. Me agache y estire mi mano para alcanzarlo. Me costó pero lo logré. Busque con mi mirada un lugar de agua, él me señalo una esquina y fui hasta ahí.
- ¿Esta agua esta bien?- de nuevo vi como su capucha se movía, pero esta vez con el movimiento de asentir. Llene el tazón con el agua que había en esa pequeña fuente, busque la manera de cómo hacérsela llegar. En la pared había como una canaleta que llegaba cerca de él, si se estira un poco puede llegar.

Puse el agua en la canaleta, esta circulaba hasta llegar a su final. Él fue listo, no fue a beber desesperadamente el primer flujo de agua, porque este salió marrón. La canaleta estaba muy sucia, llena de polvo, hace mucho tiempo que no se usaba. Llene nuevamente el tazón y volví a poner el agua en la canaleta. Esta vez si estiró su mano para alcanzarla, lo que su mano atrapó lo llevo a su boca creo, rápidamente se volvió a estirar y esta vez el agua la paso por su cara. Varias veces sucedió lo mismo, limpiaba su rostro y a veces solo se detenía en su boca. Me dio la impresión de que la estaba bebiendo.

- No puedes seguir así.- dije. – Te sacaré de aquí.- Empecé a buscar algo para romper los barrotes, deberían de ser fáciles de romper si hace mucho que están. Encontré una espada algo vieja, una espada de caballero que solo me hacia pensar que estaba en un castillo medieval. Empecé a golpear la cerradura de la celda, el ruido resonaba en todo el lugar.
Me pareció ver que él me hacía señas de no seguir.
- Nadie merece estar encerrado.- seguí golpeando. El se tomaba la garganta, deseaba hablar pero al parecer no podía.
- “Merezco estar aquí. Es por el pecado que cometí”.- escuche la voz dentro de mi cabeza y la espada desapareció de mis manos. Quede sorprendida, mirando mis manos. ¿Me estaré volviendo loca? ¿O será que la espada nunca estuvo realmente en mis manos? - “Fue mi decisión”
- Aun así.- me aferre a los barrotes, comencé a sentirme mal, mies piernas temblaban y mis ojos estaban llorosos. ¿Yo estaba llorando?- No existe pecado alguno que merezca estar encerrado tanto tiempo, lejos de todo.- sentía que yo hablaba por experiencia propia... pero yo no recordaba...
- “Fue mi decisión."- Repitió- Es para evitar mas problemas.”
- Yo no lo entiendo...- caí de rodillas, perdía visión y fuerzas.
- “Lo sé” – fue lo ultimo que escuche antes de que todo se volviera negro de nuevo.

La pesadez del sueño iba desapareciendo. Ya estaba despierta pero no abrí los ojos, los párpados me pesaban y tenía ganas de seguir durmiendo. Podía sentirlo, había alguien en la habitación. Por lo familiar que sentía la superficie en la que estaba supuse que estaba en mi cuarto, en mi cama (Bueno, en la cama de la habitación que Logan dejo para mi.) Me pareció escuchar una risita.
No sé porque, pero mientras abría los ojos pensé que Logan estaba a mi lado. Lo podía imaginar, acostado a mi lado, más bien sentado, mirándome con ternura. Acariciando mi cabeza, cuidándome. La suave sonrisa que sus labios forman, tan lleno de ternura que me provoca protegerlo. Es increíble como después de un beso me volví adicta a ellos, deseaba sentirlo de nuevo. Sus labios sobre los míos, esa dulzura que me hace saltar el corazón. Necesitaba a Logan.
Al abrir los ojos, veía todo borroso, vi una figura en la pared de la puerta pero no distinguía quien era.

- Mi amor, ella esta despertando.- era Jared, no pude evitar sentirme desilusionada y aliviada a la vez, por un lado me entristecía que Logan no estuviese y por otro me alegraba que a Jared no le hubiese pasado nada cuando la pata de la mesa se le clavo en el pecho... Eso me hizo recordar a medias lo que había pasado...
- ¿Tan pronto? Aun no amanece...- Respondía Kim, no la podía ver en mi rango de visión. Traté de levantarme, pero solo logré sentarme con mucho esfuerzo. Mi cabello caía hacía adelante, no lo tenía detrás en la espalda por lo que supuse que Kim lo había acomodado para que no me acostara sobre él. Tenía la respiración agitada, no mucho pero respiraba fuertemente por la boca, como si hubiese estado sumergida en el agua y salí desesperada por aire. Mire a mi alrededor, inútilmente, buscando a Logan.
- Él no está aquí pequeña.- Jared me dijo con una suave sonrisa, entendió lo que hice. Kim apareció de la nada, pero no me asuste. Me estaba acostumbrando a que hiciera eso. Ella venía con un vaso de agua.
- Toma, gritaste un poco en sueños. Debes de tener la garganta seca.- Kim me daba el vaso de plástico, blanco. Bebí un sorbo, con cuidado.
- ¿Qué fue lo que paso?- Kim se sorprendió y miró a Jared un segundo, luego volvió la vista hacía mi.
- ¿No lo recuerdas?
- Jared, Samuel y Kristin llegaron, ella le dio algo a Oliver mientras Samuel le daba otra cosa a Logan... y luego....- cerré mis ojos tratando de recordar.- Oh.- lo recordé.

Mientras Logan hablaba con Samuel, yo miraba como Kristin le entregaba algo a Oliver. Era una pequeña botella, parecía que contenía un extraño líquido. Ella dijo algo, no alcancé a oírlo y Oliver bebió ese líquido.
“¡Retrocede!” esa voz de nuevo susurro en mi cabeza. Un susurro tan claro como el cristal. No le obedecí. Un segundo después Oliver se lanzó sobre mi, por el impulso caímos al suelo. Él quería morderme.
Todo sucedió muy rápido, cuando reaccione Oliver había sido lanzado contra la pared por Jared y Logan, este se cercioraba que yo estaba bien, Kim y Jared formaron una especia de barrera para protegernos. Por primera vez yo no miraba a Logan, sabía lo que sucedía a mi alrededor pero no lo miraba, mi vista estaba fija en Oliver. Él se retorcía de dolor en el suelo, ese extraño líquido le hizo algo. ¿Qué podía hacer para ayudarlo? Después de pensar eso, él se levantó tambaleándose y me dio la respuesta.
“Necesito su sangre” dijo entre dientes, dándome la respuesta. Quería ayudarlo, era mi amigo quien estaba avanzando contra mí en un estado de semi-locura o locura completa, deseaba con todo mí ser ayudarlo. “¿Deseas ayudarlo?” me preguntaba esa voz en mi cabeza, “Si” respondí de inmediato. “Dale lo que él pide, nada mas.” ¿Mi sangre? ¿Esa era la respuesta? Oliver lo había dicho, la necesitaba. Entonces se la ofrecí. El conocimiento que tenía sobre vampiros, todos concordaban en algo: si un vampiro esta herido, la sangre era su mejor cura...en especial la sangre humana. Entonces se la ofrecí.
Había recordado eso, pero aun así sentía que había olvidado algo. Luego del sueño de estar en el campo con Oliver ¿Había soñado algo más?

- ¿Cómo está Oliver?- le pregunte a Kim al recordar.
- Creo que está bien.- dijo desviando la mirada, no estaba segura de lo que decía.- La verdad, no lo he visto desde que te atacó.
- Desde que él bebió de mí, cuando yo le ofrecí mi sangre.- hice notar el hecho que yo se la había dado. Él no debería tener problemas.
- Cierto, a todo esto. ¿Por qué lo hiciste?- Jared parecía estar acusándome de algo.
- ¿Por qué le ofreciste tu sangre?- Kim también lo hacía. Vaya, un complot en mi contra.
- Él lo dijo.- me quite la sabana de encima y apoye mis pies en el suelo. El frío me hizo estremecer.- Él necesitaba mi sangre, y yo se la di. - me quede observando el vendaje de mi muñeca. Algo exagerado para un simple corte, a mi ya ni si quiera me dolía. Algo resonó en el lugar, un celular.
- ¿Si?- atendió Jared con una sonrisa, ya sabía quien era y de que se trataba incluso antes de responder. ¿Una escena predecible?- Se acaba de despertar, parece estar bien.- hablaba de mi, yo ya sabía quien era. Jared me paso el teléfono.- Es para ti.
- Logan.- dije al tener el aparato en mi oreja
- ¿Cómo supiste que era yo?- me dijo sorprendido.
- ¿Cómo supiste que me acabo de despertar? Por que de lo contrario no hubieras llamado justo ahora.- tal vez soné algo fría, más de lo que quería parecer, pero es que estaba de mal humor. El no recordar todo mi sueño, la sensación de que olvide algo importante me molestaba. Algo necesario, así lo sentía. De verdad lamento mucho descargarme con Logan pero no me logro controlar.
- Coincidencia.- me respondió.
- Ya que has vivido tanto tiempo... ¿Las coincidencias realmente existen?- el guardo silencio.- Esa es tu respuesta.- dije de modo victoriosa.- Ahora dime. ¿Desde donde me estas mirando? ¿Desde entre los árboles? No, tiene que ser más lejos ¿no?
- Bel.- su suave tono, tan tranquilizador y el que me llamase por mi nombre, nada de eso logro calmarme.
- Lo sé. No puedes estar conmigo ahora ya que has olido mi sangre. Hace muy poco dejaste de beber sangre humana, y al volver a olerla de golpe sin previo aviso te dio ganas de morderme. ¿No? Necesitas algo con que saciarte, o desquitarte. Lo haces por mi bien, no quieres lastimarme. Por eso eliges estar lejos de mi ahora cuando quiero que estés conmigo.- me quede sin voz, hable demasiado. Bebí otro poco de agua.- Lo entiendo, no debes sentirte mal. Es un razonamiento lógico. Pero no puedo evitar estar enojada por varias cosas, entre ellas, que no estés aquí. En estos momentos estoy de muy malhumor, por eso no diré cosas estúpidas como “ven aquí” “te necesito” porque sé que pensarás en mi bienestar físico antes que mi egoísmo, y te lo agradezco pero a la vez me irrita.- volví a tomar agua.- Te quiero, no lo dudes. Pero en este preciso momento estoy enojada.- no espere respuesta y le devolví el teléfono a Jared.

Me levanté y fui al baño. Me lave la cara y me di una ducha. Necesitaba con urgencia agua. Sentía que estaba sucia y cubierta de sudor, una leve capa de mugre sobre mi piel, pero más importante necesitaba el agua. Necesitaba sentir el agua corriendo por mi cabeza y hasta mis pies, escurriendo por mi cabello, por mi cuello, pecho, abdomen, por mis piernas hasta llagar a los dedos de los pies. Necesitaba el que agua fluya para evitar pensar, o para pensar mejor. El agua se llevaba por el drenaje todo el sudor, toda la suciedad que se había acumulado en mi piel.
Claro que cuide que el agua no me mojará el vendaje. Por suerte Kim me había preparado unas bolsas para envolver la muñeca. Y luego al salir envuelta en una toalla vi sobre mi cama un vestido, bueno, toda la ropa que iba a necesitar. Un vestido sencillo de manga corta y de largo hasta por encima de la rodilla con un leve bordado de flores, también una campera de jean que no era pesada y tenía un magnifico bordado que combinaba a la perfección con el vestido, unas medias largas y unos zapatos que me hizo recordar a los zapatos que usaba Sakura (de Sakura Card Captor). También había un pañuelo y lo supe, era para cubrir mi cuello.
Me vestí y salí del cuarto. Debo admitirlo, la ropa me quedaba bien. Fui hacía la cocina, pero me quede por el camino en el jardín de Kristin. Las plantas ya comenzaban a tener brotes, estaban floreciendo algo tarde pero me alegro de que lo hicieran.
En ese lugar había conocido a Oliver. Su recuerdo me dolió, él no estaba muerto, bueno, dejado de existir pero el recordarlo me hizo doler el pecho. ¿Qué era lo que sentía? ¿Sufrimiento? ¿Culpa y miedo? Eso era, eso estaba sintiendo pero no eran mis sentimientos. Estos sentimientos ¿le pertenecían a Oliver?

- ¡Oliver!- alcé mi voz, él estaba cerca, lo podía sentir.- Si tienes algo que decir, ven y dilo.- nadie apareció, nadie respondió y aun así podía sentirlo ahí.- Ya entiendo ¿El señor pervertido tiene miedo de enfrentarse a una simple humana? Vaya, que cobarde.- juntes mis manos en mi espalda he hice rodar una piedrita al patearla.- El vampiro Oliver, quien se cree mejor que todos y un príncipe, un don Juan, un cazador nato. ¿Le teme a una humana?
- Yo no le temo a nada niña.- apareció de entre las sombras. Sentí alivió, estaba bien.- Y menos a un humano.
- Claro, habla el señor que no quería aparecer.
- Estaba demasiado lejos como para aparecer de inmediato.- era una mentira, no sé como pero sabía que era una mentira.- ¿Qué haces levantada? Bebí demasiado de ti, no deberías estar levantada siquiera hasta el mediodía la menos.- El sol aun no había salido, pero era la hora a la que suelo levantarme para ir al colegio. Agradezco que sea domingo. Antes de responderle, pude ver un rastro de culpa en sus ojos y hasta algo de vergüenza, esa vergüenza que tiene uno cuando se arrepiente profundamente de algo.
- Entonces supongo que no soy una humana común.- admití, muchas personas me lo están diciendo, así que algo de verdad debe ser.
- En eso concuerdo.- me dijo y luego se quedo mirando mi vendaje.- Perdón.- murmuró.
- ¿Que? No te escuche.- supongo que él rara vez pide disculpas, aprovecho la ocasión ahora antes de que se arrepienta. Me acerque dos pasos hacía él.
- Perdón por haber bebido de ti.- dijo más alto, mas claro y mirándome fijo a los ojos ¿Estaba avergonzado? Creo que si él fuese humano, estaría sonrojado.
- No lo hagas, me lo debes.- dije con un repentino sentimiento de superioridad.
- ¿Qué has dicho?- parecía incrédulo, no comprendía, y hasta algo furioso por hacerle malgastar una disculpa, por casi despreciarla.
- Yo me corte con el abrecartas de plata.- eso me recuerda, debo ser alérgica a la plata porque el contacto con mi piel me causó comezón.- YO te ofrecí mi sangre, YO te la dí. Así que no hay nada por lo que debas disculparte, la necesitabas y yo te la di. Nadie puede decir lo contrario.- le guiñé un ojo para que comprendiera. Él rió.
- Eso es algo aterrador ¿Sabes?-
- Vaya, creí que ibas a decir “degradante” por deberle algo a un humano.
- Ya te lo dije, tu no eres una humano normal. Por eso no es tan malo que te deba algo.
- Entiendo, el ser rara tiene sus beneficios.- pensé en varias cosas que le podría pedir.
- Ten cuidado con lo que pides. En esta casa todo se escucha, no vaya a ser que luego Logan se enoje con nosotros.- dijo con la misma mirada que tenía aquella mañana en la cocina. Me reí por dentro ¿Acaso pensaba que le iba a pedir algún favor del tipo sexual?.... Eso no sonó muy bien.
- No te preocupes, no pediré nada de lo que estas pensando te lo aseguro. Te sorprenderé.- Lo desafié con una sonrisa.
- Entonces suéltalo. Veré si lo hago, lo intentare pero no prometo nada.- volvió a ser el mismo Oliver que conocía. El chico con clase con una muy alta y exagerada auto estima, esa confianza que casi se puede tocar a su alrededor, soberbio y engreído. En definitiva, un príncipe soberbio, arrogante, engreído y sexópata.
- Genial, saldarás tu cuenta aquí y ahora. No te dejaré en la agonía de no saber o de esperar siempre a que te lo cobre.- le dije, y no le gusto nada. Su expresión lo delataba. Se estaba imaginando cosas humillantes y patéticas.
- Dilo.- dijo entre dientes.
- Toca para mi.- le pedí con una verdadera sonrisa.- Quiero escucharte tocar tu instrumento favorito.- cerré los ojos recordando la primera vez que escuche aquel magnifico sonido, maravilloso simplemente maravilloso.- Quiero escuchar a tu instrumento.- abrí los ojos y lo mire con ternura, al menos eso intente.- Quiero escucharte a ti.

Él no dijo nada, me quedo mirando fijo sin responder. No pude interpretar su expresión ¿Sorpresa? ¿Confusión? ¿Enojo por haberle pedido eso? Tal vez le molesta tocar en publico y solo toca para si mismo, quizás me pase de raya al pedirle eso. Sentía la presión que provocaba su mirada, era como si cada vez me volvía más pequeña... inexplicablemente humillada.
Tal vez el pedirle eso fue demasiado, para él y para mi. ¿En que estaba pensando? “Quiero escucharte a ti”, soy una idiota. Era lógico que él no lo haría, si no lo quiere hacer no lo hará. Después de todo es Oliver.
Ya no pude sostener su mirada, baje la mía al suelo avergonzada. Nota mental: “No pedirle algo a alguien a no ser que este completamente segura de que lo hará.” Quizás solo Logan cumpliría cada uno de mis caprichos si así se lo pido, yo lo haría (cumpliría cada uno de sus caprichos sin importar lo extraños, raros o extravagantes que sean.)
Retrocedí un paso, estaba a punto de girarme y dejarlo solo. Creo que él lo necesitaba, sé que al menos yo lo necesitaba.

- Espera aquí.- me dijo mientras yo me giraba. No sé porque me pareció sentir cierta desesperación en su voz.- Solo espera aquí niña.- me dijo volviendo a su acostumbrado tono de voz antes de desaparecer en el aire.

Me senté en el borde de la fuente. No me había dado cuenta de que el sol seguía sin salir, pero me daba la impresión de que no faltaba mucho. Se notaba que hubo neblina, quedaban leves rastros de ella, y un rocío que decoraba delicadamente todo con pequeñas gotitas de agua. Le otorgaba cierta delicadeza a todo.
No pude evitar tampoco pensar en la razón de porque la imagen de Oliver había aparecido en mi mente aquel día en el laboratorio, tal vez fue una manera de mi subconsciente de protegerme y de advertirme que no me acercará a él ya que es peligroso e intentó atacarme, pero eso no me importa. Nunca me importó, no niego que sentí miedo pero ahora es distinto. Me siento bien estando con él, es extraño como es una de las pocas personas con la cual soy sarcástica pero sé que es mi amigo, yo lo considero mi amigo.
De inmediato apareció Oliver a mi lado, a tres pasos de distancia. Levanté mi vista hacia él y le sonreí, no pude evitarlo, él llevaba en sus manos su violín.

- Oliver tu...
- No digas nada.- me interrumpió.- Solo escucha, puede que esto no vuelva a suceder.- me advirtió, yo sonreí y asentí.

Sin más las notas comenzaron a salir, inundando el aire y todo lo que se encontraba alrededor. Admiré la manera en como tocaba, esa facilidad con la que moviendo el arco sobre las cuerdas pueda provocar tales sonidos, esa inexplicable harmonía.
Esa magia había cambiado, las notas ya no trasmitían tristeza, pena, dolor o melancolía, ahora era algo más relajante y tranquilizador. Podía sentir cierta alegría encubierta bajo la capa de seriedad que Oliver trataba de transmitir, esa capa de frialdad y de actitud que nada le importa.
La música llegó hasta el fondo de mí ser, hasta mis huesos y viajo por todo mi cuerpo. Y como sucede cada vez que escucho una canción que me hace desconectarme del resto del mundo, mi cuerpo empezó a moverse al suave ritmo de la música que Oliver estaba creando. Eran movimientos lentos, suaves y con cierta delicadeza, me daba la impresión de que intentaba hacer algunos movimientos sencillos de ballet y con mis brazos y manos (todo, desde el hombro hasta la punta de los dedos.) intentaba imitar algunos movimientos de una danza tradicional japonesa que Brenda me había mostrado. Era similar a los movimientos que hacía una geisha con los abanicos pero sin ellos, tratando de utilizar esa elegancia y delicadeza. No sé porque lo que estaba haciendo me hacía recordar esas cosas, creo que no tenían nada que ver.
Así fue como termine bailando alrededor de Oliver, escuchando su música desde casi todos los ángulos que pude, subiéndome al borde de la fuente y bailando ahí por momentos. Con Oliver haciéndose a un lado para no chocarnos, pero me dio mas la impresión de que ambos estábamos bailando cada uno a su modo y como nos era posible, él mientras tocaba su violín y yo a su alrededor siguiendo su música.
Cuando dejó de tocar, cada uno había vuelto al mismo lugar que cuando había comenzado la música. Si mi respiración agitada no hubiese sido prueba de que había bailado, podría haber pensado que solo fue un sueño. Mire a Oliver con una sonrisa en mi rostro. Y él se veía como un ángel, tenía una dulce sonrisa en su rostro y una tierna mirada dirigida hacia su violín. Parecía sorprendido y agradecido de que haya tocado tan maravillosamente.
Pero sin duda, lo que lo hacia parecer aun más un ángel era la manera en como los rayos del sol se reflejaban en su piel formando pequeños arco iris, y la manera en como le otorgaban a su cabello una extraña tonalidad rojiza.

- Como lo imagine.- le dije de una sonrisa, sacándolo de su nube de “mi violín y yo”. Él me miro algo confundido.- Tu cabello es hermoso bajo la luz del sol.- le dedique una sonrisa y él en cambio me miró sorprendido y algo asustado.

Alzó su vista al cielo, con ojos temerosos pero a la vez maravillados por ver el sol. ¿Hacía mucho que no lo veía? Si así fuera el caso, ¿Por que? ¿A caso era de una de las clases de vampiros que no soporta estar bajo la luz del sol? ¿Era por eso que todos decían que él tenía una delicada salud? La preocupación me invadió.
“No te preocupes”. Sonó esa extraña voz en mi cabeza, un susurro tan claro como el cristal. “A él no le pasará nada” trató de tranquilizarme. Pero no pudo evitar que mirara con preocupación a Oliver.

- Oliver.- traté de pronunciarlo mas alto, pero fue en vano, solo fue un susurro. No me miró, solo cerro los ojos y se quedo sumergido en sus pensamientos, que no pude descifrar, con la cabeza aun hacía atrás... disfrutando a pleno el sol.

Me tendió su violín y lo entendí, él quería que se lo sostuviera. Me acerque un paso y lo tome con sumo cuidado, casi como si fuera una reliquia ancestral. ¿Cómo rayos podía saber yo lo que era una reliquia ancestral? Una tonta pregunta que en el momento era irrelevante.
Él comenzó a desabrocharse su camisa celeste, retrocedí un paso ya que no sabía que haría, la dejo caer en el suelo. Pude notar que a mi alrededor estaban todos, Kim y Jared que venían de la mansión y Kristin y Samuel que estaban en dirección a la casa de Oliver (parecía que venían de ahí.). Inclusive Logan, un poco más alejado detrás de Kim y Jared... no lo podía ver muy bien pero así lo sentía.
Yo no sentía vergüenza, no me sonrojaba al ver como Oliver se quitaba la camisa con elegancia y luego se quitaba la musculosa que llevaba dejando su torso completamente desnudo. Su pálida piel reflejaba cada uno de los rayos de sol que lo tocaban, su cabello rojizo destellaba como si fuera un ardiente y vivaz fuego, meciéndose con el aire como si tuviera vida propia

- Es tan cálido- se dijo a si mismo, supuse.
- Oliver.- su hermana se acercó con Samuel a su lado.- La savia realmente funcionó.- las lagrimas anormales comenzaron a caer por sus mejillas, parecía no querer desviar la mirada de su hermano. Lagrimas de sangre corrían como si no tuvieran fin.
- Dudo que haya sido solo por la savia.- Oliver decía fríamente mientras se acercaba a mi, supuse que quería su violín y por eso se lo tendí.- Tal vez pudo haber sido por la combinación de la savia con la sangre de esta niña.- tomo mi rostro con una mano ignorando su violín, mas bien tomo mi mentón - Pero te aseguro hermana, que se debe, en mayor medida, a la sangre que bebí de esta niña.- sus ojos estaban fijos en mi, esos rubíes penetrantes que parecían fríos pero no sentía miedo o incomodidad.- ¿Qué es lo que eres, niña? Acercó su rostro al mió pero esta vez no era para besarme, sino más bien para que lo mirara fijo sin tener oportunidad de escapar de esos ojos rojos.
- ¿Decías en serio eso de que yo no era normal?- le pregunte estúpidamente, él sonrió con pesar. Creyó que lo sabía, creyó que yo sabía sobre la anomalía o lo que sea que haya detectado en mi sangre.- Lamento decepcionarte.- empuje su violín en contra de su pecho de manera que él me miró sorprendido y sin entender. Y comencé a caminar hacía adentro.
- ¿a dónde vas?- me pregunto Kim cuando pase a su lado, parecía preocupada.
- A la cocina.- le dedique una falsa sonrisa, esas viejas sonrisas que se hacen pasar muy fácilmente por las verdaderas.- Soy humana, y los de mi clase necesitamos comer aun. Ya sea que no sea normal y que sea una especie rara.- Pase por al lado de Logan y fui directo a la cocina.

En la mesa me esperaba una taza caliente de mate cocido con leche, pan tostado con dulce de leche y había una hermosa rosa anaranjada con tonos amarillos en un pequeño jarrón. Parecía una disculpa. Sonreí y me senté a desayunar, ahora me sentía algo culpable por haber tratado así a Logan. Decidí que luego le daría una disculpa.
La leche no demasiado caliente me reconfortó. Y al probar las tostadas con dulce me sentí feliz de comer algo dulce. Claro que noté el detalle de que era un dulce cero porciento, un producto Light. Eso significa que se percató de que estaba haciendo dieta para bajar de peso o bien Oliver se lo dijo, aun así el detalle fue lindo.

- Hola.- Me hablaba desde la puerta, temía acercarse.
- Hola.- respondí con pena.- Lamento lo de hace un rato. Yo no debí hablarte así.- baje mi cabeza, por vergüenza y culpa.
- Sabes algo. Para un vampiro la sangre mas deliciosa conocida suele ser la de una virgen o la de un recién nacido. Pero en nada se comparan a la sangre de la persona más importante para uno.- Logan se acercó a mi y se sentó en la silla junto a mi. Estiro su mano hacia la mía pero no la tocaba, estaba como levitando sobre la mía. Deteste que no se tocaran.- Por eso temo descontrolarme cuando estoy a tu lado, en especial ahora que sé como huele tu sangre.
- Me amas.- tenía que decirlo en voz alta. Esas palabras merecen lucirse.
- Como no tienes idea. ¿Aun lo dudas?- bajo su mano, finalmente nuestras pieles se pusieron en contacto.
- Nunca lo hice. Pero me molesta que hayas decidido alejarte de mi para protegerme.- estaba siendo sincera.- Es algo ambiguo, alejarse de la persona que amas para protegerla pero la dejas desprotegida ya que no te tendrá a ti para que la defiendas de la mínima cosa que suceda. Tu que darías lo que sea para que no le pase nada. Discúlpame pero es algo estúpido.- me estaba descargando.- Si yo quisiera protegerte, no me alejaría de ti a no ser que no haya otra opción. Me quedaría junto a ti hasta que te hayas cansado de mi y quieras desecharme.- él sonrió, no entendí porque.
- ¿Qué opciones tengo?- ¿realmente se va a ir para protegerme?
- Puedes irte lejos, a un lugar donde mi aroma no llegue y no puedas verme con facilidad. Pero te lo advierto, no lograría superarlo, no podría soportarlo. – Admití.- También puedes quedarte y que tu miedo se cumpla. O también puedes quedarte a mi lado y luchar con ese instinto, acostumbrarte a mi olor y luchar hasta que sea el momento indicado..... Si sientes que pierdes el control puedes golpear a Oliver.- señalé por encima de mi hombro a Oliver que había aparecido de la nada muy cerca de mí, extrañamente pude predecir lo que iba a hacer.
- Para serte sincero me sobran los motivos para hacerlo.- me dijo Logan con una dura mirada fija en Oliver.- Oliver te agradecería mucho si te hicieras el favor de ahorrarte una golpiza que realmente necesitas.-
- Lo siento, Logan.- era obvio que no hablaba en serio.- Pero la niña se fue sin darme una respuesta.
- Lo sé.- respondí.- Discúlpame por no saber aquella anomalía o lo que sea que detectaste en mi sangre. Porque hasta donde sabía yo era una humana común y corriente- dije con clara frustración.- Todos ya pueden entrar, no es necesario que se queden ahí. Es de mala educación oír a escondidas.
- Atrapados.- dijeron Kim y Jared en coro al entrar mientras se reían.
- La conversación se estaba poniendo interesante.- Samuel entro divertido con lo que pasaba. Kristin entro detrás de él, parecía que se estaba conteniendo sus palabras.- Sobre esa anomalía que dices.
- Te doy permiso para que tomes una muestra de mi ADN y de mi sangre si quieres analizarlos, si es que no lo hiciste ya. Creo que el abre cartas tenía algo de mi sangre.
- Gracias, entonces no te asustes si no encuentras tu cepillo de dientes o tu cepillo del cabello.- asentí. No sé como podía sentirme acostumbrada a este tipo de charla, muestras de sangre, de ADN. Todo eso me resultaba vagamente familiar. Temblé, un escalofrío me recorrió la espalda.
- Oliver, ¿Podrías alejarte? Estas muy cerca.- él meditó mis palabras un segundo y retrocedió un paso. Deje de sentir su aliento en mi cuello. Logan intentó quitar su mano pero yo la sostuve mas fuerte. No quería que nuestras manos se separaran. Nuestras miradas chocaron, me estaba estudiando. Aflojó su mano y entrelazo nuestros dedos. Nuestras manos estaban juntas, unidas.
- Pero Bel.- Jared me hablaba.- ¿Cómo es que puedes estar tan tranquila rodeada de vampiros que ya han olido tu sangre y uno de ellos la probó? Y ese “uno” estaba detrás de ti muy peligrosamente cerca de tu cuello. ¿Cómo es que aun así mantienes la calma?
- No lo sé.- admití.- Hay muchas cosas que sé, la mayoría de veces respecto a alguna persona, pero no sé como las sé.- traté de explicarlo.- Simplemente sé que ustedes no me harán daño. Tengo un buen instinto que me advierte del peligro.
- Explícanos eso.- pidió Samuel interesado.
- Creo que será más fácil hacer una demostración. No soy muy buena explicando
- ¿Qué planeas?- Logan me miró de tal manera que había leído mi mente y ya sabía que planeaba algo un poco peligroso.
- Estaré bien. Lo prometo.- le dedique una sonrisa tranquilizadora.- Samuel. Como buen científico loco que eres tendrás varias sustancias tóxicas o peligrosas para los humanos. ¿Verdad? Cosas como distintos venenos, paralizadores y todo eso.
- Ya entiendo.- hablo Kristin.- Quieres que el te sirva todo eso en distintos frascos y entre uno de ellos, solo uno, tendrá agua o algo no letal para ti.- sonrió de manera sombría, tétrica. Le gustaba la idea de verme retorcer de dolor por una idea que yo propuse.
- ¡Eso es peligroso!- Kim se estaba asustada, realmente se preocupaba por mi.- ¿Y si tu instinto falla?
- Supongo que ustedes son capaces de detectar ese tipo de sustancias por el olor, antes de que beba alguno brebaje dañino ustedes me detendrán.- les dedique una dulce sonrisa, logró tranquilizar a Kim pero aun estaba preocupada. Logan en cambio, parecía ser una estatua. Tenía los ojos cerrados y a expresión dura, se encontraba analizando la situación.
- Supongo que podría funcionar.- dijo pensante Samuel.
- Confíen en mi, no habrá problema alguno

Y así Samuel preparó algunos venenos, tuvimos que ir a su laboratorio que esta en el otro extremo de la mansión para el experimento. En el camino Logan me sostuvo siempre la mano mientras caminábamos lento. No sé si lo hacia para que estuviéramos un rato así, tomados de las manos, o porque tenía la esperanza de que me arrepintiera de la idea, o bien para tener tiempo para acostumbrarse a mi olor y a oír el latir de mi corazón. Yo me alegraba con que lo hiciera, que tomara mi mano, me conformaba con el contacto de nuestra piel.
Al llegar al laboratorio, el olor de tantas diferentes sustancias en el aire me mareaba. Una desagradable sensación me inundo, como si por reflejo quisiera correr lejos de ahí, me daba nauseas. Tuve que aferrarme a Logan para no caer o correr.
Oliver me miró sorprendido un segundo, casi fue como si supiera el terror que sentía por estar en ese lugar. ¿Por qué el estar en un laboratorio me daba miedo y ganas de huir?

- ¿Estas lista? Entre estas 20 botellas solo una contiene agua. Es solo una pequeña probabilidad del %5 de que tomes justo el frasco con la sustancia no dañina para ti.
- Y una gran probabilidad del %95 de que beba algo peligroso.- complete lo que planeaba decir.- Me gustan los retos.- le sonreí llena de confianza. Él me devolvió la sonrisa y luego miro a Logan que estaba a mi lado, hizo una leve inclinación de cabeza en modo de saludo o mas bien permiso para ir junto a su amada.
.- ¿Estas segura de esto?
- Si- respondí de inmediato. Me pare delante de él sin soltarlo.- Agáchate un momento.- él me miró sin entender un segundo y al siguiente obedeció agachándose con los ojos cerrados. Cuando estuvo a mi altura lo bese en la comisura de sus labios y luego fui hasta su oído. – Gracias por el desayuno. Y te lo aseguro, todo saldrá bien.- le murmure sabiendo que nuestro publico nos oía.
- Deberían soltarse las manos, si Logan detecta algún veneno se pondrá tenso y lo notaras.- Dijo Kristin.
- Ella tiene razón.- dije con tristeza a Logan, quería seguir estando tomados de las manos. Él me soltó, con cierta resistencia también.

Camine alrededor de la mesa observando detenidamente los frascos, pasando mi mano por encima de ellos como si en cualquier momento bebiera de alguno.
Pase tres veces para asegurarme que con uno de los frascos de peor aspecto era el único con el que la voz de mi cabeza no decía “No” “No lo bebas” “Morirás si lo haces” “Tendrás mal de llagas” “Urticaria por una semana” “mmm Definitivamente no, a no ser que quieras morir con un ataque de convulsiones” o algo por el estilo. Un frasco con un liquido verdoso, como agua estancada o peor, y daba la sensación de ser espeso. Lo agarré.

- ¿Estas segura de elegir ese frasco?- me preguntó Samuel.
- Si lo estoy.- dije.
- Entonces bébelo.- me reto Kristin. Yo la mire, su actitud me estaba empezando a cansar. Lo hice, bebí ese líquido verdoso y espeso, y algo aceitoso.
- Caldo de verduras.- me queje, ese es el caldo que no me gustaba. Kim suspiro aliviada, creo que Logan me sonrió aliviado también.
- ¿Cómo sabías que podía confiar tanto en ese instinto?- me preguntó Oliver.
- Porque siempre me ha cuidado.- todos me miraron sin entender.- Ese “Instinto” es una voz en mi cabeza que me dice que hacer cuando hay problemas o para evitarlos.
- ¿Una voz?- repitió Oliver casi incrédulo.
- La misma voz que me dijo que debía darte lo que pedías cuando perdiste el control.- todos se quedaron duros.- Darte lo que pedías, eso me dijo.
- Recién, cuando estabas con los frascos ¿Te dijo:” Definitivamente que no, a no ser que quieras morir con un ataque de convulsiones”?
- ¿Cómo lo supiste?- pregunte lentamente, su respuesta no me iba a gustar.
- También lo escuche.- respondió, disgustado por lo que significaba.
- Interesante.- Dijo Samuel dichoso de lo que significaba eso.- Nunca había sucedido con solo beberla una vez. Tampoco fue demasiado como para que suceda tan rápido.- Samuel parecía que estaba pensando en voz alta. Mire a Logan en espera de una respuesta.
- Oliver, al probar tu sangre, puede saber como te sientes.- a él tampoco le gustaba la idea de eso. Me sujeto de la mano con fuerza.
- Es algo así como un lazo de sangre, así lo llamamos nosotros.- Me dijo Kim. Analicé lo que eso significaba pero aun había algo raro.
- Esta cosa ¿Puede funcionar para ambos sentidos?- bueno, por la manera en como me miraban todos no me explique bien.- Digo. ¿Puedo saber yo como se siente Oliver igual que él puede saber como yo me siento?
- Nunca sucedió.- respondió Jared cuando el resto guardo silencio.- A no ser que se haya producido un intercambio de sangre. Ese seria el caso si hubieras bebido la sangre de Oliver. Pero que un humano sepa como se siente el vampiro que lo mordió, eso nunca paso.
- Si eso pasara los vampiros tendrían problemas, a ninguno le gusta que un humano lo lea tan fácilmente y otros vampiros podrían aprovecharse de eso.- Kristin hablaba en serio.- El humano tendría que morir, a no ser que el vampiro quiera convertirlo pero eso nunca sucedió. Que un humano sepa como se siente el vampiro, ¡Ja! Nunca sucedió tal chiste.- Lo pensé seriamente, no me sentí ofendida ni nada. Solo pensaba en algo.
- Entonces.- mire a Oliver.- Tenías razón, no soy común.
- Tú ¿puedes?
- Es la única explicación que tengo para saber que ibas a aparecer encima de mi hombro hoy en la cocina, o en el jardín, de alguna manera yo sabía que estabas ahí. También sentí como te sentías.- le aclare antes de que me preguntara eso.
- El lazo de sangre.- Samuel parecía disfrutar de la situación. Su mirada tenía un brillo que me asustaba, esa mirada me resultaba vagamente familiar y sabía que detrás de esa mirada no veía nada bueno. Sentí temor.- Permite que el bebedor también obtenga algunas memorias de su víctima. Oliver debió de haber visto alguna escena de tu pasado.- Mire a Oliver, de alguna manera para alejarme de la mirada de Samuel.
- Un hermoso día soleado, de verano seguro, un inmenso árbol, bajo la sombra de ese árbol. En el campo.- dije, no me molesto que estuviera hablando como Tarzán pero la mirada de Samuel me inquietaba.
- Realmente, todo sucedió al revés.- me dijo con una sonrisa torcida. Parecía desilusionado.- Yo solo pude escuchar aquella voz porque me esforcé para entenderlo, era un susurro casi inaudible. Y solo puedo sentir tu temor.- me sorprendí.- Cuando lo que sientes es con mucha fuerza, debería ser capaz saberlo. Pero lo único que recibo es el temor que sientes al estar en un laboratorio.- Parecía desilusionado de solo poder sentir eso.- Es como si esa fuese la única sensación que sientes a gran escala y en altos niveles, y estoy seguro de que no es así.- Miró un segundo mi mano que estaba sujeta por la de Logan.- Me pregunto que pasaría si te doy mi sangre. ¿Qué opinas? ¿Quieres intentarlo?
- Oliver.- la voz de Logan era firme y dura.
- No gracias. Si quieres conocerme tendrás que hacerlo a la antigua.
- ¿Directo a la cama o debo conquistarte primero?
- Elige tú el modo que quieras.- me encogí de hombros. Quitándole importancia.- Define que tipo de chica soy y luego elige tu táctica. Aun que te aseguro que no voy a ceder. Estaré muy ocupada.- Me aferré al brazo de Logan para que entendiera.
- Tu cabeza esta ocupada con la voz que no sabes de donde viene.- (Very Happy) Jared alivió el ambiente.
- Una voz de hombre.- aclaró Oliver con cierta malicia.
- Esa voz puede ser de cualquier cosa. De un programa de tele viejo, o de radio. Lo pude escuchar cuando era una bebe y se quedó grabado en mi subconsciente. Y ahora frente a una señal de peligro suena como alarma.- si le respondo a sus comentarios rápidamente puedo vencerlo.- Hasta incluso puede ser de mi padre biológico o algún hermano o familiar.- me alegré ante esa idea. Eso hizo callar a Oliver, creo que fue considerado conmigo. Él no creía que podía ser de un familiar, pero no me bajo de mi nube.
- Bueno.- Logan interrumpió el silencio que se había formado.- Si no hay mas necesidad de hacer experimentos raros nosotros nos retiramos.- Empezó a caminar, yo lo seguí.
- Bel.- Samuel me llamo. Yo voltee algo temerosa.- ¿En verdad parezco un científico loco?- no pude evitar reír.
- Habría que despeinarte un poco y tener una mirada de lunático, pero eso se arregla viendo catorce horas seguidas de Barny.- Respondí. Jared y Kim rieron abiertamente, Samuel por lo bajo y Logan me sonreía. Oliver y Kristin no rieron, al menos no lo note.

Caminamos por el pasillo, Logan y yo, tomados de las manos, sinceramente yo no quería soltarlo. Llegamos a una gran puerta doble de roble. Al mirar a mí alrededor, me percate de que estábamos en una de las zonas más alejadas de la mansión en la planta baja. Los muebles estaban cubiertos de sabanas y polvo, algunas telarañas en las esquinas y rincones. Me sorprendí al ver como habían descuidado esa parte, conociendo a Kim que es casi una maníaca de la limpieza.

- Este es mi cuarto.- me dijo casi inexpresivo, pero me dio la sensación de que estaba nervioso. Dio un paso hacia delante y abrió con mucha facilidad la gran puerta con su mano libre.
- Wow.- fue lo único que salió de mis labios.

Un cuarto enorme, casi tanto como el salón de baile. Con estatuas de diferentes tamaños y piedras, se podía notar que no eran recientes por el leve color opaco que poseían y otras estaban cubiertas con sabanas. También varios cuadros colgados en las paredes, de diferente paisajes y ciudades, otros cuadros amontonados en el suelo apoyados en la pared. Había otros cuadros de diferentes tamaños que no habían sido tocados, estaban en blanco.
También habían unos cinco de esos trípodes que se usan para apoyar el cuadro cuando uno pinta desplegados y con cuadros encima pero cubiertos por una sabana cada uno. Latas de pintura y pinceles por el suelo. Pero había una puerta extraña que no encajaba con la habitación.
El cuarto era enorme y tenía un olor y aire a antiguo, se podía notar a pesar de las pinturas, unas enormes ventanas y hermosas cortinas blancas. Pero esa puerta parecía más actual y moderna. También cerca de la ventana había una cama grande…

- Tu taller.- dije con una sonrisa.- Me encanta. Aunque…
- ¿Aunque?
- Esa cama y esa puerta desentonan. No encajan con el aire antiguo y sabio que tiene el resto del cuarto.- Él se relajó y me sonrió.
- Siéntate si quieres.- parecía nervioso. Había unas sillas cerca de la pared y un pequeño sofá antiguo (¿o sería sillón? Nunca supe la diferencia… luego lo busco en Internet.) Pero elegí la cama.
- OK.- por alguna razón las camas siempre me han atraído, especialmente si se ven tan cómodas como esta. – Wow.


La cama estaba colocada casi de manera estratégica. Sentada o acostada mirando hacia el resto de la habitación que parecía un pasillo largo se podía ver claramente como los rayos del sol entraban a través de las ventanas que estaban colocadas a lo largo de la habitación ,cada una colocada enfrente de algún cuadro. A mi derecha tenía la pared en donde colgaban los cuadros y a la izquierda las enormes ventanas, que podrían ser puertas también, por donde entraba la luz; desde ese punto parecía que todo estaba organizado: las estatuas y las pinturas, todo dejaba un pequeño camino por el centro para admirar todo… me encanto esa imagen. Logan podría pintarla pero tal vez no es de su agrado.
Algunas ventanas estaban levemente abiertas, el aire que entraba por ellas movían las cortinas blancas como una suave caricia.

- Parece una pintura.- dije asombrada.
- Me alegro que te guste.- se sentó a mi lado.- Bel, tu…- Lo mire, quería decirme algo pero no sabía como.- ¿Siempre bailas de ese modo?- ahí me cayo la ficha. Recordé que había bailado enfrente de todos los vampiros (>///<) y enfrente de Logan y luego actúe como si nada hubiese pasado.
¿Reacción retardada? Sin duda. Sentí como el calor invadía mis mejillas, intente tapar mi rostro con mis manos y gire mi rostro hacia otro lado.

- Lo siento.
- ¿Por qué no me miras?- Logan parecía repentinamente enojado.
- Tu lo sabes.- me gire por completo dándole la espalda.
- Bel.- me llamo, pero no lo mire.- Tienes que ser mas clara, prefiero que me hables a tener que leerte como al resto.
- Estoy sonrojada. Mi sangre corre a mis mejillas. No quiero que sientas sed y luego vuelvas a pensar en esa boba teoría de alejarte de mí para protegerme.
- Bel- Me abrazó por detrás, con fuerza y su boca estaba en mi oreja.- Cada vez que pienso que no puedes ser mas dulce me sorprendes.- me susurraba y me hacia estremecer.- Tengo mas auto control del que piensas, incluso mas de lo que yo pensaba. Si no fuera así, hace tiempo hubiera hecho algo horrible de lo que me arrepentiría el resto de mi existencia y más.- Su abrazo fue un poco más fuerte pero sin hacerme daño alguno.
- Entonces ¿Esta bien que no me oculte?- fue lo único que se me ocurrió decir.
- Por favor no lo hagas.- enterró su rostro en mi cuello, respiro profundo, estaba inhalando el aroma de mi cabello.- Me encanta verte sonrojar, la expresión que pones es. ¿Cómo decirlo? Adorable. Me provocan ganas de abrazarte y besarte. Además de esta manera me estoy acostumbrando a tu olor.- sentí que sonrió.- Ahora ¿Responderás mi pregunta?- suspire, no podía huir de eso.
- Cada vez que escucho una música, no lo comprendo bien pero mi cuerpo se empieza a mover solo. Me sumerjo en una burbuja y bailo sin importar el resto del mundo, aun que claro que luego al terminar me invade la vergüenza.- admití.- Es casi como si mi lado salvaje despertara o el lado de mi que siempre mantuve suprimido…. ¿No te gusto?- estaba roja sin duda, mi espalda pegada a su pecho y su aliento en mi cuello me provocaban un millón de cosas que no entendía.
- Por el contrario, me encanto.- me beso en la mejilla, es un profesional haciéndome sonrojar.- Solo me sentí un poco celoso. Verte bailar de ese modo con Oliver… me hizo hervir la sangre.- Gire mi rostro para mirarlo, no me dejo de abrazar ni un segundo.
- Yo ya estoy enamorada de ti. Para mi es imposible enamorarme de alguien mas. Lo repetiré las veces que sea necesario para que te quede claro. Mi corazón y lo que quieras te pertenece.- lo mire a los ojos, quería que notara que lo decía en serio.
- ¿Todo lo que quiera?- sonrió de tal manera que era obvio que había pensado en algo. Era como las sonrisas soberbias, burlonas y algo picaras de Oliver pero sin lo soberbio y burlón. Eso solo dejaba una cosa, era una sonrisa picara.
- Lo que quieras.- respondí casi de inmediato. Cerré los ojos, frunciendo un poco el ceño para que así cuando los abra regalarle una calida sonrisa. Pero en cambio cuando abrí mis ojos fue por la sorpresa que me lleve al sentir la presión de los fríos pero a la vez calidos labios de Logan sobre los míos
- No frunzas el ceño. Es adorable también pero prefiero tu sonrisa.- dijo a milímetros de mis labios.
- Tramposo.- me queje y junte nuestros labios otra vez. Mis manos se apoyaron en los brazos de él de tal modo que impedía inútilmente que se separaran, ya que como él posee una súper fuerza si quiere romper el abrazo lo haría fácilmente.

Al terminar el beso nos quedamos perdidos en la mirada del otro, con una boba sonrisa en mi rostro y una encantadora y suave sonrisa en el rostro de él. No me dí cuenta de que se había acomodado de tal manera que parecía que yo me había sentado entre sus piernas.
Me acurruque en su pecho. A pesar de ser un vampiro y de tener la piel fría como el hielo, para mi era tan calido como una fogata en invierno o el sol en un radiante día de verano.
La pesadez del sueño me empezó a afectar, quizás por estar rodeada por una gran manta calida y suave. Así es como suelo considerar a Logan cuando me abraza de esta manera, me cubre de todo.
Ya no podía abrir los ojos, de alguna manera todo el estrés que tenía se desvaneció y ahora estaba muy relajada. Me dormí en los brazos de Logan, pero antes de estar completamente sumida en un sueño profundo pude sentir como Logan me beso en la cabeza.

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Mar 19, 2010 7:41 am

Surprised Surprised Surprised ...... wow sin palabras .

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shizu
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 851
Fecha de inscripción : 18/11/2009
Edad : 32
Localización : en mi camita muerta de frio

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Mar 19, 2010 7:49 am

Como siempre excelente Yuki-chan, da gusto volver a leerlo ^^

Ahora señorita (le hablo a Yuu-chan) ya tuvo su capi asi que se me regresa a estudiar, no sigan mi mal ejemplo en la escuela gota lo digo en serio, no lo sigan

_________________
Ah dore kurai fukai yami hikari ni kaetara~~




Todo dentro de mi se estremece cuando vienes tu, y cuando me tocas siento como derrites mi interior, era tan inocente no me di cuenta y cai ante ti pero me enloqueces con todo lo que tienes tu~
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Vie Mar 19, 2010 11:55 pm

tu y yuki me quieren llevar por el mal camino, primero me hacen adicta, luego me dejan sin conti y con sindrome , uds son malvadas ¬¬

pero aun asi yo estudio, o trato de hacerlo pero tambien necesito dormir un poco dormir solo 2 horas no aguanta -.-

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kyra
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 670
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Edad : 24
Localización : en algun sitio ~

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Miér Mar 24, 2010 1:57 am

Capitulo 18: Logan PoV “Ángel”

Esto era maravilloso. Tenerla entre mis brazos, sintiendo su calor y su dulce aroma, sin importar que me quemara la garganta. La suavidad de su piel, tan calida y frágil. Su largo cabello que olía a flores. Sin duda era como si hubiera atrapado a un ángel, solo le hacían faltas las alas blancas que representan su pureza e inocencia.
La dulce expresión en su rostro mientras dormía en los brazos de un monstruo solo me hacia pensar que confiaba en mi. Lo suficiente como para dormir tan placidamente. Yo me sentía feliz, el solo verla así tan relajada y con esa leve sonrisa en su rostro provocaba que una enorme felicidad me inundara.
Deteste el darme cuenta de cómo se había hecho tan amiga de Oliver, el lazo de sangre que ahora los une de una manera inexplicable. Que él halla bebido su sangre, en ese momento ya había comenzado a pensar en varias torturas para Oliver. Cosas como: un periodo indeterminado sin sangre, encerrado en una caja bajo cientos de metros bajo tierra, que sufra unas graves quemaduras por estar algunos minutos de mas bajo el sol, probar si la plata le hace daño y cuanto, probar una crucifixión, o todo eso junto. La verdad me parecía muy tentador hacerlo, pero si lo hacia solo significaba que sucumbiría ente mi antiguo yo. Y eso es algo que no quiero mostrarle a mi pequeño ángel, no quiero darle motivos para que se aleje de mí.
Era la primera vez que traía a alguien a mi cuarto por lo que me sentía nervioso. Siempre he tenido presas, incontables amantes, pero nunca las traje a mi cuarto, al menos al verdadero. Si traía a alguien usaba alguna de las habitaciones de la parte principal de la mansión, alguna que usan los huéspedes, y listo. Teníamos sexo, me alimentaba de ellas y cuando notaba que ya no me servían mas o me aburría de ellas o bien usaba mi influencia de vampiro, mi “encanto”, y les hacia olvidar todo. Si llegaba a haber un caso en que mi “encanto”, luego de un tiempo, perdiera efecto o algo le hiciera recordar, las eliminaba con facilidad sin importar lo que pensaban los demás.

Acomodé a mi pequeño y frágil ángel sobre la cama, tapándola con una sabana con cuidado para no despertarla, quitándole los zapatos para mayor comodidad. Me quede mirándola unos minutos, contemplándola. Aun me asombraba como se acostumbro a la idea de que personas como yo, los de mi especie, existiéramos. No se sorprendió, me miro relajada y totalmente calmada, me sonrió con ternura. Y es mas, no se asusto en lo más mínimo cuando seis vampiros olieron su sangre, mucho menos cuando uno de ellos bebió de ella. Es una chica valiente.
Me levante de la cama y fui hasta la puerta al oír el leve sonido que hizo Kim al golpear la puerta. Ella llevaba una cesta con comida en una mano y en la otra un vestido blanco.

- Perdón, pero encontré este vestido y supe que le quedaría perfecto a Bel. También pensé que en algún momento de seguro tendrá hambre.- me mostró la cesta con cierta pena, al parecer ella creyó que había interrumpido en algo.
- Ella esta dormida.- le aclare.- Estaba cansada por lo visto, se durmió al instante que probo la cama.- la cara de Kim se ilumino con una sonrisa que luego se transformó en una sonrisa algo picara y que trasmitía que había pensado en cosas que Jared le haría a ella y por ultimo la preocupación cruzo su rostro al recordar la edad de Bel.- No haré nada de lo que estas pensando.- La rete.- Ella aun es pequeña, no la obligare a nada que no quiera.
- Perdón, pero es que todas tus anteriores mujeres las conociste mediante “eso”. Creo que te resultara algo difícil tener una relación que no tenga “eso” ni “aquello” en el menú.- me dio la cesta y el vestido prácticamente tirándolas contra mi pecho. Por reflejo las tome para que no cayeran.
- No soy un sexopata y pervertido como crees.
- Cierto, Oliver se enojará si le quitas el papel.- rió y desapareció antes de poder darle una respuesta.

Esa niña algún día me sacará de quicio. Deje las cosas sobre una mesa limpia y tome mi notebook. Mientras mi ángel dormía yo navegaba por Internet en busca de pistas sobre el pasado de Bel, pero no llegue a nada. Así que no había nada a la luz. Tendría que usar algunos de mis contactos para que investiguen al padre de Bel, toda su vida, todos sus conocidos, todos los trabajos y viajes que hizo.
Si Bel fue adoptada debería haber un registro de adopción, algún orfanato o padres difuntos que dejaron su hija a cargo de algún amigo de la familia. Debería haber algo pero por ahora no hay nada, al menos en la red. Las horas pasaron mientras navegaba y llegó el mediodía.
Bel se movió, hasta el momento se había mantenido inmóvil y si no fuera porque podía escuchar claramente su respiración y el latir de su corazón me hubiera preocupado. Me acerque a ella y acomode un mecho de cabello que caía sobre su rostro. Tratando de no despertarla lo puse detrás de su oreja, en ese momento unos hermosos ojos ámbar se me quedaron mirando fijo, mi ángel se había despertado.

- Buenos días.- dije en un tono suave mientras acariciaba su cabeza.
- Hola.- ella no se levantó, parecía disfrutar mis caricias.- ¿Dormí demasiado?
- Apenas es medio día. ¿Algún sueño interesante?
- ¿Un sueño?- torció el gesto, parecía que recordó algo que no le gusto.- Cuando soñé el recuerdo de Oliver, luego de eso soñé algo más.
- ¿De que trataba? – no me refería a lo que ella había soñado en ese momento, sino ahora. No es una queja, pero no me gustaría saber que soñó luego si Oliver o alguien más aparecen.
- No lo sé. No logro recordar, eso me hizo enfadar.- se explicó.-Siento que es importante, y mucho, pero por mas que trato no puedo recordar.- se levantó, sentándose en la cama he hizo su cabello hacia atrás con sus manos. Me miro un segundo al apoyar sus manos en la cama, bajo la vista y comenzó a sentirse apenada.
- No te preocupes.- Me acerque a ella rápidamente, y la atraje hacia mi con un brazo.- Si dejas tu aroma, mas rápido me acostumbrare.- ella me sonrió.- Dime ¿Alguna vez haz soñado conmigo? - ¿Que? Soy hombre después de todo, me haría muy feliz el saber que la mujer que amo sueña conmigo.
- Eh? Bueno este…- comenzó a balbucear toda sonrojada, con nerviosismo y una expresión de vergüenza en la cara. Me hizo reír- Si, soñé contigo.- respondió al fin.
- ¿Era algo… lindo?
- Una escena de telenovela fantasiosa o un manga Shojo.- respondió con falsa seriedad mientras se sonrojaba.
- Cuéntame. – le susurre adrede en la oreja sabiendo cual sería su adorable reacción.
- Tramposo.- se quejo toda sonrojada. – Oblígame.- la abrace por la cintura y acomode mi cabeza en su hombro.
- ¿Realmente quieres que te obligue?
- Lo haces sonar tentador.- dijo entre risas.
- Te daré un buen motivo para que te rías.- di un leve soplo en su oreja y en el momento que ella levanto sus brazos para quejarse o empujarme, no lo sé bien, mis manos se movieron rápidamente hasta su estomago y empecé a hacerle cosquillas.

El sonido de sus risas y quejas mezcladas inundaban la habitación. Terminamos revolcándonos en la cama. Ella con la respiración agitada y yo sentado a su lado, en un estado de normalidad absoluta con una leve sonrisa. De nuevo nos quedamos mirando fijo, esos dulces ojos ámbar me absorbieron totalmente y eso me encanta.

- ¿Quieres comer algo?- acaricie su rostro con el revés de mi mano.- Kim nos trajo una cesta repleta de todas las cosas que te puedas imaginar, además de un cambio de ropa para ti.
- Comida, si. La necesito. ¿Otro vestido?- frunció el ceño.- Aun tengo este, esta limpio y me lo puse esta mañana.- No le gusta la idea de cambiarse de ropa para cada comida unas cinco veces al día.
- ¿Estas segura?- le mostré el vestido blanco. Realmente se vería muy bien con ese vestido blanco. Una tela suave y liviana típica de primavera o verano. De un blanco puro, sumamente delicado. Algo totalmente correcto para un ángel. En mi cabeza ya aparecía la imagen de Bel usando el delicado vestido blanco, con su cabello suelto cubriendo su cuello. Imaginaba como con un fácil movimiento podía correr su cabello para susurrarle algo en el oído que sin duda la haría sonrojar, como con un fácil movimiento pondría mi mano ¡No! Dije que no le haría nada…Pero luego de todas las cosas que he hecho, imaginar no parece ser un pecado…
- Es lindo, quizás mañana pero no quiero cambiarme cinco veces de ropa en un mismo día. ¿Por qué ríes?- mi risa era inevitable. Fue justo lo que pensé, además me despertó de la pequeña fantasía que tenía.
- Nada en especial. ¿Qué te gustaría comer?- Agarré la cesta para saber que había dentro. Y alejé el vestido y a la fantasía lo mas que pude, no quería correr riesgos.
- Claro, esquiva la pregunta.- se quejó.
- Tu te negaste a responder la mía primero.- ella hizo un puchero, de esos que hace cuando tengo razón y le cuesta admitirlo.
- ¿Qué opciones tengo? Para comer digo.- ignoró el asunto y se acercó a la cesta para mirar.

Me sorprendió que Kim no pusiera algo como sopa instantánea, canapés, sushi, tofu, “algo” de soja (mejor no preguntar) cosas por el estilo. Sin embargo puso una caja de jugo de naranja de la mejor marca junto con un vaso de plástico; un chuchillo; dos manzanas, una pera y una banana; unos cuantos chips de jamón y queso y otros de salame y queso (ambos con mayonesa); como media docena de sándwich de miga cortados a la mitad formando triángulos (eso hacia un total de 12 triángulos de sándwich de miga.) y una bolsita de galletitas con formas de animales cerrada con una cinta azul.

- Un picnic privado ¿quizás?- dijo con una sonrisa nerviosa en el rostro.- Oh, chips. Hace tiempo que no comía uno de estos.- sin mas tomo uno.

Entre charlas sin sentido, risas y chistes tuvimos un almuerzo. Fue un agradable momento, el poder ver su sonrisa es tranquilizador. Hace que el sufrimiento de resistirme al deseo de beber su sangre y el ardor de garganta que me provoca su aroma valga la pena. Pero como algo siempre tiene que intervenir en el momento en que siento cierta felicidad, Oliver apareció en el cuarto.

-¿Qué sucede, Oly?- mi ángel dijo lentamente el nombre del pequeño demonio para fastidiarlo.
- ¿Buscando que descargue mi ira sobre ti?- No he olvidado que bebió de MI Bel, que la atacó y quien sabe mas le hizo mientras yo estaba de viaje. El pensar en distintas posibilidades me provoca las ganas de romperle el cuello, bueno, el golpearlo y mandarlo a volar muy lejos de aquí.
- Lo lamento Dios, pero hoy no vine a verte.- dijo con sarcasmo.- Vine a ver nuestra pequeña invitada.- Puso una de sus manos sobre el hombro de Bel y agacho su rostro hasta la altura del rostro de ella que estaba sentada en el suelo enfrente mío.- Tienes visitas.- le susurro peligrosamente cerca de su oído, pero ella no se ruborizo ni nada.
- ¿Eh?
- Tu amiga vino hasta aquí.- pronuncio lentamente como para que Bel entendiera.- Oh, tienes algo de mayonesa en la mejilla.- Para ser más exacto en el borde de sus labios.
- ¿Brenda?- ella giró su rostro para mirar a Oliver, él aprovecho ese instante para lamer el resto de mayonesa de su mejilla.- ¡Idiota!- empujo a Oliver y él actuó que caía, al chico le gusta actuar casi tanto como a Jared, con una sonrisa de triunfo en el rostro. Bel estaba en el suelo, toda roja y con una expresión de enojo hacia Oliver pero luego ésta desapareció junto con el rubor. Me dio la impresión de que había pensado algo, lo suficiente como para devolverla a su estado natural. Me alegro que el sonrojo que Oliver había provocado durara poco menos de 30 segundos.

- Tu- comenzó a decir mi ángel.- ¿Tu puedes comer?- Esa pregunta y la expresión de sorpresa y asombro que hizo el demonio, clara señal de que su orgullo había sido herido me hizo reír a carcajadas. No pude contener la risa. Verán, siempre hizo algo para hacer sonrojar a mis “presas”, buscaba la manera de jugar siempre con alguna. Pero el sonrojo nunca había durado tan poco tiempo, y mucho menos habían ignorado el asunto haciendo una pregunta como lo hizo mi Bel.

Capitulo 19: Kal PoV (^w^ jeje) “Sin saludos ni presentaciones.”

Era un domingo normal. Una mañana soleada en el parque, aunque en la radio decía que iba a llover pero el cielo no puede estar más despejado. Aun así, en esta ciudad el clima puede cambiar con tanta facilidad como una mariposa revolotea sobre una flor en primavera.

Lectores y escritora: o.O?
Kal: U.U así es

Un día de descanso, sin trabajo y sin tener que soportar las discusiones de mis tíos. El viento de la costa era suave y refrescante. Bel tenía razón, la playa y los lugares cercanos a ella (como este lugar que es como una especie de plaza o parque) es un excelente lugar para pensar o bien no pensar en nada y solo relajarse.
No puedo esperar a que llegue la tarde, nos toca el ensayo de la semana. Si bien nuestro grupo, el que formamos Al, Ed, Brenda, María, Bel (oficialmente) y yo nos reunimos durante la semana pero eso solo es para compartir las ideas o pavear (cuando mis trabajos me lo permiten). Lo serio ocurre el fin de semana, domingo o sábado nos juntamos para practicar las canciones junto con las actuaciones, las coreografías.
Mi celular vibró. Vi el número de llamada y era Brenda.

- ¡Kal! ¡Tenemos problemas!- ella estaba realmente preocupada, pero no sabía si confiar. Ella suele exagerar mucho las cosas.
- Hola, ¿Cómo estas? Yo bien, gracias por preguntar.
-¡No es momento para sarcasmos! ¡Algo le paso a Bel!- eso me puso en alerta. Me enderece, esperando que siguiera hablando.- Yo llame al numero que me dio, la casa de los Warren. De ese tipo grandote ¿te acordás?
- Aja.- lo recordaba muy bien, en especial el porque la sonrisa de Bel cambió al verlo. No se convirtió en una sonrisa mala, como con algo oculto sino todo lo contrario, era una sonrisa tan clara como el agua y luminosa como el sol. Eso me hizo entender que Bel siente algo por él...- Dale, ¿Me vas a decir lo que le paso a Bel?
- Llamé y me atendió una chica muy antipática que me hablaba con desprecio.- Supongo que no debe de ser extraño encontrar a una chica arrogante en una mansión de gran tamaño como nos contó Bel.- Y me dijo: “La niña no esta. No vuelvas a llamar y deja de molestar.”
- OK, la chica esa es una antipática. ¿Qué tiene que ver con Bel? ¿Cómo es que Bel esta en problemas?
- Yo le avisé que iba a llamar. Ella es muy responsable, estaría media hora antes levantada para atenderme. Ella no podría estar dormida…
- Se le pudo haber olvidado.
- ¡No! ¡Ella lo había prometido y no es del tipo de chica que olvida una promesa!- se callo de repente. Conozco a Brenda y sé que tenía algo mas para decir.- Temo que ese Oliver le haya hecho algo a Bel…
- Llamaré a Ed y Al, iremos para allá. Pásame la dirección.- me puse de pié y empecé a caminar.
- Ya los llamé. Están aquí, también María y Lucas.- ¿Que?
- Gracias por dejarme de último. ¿Dónde están?- Al, Ed y yo nos podemos encargar si necesitamos usar la fuerza. (Cosa que deseo darle una buena paliza a ese niño mimado.) Lucas es un enclenque de la escuela de Brenda, se encarga de la edición de algunas canciones junto con María, y también es un fanático en hacer videos. No serviría en una confrontación física. Y María es una chica delicada, no comprendo porque la llamó también.
- Si te hubiese llamado primero te hubieras ido tu solo a salvar a la princesa en peligro para quedar como un héroe.- ¿Por qué me lo dijo enojada?- Por eso para evitar que te la dieras de caballero en tu blanca armadura llamé primero a los chicos. Si vamos todos podemos decir que fuimos a buscar a Bel, solo por molestar.- Estaba realmente furiosa (>.<)- Estamos en la parada de Luro. Apúrate.- y me cortó.

Corrí hasta la parada, estaba muy preocupado por Bel. Si ese niño Oliver le hizo algo, el cielo es mi testigo que no lo dejaría vivo. Brenda nos había contado que era bastante peligroso, ya que se le insinuaba a Bel pero era claramente solo para jugar. Incluso le hizo un chupón en el cuello justo antes de entrar al colegio.
Si lo hubiese visto ese día nadie lo salvaría de una paliza, pero lo tuve que conocer cuando estaba aparentemente indispuesto, lo suficiente como para suplicarle a Bel que se alejará de él.
En la parada, Al tenía su guitarra y un bolso lleno de quien sabe que, Ed su mochila repleta y una caja mediana tirando a pequeña, Lucas estaba claramente con su videograbadora.
Lucas es un chico de la misma edad que Brenda, tiene 16 pero mide lo mismo que Bel. Siempre anda encorvado, como escondiéndose, es bastante tímido y hasta algo asustadizo. Se pone nervioso con facilidad. Siempre anda con el rostro cubierto, su cabello cae sobre el y los lentes que usa también sirven para ocultar su rostro (no son lentes de fondo de botella, son delgados pero grandes.) Su cabello es corto, pero lo tiene en mucha cantidad. Es flacucho, malo en deportes y en los estudios (en eso no puedo criticarle nada ya que yo abandone para poder trabajar mas.) Y nunca mira a los ojos, es demasiado tímido para hacerlo.

- ¿Cuál tomamos para llegar?- Brenda me miró enojada al oírme.- Tu no me saludaste cuando me llamaste, creo que estamos a mano. ¿No te parece?
- Tomaremos el que viene.- María me sonrió intentando ser de intermediaria entre Brenda y yo cuando Brenda iba a decir algo.- Nos deja en la parada mas cercana. Pero al bajar tendremos que caminar bastante, solo hay una gran mansión cerca de ahí y está a unos dos o tres kilómetros creo…
- Dos kilómetros y medio, si el mapa satelital de Google no se equivoca.- dijo en un tono normal Lucas mientras se acomodaba las gafas y miraba su celular. No sé que color de ojos tiene porque su cabello los cubre.
- Ahí viene.- Dijo Al.- Ten cuidado con la caja Ed
- Lo sé, lo sé. No hace falta que me lo digas.- Le sonrió a su hermano de tal manera que era obvio que planeaban algo. No les preste atención.

El viaje fue largo, y algo duro porque Brenda estaba claramente enojada conmigo por alguna extraña razón. La larga caminata hasta los portones que estaban abiertos tampoco ayudo por el fuerte sol. Creo que los dos kilómetros y medio del que hablaba Lucas eran solo hasta unos trecientos metros antes de llegar al portón. Quizás la distancia desde el portón hasta la casa era igual al de la parada hasta el muro que actuaba de cerca. Pasando las rejas, hacia adentro todo parecía ser un mundo aparte. Era como que el muro dividía dos terrenos, el de afuera era una larga llanura, y el de adentro un pequeño bosque privado.

- ¿Es esa?- pregunto con incredulidad Ed al ver la enorme casona, de lejos. Casi más deja caer la caja.
- Eso creo…- respondió con la misma cara Brenda.- Es la única casa…
- No es tan anormal, en esta zona solo hay casas de veranos de ejecutivos y empresarios y gente de otros países.- dijo María tranquilamente mientras se adelantaba, dio cinco pasos y volteo a vernos.- Es lo que decía en Google.
- Ah.- dijimos todos menos Lucas que iba un paso detrás de ella.

Al acercarnos la enorme casona paso de una casona a parecer una estancia de campo. De esas que tienen unas 500 habitaciones, solo para los empleados, y otras 500 para los invitados de fiestas en los 60’ o 50’.

- A la mierda, que pedazo de casona.- fue mi reacción al estar frente a la puerta principal. Subiendo los escalones.
- Sin duda hermano.- concordó conmigo Ed.
- Creo que mejor debemos cuidar nuestro leguaje antes de ¡Espera Brenda!- decía Al mientras Brenda se acercó a la puerta y toco el timbre.
- ¿Qué tiene? Mejor nos presentamos y ya.- dijo ingenuamente. El timbre era unas campanadas de iglesia.
- Si, pero lo mejor era crear una especie de plan.
- ¿Plan? No es necesario, improvisar es lo mejor.- le dijo Ed a su hermano.
- ¿Realmente crees que Ed haría bien un plan?- Dijo Brenda.
- Ella tiene razón…- Ed empezó a darle la razón.- ¡Espera! ¿Qué quieres decir con eso?- la reacción tardía de Ed fue en el mismo momento en que la enorme puerta se abrió fácilmente. Un ángel, no, una diosa vistiendo jeans azules y camisa blanca salió a recibirnos. Con cabello rubio corto, una calida sonrisa de oreja a oreja, una chica de mas o menos mi edad. De los veinte años no pasaba, de seguro tendría 18 o 19.
- ¿En que puedo ayudarlos?- nos dedico un segundo a cada uno con su mirada y luego rió, era como si hubiera escuchado algún chiste o algo.
- Yo soy Brenda.- se presentó.- Ellos son Lucas, María, Ed, Al y Kal. Somos amigos de Romina. Yo había llamado…- la diosa la interrumpió.
- ¿Son amigos de Bel?- su sonrisa se iluminó, parecía muy feliz de vernos como si fuésemos viejos amigos, además de tomar con toda confianza las manos de Brenda y poner su rostro a escasos centímetros del de ella. Juro que pude ver claramente el brillo de su mirada, ¿realmente estaba ilusionada?- ¿Tu eres la famosa Brenda?
- ¿Famosa?- repitió avergonzada por la cercanía, la había agarrado por sorpresa.
- ¡Por favor pasen!- Abrió la puerta para todos y nos hizo un movimiento con la mano para entrar.- Por cierto, yo soy Kim.- nos saludo a todos con un fuerte y entusiasta apretón de manos. Menos a Al, que tenía las manos ocupadas con la caja. Cuando se acercó a él miro la caja un segundo y luego le sonrió mas ampliamente a Al.- Encantada de conocerlos.
- Encantado.- respondió Al y asintió con la cabeza en modo de saludo.
- Mucho gusto.- dijeron el resto algo aturdidos por la belleza de la diosa Kim y por el interior de la mansión. ¿La puerta era un portal dimensional que nos trajo a otro mundo sacado de una película? No, ni en películas había visto alguna vez algo como este lugar.
- Voy por Bel.- dijo con una sonrisa la diosa.
- Oliver ya fue amor.- hablo desde el sofá un hombre de unos veinte veintidós de cabello color café. Igual que la diosa, tenía la piel pálida y una belleza que aturdía. Incluso siendo un hombre puedo reconocer la belleza de este tipo.
- No es justo, quería ver como le quedo el vestido que le mande.- hizo una especie de puchero.
- ¿Oliver fue por la niña?- pregunto una chica rubia de largo cabello que salió de la nada. Una expresión fría pero sin duda era hermosa. ¿A caso en esta casa son todos tan extremadamente guapos?
- ¡Esta que arde!- murmuro algo alto Ed, María lo calló con un codazo en el estomago.- ¿Y eso por que?
- Por ser un idiota.

- ¿Dónde esta Bel?- les pregunte dando un paso hacia delante.
- Ella esta llegando.- Dijo la diosa con una con una sonrisa hacia una puerta mientras se sentaba en el respaldo del sofá. Mire hacia la misma puerta, y se oyeron algunas voces y una de ellas era la de Bel.
- Ya dije que no.- decía mi amiga, parecía que no le había pasado nada.
- Vamos. Solo una probada.- Decía Oliver.- Puedes dejar a tus amigos esperando, solo serán 15 minutos. Es todo lo que necesito.- ¿de que estaba hablando?- Ni si quiera es que tengas que bajarte los pantalones y luego volver a ponértelos, tienes falda y eso hace mas sencillo las cosas. Un rapidito, no exijo tanto.

María se puso como tomate, Lucas también (a pesar de cubrir su rostro lo pude notar.), Ed dijo: “wou” en un susurro, la diosa y su pareja intercambiaron unas miradas de cómplices y unas sonrisas picaras, la chica de pelo rubio había desaparecido. De seguro esa chica fue quien atendió a Brenda.

- Oliver. Te lo juro. Si sigues con esta pesada broma tuya les diré a todos lo que hiciste cuando ellos estaban de viaje y lo que no hiciste y como no lo hiciste también. Y te aseguró que a Logan no le gustará para nada lo que hiciste. Jared y Samuel se reirán de lo que no hiciste y como. - dijo claramente enojada Bel. Las voces cesaron. – Gracias Oly.- Su tono cambio a uno mas alegre. Podía imaginar claramente su sonrisa algo sarcástica. La puerta se abrió y ella entro.- ¡Chicos!- nos dedico una gran sonrisa. De tras de ella estaba Oliver, al parecer ya no esta enfermo.

No pude evitar mirarla de arriba abajo, admirarla. Era la primera vez que la veía usar un vestido. La campera de jeans que usaba, de un azul intenso, junto con el vestido blanco que llevaba le quedaba a la perfección. Un vestido blanco con cintas violetas en el pecho formando un moño, daba la impresión de que si se desataba ese moño el vestido fácilmente caería… Parecía ajustado hasta su cadera, de donde la falda parecía tener un poco de volado. Todo el vestido era de un blanco puro.

- Bel, ese vestido te queda genial.- dijo el hombre del sofá.- Amor, tienes un ojo increíble.
- ¿Alguna vez dudaste de mi? Aun que esos zapatos no quedan bien, unas sandalias…- se detuvo cuando Bel hice un gesto con la mano
- Esta ropa esta bien.- dijo ella.
- Hola Bel.- Ed dejo caer las cosas que cargaba y abrazó a Bel. Creo que le murmuro algo en el oído.
- Estoy bien, gracias.- respondió ella con una sonrisa, pero seguían abrazados.- Ed, ¿Cuándo piensas soltarme?- pregunto algo nerviosa y ruborizada, ella es muy linda cuando se ruboriza.
- En el momento en que aceptes tener una cita conmigo.- Dijo Ed en broma, o eso esperaba.
- Sabes que no puedo aceptarlo, Eduardo.- dijo claramente el nombre de Ed para molestarlo, ella sabe muy bien que no le gusta su nombre y siente algo de vergüenza.- ¿Qué pensara la chica que realmente te gusta si ves que coqueteas conmigo?
- ¿Cómo sabes que no eres tu la chica que me gusta?- Ed al abrazo más y llevo su boca al oído de Bel para susurrarle algo que no oí.
- Simplemente lo sé. Al, hazme el favor.- Pidió Bel.
- Claro. Ya, tranquilízate hermano.- Al tomo a Ed de la oreja y lo jalo lejos de Bel. Ella respiro aliviada. El tono rojo de su piel disminuyó.
- Lucas, María, Kal – nos sonrió a todos.- Es bueno verlos pero… ¿Qué hacen aquí?
- Brenda nos llamó.- respondimos a la vez. Ella miró a Brenda.
- Como no respondiste cuando llamé, creí que algo te había pasado.- dijo algo avergonzada desviando la mirada, casi en modo de reproche aunque no tenía razón para hacerlo.
- Mas bien que Oliver te había hecho algo.- Agregó Lucas.- Después de todo, hacerte un chupón antes de entrar en la escuela enfrente de Brenda como si no importase tal cosa, eso dice que ese chico es capaz de hacerte cualquier cosa.- La sonrisa de Bel se hizo algo forzada, no sabría decir si el comentario de Lucas le molesto o es que él dijo algo que no debía.
- Lucas, esas cosas no puedes decirlo tan fácilmente y con un tono como que no es importante. ¿Por qué no lo publicas en tu blog?- le dijo Bel con cierto pesar al principio, y luego con una sonrisa le pregunto en broma.
- Ya lo hice.- le mostró el celular. Bel cerró los ojos conteniendo su enojo.
- Además la chica antipática que entendió me dio mala espina.- Dijo en un tono más alto de lo requerido Brenda.
- ¿Antipática? –repitió Bel y miro a la diosa. Ella le sonrió.
- Kristy.- respondió con una risita.
- Lo siento, yo estaba durmiendo. Me desperté hace un rato. - Explico Bel.- Ayer me dormí algo tarde, además me desperté antes de que amaneciera por una pesadilla…- hizo una extraña pausa, como si pensará en algo.- No te sientas herida o algo, creo que ella siempre es así.- miró a Lucas.- Agradezco de que cambiaras los nombres. Pero aun no entiendo ¿Por qué tienes que usarnos en tus post?
- Porque es como un diario, y encima divertido.- Por primera vez lo pude ver sonreír. Eso me impresionó un poco.
- Amigo, debes conseguirte una novia.- Le dijo Ed al colgarse de su cuello.- Pero que no sea mi Bel.
- Lo siento, como ya dije un millón de veces, ya tengo a alguien que me gusta.- dijo al alejarse de ese par.- Creo que tendré que hacerme un cartel para que todos lo sepan. ¿Quedará bien de sombrero?- pregunto con claro sarcasmo.
- Podría diseñar un modelo que quede bien.- La diosa parecía estar hablando en serio.
- Logan.- Dijo Bel llamando a alguien.
- Jared, controla a tu mujer.- Logan Warren, según me había dicho Brenda, entró por la puerta por donde habían entrado Oliver y Bel. ¿Puede ser natural esa elegancia que emana?
- Pero Logan, tengo ideas magnificas.- la diosa se quejó.
- Te lo advierto Kim. No obligues a Bel a usar cosas que no quiere, lo mismo para ti Oliver.- le dedico una mirada dura y algo amenazante al niño.
- Yo soy inocente de todo lo que tengas planeado culparme.
- Claro, como de hacerme manchar el vestido que tenía antes con mayonesa y luego con jugo para que me ponga el que tengo puesto.- le reprocho Bel y se acerco a mi.- Realmente yo no quería cambiarme cinco veces al día.- dijo por lo bajo.
- Así que Oliver es realmente un pervertido, sexopata, malcriado.- María pensó en voz alta.
- Manipulador, buen actor, y amante de la velocidad.- Completó Bel.
- ¿Eso piensas de mi, amore mío?
- Vaya. Bueno, creo que no debería impresionarme el que sea bilingüe o poliliengüe.
- La indeferencia, suele romper el corazón de un joven y a la vez alimentar el orgullo y coraje del mismo joven.- El hombre llamado Jared recito como un poema mal escrito.
- ¡Hey Ed, Al! ¿Qué hay en la caja?- Bel ignoró por completo el comentario.

- ¿Eso quiere decir que Oliver se enfadara y seguirá molestando a Bel hasta que le de la hora al menos?- Dijo Lucas. Me acerque a ellos, a él, a Brenda y a María.
- Eso parece.- después de un largo rato volví a hablar.- Pero es nuestro deber como sus amigos protegerla.
- Y tú quieres quedar como un héroe rescatándola de las manos del pervertido.- murmuro Brenda tan claro como el cristal.

- ¡Espera! ¡Me haces cosquillas!- Decía Bel entre risas, lo que provocó que volteara para ver que causaba sus risas. Un cachorrito le estaba lamiendo la cara. Ella lo estaba abrazando sin importar que el vestido blanco se ensuciara un poco.
- Parece que te extraño, y mucho.- Al la miraba con una calida sonrisa.
- Huele a fresa. ¿Renegó mucho cuando lo bañaron?- Bel tenía una radiante sonrisa. Vaya, no creí que sentiría celos de un perro por causar tal sonrisa en ella.
- Para nada.- Dijo victorioso Ed.
- Tanto que nos tuvimos que bañar después nosotros.- Al fue honesto, siempre lo es. El perro seguí lamiéndole la cara a ella, pero ella giro su rostro para mirar a Al y el perro termino lamiéndole sobre la boca.
- ¿Traicionándome con un animal? Bel, al menos me hubieras traicionado con algo que caminara en dos patas.
- Muéstrale Terry.- Bel puso al perro en el suelo, le hizo un gesto con la mano y el perro se sentó.- Ahora, arriba.

El perro levantó sus patas delanteras y logro sostenerse solo con las traseras unos segundos, hasta dio tres pasos. Todos aplaudimos, incluso Logan quien se había sentado en un gran sillón individual. Parecía de esos sillones que solo usan quienes son la cabeza de la familia o tienen mucho control y poder.
El niño se hundió en el sofá, había sido vencido por Bel, más bien por el perro, y estaba actuando como un niño malcriado que no consiguió lo que quiso. El suspiro que hizo al sentarse era clara señal de su frustración.
Bel felicito al cachorro con unas caricias detrás de las orejas y Ed le dio una galleta para perro.

La diosa Kim se acercó a Bel que tenía alzado al perro. Este le ladro y luego lloriqueo un poco, no se dejo acariciar por Kim, parecía asustado. Pero cuando Bel le susurro algo al perro, y este aun temeroso se dejo acariciar y luego sacudió la cola contento.
Un momento tenso fue cuando la chica antipática, que termino siendo hermana del niño (eso explica muchas cosas), interrumpió un momento de risas con un ataca hacia Bel.

- Vaya, que falta de modales. No has presentado a ninguno de tus amigos ni a ninguno de nosotros, y eso que llevan casi una hora aquí.- Dijo algo molesta no por la falta de presentaciones sino mas bien por estar en su casa sin invitación.
- Empezaré por los Warren.- respondió Bel con una radiante sonrisa.- Ya conocen a Kim.
- Encantada
- Su novio Jared.- los señalo a cada uno.- Lo siento Kal, no tienes oportunidades.- Todos rieron, yo gire mi rostro algo ofendido y avergonzado. Kim nos trajo algunos sándwiches de miga para comer. (Bel se lo pidió ya que al ver la hora en que llegamos supuso que no habíamos comido nada antes de venir a la mansión.)
- El ofendido y al parecer herido emocionalmente es Oliver. Ya lo conocieron. Su hermana Kristin, como ya sabrán se parece mucho a su hermanito.
- También esta su novio, Samuel. Pero creo que esta en su laboratorio.- Dijo Kim. Como ha de ser un científico me lo imagino con lentes, cabello desarreglado, bata de laboratorio, varios granos en la cara. Un típico nerd. Aun que si Kristin lo acepto como su novio, ¿Será de los nerd que son atractivos? Típico de novela.

- A Logan también lo conocen. Me ha ido a buscar a la escuela y además es mi profesor particular.
- Si. Él fue quien hizo el milagro de mejorarte en física. Y gracias a ello más de la mitad de la clase subió sus notas.- comento Brenda.- Si vieras a la profesora, ella cree que fue un logro de ella.- Comenzó a reírse.
- Ya Brenda, no seas cruel con la profesora.- pidió Bel.
- No puedo evitarlo. A ti te cayo un ángel del cielo, y repartiste tu milagro con los simples pero buenos plebeyos.
- Si, solo la enseñanza.
- ¿Eso significa que no compartirás al ángel con los demás?- Le preguntó Jared con un tono que daba a entender que había algo en esa frase.
- Hasta yo soy algo egoísta Jared. ¿Quién puede decir que tiene un ángel personal a toda hora?
- Yo puedo decirlo.- Logan se acercó a Bel y le limpio la mejilla.- Tenías una miga de pan.- le sonrió dulcemente, cosa que provoco cierto sonrojo en Bel. Eso me enfado. ¿Y a quien no? Ver a la chica que le gusta, sonrojarse por otro chico que no sea uno. Eso enojaría a cualquier chico.

Lo admito, la primera vez que la vi no me llamo la atención. Mi cabeza estaba ocupada con otras cosas. Pero en el momento en que la vi bailar, una coreografía que nunca antes había practicado según Brenda, en ese momento llamó mi atención. La manera en como bailo enfrente de toda esa gente, y eso que parecía ser de las chicas tímidas y sumisas, era como si no le importara en lo mas mínimo todo el publico. Parecía estar en su mundo. Donde fuese solo ella, sin ataduras, sin cadenas que la sociedad impone sobre uno, sin la necesidad de mantener las apariencias, ser por fin un espíritu libre.
Todas esas cosas llamaron mi atención. Ese cambio de personalidad de un momento a otro, enfrente de mis ojos sin duda me intrigó. Pero lo que me cautivo, fue su sonrisa. No pude quitar de mi mente, ni puedo aun, la sonrisa que hizo al terminar el show. Era completamente inocente, radiante, llena de felicidad, era como si se hubiera sacado algo de encima y se sintiera mejor. Esa sonrisa, completamente sincera, fue lo que cautivo mi corazón. (Si es que puedo decirlo de esa manera.) Quiero permanecer a su lado todo el tiempo que pueda, para volver a ver esa sonrisa.

-¿Tu no comes, Bel?- le pregunto María.
- Comí algo antes.- Su sonrisa apareció e iluminó su rostro, de alguna manera parecía mas radiante que otras. ¿Quizás había sucedido algo para que ella este contenta?
- Tal vez después de la comida podamos tocar algo.- Sugirió Al.
- Si, una actuación privada en agradecimiento por esta deliciosa comida.- Kim había preparado algo en el horno y se los había servido. La comida desapareció casi al instante de los platos.
- Eso seria grandioso. Nos encantaría verlos. ¿No es así mi amor?- Kim tomo de la mano a Jared.
- Si es así, el salón de baile es la mejor habitación para ello.- sugirió Jared.
- Tienes razón.
- Serán interesante ver la actuación de la niña. ¿Qué bailaras? ¿Reggaeton? ¿Cumbia? ¿El baile del caño?
- Ya quisieras niño.- hice notar el niño.- ¿Por qué no dejas que te sorprendamos?
- Porque la única que me puede sorprender es la niña, ustedes son comunes y aburridos.- me estaba retando.
- Chicos, vayan por las cosas. Kal, tranquilízate, no le des el gusto. Jared por favor guíalos al salón, Kim ayúdame con la ropa.- dijo con cierto desagrado lo último. Y luego agregó.- Oly lindo, eres un buen chico ¿verdad? Se un buen chico y quédate callado y no ataques a mi amigos ¿OK?- le estaba hablando como a un perro.- Pórtate bien, no querrás luego recibir un castigo.

En definitiva le estaba hablando como a una mascota. Incluso tomo el rostro de Oliver con ambas manos como tomando la cara de un perro. Detrás de sus palabras pude sentir que había un mensaje oculto, parecía casi una amenaza.

-Señor, si señor.- Respondió Ed con un saludo militar.
- Las tropas necesitaran combustible, Señor.- Brenda la siguió el juego.- Sugiero llevar la comida para que no sufrir bajas, señor.
- Solo vayan.- Bel arrastraba los pies.- Cuiden de Terry, no quiero que se pierda o se meta en el jardín de Kristin.- Dijo antes de que la diosa Kim se la llevara a la fuerza.

Jared nos guió hasta el enorme (¡Grandísimo!) salón de baile, nos contó que es donde suelen hacer las fiestas para algunos empresarios y dueños de las compañías en las que tienen algunas acciones… Sin duda esta familia son igual o mas ricos que algunas estrellas de cine.
Al cabo de un rato, todo estaba listo, pero Bel se estaba tardando. Fui a buscarla, me preocupaba que ese niño de Oliver la haya acorralado. Me lleve a Terry, lo seguí esperando que me llevará hasta Bel y deseando no perderme en esa casa y quedar como un completo idiota.

_________________


*¬* gracias Lili
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
yuuki
.::Admin
.::Admin
avatar

Cantidad de envíos : 803
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Edad : 25
Localización : Perdida en algun lugar XD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Dom Mar 28, 2010 7:53 pm

OMG OMG OMG OMG !!!!!! Surprised no lo puedo creer
*yuuki se has desmayado*

_________________






So would you kiss the sun goodbye?
And give your life to never die?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
anguie
torre Lvl 4
torre Lvl 4
avatar

Cantidad de envíos : 909
Fecha de inscripción : 10/09/2009
Edad : 25
Localización : pss en mi casa!! que pregunta!! XDD

MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   Lun Abr 05, 2010 10:15 pm

acabeee!!! jajajaja ya lei lo que me faltaba jajaja

ahora si el coment.....
ejem ejem *aclarando garganta*
:O me dejaste sin palabras Yuki!!!
yo kiero un Kal!! jajajaja y un Oly *o*
bno que querias? :b jajaja es tu culpa por crearlos asi XD
exijo conti! :D jajajaja

Question *ve a yuuki desmayada y la empieza a picar con un palito*
*pok pok* nee creo que se emociono de mas ^^Uu
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)   

Volver arriba Ir abajo
 
Salvation Whisper, una historia de vampiros y una niña con mucha suerte, o quizas no tanta ;)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» Torreón Maciel (Archivo V)
» Todos Vampiros, Todos Enemigos ((SasuSaku))
» Historia FM 08
» Historia del Real Burgos CF
» ¿Debo empezar ya una historia?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
WorlD-RoL :: .::RinCoN ArTistiCo::. :: FaN-Fic-
Cambiar a: